Terror caníbal

A través de una edición numerada y limitada a cien unidades, “El buque maldito” ha hecho su irrupción en el campo editorial en DVD  con el lanzamiento de Terror caníbal, una de las cimas del cine trash europeo. Como colofón al especial que venimos dedicando al nacimiento de este nuevo sello, a continuación ofrecemos un análisis de la edición y la película que han supuesto el bautismo de fuego de esta iniciativa consagrada a rescatar títulos olvidados de nuestra filmografía fantástica. Con todos ustedes: Terror caníbal.

LA PELÍCULA

vlcsnap-2013-03-18-15h31m07s111

Terror caníbal goza de cierto estatus en el mundo anglosajón, merced a su presencia en el listado de películas prohibidas por el Ministerio del Interior británico durante el gobierno Thatcher a causa de su contenido violento. Y eso que, a decir de diversos estudiosos, su prohibición estaría motivada por la referencia en su título a la palabra caníbal, lo que hizo pensar a las autoridades censoras que se trataba de una muestra equiparable en su crudeza a la de sus colegas italianas, siendo uno de los films más rápido en ser amnistiado: apenas un año y medio fue el tiempo en el que figuró como video nasty. Este relativo atractivo no ha evitado que, pese a todo, la cinta en cuestión sea considerada por los aficionados al subgénero como el peor exponente de todos cuantos surgieron al rebufo del éxito conseguido en todo el mundo por Holocausto caníbal. Y la verdad es que no es para menos.

vlcsnap-2013-03-18-15h31m41s197

Si una de las principales claves del impacto producido por el que fuera el título señero del estilo se encuentra en el realismo de sus imágenes, siendo incluso en su momento tomadas por ciertas –y en cierta manera lo son, ya que sus numerosas secuencias de violencia real contra animales son cien por cien auténticas-, tal cualidad brilla aquí por su ausencia. Por el contrario, desde un primer momento Terror caníbal hace gala de su condición de subproducto puro y duro, realizado sin mayor rigor que el de seguir la máxima del todo vale. A lo largo de su visionado, es evidente como la única preocupación esgrimida por sus responsables a la hora de llevar adelante el proyecto es la de dar al público aquello que pudiera buscar en una cinta de estas características, esto es, sexo y violencia, yéndose el resto del metraje en interminables caminatas de los personajes por el palmeral de Benidorm en el que se localizó su selva salvaje, y planos alargados ad nauseam con la poco disimulada intención de completar una duración estándar, lo que se traduce en un desarrollo de lo más aburrido y plúmbeo. Ni siquiera las consabidas escenas de gore consiguen despertar el efecto deseado, en gran medida por la notoria utilización de vísceras de ganado como si órganos humanos fueran.

vlcsnap-2013-03-18-15h33m54s247

Con todo, lo peor es la absoluta desidia con la que está planteado el conjunto. No es solo que sus fotogramas acumulen todos los defectos habidos y por haber en una producción de bajo presupuesto, como pueden ser los errores de continuidad, la inexistencia de una lógica interna en su historia, los personajes unidimensionales, o unas interpretaciones sobreactuadas en el mejor de los casos. Es que, en lugar de simular sus muchos defectos y limitaciones, como sería lo lógico, la película parece regodearse en ellos. Sirva de muestra del escaso cuidado puesto en su confección la repetición en diversas ocasiones de primeros planos de un moderno caníbal con patillas largas a lo Curro Jímenez, o la inserción de secuencias de archivo de fauna exótica destinadas a reforzar la ambientación, pero que lo único que consiguen es evidenciar su condición de postizo, debido a su diferente colorimetría y textura fotográfica. Eso por no hablar de una inapropiada selección musical encabezada por una especie de versión cumbia de “La bamba”. Y si bien el tono de su primera escena, en la que dos de los personajes principales tratan de forzar la puerta de un yate para percatarse pasados unos minutos de que se encuentra abierta, pudiera hacer pensar en una buscada comicidad, lo cierto es que la torpeza que preside el desarrollo de la película es imposible que pueda ser deliberada.

vlcsnap-2013-03-18-15h34m08s126

A la vista de sus cualidades, más interesante que redundar en los numerosos fallos de todo tipo que pueblan Terror caníbal, es el intentar desentrañar las circunstancias que rodearon su génesis. Coproducida por la francesa Eurocine, se trata en esencia de un intento de la productora por exprimir la moda iniciada por el éxito de Holocausto caníbal, como por otra parte ya se ha apuntado en un principio. No era el primer esfuerzo acometido por el clan de los Lesoeur en este sentido, ya que en aquellas mismas fechas habían participado en otras dos modestas producciones de similares características dirigidas por Jesús Franco en Alicante y protagonizadas por Al Cliver –nombre artístico del italiano Pier Luigi Conti -: El caníbal y Mondo cannibale. Y es en este punto donde comienza la controversia. Durante años, muchos atribuyeron al madrileño la realización de Terror caníbal basándose en los numerosos puntos en común que la presente guarda con sus dos incursiones en la temática antropófaga y, más concretamente, con la segunda de ellas, con la que comparte muchas de sus localizaciones y gran parte de los integrantes de su elenco actoral, entre los que se encuentran Antonio Mayans, Oliver Mathot o Pamela Stanford.

vlcsnap-2013-03-18-15h33m36s62

No obstante, el caso más significativo a este respecto lo representa la participación de la trasalpina Sabrina Siani, que pasa de ser la protagonista en Mondo cannibale a realizar aquí un pequeño cameo, de lo que se deduce la más que fundada posibilidad de un rodaje “back-to-back” a los que tan aficionado era el director de Gritos en la noche. Otro elemento más que parece apuntar en esta dirección son las declaraciones del propio Franco recogidas en la edición norteamericana en Dvd de su película, en las que comenta cómo la tribu de caníbales estaba formada por gitanos de la zona, lo que se corresponde con las manifestaciones efectuadas en este mismo en sentido por el teórico responsable de Terror caníbal, Julio Pérez Tabernero. No solo eso, sino que en las dos cintas los indígenas lucen unos maquillajes igual de estrafalarios, lo que a la postre facilitó la reutilización por parte de la presente de planos prestados por su “hermana”, y que se entremezclan junto a otros que por planificación y movimiento recuerdan sospechosamente a la puesta en escena del tío Jess. Preguntado por este particular, Franco ha negado siempre cualquier responsabilidad sobre el fruto resultante, a través de dos diferentes versiones: o bien ha negado cualquier tipo de implicación o, en su defecto, ha reconocido ser un proyecto propio del que acabó por desentenderse antes de que se pusiera en macha, un poco a la manera de lo ocurrido en la coetánea El lago de los muertos vivientes, otra película de Eurocine ideada por él, pero rodada finalmente por Jean Rollin.

vlcsnap-2013-03-18-15h34m23s19

Entonces, ¿quién fue el auténtico director de Terror caníbal? Una vez más las informaciones no parecen ponerse de acuerdo. Mientras que en la versión española es acreditado el mencionado Pérez Tabernero, en la internacional su nombre es sustituido por el de Allan W. Steeve, seudónimo tras el que se esconde Allain Deruelle, director procedente del cine para adultos que también interpreta un pequeño papel en la cinta como Pedro, el hombre al que el personaje de Pamela Stanford recurre después de ser violada para que denuncie a las autoridades el secuestro de la niña que sirve de hilo argumental a la trama. Así las cosas, la presencia de Pérez Tabernero como director bien pudiera responder a una triquiñuela legal destinada a cumplir los requisitos marcados por la legislación española, nada raro teniendo en cuenta que había protagonizado otra jugada similar en asociación con Eurocine para el estreno en España bajo el título de Lady Porno de la película erótica de Jesús Franco Midnight Party[1]. Sin embargo, tal extremo parece ser desmentido por las últimas entrevistas realizadas al otrora actor, en las que se arroga en solitario la paternidad de la criatura, y que contrastan con otras voces que sostienen que la dirigió junto al actor Olivier Mathot, quien da vida en la película al padre de la niña.

vlcsnap-2013-03-18-15h39m47s187

¿Cuál de las diferentes teorías es la correcta? Puestos en esta tesitura, lo más sencillo es considerar que ninguno de los tres candidatos mienta y que, por tanto, Deruelle, Tabernero y Mathot asumieran a título individual parte de la filmación en distintos momentos. En primer lugar, porque nadie en su sano juicio reclamaría para sí la autoría de semejante producto de no ser un hecho cierto y, segundo, porque ello explicaría la falta de coherencia existente de un plano a otro, a tal punto de dar la sensación de que, efectivamente, el director de turno no tenía en cuenta planificación alguna. Puestos a lanzar hipótesis, lo más probable es que la película fuera proyectada con el único afán de aprovechar los excedentes de la ya de por sí paupérrima Mondo cannibale y que su rodaje se produjera en los descansos de esta. Sea como fuere, de lo que no hay duda es que los resultados de Terror caníbal son un fiel reflejo de tan embarullada gestación.

LA EDICIÓN

vlcsnap-2013-03-18-15h29m25s113

Por primera vez en nuestro país, “El buque maldito” ofrece el montaje íntegro de Terror caníbal, con todos los planos de gore y desnudos suprimidos para su exhibición en España. Para tal fin todo parece indicar que se ha partido de dos fuentes distintas. Así, los títulos de crédito pertenecerían a una copia de la versión española, cuya mala calidad, en teoría, explicaría el que los genéricos estén solventados a base de fotos fijas de los mismos, como medida de urgencia. Una vez iniciada la historia la cosa mejora ostensiblemente gracias a la utilización de un nuevo máster, tal y como se puede percibir por el momentáneo desajuste que se produce en la pantalla en el instante del cambio. De más que presumible procedencia estadounidense, por los motivos que ahora veremos, su calidad es bastante buena, sobre todo teniendo en cuenta el no demasiado esmero que acusa la labor de su director de fotografía acreditado, Emilio Foriscot. Lástima que, a causa de una mala conversión entre el formato NTSC norteamericano, en el que presuntamente estaría el original, y el PAL europeo, la copia se vea afectada por el denominado efecto “ghosting”, es decir, la aparición de una especie de estela en determinadas escenas con movimientos laterales de cámara y/o actores. Por lo demás, la imagen es ofrecida respetando el a.r. de 1.85:1 con el que originalmente fue concebida la película, disfrutando además de mejora anamórfica.

vlcsnap-2013-03-18-15h40m14s199

El apartado sonoro, por su parte, está formado por tres pistas en estéreo correspondientes a los doblajes en español, inglés y alemán. Todos ellos se escuchan de una forma clara y nítida, sin que se detecten defectos reseñables. A modo de curiosidad, cabe señalar que la inclusión de material ausente en el montaje original patrio propicia la presencia en la pista española de un pequeño fragmento en lengua inglesa. Aunque del todo intrascendente, se habría agradecido la confección de unos subtítulos forzados en castellano para acompañar esta parte. No obstante, se trata en cualquiera de los casos de un mal menor, ya que, como decimos, es un único diálogo que en nada afecta el correcto seguimiento de la historia.

vlcsnap-2013-03-18-15h29m37s238

Al margen de la película, la edición también incluye una serie de materiales extra cuyo principal atractivo se encuentra en una entrevista de diez minutos de duración a Julio Pérez Tabernero, en la que se repasan diferentes aspectos relacionados con la película. Muy ilustrativa de la óptica mercantilista con la que fue llevada a cabo el film gracias a la franqueza mostrada por su protagonista en cada una de sus intervenciones, en ella el otrora actor vuelve a atribuirse en solitario su autoría. En cuanto al resto de contenidos se ajustan a lo que viene siendo habitual en estos apartados, si bien su confección no se limite a cubrir el expediente, como por otra parte suele ocurrir con suma frecuencia en estos casos. Las típicas filmografías de sus principales implicados formadas por un puñado de títulos se convierten así en un completo recorrido por la carrera cinematográfica de Pérez Tabernero y dos de los protagonistas, Antonio Mayans y Silvia Solar, siendo especialmente destacable el caso del primero, en el que se cubre su cuádruple faceta de actor, director, productor y guionista. Lo mismo ocurre con la galería fotográfica, ilustrada con una reproducción de los fotocromos originales del estreno del film en España. A todos estos materiales se les une, además, el trailer internacional, aunque afectado también  por desgracia del efecto “ghosting”, si cabe de un modo más notorio a como se da en la película. Todo ello es contenido en un DVD5 presentado en estuche amaray con carátula a color, indicándose en su parte trasera el número de la copia escrito a mano.

José Luis Salvador Estébenez

vlcsnap-2013-03-18-15h30m32s15

[1] No sería la única vez que Tabernero firmaría una película de nuestro más prolífico cineasta. Por ejemplo, en la copia estrenada en Italia de Mondo Cannibale es acreditada su realización a su persona, en detrimento de su verdadero director, dentro de la fórmula habitual en el país trasalpino al tratarse de una coproducción dirigida por un extranjero, atribuyendo su paternidad a un cineasta local, en este caso Franco Prosperi.

FICHA TÉCNICA

Título original: Terror cannibal / Terreur cannibale

Año: 1980 (España, Francia)

Director: Alain Deruelle [acreditado en la copia internacional como A.W. Steeve], Julio Pérez Tabernero [acreditado en la copia española], Olivier Mathot [no acreditado]

Productor: Daniel Lesoeur

Guionistas: Julio Pérez Tabernero, Marius Lesoeur, Jesús Franco [no acreditado]

Fotografía: Emilio Foriscot

Música: Jean-Jacques Lemètre

Intérpretes: Silvia Solar (Señora Danville), Gérard Lemaire, Pamela Stanford (Manuela), Olivier Mathot (Señor Danville), Bertrand Altmann, Stan Hamilton, Antoine Fontaine, Antonio Mayans (Secuestrador violador), Michel Laury, Annabelle (Laurence Danville), Mariam Camacho, Antonio Jover, Amparo Marsilla, Montserrat Salvador,  Sabrina Siani, Bernard Thébault, Chris Yebenes, Alain Deruelle (Pedro)…

Sinopsis: Florence Danville, hija de un potentado industrial, ha sido secuestrada. Sus tres raptores se ven obligados a sacarla del país y llegan finalmente a un desconocido lugar habitado por una tribu de feroces caníbales.

* Todas las imágenes  que acompañan al presente artículo están sacadas de la edición reseñada.

Published in: on abril 5, 2013 at 6:33 am  Comments (4)  

The URI to TrackBack this entry is: http://cerebrin.wordpress.com/2013/04/05/terror-canibal/trackback/

RSS feed para los comentarios de esta entrada.

4 comentariosDeja un comentario

  1. Y esto, ¿dónde se consigue?

  2. El otro día la vi y la verdad es que me encantó. De hecho, jamás había visto “caníbales” más realistas que en esta película. Cualquiera se atreve a ir ahora al mercadillo después de haber visto “Terror canibal”. :P

  3. […] con el mimetismo y la explotación de las modas del momento (del mismo 1980 son producciones como Terror caníbal, Apocalipsis caníbal, Sexo caníbal o coproducciones que basculaban entre el caníbalismo y el […]


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 60 seguidores

%d personas les gusta esto: