Entrevista a Jesús Franco 3/3/02 (y II)

 

FRANCO SE REMUEVE INQUIETO. ESTAMOS HABLANDO DE PREHISTORIA Y ÉL YA HA ENTRADO CON FUERZA EN EL SIGLO XXI…

Vosotros, de lo último que estoy haciendo, ¿conocéis algo?

Solamente las primeras, Mary Cookie, Tender

Ahora, una compañía de Madrid, en mayo va a sacar 12 dvds con las últimas películas, desde Killer Barbys, hasta Incubus.

¿Quien lo va a sacar?

La compañía se llama Impacto, están haciendo un trabajo excelente, las presentarán en mayo en la FNAC de Madrid. También tienen acceso a unas 18 ó 20 salas de cine y van a reestrenar Killer Barbys.

¿Qué ha pasado con el Orloff 2001? ¿Se ha abortado el proyecto?

En absoluto, sigue adelante y estoy muy ilusionado con él. Ahora mismo lo que está casi seguro es Malcom McDowell para hacer Orloff, Udo Kier para su enemigo y música nueva de Iron Maiden colaborando conmigo. Diferente a la antigua, ¿no os parece?

Con esos nombres tiene que haber presupuesto. ¿Cómo está tan rumboso Leseour?

Leseour no ha estado rumboso nunca, pero es un hombre de negocios y sabe cuándo hay dinero a ganar detrás de un proyecto. Entonces, él sabe que antes tiene que soltar pelas para que funcione. Su hijo es una de las cabezas de Sogepaq y también está muy interesado en el asunto. Ahora mismo Daniel está en los Estados Unidos ultimando detalles. Otra cosa que vamos a hacer antes que ésta es Killer Barbys contra Drácula, que será un tebeo mucho más libre y enloquecido que la anterior.

¿Y los proyectos con One Shot siguen en marcha?

También, lo próximo que vamos a hacer con ellos son El caso de la señorita asustada y Ballad for a Dead Harlot.

Imagino que no son producciones muy caras, por el ritmo al que las haces.

Estas pelis cuestan unos 14 millones pesetas. Las están vendiendo muy bien y apenas tardan tres meses en amortizar los costes, por eso podemos mantener este ritmo de trabajo.

Con tanto ajetreo, ¿te queda tiempo para ir al cine? ¿Qué te gusta de lo que se hace actualmente?

Sigo viendo bastante cine. Me gustan cosas muy variadas, Richard Donner, Jim Jarmusch, Ken Loach…

¡¡Loach!! Tú siempre has declarado tu predilección por el cine de género, de hecho tu cine nunca ha tenido una gran carga social.

Que yo ame el cine de género no excluye que en algunas películas mías no haya una fuerte carga social. Cosas tan dispares como Exorcismes, Las chicas del tanga o Bahía Esmeralda yo creo que sí la tienen, lo que ocurre es que en mis películas muchas veces sólo ven lo que quieren ver, están muy ocupados buscando mis fallos de raccord. Desafío a cualquiera a hacer un estudio, que yo ya tengo hecho, sobre las faltas de raccord en las películas de Hitchcock, se llevarían una sorpresa.

¿Conoces los nuevos directores españoles?

En este país existe una tendencia innata a magnificar las cosas. Fijaos en el caso de Amenábar, con tres películas. Tesis era una cosita corriente, Abre los ojos, un coñazo pretencioso y Los otros, apenas una mala copia de Clayton. Pero claro, con todo ese dinero detrás, hasta yo consigo que me den premios. De todas formas, las cifras de esa película, tanto en producción como en recaudación, están hinchadas, con la llegada del euro había que limpiar mucho dinero negro y el cine puede ser un vehículo ideal en ocasiones.
  

¿Nunca has deseado tener un mayor reconocimiento para poder hacer alguna de esas películas que se han quedado en el camino por falta de medios?

Para nada, siempre he tenido muy claro que dentro de la industria, el prestigio no te da la libertad, más bien al contrario. En la película de producción más cara que yo he hecho, Justine, en el último momento me cambiaron la protagonista que yo había elegido por Romina Power. Cuando llamé indignado al productor y le dije que “con esa mema yo no puedo hacer a Sade, todo lo más Walt Disney”, me contestó “qué gran idea, enfócalo así” y me colgó. No he querido volver a pasar por eso, aunque haya tenido que sacrificar muchas otras cosas.
¿Está relacionado eso con el hecho de que declares que no te gustan tus películas?

Es que yo sé como podrían ser y casi ninguna corresponde a lo que yo quería hacer. Con un proyecto menos limitado, con más tiempo, no serían así, creo que serían mejores, a lo mejor me equivoco, pero en mi cabeza, cada vez que yo veo un plano que no es como lo quería haber hecho, ya no me gusta, es normal eso, porque además, de satisfechos está el infierno lleno, no hay tantas películas ni directores maravillosos como nos cuentan los lunes esos amigos de la tele que no tienen ni idea. Fijaos si lo sabré bien, que uno de ellos es mi sobrino Miguelito Marías, que cree que la mejor película que se ha hecho nunca es El cardenal de Preminger. ¡Si se ha visto esa mierda 120 veces! ¿Pero qué ha hecho Preminger que valga la pena, que no fuera un proyecto anterior de Lubistch? ¡Éxodo! ¡Vaya coñazo!

Cítanos media docena de tus películas con las que estés menos insatisfecho.

Facilísimo; Necronomicon, Black Angel, Los blues de la calle Pop, Lucky el intrépido, Cartas boca arriba y La mano de un hombre muerto.

En alguna ocasión te has definido como un músico de jazz que hace cine, poniendo como ejemplo Venus in Furs. En esa peli yo veo una estructura fortísima y muy poca improvisación.

En jazz, hay una cosa que se llama pattern, que es el tema y ese tema se toca con sus armonías enriquecidas según sean los intérpretes, pero básicamente con la estructura y las armonías del tema, luego los músicos improvisan pero manteniendo esa estructura y esas armonías: En ese sentido, Venus in Furs sí que tiene mucha improvisación, o sea, sí que había una estructura sólida que yo creo que funcionaba y sobre esa estructura yo he improvisado un huevo, al igual que en Necronomicon.

Ahí se nota más, parece que no tiene ni guión.

Lo que no tiene es estructura, sobre el guión os contaré una cosa curiosa. Yo tenía un contrato con los alemanes para hacer una película moderna, con erotismo y discutiendo con el productor en Berlín descubrí algo que yo pensaba que era un invento de Lovecraft, el famoso Abdul Alhazred, pues no es un invento de Lovecraft, existió. Este hombre vivió en Córdoba en el siglo XVI y escribió un libro lleno de parábolas sobre la pervivencia de los muertos en nuestro mundo al que llamó Necronomicon. Naturalmente, le quemaron en la hoguera junto a su libro, pero alguien salvó una parte, que al parecer se repartió entre la biblioteca de la Universidad de Sevilla y la de la Universidad de Ginebra. Pues bien, allí pude leer esa parte salvada y de una de esas parábolas, contenida en tres páginas de una belleza extraordinaria, surgió la película. Yo rodé la película con esas tres páginas en el bolsillo.

¿Eres consciente de que hay mucha gente que no conoce tu cine anterior a los 70?

Ni el anterior a los 70, ni el de hace diez años, ni el que acabé ayer. Yo he sufrido poquísimo por este problema, hace mucho tiempo cuando yo hice Rififí en la ciudad era y sigo siendo, aunque no lo veo nunca, amigo de estar todo el puto día juntos, de Fernando Fernán Gómez, juntos llegamos a la conclusión de que si eres español lo mejor que puedes ser es un director mediocre, porque si nos consideran una mierda… malo, porque no te dan trabajo, te pudres de hambre, y si de repente tienes un éxito grande todos van a cortártelos… Entonces lo que hay que hacer es ser outsider y parecer mediocre, porque siendo mediocre cuando preguntan, “¿qué te parece ése? No esta mal ese tío, es simpático…” eso es cojonudo, lo mejor que pueden decir de ti, así que yo hace tiempo decidí, sobre todo después de mis últimos encontronazos con la censura, en tiempos de Pilar Miró, que quería ser un marginado, un outsider y hacer mi cine y vuelvo a citar mis clásicos… Berlanga un día que estaba desesperado, cuando yo era ayudante de él en Los jueves milagro, cuando le estaban obligando a rodar nuevas secuencias porque uno de los productores era del Opus Dei y no estaban contentos con el contexto de la película, Berlanga estaba sufriendo como un enano y me dijo: “Mira Jesús, desengáñate, para hacer buen cine sólo hay que tener una cámara y ser libre”, y es verdad…

Lina: Por ejemplo, a Las chicas del tanga, en tiempos de Pilar Miró le dieron X, tuvimos que hacer un corte cuando al final Eva León y yo nos besamos, tuvimos que cortar parte del beso porque si no, no le quitaban la X.

Cuando le dieron X yo me fui al ministerio como John Wayne, o sea dispuesto a matar, y entré allí a saco y me dijeron que a la Junta de Calificación le había molestado mucho… Dije: “pues que les den por el culo…”

Es que hay algo en tu cine, independientemente de la sexualidad o la violencia, que es sutilmente molesto, ya Tenemos 18 años te la calificaron de Tercera, lo que era una forma de intentar quitarte de enmedio.

¡Dieciséis cortes le dieron! Y parece una ñoñeria de película, pero es cierto, tiene mucha mala hostia esa película, si hay algo constante en mi cine es la mala hostia y la chufla del establishment y eso no me lo han perdonado nunca.

De izda a drch: Karl-Heinz Mannchen, Carlos Aguilar, Jesús Franco, y León Klimovsky

De izda. a dcha.: Karl-Heinz Mannchen, Carlos Aguilar, Jesús Franco y León Klimovsky en el homenaje que la Filmoteca dedicó a Jesús en 1993.

Sin embargo, tus cuatro primeras películas a la crítica sí le gustaron, a partir de ahí, a los críticos…. Como por ejemplo Aguilar…

Lo que yo digo, sabéis que se lo digo a Dios si hace falta, Carlos Aguilar es un antiguo que dice que mi mejor película es La reina del Tabarín, que parece de Max Ophüls y que es una obra maestra del cine. Y ya le he dicho “si es una peliculilla de cuplés que a lo mejor está un poco mejor hecha que la que pudiera hacer uno de los cupleteros de la época, pero por lo demás era igual”. En esa película yo tuve por primera vez una dolly, porque era de algo más dinero, cuando rodé ese plano en que él la está viendo actuar a ella, hago un movimiento de dolly hacia abajo y se ve que él lleva un bastón y está cojo, yo me descojonaba rodándolo, pues todo el mundo lo tomó en serio, hasta tal punto que un crítico famoso como Carlos Aguilar dice que es una obra maestra digna de Max Ophüls. ¡Dios Santo! ¡Max Ophüls! Que es para mí uno de los genios del cine.

Carlos ha ido evolucionando mucho, de una primera fase de idolatración de tu obra e incluso de tu persona a una posición mucho más crítica.

Pero sabéis por qué, por un problema personal, porque esto que os digo a vosotros se lo he dicho a él, delante de gente y eso no me lo ha perdonado nunca, que el concepto artístico que ahora tenga de mí haya variado por diferencias personales me parece indigno. Hemos hablado por ejemplo de Rollin, que es un director que es apreciable y que está bien, aparte de que a mí me haya hecho seis putadas, eso qué tiene que ver… O sea, es convertir un criterio público que debe de ser el de un crítico, en una venganza personal.

¿De donde proviene vuestro distanciamiento?

Estos amores y desamores con Carlos Aguilar comienzan porque yo en un momento dado dije algo que no le gustó y no le he vuelto a hacer caso. Cuando él organizó mi homenaje en la Filmoteca Española en Madrid, le dije a él y a la directora de aquello que ésa era una selección de películas hecha por un ignorante, porque yo, gracias a Dios, tenía muchas películas mejores de las que habían seleccionado; esto a Carlos Aguilar le sentó como si le hubiera asesinado, a partir de ahí, Carlos dejó de amar mi cine. Lina: Además, Carlos Aguilar dice que sabe de Jesús más que el propio Jesús, no solo de películas sino de su vida privada, de cuando tenía dos años y de todo, lo cual, como te puedes imaginar… es una monstruosidad.Él es quien ha difundido que yo he nacido en 1930. Primero fue Vizcaíno Casas, que escribió una especie de reseña de directores y se equivocó, porque él lo tenía escrito a mano, se lo dio a la imprenta y la imprenta como él hacía un seis un poco raro pues puso 1936. Se lo dije a Vizcaíno “Oye… que me has hecho un viejo”, como entonces yo tenía 27 años o algo así, me daba igual, pero ya quedó ese primer dato, luego Carlos Aguilar se ha apuntado a ello, habiendo visto mi carné igual que lo habéis visto vosotros. Hombre, yo no soy joven, pero no tengo setenta y tantos años.

Al hilo de lo que comenta Lina, Carlos afirma que tú no has llegado a lo más alto por una serie de condicionamientos, no sólo industriales, sino personales. Parece un comentario, más que crítico, casi psiquiátrico.

Yo he llegado a hacer en un porcentaje mucho más grande que la mayoría de la gente, lo que me ha dado la gana, no me quejo, he conseguido ser independiente, hacer más películas que nadie, sigo haciéndolas, tengo una gran cantidad de proyectos, me encuentro cojonudo, yo estuve enfermo una vez cuando tenía nueve años, mi hermano mayor, que era médico, me quitó las amígdalas y a partir de ahí nunca he pasado más de una noche en la cama…. Sé que tengo carrete para un rato, en principio no pienso retirarme nunca, sólo me retirará la de la guadaña, entonces que ese tío me ponga seis años de más me molesta, aunque Buñuel hizo su última película con más de ochenta años, y Berlanga está a punto de tener ochenta y está lleno de proyectos…

¿Sigues manteniendo relación con Berlanga, Fernán Gómez, Bardem…?

Sí, lo que pasa es que nos vemos muy poco porque estamos todos por ahí haciendo cosas. La relación con ellos es muy curiosa, Berlanga conoce muy bien mi cine, le gusta y le cabrea. Me dice: “Tú puedes permitirte hacer unas películas que ya quisiera yo haber hecho”, y le contesto “hazlas…”, “sí hombre, ya me gustaría, lo que pasa es que, luego vienen, te joden y te parten la boca”, yo le digo “a mi también me la parten…y sigo haciéndolas”, ahí se queda…. A Bardem no le gusta nada este tipo de cine, me une una amistad relativa, fuimos muy amigos, pero a nosotros nos separó el partido comunista, que era para él lo más importante. Y con Fernán Gómez nuestra relación es muy surrealista, Lina os puede contarLina: Cada vez que se ven, pueden pasar dos o tres años y es como si hubieran estado la noche anterior tomando copas, no hay discontinuidad.

¿Es cierto que Fernán Gómez te había propuesto hacer la hermana en El extraño viaje o es otra leyenda?

Es rigurosamente cierto, yo tenia que hacer la hermana y estaba encantado, pero al no encontrar Fernando nadie que le convenciese para el hermano y tener a la maravillosa Rafaela Aparicio que podía hacer la hermana, un día me dijo “Oye Jesús, no te importará que te cambie el papel, pero te advierto que tendrás que hacer de hombre”, siempre ha sido un cachondo.

 ¿De donde proviene esa obsesión tuya por interpretar personajes tan estrafalarios?

Soy un apasionado del expresionismo, tanto en cine, teatro o pintura, ahí están mis seres queridos, hacer de Don José Martínez que por la mañana va a la fábrica ni me divierte, ni se lo creería nadie. Yo soy un raro y me gusta hacer más raros que yo.

Otra de tus obsesiones recurrentes es el remake, tanto en temas, cómo en personajes, ¿a que lo atribuyes?

En los personajes pueden ser influencias de Proust que me hacen intentar mostrarlos desde diferentes puntos de vista, los temas, son los de mi mundo interior y en cuanto a los argumentos, es inconsciente, yo no me doy cuenta hasta que está hecho y a veces ni siquiera entonces. Antes me habéis hablado de Macumba sexual cómo remake de Vampyros Lesbos y yo no la veo así.

Quizás no la ves, porque el conjunto de tu cine de los 80, no tiene nada que ver con aquellas películas del 70. Esa etapa es la que te ha valido más críticas, incluso entre tus seguidores. ¿Te arrepientes de algo?

En absoluto, para nosotros fue una época maravillosa, rodamos las películas que quisimos, viajamos mucho y nos lo pasamos muy bien. Si algo lamento es que terminase abruptamente gracias a Pilar Miró.

Es entonces cuando decidís hacer los pornos. ¿Es una decisión alimenticia o de cabreo?

Alimenticia para nada, eso significó la ruptura absoluta. A mi regreso a España, a la primera ojeada ya había comprobado que habían cambiado las formas, pero el fondo seguía igual, pero es que ya no podíamos aguantar más. Estábamos haciendo películas S y nos las clasificaban cómo X, pues dijimos, vamos a por todas.

Cómo están rodadas esas pelis, todavía no está claro quien las dirigió.

Pues lo podéis poner bien clarito, a ver si de una vez se enteran, esas pelis las dirigió Lina. Yo soy el autor de la idea y el operador, pero la dirección es de ella, incluida Confesiones de una exhibicionista que fue de las primeritas.

¿Que ha sido de esa gente que trabajo con vosotros en los 80? Juan Cozar, Ricardo Palacios, José Llamas…?

Juan Cozar es bastante millonario, tiene una casa en Salvador de Bahía, donde él se dedica a tocar la guitarra al amanecer, que es lo que le gusta… porque gracias a alguna película que hizo conmigo, con los alemanes, vieron que sabía hablar portugués y español y que era un operador cojonudo, lo contrataron, porque estaban haciendo una serie de cosas en la televisión alemana sobre los grandes capos de la droga en Sudamérica, se lo llevaron y se metió en los “cacaos” más importantes, llegó a hacerle entrevistas a los del Cartel de Medellín y a todos esos, y se hizo millonario, por que eso está pagado…

¿Tienes todavía relación con él?

Siii.

Ricardo Palacios trabaja para televisión, aquella película que trabajé yo Biba la banda, dio pie a una serie que es lo que ha estado haciendo él. Antonio Mayans está por ahí enloquecido,… a su rollo. Tony Skios… le he perdido la pista hace tiempo. Trino Trives ha sido amiguísimo mío, hace tiempo también que le he perdido la pista pero siempre hemos sido muy, muy amigos. José Llamas… el pobrecito murió de Sida en Londres no hace mucho.

Mirando algo más hacia atrás, ¿sabes que fue de dos esplendidas actrices que trabajaron contigo en los setenta, Anne Libert y Britt Nichols, que desaparecieron de las pantallas?

Anne Libert, cayó en manos de un hijo puta productor italiano que la obligó a teñirse ese maravilloso cabello que tenía, ¡seis veces!, para conseguir el rubio que a él le gustaba. Lo único que consiguió fue que a Anne se le cayera todo el pelo y sufriera una grave depresión que la obligó a abandonar el cine. Ahora está bien, se recuperó y está felizmente casada. Lo de Britt tiene su miga, era una mujer con una presencia extraordinaria, que llenaba la pantalla en cuanto aparecía, pero estaba casada con un jugador de fútbol argentino muy celoso que la obligó a abandonar el cine. Llegó a llamarme Polanski, que estaba muy interesado en ella para hacer ¿Que?, pero no hubo forma de convencer al marido.

También se dice que tuviste muchos problemas con el marido de Soledad a causa del tipo de cine que hacía contigo.

Eso es absolutamente falso, no tuve ningún problema con él, ni con Soledad que no tenía ningún problema en desnudarse, mas bien le gustaba. La única condición que puso Soledad fue que buscásemos un pseudónimo, porque era gitana, de Triana y estaba aterrorizada de la posible reacción de su madre si se enteraba de que trabajaba en películas sexy, pensaba que la iba a matar a palos.

Pensábamos que el seudónimo de Susann Korda, lo utilizabas para las dobles versiones en el extranjero.

Es que no hay dobles versiones, salvo algunos planos rodados dobles con chicas con y sin ropa. Existe la versión que yo rodaba y la de la censura española que desarmaba mis películas, por ejemplo a 99 Mujeres le faltan veintitantos minutos.

Entonces, ¿los insertos hard, cómo en La Comtesse Perverse fueron hechos a posteriori?

La Comtesse Perverse se rodó de un tirón, tal cual, si alguien le ha añadido algo… no conozco la versión hard. Desde luego, nosotros no hemos tenido nada que ver con eso.

Sin embargo, en otras películas, si que existen insertos hechos por vosotros, ¿se rodaban junto a la película o fueron encargos a posteriori?

En determinado momento hubo tal excitación con la liberación del porno, que se añadía de todo a casi todas las películas. Un día llamé por teléfono, absolutamente matado de risa a Christopher Lee y le dije “Christopher, acabo de ver el porno ese que has hecho…”  “¡¿Qué?!” Le di un susto de muerte. Era esa película que hizo con Terence Fisher ambientada en un país muy cálido, hace de traficante, no me acuerdo como se titula (se refiere a Night of the Big Heat, editada en España en Dvd bajo el título de Radiaciones en la noche), y sin permiso de nadie le habían metido insertos porno porque de otro modo no podían sacar esa película en aquel tiempo. Durante unos ocho años eso se hizo muchísimo y yo conozco a varios de los que lo hacían, vendían el porno por metros para los añadidos, lo tenían hasta tarifado, treinta metros de un polvo a tanto. Por eso, puesto que de todas formas lo iban a hacer con nuestras películas, decidimos hacerlo nosotros, a veces al tiempo y otras después.

Lina: Tenían un stock, necesito tantos metros de una rubia….

Es el caso de las dos versiones de Al otro lado del espejo, ¿no?

Exacto, eso lo hice yo, primero la versión normal de la película y luego De Nesle me pidió lo otro, lo iba a hacer de todas las maneras, y dije… pues lo hago yo.

Además de De Nesle, has tenido largas relaciones de trabajo con varios productores, Towers, Leseour, Dietrich… ¿Si tuvieses que decantarte por uno de ellos, ¿Quien sería?

Sin dudarlo, Towers. No sólo es un productor, es un creador. Viviendo en Canadá y rodando en Sudáfrica es capaz de escribir en el avión un guión para una peli y tener ya diseñada la producción al aterrizar. Nos peleábamos a muerte antes de empezar la peli, pero una vez empezado el rodaje, ya no intervenía en absoluto

¿Por que decides entonces romper con él?

En la última película que hice con él, ya había más gente, coproductores y demás, la última que rodé, no que estrené, El proceso de las brujas, en esa película si que intervinieron mucho en el montaje final y me cabreé. Estaba luchando por salvar cosas en el montaje cuando me trajeron un nuevo contrato y les dije que ni lo iba a leer, porque si me ofrecían mucho dinero igual lo aceptaba. Me tomaron a broma, pero quince días mas tarde estaba en Alemania llamando a la puerta del despacho de Braunner.

Con Braunner haces un puñado de películas, algunas de las cuales con el tiempo se han convertido en míticas, cómo Vampyros Lesbos, sin embargo nunca te he oído hablar maravillas de ella.

Es que yo no la considero de lo mejor de mi filmografía, digamos que está entre las del medio.

Al menos, no negarás que la película es rompedora, en una época dominada por el cine de la Hammer, esa estética pop, vampiras haciendo topless en la playa… ¿Eso lo entendió alguien?

¿Sabéis quien lo entendió muy bien?, el productor, Artur Braunner, era un hombre muy inteligente y lo captó, además iba de vez en cuando por montaje para ver, estaba encantado. Yo ya había hecho con él Lucky el intrépido, era coproductor minoritario, pero muy importante, luego She killed in ecstasy, que le volvió loco, después El diablo que vino de Akasawa que también le encantó, se volvió loco con Soledad y le ofreció un contrato maravilloso, un contrato de ésos para hacerla una star de verdad, y fue entonces cuando se mató. Íbamos Carlos Mannchen y yo a Portugal, hicimos un borrador del contrato en Berlín, y Braunner nos dijo” id a verla”, y fue cuando pasó eso.

Con Braunner hiciste la de Mabuse, también. Ahora empiezan a interesarse por esa película a la que antes consideraban un subproducto. ¿Cómo lo abordaste? ¿Una especie de comic/pulp?

Claro, el Mabuse expresionista ya lo había hecho Lang, eso ya no se podía hacer. A mí me encanta el cómic y ha sido determinante en mi cine, yo soy un admirador del cómic desde los inicios de mi vida, ahora ya no hay que revindicarlo, es un elemento de la cultura actual importantísimo.

Es divertidísima, siempre que entres en tu juego, la gente no lo ve así… la gente con aquellas películas no entendía lo que querías hacer, cómo El Sexo está loco, háblanos de ella, como se rodó, había guión…

De esa peli han dicho de todo, desde que es una tomadura de pelo hasta una obra maestra, en realidad todo es mucho más sencillo, simplemente quería librarme por una vez de la esclavitud de tener que contar una historia para hacer una película. Creo que lo conseguí. No había específicamente un guión, era una escalera, un esquema de cómo una historia se iba convirtiendo en otra, y en otra…, y una brevísima sinopsis de cada historia. Tiene influencias de El fantasma de la libertad de Buñuel, pero lo que hizo él es maravilloso, lo mío es una broma y lo de él no. Buñuel era un genio.

Foto del rodaje de Campanadas a medianoche. De izda a drch: Jesús Franco, King Vidor y Orson Welles

Junto a King Vidor y Orson Welles durante el rodaje de “Campanadas a medianoche”.

Hablemos de otro genio, Welles.

Orson Welles quería tener a un director de segunda unidad para Campanadas a medianoche y cuando llego a España me solicitó a mí, porque le había gustado La muerte silba un blues que había visto en París. El productor, Emiliano Piedra, estaba horrorizado con su elección y cómo era un ignorante absoluto, sólo se le ocurrió decirle que viera mi Rififi, que él pensaba que era malísima, cómo la peli es un homenaje a Welles consiguió justo el efecto contrario.

¿Que tal funcionó vuestra relación?, erais dos gallos de pelea.

Muy bien, yo sólo me llevo mal con los gilipollas y de Welles se han dicho muchas cosas, pero todavía nadie se ha atrevido a decir que fuera gilipollas.

¿Cómo surge el proyecto de La isla del tesoro?

Os cuento, un día sin más, me dice “tu has leído el libro de La isla del tesoro, pues léete este guión”, era un guión firmado por él de La isla del tesoro, me quedé perplejo por que yo no iba para eso, ” mañana ven a verme a la misma hora”, al día siguiente fui a verlo y me dice “yo también lo he leído, es una mierda ese guión, ese guión yo se lo dicté a mi secretaria por que tenía necesidad de tener una cosa gorda, pero hay un guión maravilloso que es éste” y me dio el libro de Stevenson.
“Hay dos barcos en Alicante esperando a que tu llegues, te llevas a un equipo tuyo y yo te iré mandando actores”, y eso fue todo lo que hablamos. Rodamos tres semanas y cuando iba a empezar la cuarta me dijeron que tenía que estar en Cardona porque Orson había empezado a rodar Campanadas, y me necesitaba allí, así que paramos el rodaje. Campanadas a medianoche está empezada y parte del rodaje pagado con el dinero de La Isla del tesoro, es una operación comercial de ésas que los americanos hacen muy a menudo. Orson era un fuera de serie, un monstruo de la naturaleza.

Supongo que su influencia en tu posterior cine sería determinante a partir de trabajar con él.

Claro, pero sobre todo por conocer sus métodos de trabajo. Mi relación personal con él fue siempre muy buena, era un cachondo mental, pero su trabajo cómo creador fue lo que a mi me fascinó. Si vosotros os acordáis de Campanadas a medianoche, la escena de la coronación, a los ocho de la mañana, porque entonces no estaba restaurado el monasterio de Cardona, había tres muros románicos y dos columnas y a las tres de la tarde rodábamos el plano general de la coronación del Rey. Había convertido unas ruinas en… Preparaba arcos más pequeños (maquetas), ponía la cámara lo último, primero la luz, tenía la atmósfera y el ambiente entonces ya ponía la cámara y añadía cuando le hacía falta una columnita por aquí, arquito aquí, y luego tu mirabas a través del objetivo y era la hostia. Un genio absoluto, un creador de verdad, de crear un decorado en tres horas, pero un decorado de verdad. El hacía las películas de la nada, sólo tuvo pasta en dos películas, las otras las creó prácticamente de la nada.

Últimamente llevan camino de entronizarte junto a esos genios. En los extras del Dvd que ha sacado Dietrich de tu Jack the Ripper, te proclama precursor del movimiento Dogma, por tus métodos de trabajo, el rodaje cámara en mano, etc. ¿fue una elección personal o estaba todo motivado por penurias de producción?

Fue una elección estética personal, las producciones de Dietrich eran bastante apañadas de dinero. Hicimos muchas películas y si cortamos nuestra relación fue porque se le vino abajo el negocio que tenía montado, no por ninguna otra cosa. Agradezco mucho sus palabras, pero no dejan de ser una solemne tontería, al igual que el Movimiento Dogma, todo eso ya se hacía mucho antes. Sucede lo contrario que anteriormente, ahora empiezan a descubrir demasiadas cosas en películas, que a mi ya no me gustan. Ahora estoy haciendo algo totalmente diferente, mi cine se ha purificado y se ha convertido en un espectáculo nuevo.

¿No te esperas la reacción acostumbrada cuando se editen esas películas en España? Vaya basura que está haciendo Jesús y esas cosas…

Por ésta vez no creo que se atrevan con lo de basura. Me ha surgido un nuevo valedor, Juan Manuel de Prada que es un crítico muy prestigioso, escribió un artículo muy elogioso en ABC sobre lo que estoy haciendo, calificándome casi de genio. Yo se cómo funcionan y pensaran que si alguien tan valorado cómo de Prada ve algo en mi cine, es que algo debe de haber. Pero sería mejor que juzgaseis por vosotros mismos. ¿Por que no nos vamos a casa a ver Vampire Junction?

Y para allá nos vamos, todavía anonadados por estar viviendo el sueño de cualquier francomaniaco; unas horas con Jess, rematadas con la proyección, casi en premiere, de una de sus últimas pelis, con el propio Franco al lado ejerciendo de improvisado audiocomenterarista sobre la nueva y sorprendente mutación de su cine, sin olvidar el aromático café servido por una encantadora Lina.

Una mutación que cómo de costumbre, habrá que digerir. A riesgo de ser llamados antiguos por Jess, por el momento nos quedamos con nuestras adoradas Venus, Necronomicón, Christine… sin descartar que dentro de algún tiempo, una pareja de componentes de una nueva hornada de francomaniacos le formule la eterna pregunta, ¿pero nadie entendía lo que estabas haciendo?

* Esta entrevista fue realizada por Al Pereira y Chus Nebes el 3 de marzo de 2002, siendo publicada originalmente en la web Francomania. Reproducida en La abadía de Berzano con permiso de sus autores.

Published in: on marzo 4, 2008 at 12:35 pm  Comments (11)  
Tags: , , ,

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2008/03/04/entrevista-a-jesus-franco-3302-y-ii/trackback/

RSS feed for comments on this post.

11 comentariosDeja un comentario

  1. ¡Jesús Franco, King Vidor y Orson Welles! Vaya foto…

    Corín Tellado, Jane Austen y Virginia Woolf…

  2. Joer, como las gastas…

    Bueno, como se que todos los asiduos sois muy perspicazes, supongo que ya os habráis dado cuenta de que esta es la segunda ý última parte de la entrevista a Jesús Franco que hicieron hace 6 años y un día la gente de “Francomania”.

    Muchas gracias a Al Pereira por cedermela para su publicación en “La abadía de Berzano”. 😉

  3. Sin palabras….!!!!!!!!!!!

  4. Cerebrín: en los tags has puesto “AL PEREIR” … Creo que sería inencontrable si añadieras más cosas de él, pero poniendo bien el nombre…

  5. Es que no se porque se come las últimas letras de ese nombre, y el nombre entero de la otra persona. Y mira que lo he intentado varias veces, pero nada.

  6. Sí, a veces maquetando no hay forma. Como los dobles espacios que no hay forma de meter…

  7. Si, de eso me he dado cuenta que es cuando son “párrafos” muy largos. Por ejemplo, el otro día maquetando precisamente esta entrevista, no había forma que en un párrafo determinado me separara las preguntas de las respuestas, y tras añadirle una foto entre medias, se arreglo solo.

  8. Y en mi entrevista también ha sido así….

  9. En tu entrevista hay una portada de libro que no se ve, por cierto.

  10. Vaya….

  11. […] Y una más, también doble, publicada originalmente en la web Francomania en 2002 y rescatada por la ya clásica Abadía de Berzano: parte I, parte II […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: