Amazons [vd: El enigma del talismán]

Título original: Amazons / Amazonas

Año: 1986 (Argentina, Estados Unidos)

Director: Alejandro Sessa

Productor: Héctor Oliveira

Guionista: Charles Saunders

Fotografía: Leonardo Rodríguez Solís

Música: Óscar Cardozo Ocampo

Intérpretes: Mindi Miller [acreditada como Windsor Taylor Randolph] (Dyala), Penelope Reed (Tashi), Joseph Whipp (Kalungo), Danitza Kingsley (Tshingi), Wolfram Hoechst (Mallin), Jacques Arndt (Mago), Charles Finch (Timar), Frank Costa [acreditado como Frank Cocza] (Balgur), Santiago Mallo (Lugarteniente de Kalungo), Anita Larronde (Reina Esmeralda), Armando Capo (Habron), Maria Fournery (Vishti), Nöelle Balfour (Lali), Esther Velázquez (Azundati), Marcos Woinsky (Arban), Fabiana Smith (Mujer-león), William Reta (Guardia), Lena Marie Johansson, Linda Guzmán, Alberto Marty (Nobles)…

Sinopsis: La ciudad amazona de Imbissy es atacada por los guerreros de Bayetan, dirigidos por el temible brujo Kalungo. Tras un feroz combate las  amazonas son derrotadas, por lo que éstas tienen que replegarse en la capital de su reino, a la espera del inminente ataque de las tropas de Kalungo. Mientras tanto, Dyala y Tashi, dos valientes amazonas, partirán en busca de la espada Azundati, la cual siempre ha protegido a su tribu de todas las amenazas que ha sufrido a lo largo de la historia.

film259

A comienzos de los ochenta Roger Corman, el indiscutible rey de la serie B, se asoció con dos productores argentinos con el fin de rodar en el país de los tangos un par de cintas del por entonces populoso género de la fantasia heróica. El fruto de dicha colaboración sería El último guerrero (Deathstalker / El cazador de la muerte, 1983), de James Sbardellati, y The Warrior and the Sorceress / Kain del planeta oscuro [vd: El guerrero y la hechicera], de John C. Broderick, enésima variante de la trama del film japonés Mercenario (Yojimbo, 1961), de Akira Kurosawa, en un intento por repetir lo realizado años antes por Sergio Leone con el western que le encumbrara al firmamento cinematográfico, Por un puñado de dólares / Per un pugno di dollari / Für eine handvoll Dollar (1964), aunque con resultados siquiera comparables.

Como quiera que la jugada no debió de salirle mal (en términos de rentabilidad económica, se entiende), y viendo lo barato que salía rodar en el país sudamericano, Croman prorrogó su relación con los anteriormente mencionados productores locales -Héctor Oliveira, reputado director que ha llegado a formar parte del jurado del festival de Berlín en el año 1998, y Alejandro Sessa, en cuyo curriculum figura como hito más importante su participación como productor en Los inmortales II (Highlander II: The Quicquening, 1991) de Russell Mulcahy, lo que por otra parte, tampoco sea decir mucho-, comenzando la producción en serie de un ciclo de películas, con especial predilección por las de espada y brujería, en las que, aparte de encargarse de la producción, Oliveira y Sessa también desempeñarían puntuales labores de realización. El hecho de que la mayoría de las películas de esta “etapa argentina” de Corman se encuadraran dentro de los parámetros de la espada y brujería se nos revela como algo de todo menos casual, ya que, de esta manera, y siguiendo la máxima del director de La obsesión de abaratar costes, se podían reciclar tanto la ropa como los decorados y demás atrezzos de película en película, dándose el caso, incluso, de la reutilización de escenas enteras en otros títulos de esta misma serie.

0ffc5564ef4eaf18a85a8c11a6721a97.jpg

Amazons / Amazonas [vd: El enigma del talismán, 1986] es fruto de este contexto. En ella podemos constatar como Oliveira, productor de la cinta, y Sessa, en su debut como director, habían tomado buena nota de las enseñanzas de Corman, repitiendo el mismo modus operandi que éste había establecido como política empresarial veinticinco años antes en Estados Unidos, basada en confeccionar un espectacular cartel que consiguiera llamar la atención del público y arrastrarle a las salas de cine o, en este caso, a los estantes de los videoclubes, territorio natural para esta clase de productos. En esta ocasión el cartel norteamericano no podía ser más acertado, ya que nos presenta a un grupo de fornidas mujeres desnudas empuñando distintos tipos de armas con el lacónico título de Amazons (y, si no nos equivocamos, obra del gran ilustrador Boris Vallejo). Y es que realmente eso es lo que nos encontramos a lo largo de un film del que poco más se puede decir, como no sea enumerar el número de despropósitos que se dan cita en tamaño atentado cinematográfico.

Como no es mi intención cansar al lector, ni hacer leña del árbol caído, haré un repaso a vuela pluma de lo que le espera al valiente que se atreva a enfrentarse a tamaño engendro, partiendo de su historia, un simple pastiche fruto de mezclar El señor de los anillos de Tolkien con unas leves pinceladas de las leyendas artúricas de la búsqueda del Grial, repleta de lugares comunes del género y entre cuya fauna no falta ni el típico villano con ansias de dominación y comportamiento ilógico que, como suele pasar en estos casos, será vencido cuando más cerca tenga la victoria, ni el malvado traidor, en esta ocasión traidora, que no dudará en vender a su pueblo en busca de su beneficio personal. Dicho argumento está protagonizado por un reparto encabezado por un trío femenino que, tanto por sus dotes interpretativas como por su apariencia física, parecen sacadas de las páginas de alguna revista pornográfica más que de una escuela de arte escénico, y que, claro está, ya que este y no otro es el objetivo final de la cinta, tendrán tiempo de gastar metros de celuloide mostrando sus encantos al natural, en unos momentos que, dicho sea de paso, son puestos en escena de la forma más burda y típica que uno pueda imaginar.

Pero si ya estos apartados son cochambrosos por sí solos, la cosa se vuelve totalmente surrealista en el apartado técnico. Por un lado tenemos la torpe y descuidada realización de Sessa, la cual es empeorada aún más, si esto es posible, por unas escenas de lucha atrozmente coreografiadas, un demencial montaje, y unos errores de continuidad que, de tan abundantes y pasmosos, se hacen difíciles de definir. Sirva como ejemplo la secuencia en la que, luego de que una de las protagonistas sea apuñalada por la espalda, en el plano siguiente, cuando ésta es captada de frente, el mango del cuchillo asoma en su pecho. Por otra parte, nos encontramos con una de las peores fotografías que uno recuerda, con momentos que, de tan oscuros, no se llega a distinguir nada, y donde no son pocas las escenas donde pueden descubrirse mal escondidos los focos de la iluminación en el decorado de turno; unos trucajes que, en el mejor de los casos, utilizan la técnica de pintar los efectos a mano directamente en el fotograma, algo más propio de los tiempos del aragonés Segundo de Chomón que de la época de la cinta, pero que, evidentemente, salían muchos más baratos que los que hubieran sido convenientes, y una música cuya partitura y orquestación esta fuera de lugar en todo momento.

A la vista de tan nefastos resultados, más de uno se puede preguntar cómo sus responsables siguieron produciendo más films de similares características, viendo el escaso nivel de los mismos. La respuesta es bien sencilla. La existencia de este tipo de cintas respondía, por si aún no ha quedado claro, a que se trataba de productos muy baratos, cuyos costes eran relativamente sencillos de recuperar en el emergente mercado del video doméstico de aquellos años, siendo el objetivo de los mismos, no ya la calidad de la cinta, como sería lo lógico, sino que esta fuera fácilmente vendible, a lo que ayudaba, qué duda cabe, sus meritorias y sugerentes carátulas, desde las cuales se prometían grandes aventuras. La imaginación del espectador hacía el resto.

José Luis Salvador Estébenez

Published in: on febrero 11, 2008 at 12:36 pm  Comments (3)  

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2008/02/11/amazons-vd-el-enigma-del-talisman/trackback/

RSS feed for comments on this post.

3 comentariosDeja un comentario

  1. ¿Engendro? Pues tiene muy buena pinta. Gracias por descubrirmela!

  2. Como no sean las actrices… 😛

    Cuando la veas, ya me contaras que te ha parecido. 😉

  3. Para los que estéis interesados en esta etapa surámericana de la factoría Corman, en la web argentina Cinematófilos podéis encontrar un artículo muy completito e informativo sobre esta serie de películas:

    http://cinematofilos.com.ar/2008/03/hollywood-en-don-torcuato-primera-parte.html
    http://cinematofilos.com.ar/2008/03/hollywood-en-don-torcuato-segunda-parte.html
    http://cinematofilos.com.ar/2008/03/hollywood-en-don-torcuato-tercera-parte.html


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: