Dos pistolas gemelas

Título original: Dos pistolas gemelas / Una donna per Ringo

Año: 1966 (España, Italia)

Director: Rafael Romero Marchent

Productor: Benito Perojo

Guionistas: Manuel Sebares, Giovanni Simonelli

Fotografía: Franco Vitrotti

Música: Gregorio García Segura

Intérpretes: Pili [Pilar Bayona] (Jenny), Mili [Emilia Bayona] (Sally), Sean Flynn (Jimmy), Georges [Jorge] Rigaud (Trevor Slatery), Beni Deus (Monahan), Rogelio Madrid (Robert Clark), Renato Baldini, Eva Guerr (Maggie), Luis Induni (Sheriff), José Sepúlveda, Giacomo Furia, José Orjas (Abuelo), Ricardo Rodríguez, Mario Morales, Guillermo Méndez, Gonzalo Esquiroz, José Uria, Juan Maján, Rosella Bergamonti, María Bárbara, Dolores Guerrero…

Sinopsis: Jenny y Sally, dos hermanas gemelas, viajan por el Oeste acompañando a su abuelo, que se gana la vida vendiendo un elixir milagroso hecho de té con azúcar. El anciano, borrachín y jugador, consigue ganar la última partida de su vida antes de caer acribillado a balazos. Es entonces cuando las dos chicas pasan a convertirse en las propietarias de un rancho aparentemente sin valor, pero ambicionado por varias personas del pueblo, que quieren apoderarse de él a toda costa.

Pili y Mili fue el nombre artístico de dos hermanas gemelas zaragozanas que durante el último lustro de los 60, en pleno boom de los niños prodigio en el cine español, hicieron una regular carrera en el medio, abarcando su filmografía un total de once películas, iniciada en 1964 con Como dos gotas de agua, de Luis César Amadori, y finalizada seis años más tarde con la producción mexicana La guerra de las monjas (1970), de José María Fernández Unsáin. Tras este título, y una vez pasado el fenómeno con la llegada de la nueva década, darían su carrera por finalizada, aunque Pilar seguiría prácticamente hasta nuestros días en la profesión, interviniendo como actriz en teatro, cine y televisión. Quizás no tan recordadas hoy en día como los primeros espadas de esta corriente, léase Marisol, Joselito o Rocío Durcal, sus películas se basaban básicamente en el mismo recurso narrativo: la confusión que producía su extraordinario parecido físico, amén de, claro está, sus canciones y bailes de rigor, elemento este que no podía faltar en cualquier película de estas características que se preciara de serlo.

En 1966, su descubridor, el mítico Benito Perojo, uno de los pioneros del cine mudo español, director de la primera versión sonora de La verbena de la Paloma (1934) y reconvertido en productor por aquellos tiempos, proyectaría para su lucimiento Dos pistolas gemelas, coproducción con Italia que en virtud de su envoltura de western sería estrenada en el país trasalpino con el tramposo título de Una donna per Ringo (1), en un claro intento por aprovechar el éxito conseguido tan solo un año antes por Una pistola para Ringo / Una pistola per Ringo de Duccio Tessari, película que elevara de forma definitiva a los altares del cine de género a su protagonista, el italiano Giuliano Gemma, el cual aparecía acreditado bajo el anglosajón seudónimo de Montgomery Wood.

Junto con Pili y Mili, el protagonismo de la cinta recae en Sean Flynn, hijo del mítico Errol, aunque sin un ápice de su carisma interpretativo. Se trataba de otro “descubrimiento” de Perojo al que éste intentó sin mucha fortuna convertir en un émulo de su padre haciéndole participar en películas enmarcadas en los distintos estilos en los que aquel había destacado. Así, la primera cinta producida por Perojo para su lucimiento sería El hijo del capitán Blood / Il figlio del capitano Blood (1962) de Tulio Demicheli, que, como su nombre indica, trataba de sacar réditos de la magistral El capitán Blood (Captain Blood, 1935) de Michael Curtiz. A esta le seguiría El capitán intrépido / Il segno di Zorro (1963) de Mario Caiano, cinta de aventuras en la América colonial, para finalizar su relación con el título que nos ocupa, a la sazón uno de los últimos trabajos de Sean como actor, ya que en 1970, y reconvertido en corresponsal de guerra para el diario francés Paris-Match, desaparecería en Camboya sin que nada más se pudiera saber de su suerte, siendo dado por muerto.

Si, pese a la mediocridad de la misma, la cinta resultante se antoja mejor de lo esperado, lo es en gran medida gracias al trabajo de Rafael Romero Marchent, quien había debutado un año antes como realizador con otra película de idéntica filiación genérica, Ocaso de un pistolero / Il destino di un pistolero. En su segundo film como director, el mediano de los Romero Marchent sabe capear con las particularidades de un proyecto como éste, y de un argumento manido y predecible (2), pese a la singularidad de estar protagonizado por dos féminas, dado el poco peso específico que las mujeres tuvieron históricamente en el western mediterráneo, dando muestras de su buena mano para un género en el que pronto se convertiría en todo un especialista. Quizás por ello, en esta Dos pistolas gemelas logra en no pocas ocasiones transmitir la sensación de estar frente a un western al uso, haciendo de él un producto mucho más digno que otros spaghettis “puros” rodados por aquellas mismas fechas.

José Luis Salvador Estébenez

(1) Si bien el montaje italiano podría haber diferido del español de tal manera que pudiera justificar tal título, según los datos a los que hemos tenido acceso en fuentes trasalpinas no parece ser el caso.

(2) Sin ir más lejos, la cinta En el Oeste se puede hacer… amigo / Si può fare… amico (1972) de Maurizio Lucidi, otro vehículo de lucimiento, en este caso para el orondo Bud Spencer, guarda no pocas similitudes argumentales con la película protagonista de estas líneas.

Published in: on marzo 31, 2008 at 11:33 am  Comments (19)  

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2008/03/31/dos-pistolas-gemelas/trackback/

RSS feed for comments on this post.

19 comentariosDeja un comentario

  1. Añadir a lo escrito en la reseña, que el tema principal de la banda sonora, copia con bastante descaro el motivo músical de aliento épico de “La conquista del Oeste”.

    Por cierto, lo mismo es que yo soy un poco mal pensado, que también, pero, ¿qué os sugiere el cartel español de la película? Tela…

  2. cerebrin Said:
    Añadir a lo escrito en la reseña, que el tema principal de la banda sonora, copia con bastante descaro el motivo músical de aliento épico de “La conquista del Oeste”.

    Ná menos….

    cerebrin Said:
    Por cierto, lo mismo es que yo soy un poco mal pensado, que también, pero, ¿qué os sugiere el cartel español de la película? Tela…

    Estás enfermo…

  3. ¿como podriamos evitar que esta peli cuente como SW…?
    ¿La ponemos como comedia ligera…? jejejje.
    Creo que no se merece este titulo un articulo tan currado. Pobre del bueno de R.R. Marchent, que cosas tenia que hacer para ir abriendose camino…

    P.D: despues de ver lo que dices del cartel…¿mejor la ponemos como porno-erotico? jajajajja.
    La verdad es que el detalle del cartel es brutal.

  4. No te creas, Julio Alberto, como pongo en la reseña, salvo por todo lo concerniente a la presencia de Pili y Mili, la película es bastante digna, también gracias a cierta subtrama incluida para el lucimiento de Sean Flynn, y tiene momentos típicos de los westerns de los Romero Marchent, como cuando quieren marcar como a una res a un capataz…
    Además, estéticamente, esta bastante cuidada, como puedes comprobar por las fotografías de la reseña.

  5. Bueno, si puedo verla, lo intentaré por lo menos…

  6. Las protagonistas tiran patrás, así que mejor la pospongo para dentro de muy mucho…

  7. Más que mal pensado, pelín salidín, diría yo…

  8. :ops Es que estoy en la edad… 😛

    Y Duke, dales una oportunidad a Pili y Mili, ¡seguro que tus padres se la dieron de pequeños!

  9. ¿Y a tí cual te gustaba más, Pili o Mili?

  10. Por Dios, que eran dos quinceañeras. Además, me pasa como a los galanes de sus películas, que no distingo a una de otra.

  11. Las fotos no son capturadas, ¿no?

  12. Exacto, no son capturadas, las he sacado de una web italiana que tiene una ingente cantidad de material gráfico, generalmente fotocromos. Lo malo es que al guardarlas, aparece esa marca de agua que no hay manera de hacer desaparecer, y eso que he probado a registrarme y todo, pero no hay tu tía.

  13. sucette puke Said:
    ¿Y a tí cual te gustaba más, Pili o Mili?

    Eso me recuerda un chiste que había por la época.

    Dos reclutas hablando:

    – ¿A ti quién te gusta más, Pili o Mili?

    – A mí Pili, que de la Mili ya estoy harto….

  14. ¿Qué viejo eres, no? 😛

  15. ¡Y tú qué &%$@#€ !

  16. Lo dicho, viejo y cascarrabias. 😛

  17. Vaya chistes más inocentes los de antaño…

  18. sucette puke Said:
    Vaya chistes más inocentes los de antaño…

    Pues yo lo conté en casa, con diez años o así, y mi tía me regañó porque “era fortísimo”…..

  19. No te quites años…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: