Viaje al mundo perdido

Título original: The People that Time Forgot

Año: 1977 (Gran Bretaña)

Director: Kevin Connor

Productor: John Dark

Guionista: Patrick Tilley según la novela de Edgar Rice Burroughs El pueblo olvidado por el tiempo

Fotografía: Alan Hume

Música: John Scott

Intérpretes: Patrick Wayne (Ben McBride), Sarah Douglas (Charly Cunningham), Doug McClure (Bowen Tyler), Dana Gillespie (Ajor), Thorley Walters (Dr. Norfolk), Shane Rimmer (Hogan), Tony Britton (Capitán Lawton), John Hallam (Cheng-Sha), Dave Prowse (Verdugo), Milton Reid (Sabbala), Kiran Shah (Bolum), Richard LeParmentier (Teniente Whitby), Jimmy Ray (Teniente Grahan), Tony McHale (Telegrafista)…

Sinopsis: En 1916, el investigador Bowen Tyler desaparece en la ignota isla de Caprona, pero antes consigue lanzar al mar un mensaje con la esperanza de que alguien pueda encontrarlo y acudir en su ayuda. Tres años más tarde el mensaje, junto con información sobre la isla y las especies prehistóricas que allí existen, es descubierto en las costas de Escocia. Ben McBride, uno de los mejores amigos de Tyler, convence a un periódico londinense para que financie una expedición de rescate con la promesa de que pueda convertirse en la historia del siglo.

People That Time Forgot GILLESPIE 25

Seudo secuela de La tierra olvidada por el tiempo (The Land that Time Forgot, 1975), el argumento de Viaje al mundo perdido (The People that Time Forgot, 1977) se sitúa justo al final de su predecesora, o al principio, según se mire, ya que si aquella se iniciaba en el momento en que un hombre encontraba en la orilla de la costa escocesa un manuscrito en el cual un tal Bowen Tyler relataba las peripecias que le habían acaecido en un extraño y desconocido lugar llamado Caprona, en esta caso la película sigue la pista de una expedición encabezada por el mejor amigo de Tyler, Ben McBride, y compuesta por un eminente profesor experto en prehistoria, una fotógrafa del periódico que ha sufragado los gastos y un piloto de avión con ligeros problemas de alcoholismo.

22407_7
En por fin en este título que su director, Kevin Connor, da con la formula que había perseguido a lo largo de su tetralogía sobre mundos perdidos, eclosionando todo lo que había venido apuntado en los títulos anteriores y firmando la que tal vez fuera su realización más inspirada hasta ese momento, fruto de una mayor madurez que le permite encontrar el equilibrio entre la acción y la narración, gracias al desarrollo de unos personajes que, pese a que no escapen del mero cliché, se antojan perfectos para soportar el peso de una historia narrada con una gran fluidez y un tono más adulto que el mostrado hasta entonces, tanto por su imaginería visual, la cual, especialmente en el tramo desarrollado en la ciudad sita en el monte de las calaveras, parece escapada de alguna portada del Conan de Frank Frazetta, como por la presencia de un mayor erotismo, que si bien ya apuntado en la anterior En el corazón dela Tierra, es servido aquí de forma más clara gracias al protagonismo deliberado del escote de la voluptuosa Dana Gillespie, a través de la cual se abre paso otro de los rasgos característicos de la saga, como es la ingenuidad de su puesta en escena, ya que esta aparece convenientemente depilada, peinada y maquillada, algo bastante extraño si tenemos en cuenta que interpreta a una troglodita.

People That Time Forgot GILLESPIE 22

Con todo, no quiere decirse que la cinta sea perfecta, puesto que vuelve a adolecer de unos efectos especiales un tanto pobres, más aún si lo comparamos con los del éxito del cine fantástico de aquella temporada, La guerra de las galaxias (Star Wars, 1977), de George Lucas, película a la que, dicho sea de paso, le unen una serie de curiosas coincidencias, caso de la presencia de Dave Prowse, el Darth Vader de aquella, desempeñando aquí un papel casi de figuración como verdugo que, al igual que su más famoso personaje, no muestra la cara, o el peinado que luce el personaje de Sarah Douglas en buena parte de la cinta, clónico al que Carrie Fisher hiciera popular con su princesa Leia. Con respecto al primer aspecto apuntado habrá que decir en su defensa que, en principio, el presupuesto asignado para los efectos era más elevado del que finalmente tuvo, pero la disolución de la Amicus – esta fue la última producción oficial de la mítica casa: ello impidió adaptar la última entrega de la trilogía de Burroughs -, y los problemas surgidos a raíz de tal circunstancia, hicieron recortar drásticamente el dinero destinado para tales menesteres. Pese a ello, a lo largo del metraje podemos encontrar algunas pistas de cómo podrían haber sido sus resultados de haber contado con los medios necesarios, representados por ese estegosaurio animado por stop-motion, pero que no hacen olvidar unos paupérrimos efectos con maquetas, que en ningún momento logran esconder su artificiosidad, o los habituales torpes y mecánicos movimientos de la mayoría de las criaturas que pueblan el metraje.

THE PEOPLE TIME FORGOT 100

Rodada en las Islas Canarias, tratando así de aprovechar la diversa variedad de parajes del archipiélago, repitiendo así lo que había hecho años antes otra película británica de similares características, Hace un millón de años (One Million Years B.C., 1966) de Don Chaffey, y protagonizada por Patrick Wayne, hijo del mítico John Wayne, Sarah Douglas, rostro habitual del fantástico, Doug McClure, único actor que repite de la primera parte, la citada Dana Gillespie, y Thorley Walters, entrañable secundario británico, especialmente recordado por sus trabajos para la Hammer, Viaje al mundo perdido pondría el punto y final al ciclo de adaptaciones de Burroughs, pero no así a la saga de mundos perdidos de Connor, Dark y McClure, los cuales aún nos darían una última entrega tan solo un año después con Los conquistadores de Atlantis.

José Luis Salvador Estébenez

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2008/02/15/viaje-al-mundo-perdido/trackback/

RSS feed for comments on this post.

9 comentariosDeja un comentario

  1. Tercera entrega del Dossier sobre los mundos perdidos de Kevin Connor. Que la disfrutéis.

  2. Ese tal Patrick no se qué me suena un poco…

  3. Era hijo de un actorcillo, pero ahora no me acuerdo de como se llamaba el padre. ;P

  4. David Wayne… ¿No?

  5. No tan conocido.

  6. Creo que era miembro de la nobleza, ¿no?

  7. Sí. Era reinona…

  8. Me podrian decir donde puedo descargar la musica de la guerra de los mundo con Patrick Wayne comentando la pelicula??? o Anthony Queens en castellano (eso creo). PD: No es banda sonora, es rareza!!!! desde ya gracias y muy bueno el blog

  9. mi mail es guerobandido@hotmail.com
    Graciasss


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: