El cine de luchadores (V)

Durante los siguientes años estos tres luchadores coparían prácticamente todas las producciones sobre cine de luchadores, rodando a veces tres o incluso más películas durante un mismo año. Así Santo aparecería en los siguientes films con fecha de 1966 a 1970: Santo vs. los villanos del ring, Santo vs. la invasión de los marcianos de Alfredo Crevenna (que sería su último film en blanco y negro); a partir de ahí las películas del Enmascarado de Plata se sumarían a la moda de los seudo-Bonds, convirtiéndose en un agente de la INTERPOL (y cuyas aventuras se van alternado con el terror, la comedia etc..), rodando con esa temática: Operación 67, Santo en el tesoro de Moctezuma, ambas de René Cardona Jr., y en las que compartiría protagonismo con el “musculitos” Jorge Rivero. Cabe destacar que empezaría el declive de este tipo de cine casi al comienzo de la etapa en la que las producciones se filmarían en color, y cada vez más irían perdiendo en calidad. Para mayor gloria de “Capulina” (Gaspar Henaine), un cómico muy famoso por entonces, rodaría Santo vs. Capulina, de René Cardona, ridiculizándose a mi modo de ver la figura de Santo en esta comedia dirigida al publico infantil. Con Santo en el tesoro de Drácula de René Cardona ocurriría una curiosidad: se positivaría en blanco y negro la versión que más fue distribuida y que incluso se ha editado en dvd (Rise Above Entertaiment), y en color la versión erótica, la inencontrable El vampiro y el sexo, donde nuestro héroe se convierte en un científico que inventa ¡una máquina de tiempo!, y tiene que enfrentarse al vampiro que interpretaría Aldo Monti. Como curiosidad resaltemos que en España se estrenó la versión en color, como El tesoro de Drácula, pero exenta de los planos eróticos.

Después seguirían Santo frente a la muerte, de Fernando Orozco, en la que aparecería Frank Braña (habitual en las coproducciones de los 70), Santo vs. los cazadores de cabezas, de René Cardona, el primer tándem con Blue Demon, Santo y Blue Demon en la Atlántida de Julián Soler, a la que seguiría Santo y Blue Demon vs. los monstruos, de Gilberto Martínez, donde se enfrentarían a los monstruos clásicos: Drácula, el hombre lobo, la momia, Frankenstein, una mujer vampiro e incluso un cíclope; Los jinetes del terror, La venganza de la momia, ambas dos de René Cardona, La mafia del vicio de Federico Curiel, la secuela de la exitosa Santo vs. las mujeres vampiro, titulada Santo en la venganza de las mujeres vampiro, con una clara estética pop llena de colorido, con la guapa Gina Romand, y que incluso fue editada en video en nuestro país, y la que sería la película más taquillera de luchadores, Las momias de Guanajuato, en la que se unen los tres luchadores más populares, Santo, Blue Demon y Mil Máscaras, para derrotar a estos iconos terroríficos mexicanos, y que provocarían un sinfín de producciones con temática “luchadores vs. momias”, y la bizarrísima Santo y Blue Demon en el mundo de los muertos, de Gilberto Martínez.

Por su parte, Mil Máscaras protagonizaría su segundo film, Los canallas, también conocida como Ángeles infernales, en la que se enfrenta a unos pandilleros capitaneados por la escultural Regina Torné, y dos producciones en las que aparecería el veterano John Carradine al final de su carrera: Enigma de muerte, en la que interpreta a un oficial nazi, y Las vampiras, donde da vida a un vampiro con dotes poéticas. Y Mil Máscaras también formará parte de una alianza de luchadores tipo The Justice League o The Avengers con Los campeones justicieros; y es que, ante la falta de buenos guiones, se recurre a la formula de juntar varios luchadores (como pasó en el kaiju eiga, cine de monstruos japoneses) para intentar reflotar un género que a partir de la década de los setenta empezaba a languidecer. Todas ellas fueron dirigidas por Federico Curiel.

Blue Demon también se sumergiría en distintos géneros, como la sci-fi, en los films Arañas infernales, de Federico Curiel, y Blue Demon vs. las invasoras, de Gilberto Martínez, en los que haría frente a sendas invasiones alienígenas; en el terror con La sombra del murciélago, de Federico Curiel, donde es fácil detectar la influencia del Fantasma de la ópera, o Cerebros infernales, de Chano Urueta. Con Blue Demon vs. las diabólicas se rodaría también una segunda versión erótica, Blue Demon vs. las seductoras, donde el enmascarado azul se enfrentaría a una trama de contrabando de diamantes. También abordaría la temática de agentes secretos con Pasaporte a la muerte, de Alfredo Crevenna, y Destructor de espías, de Emilio Gómez, con sendas tramas al más puro estilo seudo-Bond.

David Domingo

Published in: on febrero 7, 2008 at 12:27 pm  Comments (2)  
Tags: , ,

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2008/02/07/el-cine-de-luchadores-v/trackback/

RSS feed for comments on this post.

2 comentariosDeja un comentario

  1. Quinta entrega ya de este mega-artículo sobre la historia del cine méxicano de luchadores.

    Venga David, que ya queda menos. 😛

  2. como admirador del cine mexicano en lucha libre deseo saber si existen películas del enmascarado llamando sr. tormenta del cual llegaron al ecuador varias películas
    gracias


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: