El cine de luchadores (IX)

Durante los años 80 cae en picado el número de producciones que cuentan con luchadores enmascarados como protagonistas, siendo el protagonismo a finales de esta década para los denominados “videohomes” (films rodados para ser distribuidos directamente en video con poco presupuesto).

El ya sexagenario Santo cedería el testigo de su personaje a su propio hijo en Chanoc y el hijo del Santo vs. los vampiros asesinos (1981), de Rafael Pérez Grovas, en la que en una memorable escena el propio Santo hace una pequeña aparición. Ese mismo año participaría en el que sería para mi gusto su último buen film, Santo vs. el asesino del televisor, también de Pérez Grovas, en la que un científico loco pretende dominar el mundo mediante sus amenazas lanzadas por la pequeña pantalla.

Después de un infarto de miocardio en 1981 en pleno combate de lucha libre y de que médicos y amigos recomendaran su retirada, rodaría en 1982 sus dos últimos films: El puño de la muerte y La furia de los karatekas, de Alfredo B. Crevenna. En algunos círculos se decía que eran la misma película, porque ambas contaban con el mismo plantel de actores y de argumento semejante, participando en ella el gigante luchador “Tinieblas” y la siliconada Grace Renat, que aparece en los dos films súper-escotada y protagonizando interminables escenas de baile. Todo esto creó esta confusión cuando eran en realidad dos films diferentes.

Se retiraría de los escenarios y de los rings con 65 años y después de que falleciera la que fue su esposa por más de cuarenta años, y diez días antes de morir, “el Profe”, como así lo llamaban sus amigos, se quitó la máscara en el programa de televisión Contrapunto, dejando asombrada a toda la audiencia. Moriría el 5 de febrero de 1984 con 66 años de un infarto de miocardio, siendo enterrado con su máscara de plata.

Su hijo intentaría continuar con la leyenda de la máscara de plata, pero el tiempo del cine de luchadores había quedado atrás. A pesar de ello rodaría El hijo del Santo en la frontera sin ley junto con Mil Máscaras y bajo la dirección de Rafael Pérez Grovas, en el año 1983. Blue Demon, ya retirado de las pantallas, fue objeto de un documental que le rinde homenaje en Blue Demon el campeón, de 1989.

David Domingo

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2008/03/06/el-cine-de-luchadores-ix/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. Novena entrega ya, del mega-artículo sobre el cine de luchadores mexicanos.

    Esta semana: la muerte del Santo. (lease con voz de culebrón) 😛


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: