The Ghoul [vd: El necrófago; tv: El resucitado; El necrófago]

The-Ghoul

Título original: The Ghoul

Año: 1974 (Gran Bretaña)

Director: Freddie Francis

Productor: Kevin Francis

Guionista: John Elder [Anthony Hinds]

Fotografía: John Wilcox

Música: Harry Robinson

Intérpretes: Peter Cushing (Dr. Lawrence), John Hurt (Tom), Alexandra Bastedo (Angela), Gwen Watford (Ayah), Veronica Carlson (Daphne), Stewart Bevan (Billy), Ian McCulloch (Geoffrey), Don Henderson (El necrófago), Dan Meaden (Sargento)…

Sinopsis: Un grupo de jóvenes de la alta sociedad se dispone a emprender una carrera automovilística a través de la campiña británica. Uno de los vehículos participantes se extravía, yendo a parar sus tripulantes a una aislada mansión que esconde un terrible secreto tras sus paredes.

GHOULLC2

Tercera y última película producida para cine por la Tyburn, humilde productora creada bajo la premisa de realizar films de terror de bajo presupuesto siguiendo los mismos parámetros que hasta ese momento había utilizado la ara entonces agonizante Hammer. Con esta idea en mente, las producciones de la Tyburn – Persecution [vd: El terror de Sheba; tv: Persecución, 1974] de Don Chaffey y Legend of the Werewolf [tv: La leyenda del hombre lobo; vd: La leyenda del hombre lobo / La leyenda de la bestia, 1975] de Freddie Francis, son las otras dos junto a la presente –, no solo seguirían a pies juntillas los postulados de la conocida como la casa del martillo, sino que, en su afán de imitar su estilo, se surtiría de personal tanto técnico como artístico proveniente de la famosa productora.

the ghoul

Acorde a esta política, en esta The Ghoulque nada tiene que ver con el film de idéntico título que protagonizara Boris Karloff allá por 1933- se dan cita nombres tan ligados a la recordada casa británica del terror. Es el caso de Anthony Hinds, firmante del libreto bajo su sempiterno seudónimo de John Elder, quien ofrece un trabajo con detalles francamente interesante, caso de la escena en la que el personaje interpretado por un joven John Hurt pre-Alien, desertor del ejército con ciertos desequilibrios mentales, obedece en contra de su propia voluntad a las ordenes que recibe de otro de los personajes, oficial del ejército, como si de un autómata se tratará; Roy Ashton a cargo del maquillaje, o el genial Peter Cushing encabezando un reparto en el que también hay cabida para otro rostro emblemático de la Hammer, el de la bellísima Veronica Carlson. Como no podía ser de otro modo en vista de estos antecedentes, la dirección recae en otro viejo conocido, Freddie Francis, uno de los mejores directores de fotografía de la historia del cine como así acreditan los sendos Oscars con los que fue recompensado su trabajo, y aplicado realizador de películas de género fantástico, a quien además le unía un vinculo familiar con la Tyburn: era el padre de Kevin Francis, dueño y principal responsable de la productora.

ghoul4

Ambientada en los años veinte, época apenas transitada por el cine de terror, el argumento de The Ghoul se desarrolla bajo una estructura tan clásica del género como aquella en la que un grupo de jóvenes, empujadas por distintas vicisitudes, llegan a parar a un remoto lugar donde habita un mal indescifrable. Dicho mal es representado por una criatura que, atendiendo a su origen, guarda grandes similitudes con el de la cinta de John Gilling The Reptile [dvd: El reptil, 1966], cuyo guión corría no por casualidad a cargo del propio Hinds / Elder. Bajo este argumento, la trama se apoya, básicamente, en dos pilares fundamentales. Por un lado la dirección de Francis, quien hace un manejo excelente del suspense – sin duda uno de sus puntos fuertes como realizador, como ya había quedado patente en sus películas de terror psicológico -, aprovechando en su beneficio las evidentes carencias presupuestarias con la que fue llevado a cabo el proyecto; ya sea desde aspectos implícitos en la historia, representados por esa omnipresente niebla que acompaña a las escenas desarrolladas en exteriores, que al tiempo que dotan al metraje de una atmósfera densa que es continuada en las escenas de interiores, merced a todas las extrañas y exóticas figuras de divinidades hindúes – para nuestros ojos occidentales – que decoran la morada donde van a parar los jóvenes, sirve para ocultar la pobreza de los decorados donde se localizó el rodaje de dichas secuencias; o por el empleo del clásico recurso de no mostrar la figura de la criatura maligna hasta el mismo desenlace de la historia, sugiriéndose su presencia hasta entonces a base de planos de sus descarnadas extremidades inferiores, lo que, aparte de acrecentar la tensión, hace que el espectador no llegue apreciar de forma clara las carencias del maquillaje con el que está caracterizado el actor que encarna a la criatura. En el lado contrario hay que destacar, fundamentalmente, un par de detalles; el asesinato del personaje al que da vida Veronica Carlson, cuya puesta en escena se antoja indigna del talento del británico, y la pérdida de fuerza narrativa que sufre la película a partir de esta incidencia, dando como fruto una desvaída segunda parte que acaba por repercutir inexorablemente en la apreciación final del conjunto, ya que, hasta ese momento, su desarrollo es impecable.

GHOULLC1

Pero, sin lugar a dudas, el gran atractivo que encierra el film se encuentra en la soberbia actuación de Cushing, la cual le valdría el premio al mejor actor en el Festival de Sitges de 1976, galardón que volvería a recibir en 1983 por su participación en House of Long Shadows [vd/tv: La casa de las sombras alargadas, 1983] de Pete Walker, auténtica reunión de iconos del terror – a la presencia de Cushing se añadía la de su inseparable Christopher Lee, y la de los norteamericanos Vincent Price y John Carradine –. Con ella, el recordado actor nos regala una de sus mejores composiciones gracias a un personaje rico en aristas, el del Dr. Lawrence, un pastor anglicano que ha perdido la fe en su dios a causa de las muestras de poder que ha presenciado de otra religión; un ser atormentado a causa del compromiso que contrajo con su esposa en el lecho de muerte de ésta, por el que se ve abocado a colaborar en una serie de asesinatos que en realidad le repugnan. Tal es la fuerza de la interpretación de Cushing que incluso llega a traspasar lo puramente cinematográfico para alcanzar lo biográfico en la conmovedora escena en la que, ante la pregunta del personaje de Veronica Carlson interesándose por la suerte que corrió su mujer, toma entre sus manos una antigua fotografía de la pareja – en realidad, del actor con su mujer en la vida real, fallecida en 1971, es decir, tres años antes de la producción de la película, y cuya perdida sumió en una gran depresión al añorado actor británico -, no pudiendo reprimir sus lágrimas al ver la imagen, exteriorizando de este modo los verdaderos sentimientos que el Cushing persona sentía en aquellos momentos.

José Luis Salvador Estébenez

Published in: on marzo 10, 2008 at 12:39 pm  Comments (12)  

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2008/03/10/the-ghoul-vd-el-necrofago-tv-el-resucitado-el-necrofago/trackback/

RSS feed for comments on this post.

12 comentariosDeja un comentario

  1. ¡A las buenas, Cerebrin!. Bonita y acogedora abadía esta…

    Solo añadir a tu reseña que este “The ghoul” siempre me ha parecido la adaptación inconfesa (plagio, vamos) de un relato de Clark Ashton Smith traducido por estos andurriales como “Estirpe de la cripta”.

  2. Yo la recuerdo como muy poquita cosa. Muy mal narrada, y una trama muy perdida…

  3. Bienvenido Harry, me alegro que te guste la decoración de mis aposentos…😉 Buen dato el que apuntas, y tal vez de ahí nazca el parecido que señalo con la posterior “La casa de las sombras alargadas”.

    Respecto a lo que dice Bela, la verdad es que a mi cuando la vi por primera vez en una copia horrible, me parecio nefasta, pero en el segundo visionado, la verdad es que subió enteros. Con todo, no es ni de lo mejor de Francis, y ni mucho menos de Cushing, pese a que la labor de este raye a gran altura pero no es un título para nada desdeñable.

  4. cerebrin Said:
    Buen dato el que apuntas, y tal vez de ahí nazca el parecido que señalo con la posterior “La casa de las sombras alargadas”.

    No veo la relación….

    Aunque estoy totalmente de acuerdo con Harry, claro…

    cerebrin Said:
    Respecto a lo que dice Bela, la verdad es que a mi cuando la vi por primera vez en una copia horrible, me parecio nefasta, pero en el segundo visionado, la verdad es que subió enteros. Con todo, no es ni de lo mejor de Francis, y ni mucho menos de Cushing, pese a que la labor de este raye a gran altura pero no es un título para nada desdeñable.

    Yo la vi por vez primera en cine en una copia impecable…

  5. belakarloff Said:

    cerebrin Said:
    Buen dato el que apuntas, y tal vez de ahí nazca el parecido que señalo con la posterior “La casa de las sombras alargadas”.

    No veo la relación….

    Coñe, pues que los guionistas de ambas películas se inspiraran en el mismo relato, y no el de “La casa de las sombras alargadas” en “The Ghoul” como escribí en la crítica… Ahi señor, que hay que explicárselo todo.😛

  6. “La casa de las sombras alargadas” se inspira en una novela de Earl Derr Biggers, el creador de Charlie Chan. De Clark Ashton Smith no tiene nada….

  7. En cuanto que hay de cada autor no te puedo decir nada, puesto que no he leido ni a uno ni a otro, pero ambas tienen varios puntos en común. La familia que vive apartada y que esconde a un miembro de la misma por su naturaleza monstruosa, los viajeros que llegarán al lugar de forma accidental…

  8. Psé… Es un elemento muy común del género. “El caserón de las sombras”, de Whale, basada en una novela de J.B. Priestley, también se puede resumur de ese modo…

  9. Es cierto. Tal vez, y dado el título de la película, mire más a la de Whale que a la de Francis.

  10. Sí, me huelo que sí. Además, Priestley era inglés, y su obra se ambienta en la época de la peli de Francis…

  11. Muy buena pelicula, tiene grandes interpretaciones y visualmente resulta una delicia. Francis era un grande del genero y nunca estara suficientemente reivindicado.

  12. Hoy la miré yo. Grande Francis, Grande Sir Cushing… y grande John Hurt, incansable actor y muy respetado de siempre por mi.

    Saludos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: