La conquista de la Atlántida

47284143

Título original: Ercole alla conquista di Atlantide / Hercule á la conquête de l’Atlantide

Año: 1961 (Italia, Francia)

Director: Vittorio Cottafavi

Productor: Achille Piazzi

Guionistas: Vittorio Cottafavi, Sandro Continenza y Duccio Tessari

Fotografía: Carlo Carlini

Música: Gino Marinuzzi Jr, Armando Trovajoli

Intérpretes: Reg Park (Hércules), Fay Spain (Antinea, reina de la Atlántida), Ettore Manni (Androcles de Tebas), Luciano Marin (Hylus, hijo de Hércules), Laura Altan [Laura Efrikian] (Ismene, hija de Antinea), Enrico Maria Salerno (rey de Megara), Gian Maria Volontè (rey de Esparta), Ivo Garrani (rey de Megalia), Mimmo Palmara (gran visir de Antinea)…

Sinopsis: Androcles, rey de Tebas, parte junto a su inseparable compañero Hércules rumbo a un destino desconocido, con el objeto de abortar una guerra profetizada por un sibilo. Tras no pocos avatares llegan a la Atlántida, donde la pérfida Antinea planea conquistar el mundo, para lo que no duda en sacrificar a su propia hija para así conseguir que no se cumplan las profecías.

cour16d.jpg

Resulta cuanto menos curioso el hecho de que la mayoría de los mejores peplums que se produjeron en Italia durante la segunda edad de oro del género, allá entre finales de los 50 y principios de los 60, sean aquellos que, tomando como referentes los escritos griegos clásicos, mezclarían sus historias con elementos fantásticos, ya no de forma testimonial, sino dotándoles de un peso específico dentro de su trama. Este dato resulta de vital importancia si pensamos que viene a constatar el hecho de cómo el género fantaterrorífico intentaba abrirse paso en una cinematografía, la italiana, que tradicionalmente y hasta ese momento no le había sido nada propicia, pero que pocos años más tarde contaría con una de las más avezadas escuelas dedicadas al género del planeta. Algo similar puede decirse del western, género que en poco tiempo desbancaría al peplum del trono del cine popular trasalpino, y cuya influencia podemos notar ya en el título que nos ocupa por medio de la pelea de taberna que abre la película.

Por más que se trate de algo circunstancial, resulta igual de llamativo el hecho de que las dos películas más importantes de esta corriente que podríamos denominar peplum fantástico – a saber: la presente La conquista de la Atlántida (Ercole alla conquista di Atlantide / Hercule á la conquête de l’Atlantide) y Ercole al centro della Terra [dvd: Hércules en el centro de la Tierra] de Mario Bava- fueran producidas en el mismo año, 1961, por el mismo productor, Achille Piazzi, y con el mismo protagonista, el culturista inglés Reg Park, quien con tan sólo cinco títulos en su haber ha pasado a la historia del género como uno de sus más carismáticos forzudos, tan solo superado por el legendario Steve Reeves.

Rodada en las mismas fechas que otro título de similares características que también retomaba el tema de la Atlántida, la americana El continente perdido – La Atlántida (Atlantis, the Lost Continent, 1961), quedando en el aire qué porcentaje de oportunismo o de coincidencia existió en tal circunstancia, La conquista de la Atlántida nos sumerge en una historia heterogénea que, pese a estar escrita para la ocasión, emana clasicismo por los cuatro costados. De este modo, su esqueleto argumental es bastante parecido al de La odisea de Homero, emparentándola en cierto sentido a las películas que sobre Simbad rodara Ray Harryhausen; de igual manera, todo lo relacionado con la Atlántida está inspirado o directamente extraído de las fuentes literarias que hacían referencia al continente descrito por Platón, bien sea de forma inequívoca, caso de la forma en que se produce la llegada de los protagonistas al enigmático enclave donde se encuentra situada la mitológica ciudad, o insinuada, a través de la referencia a las fuentes que han señalado a la Atlántida como una civilización sumergida que suponen las crestas en forma de aleta marina que adornan los cascos de los soldados atlantes. No obstante, junto a este clasicismo se dan cita a lo largo del metraje una serie de elementos más propios de la ciencia-ficción que acaban por conferir al conjunto de un toque pulp de lo más entrañable, y que por momentos hacen asemejarle a un viejo serial de aventuras de los años 30 y 40.

00384804

A esta historia, ya desde el principio sugerente y atractiva, hay que añadirle el habitual buen oficio de su director y a la sazón coguionista, Vittorio Cottafavi, quien dota a la narración de su característico tono ligero, sin por ello renunciar a las habituales constantes de esta clase de cintas, como pueden ser las muestras de fuerza por parte de su musculado héroe, el cual, lejos del idealizado personaje de otros ejemplares, es presentado durante los primeros compases como un perezoso y un glotón que solo termina actuando cuando no tiene más remedio. Empero, el aludido tono ligero adoptado por Cottafavi no es obstáculo para que éste ridiculice la clase política, patente en la escena de la reunión de los reyes helenos, donde se dan cita tres pesos pesados de la interpretación transalpina del calibre de Gian Maria Volonté, Enrico María Salerno e Ivo Garrani, o en las condiciones de la expedición del rey Androcles de Tebas, interpretado por el habitual del género Ettore Manni, quien a pesar de su condición de monarca se ve abocado a formar el grueso de su tripulación con presos y condenados a muerte, tras la negativa de los demás poderes del reino a tan descabellado proyecto.

ercole-alla-conquista-di-atlantida-1961

Se trata en suma de una simpática cinta de aventuras de corte familiar, en la que no puede dejar de destacarse la fotografía de Carlo Carlini, repleta de colores vivos que dotan de una gran belleza a las imágenes que ilustran la historia, y donde, siguiendo con el clasicismo señalado con anterioridad, también hay espacio para la inclusión de parte de la mitología del hijo de Zeus, mediante ese epílogo en el que se hace referencia a la creación de las famosas columnas de Hércules, cuya ubicación servía para avisar a los antiguos navegantes del final del mundo hasta entonces conocido.

José Luis Salvador Estébenez

Published in: on diciembre 20, 2007 at 3:46 pm  Comments (9)  
Tags:

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2007/12/20/la-conquista-de-la-atlantida/trackback/

RSS feed for comments on this post.

9 comentariosDeja un comentario

  1. Con esta reseña comienzó un especial sobre la figura del recien fallecido Reg Park, en el que ire repasando su vida y su obra a la vez que le rindo homenaje.

    Debido a que toda la obra de Park esta encuadrada en el peplúm, y teniendo en cuenta el poco reconocimiento que tiene este género en nuestro país, ire intercalando este monográfico con otros textos, intentando de esta manera y en la medida de lo posible, darle algo de variedad a “La abadía de Berzano”, y que no se os haga muy pesado tanta película de “romanos” junta.

  2. Muy buena idea lo de los peplum porque en castellano hay poquisima imformación sobre esas joyas tan suculentas…

  3. Espero leer muchas entradas más de peplum. Y de eurowestern, que también sabes un rato. Felicidades por el blog y nada, nos encontraremos también por aquí.

  4. Peplum, eurowestern, cine de espías europeo, superhéroes aztecas, clásicos de la Monogram, westerns de Gordon Douglas, Joseph H. Lewis o Lesley Selander, seriales, películas de capa y espada, Tarzán…

    Todo eso espero irlo viendo por aquí.

    ,)

  5. De los westerns de directores americanos que citas me vas a tener que surtir, pero de lo otro, ya hay sendas reseñas esperando el momento oportuno para ser publicadas.

    🙂

    Pd: Y faltan más géneros, españoladas, krimis alemanes, bélicas europeas, kaiju eiga, nazixplotation, espada y brujeria…

  6. Vittorio Cottafavi nunca decepciona es un valor seguro dentro del peplum. Cerebrin hay que ver como te lo curras, lo tuyo casi son estudios en vez de críticas. Animo que has empezado de lujo a seguir así.

  7. Sí, Cerebrín. Ya te haré alguna reseña de algún clásico del western de serie B…

    CEREBRIN SAID: Pd: Y faltan más géneros, españoladas, krimis alemanes, bélicas europeas, kaiju eiga, nazixplotation, espada y brujeria…

    Exacto…

  8. Muchas gracias por los ánimos Billy. 😉

  9. […] por el avezado Vittorio Cottafavi en pleno esplendor del género resulta ser una de las grandes aportaciones a la vertiente fantástico-mitológica del mismo, encima de incorporar una curiosa lectura como […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: