La casa della paura

l_75814_c218a499.jpg

Título original: La casa della paura

Año: 1973 (Italia)

Director: William L. Rose 

Productores: Dick Randall, William L. Rose

Guionista: William L. Rose 

Fotografía: Mario Mancini

Música: Berto Pisano

Intérpretes: Daniela Giordano (Margarita Bradley), Raf Vallone (señor Dreese), John Scanlon (Jack), Angelo Infanti (Frank Grant), Karin Schubert (Maria), Rosalba Neri (Alicia Songbird), Brad Harris (Charlie), Frank Latimore, Giovanna Galletti (Señora Grant), Nuccia Cardinali (Señora Craig), Dada Gallotti, Marian Fulop, Annamaria Liberati, James Saturno, Salvatore Billa (esbirro del señor Dreese), Carla Manzini (muchacha encadenada)…

Sinopsis: Una muchacha recién salida de prisión es albergada en una casa donde viven una viuda y su hijo. Una vez allí, pronto comienza a sufrir alucinaciones en las que un obispo con una máscara roja tortura y asesina a jóvenes. Un día conoce a un chico cuya hermana residió en la misma casa, y que tiempo después apareció muerta en misteriosas circunstancias. Este solicita su ayuda para esclarecer los hechos, ya que sospecha que algo anómalo se esconde tras la aparente normalidad de los dueños de la mansión.

girl-in-room-2a-2

Lo primero que llama la atención de La casa della paura es la terrible confusión existente en torno a su autoría, siendo acreditado en los rótulos de la película como productor, guionista y realizador a un tal William L. Rose. Lo más normal en estos casos, y teniendo en cuenta la procedencia trasalpina del film, es que tras dichos apellidos anglosajones se escondiera un realizador de procedencia latina, tal y como sostienen diversas autores que aseguran que tras ese seudónimo se encuentra nuestro Ramiro Oliveros, situación que hacen extensible a la participación de Rose en el guión de la delirante Terror! Il castello delle donne maledette [vd: El castillo de las mujeres malditas, 1974] de Robert Oliver, nombre que esas mismas fuentes también señalan como otro sobrenombre del actor español.

  

Sin embargo, lo mas sencillo y probable es que no se trate de ningún alias y que, efectivamente, William L. Rose fuera un realizador norteamericano cuya escasa carrera cinematográfica apenas comprendería la realización de dos nudies en su país natal, además de la presente cinta y su participación en el guion anteriormente mencionado. Así, al menos, se desprende de una entrevista a la protagonista del título que nos ocupa, Daniela Giordano, quien ante la pregunta de si William L. Rose era el sobrenombre de otro director contestó: “¿Quién era William Rose? No lo sé. […] No he vuelto a saber nada de él desde esta película, y antes tampoco. Recuerdo que era un buen tipo. Se tomó mi papel muy en serio. Tras la película regresó a Nueva York y durante meses me estuvo llamando diciendo que estaba en busca de un productor porque quería hacer otra película conmigo. Pero siempre me llamaba de noche (de día en Nueva York), y un poquito bebido, así pues supuse que tenía problemas para conseguir una nueva película. Sonaba un poco amargado por teléfono. Casi estoy segura de que el nombre no era un seudónimo” (1). Teniendo en cuenta que el tal William L. Rose era natural de Syracuse, en el estado de Nueva York, y que de otras declaraciones de la Giordano en la misma entrevista se deduce que la cinta fue rodada en inglés (2), entra dentro de lo lógico que se contratara a un realizador angloparlante, y que éste, tras su aventura italiana, volviera a su lugar de origen, y que por tanto, sea él el responsable de la película.

  

Así las cosas, más misteriosa que la identidad de Rose se revela la participación en la misma de un interprete de la talla de Raf Vallone, quien junto a la anteriormente citada actriz encabeza un reparto en el que también encontramos la siempre agradable presencia de la bellísima Rosalba Neri -aunque sea en un corto papel como es el caso-, y a Brad Harris, otrora estrella del peplum que supo adaptarse a los nuevos tiempos cuando ese tipo de films dejaron de estar en boga, labrándose una carrera como secundario en películas de género europeo. Máxime, teniendo en cuenta que desde su mismo inicio resulta obvio que nos encontramos ante una película de bajo presupuesto, ya sea por la torpe y descuidada realización que exhibe Rose, con una puesta en escena más propia de una cinta amateur que de algo que se presupone profesional, por la poca adecuación de su banda sonora a las imágenes que acompaña, o por un montaje realmente desafortunado.

girl in room 2a 3

Sin embargo, es en la singular mezcla de su historia donde encontramos los mayores atractivos de un film que, argumentalmente, bebe por un lado de la coetánea moda del giallo, recayendo su hilo conductor en la típica historia detectivesca en la que los dos protagonistas tratarán de descubrir lo que hay detrás de los habitantes de la casa del título, y por otro de varias películas de terror de moda por aquella época, en especial los títulos de Roman Polanski Repulsión (Repulsion, 1965) y La semilla del diablo (Rosemary’s Baby, 1968), cambiando la secta satánica de esta última por un extraño culto ultracristiano que pretende vencer al mal por medio del mal (sic).

  

Pero si hay un título cuya huella se haga más evidente a lo largo del metraje, este es Il boia scarlatto [vd: El verdugo escarlata, 1965], de Massimo Pupillo, cinta con la que guarda grandes similitudes, especialmente en lo concerniente a su villano, como puede ser el diseño de su vestuario, en este caso un enmascarado rojo vestido con una sotana de obispo, o las motivaciones del mismo, pasando por su gusto por el sadismo y las torturas, siendo sufridas en ambos casos por las carnes de bellas jóvenes (tal vez Freud tendría algo que decir sobre esto) y llevadas a cabo en los subterráneos de una aislada mansión, otorgando de esta manera a la narración de unas siempre agradecidas pinceladas de goticismo.

  

Aparte de lo ya expuesto, también encontramos en su guión alguna idea interesante, como esa mancha de sangre que regularmente reaparece pese a que se limpie (como en El fantasma de Canterville de Oscar Wilde), o el citado grupúsculo ultracristiano que actúa ante el conocimiento y la impasibilidad de las autoridades religiosas de la zona, amén de la conseguida atmósfera opresiva presente a lo largo del film y fruto de la mezcla de una sucia y oscura fotografía con el reposado ritmo de la cinta, que, sin duda, se erige como lo mejor del conjunto. Desafortunadamente, todos estos elementos son malogrados en el chapucero desenlace de la película, donde se hace patente una descarada y desesperada búsqueda de efectismo; no obstante, obviando ese tramo final y sus evidentes carencias técnicas, el resultado es un producto con los suficientes alicientes como para despertar el interés y, tal vez, como es mi caso, las simpatías, de los seguidores del fantástico italiano.   

José Luis Salvador Estébenez  

  

(1) Extraído de la entrevista “The Daniela Giordano Interview” (http://members.aol.com/eurosin/giordano.htm ) del webzine Sinister Tales. Traducción a cargo de Carlos Díaz Maroto. 

(2) “Los motivos por los cuales Raf Vallone hiciera esta película pudieran ser dos: necesitaba dinero, y porque sin duda era el único actor adecuado para el papel y que sabía inglés. Bill Rose y el productor me eligieron a mí por esa misma razón. (El rostro no es importante… pero el idioma sí)” [ibid].

2apic04

Published in: on febrero 6, 2008 at 12:23 pm  Comments (5)  

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2008/02/06/la-casa-della-paura/trackback/

RSS feed for comments on this post.

5 comentariosDeja un comentario

  1. Fascinante toda esa investigación sobre Ramiro Oliveros…

    Por cierto, a ver si te termino de traducir el resto, que estoy liadísimo…

  2. Pues si, aunque me gustaría tener algún día la oportunidad de preguntárselo al propio Oliveros en persona…

    En cuanto a lo otro, tranquilo, no corre prisa. 😉

  3. A mi me encantó este film, ya lo hablamos…

  4. Pues si. Pese a que técnicamente deje mucho que desear, posee el indudable encanto del cine italiano de terror italiano de los 70. Y además, sale mi adorada Rosalba Neri. ¿Para qué queremos más? 🙂

  5. […] Enlaces: IMDB REVIEW […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: