Mi novia es un zombie

Mi_Novia_Es_Un_Zombie_2_preview

Título original: Dellamorte, Dellamore

Año: 1994 (Italia, Francia)

Director: Michele Soavi

Productores: Heinz Bibo, Tilde Corsi, Giovanni Romoli, Michele Soavi

Guión: Giovanni Romoli, según la novela de Tiziano Sclavi

Fotografía: Mauro Marchetti

Música: Manuel De Sica, Riccardo Biseo

Intérpretes: Rupert Everett (Francesco DellaMorte DellAmore), Anna Falchi (ella), François Hadji-Lazaro (Gnaghi), Stefano Masciarelli (Mayor Scanarotti), Mickey Knox (alguacil Straniero), Fabiana Formica, Clive Riche, Katja Anton, Barbara Cupisti, Anton Alexander, Pietro Genuardi, Patrizia Punzo, Michele Soavi…

Sinopsis: Francesco Dellamorte es el cuidador del cementerio de Buffalora, un pueblo del norte de Italia. Dellamorte vive una vida solitaria apartado del mundo; su único amigo es Gnaghi, un pequeño, feo, lisiado y mudo compañero con el que comparte su ronda diaria por el cementerio. Desde hace algún tiempo, los muertos enterrados en el cementerio de Buffalora reviven debido a una súbita y misteriosa epidemia. Dellamorte tendrá que impedir que los muertos invadan el mundo de los vivos, algo que el resto de los humanos piensa que es sólo parte de su imaginación…

Dellamorte Dellamore 001

Bajo el horroroso título de Mi novia es un zombie, en evidente referencia a cierta canción de “Alaska y Dinarama”, se estrenó en España el film italiano Dellamorte, Dellamore, unánimemente considerada como la obra magna de Michele Soavi. Pese a que la idea inicial del cineasta era adaptar el exitoso cómic de Tiziano Sclavi Dylan Dog, las desorbitadas exigencias económicas del editor a cambio de los derechos le obligaron a cambiar sus planes sobre la marcha, decantándose entonces por la novela Dellamorte, Dellamore, escrita también por Sclavi y que, a su manera, había servido de germen al autor para dar forma a su más célebre criatura. Un cambio, no obstante, que no evitó que para el papel principal de la película se contratara a Rupert Everett, cuyo físico es calcado al de Dylan Dog, a tal punto que Sclavi tomo como modelo al actor británico a la hora de buscar la apariencia física del personaje tras verle actuar en la película Otro país de Marek Kanievska, según ha declarado en alguna ocasión el dibujante encargado de plasmar sus indicaciones en papel, Claudio Villa. 

oawpgAryhHCBn1ceL0ODwEeNlLP

La trama de la película nos traslada a una pequeña localidad italiana llamada Buffalora en la que, de forma inexplicable, los muertos vuelven a revivir pasados unos días desde su fallecimiento. Por este motivo, el encargado del cementerio local, Francesco Dellamore, se ve obligado a rematarlos con la ayuda de su obeso y mudo ayudante Gnaghi. Pero lo que en un principio parece estar destinado a derivar en una cinta de zombis al uso dará un vuelco de ciento ochenta grados con la aparición de una atractiva viuda que acude al camposanto a visitar la tumba de su difunto esposo, de la que Francesco quedará instantáneamente prendado. A pesar de su rechazo inicial por respeto a la memoria de su marido, la mujer acabará cediendo a las intenciones de su pretendiente, ante la excitación que le produce el espectacular osario que atesora el recinto.

Bajo esta premisa, y tal y como es anunciado desde su propio título original, la película divaga sobre la vida, el amor y la muerte, la angustia, la rutina y el aburrimiento, mostrando la imposibilidad de alcanzar el amor idealizado y lo efímero de la felicidad. Todo ello es salpimentado por grandes dosis de humor negro, surrealismo y sátira política -en varias declaraciones de la época del estreno Soavi comentó que sus intenciones eran la de denunciar la vida política de la Italia de esos momentos-, en un rasgo de lo más mordaz, teniendo en cuenta que entre los financiadores del film se encontraba nada menos que una de las sociedades de Il cavaliere Silvio Berlusconi. El componente terrorífico queda así reducido a una máscara bajo la cual cobijar los verdaderos propósitos de su responsable y que es utilizada por este para formular una evidente analogía subrayada de forma explícita en un momento determinado por Dellamore al manifestar sus dificultades para diferenciar “entre los muertos vivos y los vivos muertos”. Al fin y al cabo, Francesco y Gnaghi son dos seres discriminados por una sociedad que les humilla por el simple hecho de ser distintos; aparte de por su profesión, el uno es contrahecho y del otro se dice que es impotente, cuando no castrado. No parece pues casual, así las cosas, que todos los personajes que interactúen con ellos, a excepción del extraño inspector de policía encargado de investigar los crímenes, acaben tarde o temprano en el barrio de los acostados, como popularmente se dice, y en la mayoría de los casos convertidos en zombis.

En virtud de estos planteamientos, la puesta en escena de Soavi es prolija en citas, dentro de una narración que potencia el aspecto visual por encima del argumental, lo que permite al director lombardo exprimir su poderosa inventiva. Buena muestra de ello es el instante en el que una imponente Parca surge de las cenizas de una guía telefónica quemada, cuyo espectacular acabado se ve beneficiado por la labor del técnico de efectos especiales Sergio Stivaletti. Por otra parte, la aludida referencialidad de la que hace gala el producto evidencia sus raíces específicamente italianas. Y es que, en contraste con su singularidad dentro de los cánones habituales en los que tradicionalmente se movió dicha escuela, Mi novia es un zombie esconde, en realidad, un auténtico compendio de lugares comunes del cine fantástico nacional, comenzando por esa cabeza volante de la hija del alcalde que ataca a su padre, en clara alusión a la secuencia más recordada de la fallida Zombie 3, y continuando con la evocación de una serie de temas tan característicos de aquella cinematografía como la necrofilia, el surrealismo y, sobre todo, esa invisibilidad entre el Eros y el Thanatos que fuera una de sus principales divisas, expresada de forma muy gráfica en la escena en la que Francesco y su amada yacen sobre la tumba del marido de ella, de la que emergerá el revivido cadáver para castigar a su esposa.

dellamorte-dellamore-haut23-3634915cyrti_1731

Empero, el innegable interés que alberga la propuesta, sus indudables virtudes y sus aciertos parciales no quitan para que, analizada en su conjunto, la película diste mucho de ser ese logro absoluto que en su momento muchos quisieron ver en ella. El principal problema es que su exceso de discursos (y pretensiones) provoca que la obra resulte dispersa y, por momentos, narrativamente deslavazada, defecto que es agravado por los forzados cambios de tono que se suceden a lo largo de un metraje no falto de cierto lirismo, pero carente de definición. Tampoco ayuda en nada ese final surrealista o la aparición de ciertos trazos de humor grueso que tiran por tierra muchos de los logros conseguidos. Con todo, no se puede negar el interés de la cinta, en cuyo conjunto podemos apreciar cierta influencia del Braindead de Peter Jackson, tanto en la fotografía en colores ocres como en escenas de evidente tono granguiñolesco, caso de aquella desarrollada en la habitación del hospital.

José Luis Salvador Estébenez

 

Published in: on enero 23, 2008 at 12:22 pm  Comments (12)  

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2008/01/23/mi-novia-es-un-zombie/trackback/

RSS feed for comments on this post.

12 comentariosDeja un comentario

  1. De acuerdo con la reseña, pero yo soy más negativo aún. Una estética mu potita, pero una incapacidad narrativa tremenda y un sentido del humor tirando a infantiloide, con un final metafísico que no hay por dónde cogerlo…

  2. Pues a mi, cuando la vi hace unos ¿6? años, a pesar de ciertos problemas de ritmo y de ciertos momentos poco sutiles, me gustó ese “costumbrismo” zombie, aparte de, por supuesto, momentos de gran fuerza visual y el lirismo que por momentos aparece.

    Nos leemos.

  3. Yo no estoy de acuerdo con que sea inconexa ni incapaz narrativamente, no lo es más que muchos de los comics de Dylan Dog. Esto es una adaptación del universo de Sclavi más que cualquier otra cosa. No está basado literalmente en “Dylan Dog” pero en esencia sí lo está… A mí me parece una grandísima película, de principio a fin. Un divertimento que simula tener pretensiones pero que no las tiene en absoluto.

  4. No se Campeche, eso de no tener pretensiones… a parte de las que ya de por si se notan en la película, las declaraciones que hizo por la época Soavi no podían ser más claras. Otra cosa es lo que luego le salió.

    Aunque me alegro que te guste, que sabiendo nuestros gustos, tampoco es tan raro que tengamos opiniones distintas. 😛

  5. Hombre, si algo caracteriza a los comics de Dylan Dog es su inmediatez narrativa y habilidad en ir al grano…

    Cosa que la película es totalmente incapaz.

  6. Bien sabe cerebrin (belakarloff no, que no me conoce, pero lo irá sabiendo) de mi debilidad por los directores y películas que se van por las ramas y que se recrean en ello. Pero que lo hacen inofensivamente, sin ínfulas, simplemente para divertirse. Franco el primero, luego el resto. Y Soavi, que sabe hacer películas que van al grano (ahí está Aquarius, que también me gusta mucho), creo que aquí se descolgó para jugar un rato. Es significativo que tras el recorrido festivalero de la peli, las buenas críticas, incluso halagos de Scorsese, Soavi no se molestó en intentar repetir la jugada, y se ha acabado pasando (bien pagado!) a los telefilmes para el mercado italiano. Creo que eso demuestra en parte que no es un tío pretencioso ni nada parecido.

  7. Campeche Said:

    Y Soavi, que sabe hacer películas que van al grano (ahí está Aquarius, que también me gusta mucho), creo que aquí se descolgó para jugar un rato. Es significativo que tras el recorrido festivalero de la peli, las buenas críticas, incluso halagos de Scorsese, Soavi no se molestó en intentar repetir la jugada, y se ha acabado pasando (bien pagado!) a los telefilmes para el mercado italiano. Creo que eso demuestra en parte que no es un tío pretencioso ni nada parecido.

    Pues yo pienso justo al contrario, pero como ni tu ni yo somos Soavi, no vamos a poder salir de dudas. 😛

    De todas formas, no me da la impresión en ningún momento que Soavi tenga esa intención, sino como ya he dicho, todo lo contrario. Y los resultados son los que son, en parte, por que Soavi a dejado claro a lo largo de su filmografía que su talento es más visual que narrativo, al menos en mi opinión.

    Y lo de que se refugiara en la televisión italiana… no se, pero algo habrá cuando todos los directores italianos tarde o temprano acaban allí. Y no me refiero a Lamberto Bava y compañia, lo cual veo normal que intenten ganarse la vida así, dado su nulo talento, si no a directores más competentes como Cottafavi, Tessari, o Martino, por solo decir unos cuantos.

  8. O Francesco Rossi, Roberto Rossellini…

  9. Hombre, Rossellini se puso a trabajar en TV con biografías, no con policiacos del estilo “La Piovra”!

    Pensándolo bien, sí que la última peli de Soavi, “Arrivederci amore ciao”, está hecha como bastante en serio. Vedla, que está muy bien.

  10. ¿Esta editada en Dvd, o por la mulita?

  11. Campeche Said:
    Hombre, Rossellini se puso a trabajar en TV con biografías, no con policiacos del estilo “La Piovra”!

    Hombre, cada cual tira por sus intereses… Rossellini tiró por ese lado, perfectamente coherente con su previa carrera cinematográfica. Como, de hecho, todos los demás…

  12. […] de aquel país: Enzo G. Castellari y Luigi Cozzi. A medio camino entre estos dos títulos se sitúa Mi novia es un zombie, la cinta que catapultara a su director, Michele Soavi, como nuevo auteur del cine fantástico […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: