En el corazón de la Tierra

Título original: At the Earth’s core

Año: 1976 (Gran Bretaña, Estados Unidos)

Director: Kevin Connor

Productor: John Dark

Guionista: Milton Subotsky según la novela de Edgar Rice Burroughs

Fotografía: Alan Hume

Música: Michael Vickers

Intérpretes: Peter Cushing (Dr. Abner Perry), Doug McClure (David Innes), Caroline Munro (Princesa Dia), Cy Grant (Ra), Godfrey James (Ghak), Sean Lynch (Hoojah), Bobby Parr (Jefe Sagoth), Michael Crane (Jubal, el feo), Keith Barron (Dowsett), Anthony Vender (Gadsby), Helen Gill (Maisie), Andree Cromarty (Mujer en sacrificio), Robert Gillespie (Fotógrafo)…

Sinopsis: En la Inglaterra victoriana, el científico Abner Perry ha creado una máquina capaz de viajar al centro de la Tierra. Él y su ayudante David Innes deciden probarla, pero la máquina pronto escapa de su control y van a parar a una tierra prehistórica. Allí son capturados por una tribu de reptiles inteligentes que tienen esclavizados a otros humanos gracias a su potente control mental. Durante su cautiverio, David conoce a la princesa Dia, una bellísima nativa humana. Cuando ella es destinada a ser la siguiente víctima de un sacrificio, David liderará la rebelión de los humanos para salvarla.

Debido al éxito obtenido por La tierra olvidada por el tiempo (The Land that Time Forgot, 1974), la Amicus, de nuevo en coproducción con la AIP, se apresuró a rodar una nueva aventura basada en los mundos perdidos creados por Edgar Rice Burroughs. Para esta nueva oportunidad la obra escogida fue la novela inaugural de la saga que el escritor estadounidense desarrollara en el imaginario mundo de Pellucidar, En el centro de la Tierra (At the Earth’s Core, 1922), publicada originalmente en las páginas de la revista All-Story Weekly, y que, al igual que La tierra olvidada por el tiempo, parece inspirada por uno de los clásicos de la literatura fantástica de todos los tiempos, en este caso el Viaje al centro de la Tierra de Jules Verne.

La película, estrenada en nuestro país bajo el título de En el corazón de la Tierra, volvió a  contar con la participación del productor John Dark, el actor Doug McClure y el director Kevin Connor, los tres pilares sobre los que se había cimentado el éxito de la anterior entrega. Dicho éxito propiciaría que el film contara con un presupuesto más holgado que el que había disfrutado su predecesora, lo que sirvió para contratar los servicios de la escultural Caroline Munro y el mítico Peter Cushing, quien compuso un personaje con no pocas semejanzas al Doctor Who al que diera vida unos años antes en el díptico formado por Dr. Who y los Daleks (Dr. Who and the Daleks, 1965) y Daleks – Invasion Earth 2.150 A.D. [tv: Los marcianos invaden la tierra, 1966], ambas dirigidas por Gordon Flemyng (por si hubiera alguna duda, cabe referir que en la novela adaptada el personaje interpretado por Cushing, el profesor Perry, no tiene el carácter humorístico que aquí se le insufla).

No es esta la única coincidencia que se da entre ambos films, ya que el esquema argumental de En el corazón de la Tierra y el de Dr. Who y los Daleks es prácticamente el mismo, algo no muy sorprendente habida cuenta que los guiones de ambas películas fueron obra de Milton Subotsky, a la sazón propietario de la Amicus, junto con Max Rosenberg. De este modo, si en la aventura del Dr. Who, éste llega con una máquina del tiempo a un mundo dominado por los Daleks, unos seres que tienen sometidos a la población humana de la zona, situación ante la que Who y sus acompañantes tomando partido para liberar a sus congéneres, en la película que nos ocupa serán David Innes y el profesor Perry los que se encarguen de iniciar la revuelta que acabe con los Mahars, una especie de pterosaurios enormes que gobiernan el mundo al que han ido a parar de forma accidental, mientras probaban una máquina inventada por el profesor (aunque, en todo caso, el esqueleto argumental es fiel a la novela que Burroughs escribiera a principios del siglo XX).

Rodada totalmente en decorados que, pese a su evidente naturaleza de cartón piedra, confieren a la narración una atmósfera fantástica y claustrofóbica, acorde pues con la historia que se relata, y bien apoyada por la destacable labor de Alan Hume, cuya fotografía se halla dominada por tonos rosáceos, sorprende que el anteriormente apuntado incremento presupuestario no repercutiera en unos mejores efectos especiales con los que recrear a las distintas criaturas fantásticas que pueblan el metraje, auténtico talón de Aquiles de la saga, siendo solventados en esta ocasión por medio de hombres caracterizados, tal vez tratando de imitar los buenos trucajes de la versión de King Kong de John Guillermin estrenada aquel mismo año, pero cuyos resultados están más próximos a los del más pobre kaiju eiga que uno pueda llevarse a la cara, circunstancia a la que no es ajena el horrible diseño de dichas criaturas.  Tal vez consciente de la pobreza de estos, Connor trata de esconder su presencia en diversos momentos, presentando a las criaturas rodeadas entre brumas.

Narrada con un tono ligero sustentado en gran medida por el personaje de Cushing, el cual, no sabemos si de forma consciente o no, hace un guiño a su personaje de Pánico en el transiberiano / Horror Express (1973) en el momento en el que los Mahars traten de hipnotizarlo exclamando: “No pueden hipnotizarme, ¡soy británico!”, bastante parecido al “¿Monstruos nosotros? ¡Imposible!, somos británicos!” de aquella, y un mayor empeño por parte de Connor por desarrollar algo más la historia dentro de su simpleza, En el corazón de la Tierra es otra simpática y agradable cinta de aventuras fantásticas, a pesar de que sus logros se antojen algo inferiores a los obtenidos por La tierra olvidada por el tiempo.

José Luis Salvador Estébenez

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2008/02/08/en-el-corazon-de-la-tierra/trackback/

RSS feed for comments on this post.

3 comentariosDeja un comentario

  1. Segunda entrega del dossier de mundos perdidos de Kevin Connor. En este caso, y pese a que aparezcan dos de mis mitos personales, Caroline Munro y Peter Cushing, en mi opinión se trata de la entrega más floja de toda la saga, aunque no sea para nada un título desdeñable.

    Y ya que estamos, os puedo adelantar que el siguiente ciclo va a girar en torno a la figura del recientemente fallecido Carlos Aured, para a la vez, servir de homenaje a su persona.

    En un principio, el dossier solo se centraría en su etapa fantástica, aunque también estoy sopesando la idea de incluir reseñas de sus películas eróticas, para que sea lo más completo posible, aunque para esto necesito recibir la respuesta afirmativa al ofrecimiento que le he hecho a un amiguete.

  2. Mi Caroline Munro, que tiempos aquellos….

  3. […] 70 y 80, con títulos como Capitán Kronos: Cazador de vampiros, El viaje fantástico de Simbad, En el corazón de la Tierra, Star Crash, choque de galaxias, Maniac o El aullido del diablo de Paul Naschy, entre muchas […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: