Versus: “Viaje al centro de la Tierra” de Juan Piquer Simón

Título original: Viaje al centro de la Tierra

Año: 1976 (España)

Director: Juan Piquer Simón

Guionistas: Juan Piquer Simón, Carlos Puerto, John Melson, según la novela de Jules Verne

Productora: Alemena Films

Fotografía: Andrés Berenguer

Música: Juan Carlos Calderón, Juan José García Caffi

Intérpretes: Kenneth More (profesor Otto Lindenbrock), Pep Munné (Axel), Ivonne Sentis (Glauben), Frank Braña (Hans), Jack Taylor (Olsen), Ana del Arco, José María Caffarel, Emiliano Redondo, Lone Fleming, Ricardo Palacios, Jorge Rigaud, Fabián Conde, Barta Barri, Luis Barboo, Blaki…

Sinopsis: Gracias a un misterioso texto que encuentra por casualidad, el profesor Otto Lindenbrock descubre el modo de acceder al centro de la Tierra, caudal de infinitos hallazgos científicos. Junto a un pequeño grupo, que incluye a su sobrina, se interna en un viaje pleno de aventuras y peligros…

Comentario de Carlos Díaz Maroto (publicado originalmente en www.pasadizo.com):

Juan Piquer Simón es un cineasta valenciano nacido en 1935, y uno de nuestros más contumaces luchadores en defensa del cine de género, principalmente el de aventuras. Debutó en 1964 escribiendo y dirigiendo España violenta, un corto documental de carácter histórico, pero es más famoso por títulos como Supersonic Man (1979), Mil gritos tiene la noche (1982), Slugs, muerte viscosa (1988), La mansión de Cthulhu (1990) o La grieta (1990). El estilo de Piquer se caracteriza por una limpieza artesanal, de carácter muy cercano al del spot publicitario, que impide dispensar a sus producciones un estilo propio, una carga emocional mínima; escena por escena, la filmación es correcta, pero le falta conferir a todo cierta unidad de conjunto, un tempo progresivo que desarrolle una narración fílmica. Además, no está dotado para la dirección de actores, y las interpretaciones de éstos serán mejores o peores según la propia capacidad del actor, estimables si se trata de gente como Kenneth More, Cameron Mitchell, Peter Cushing, José María Caffarel o Jorge Rigaud, y pésimas en lo que respecta a los habituales galanes y galanas inexpresivos con quienes suele contar.

Viaje al centro de la Tierra (1976) supuso precisamente el lanzamiento, diríase a nivel mundial, de Piquer, y se trataba, lógicamente, de la adaptación de la maravillosa novela homónima escrita por Jules Verne. Piquer, junto a su co-guionista Carlos Puerto, efectuó una lectura del texto medianamente fiel, si bien el resultado semeja más un remake de la previa y célebre versión dirigida por Henry Levin en 1959, y con el gran James Mason como profesor Lindenbrock.

Con todo, los guionistas introdujeron diversos elementos nuevos para, en teoría, hacer el film más accesible al público del momento, así fundamentos de ciencia ficción, como es una avanzada civilización atlante, habitada por muchos Jacks Taylors, o inclusive un simio gigante, sin duda elemento añadido ante el estreno inminente de la versión de King Kong propiciada por Dino de Laurentiis; el simio gigante que ofrece Piquer consiste en el clásico actor disfrazado avanzando por una maqueta, salvo insertos del primer plano del rostro del animal, efectuado por medio de una marioneta. Por lo demás, se brindan los socorridos dinosaurios, y resulta sorprendente el alto nivel técnico que ofrecen las criaturas, realizadas con marionetas una vez más; también tendremos otros monstruos, como una colonia de tortugas gigantes, así como un bosque de hongos igualmente gigantescos. En todo caso, se trata de breves escenas que tan pronto como se presentan pierden otro cometido, como, de hecho, sucede con el film en su totalidad, una mera sucesión de escenas sin que Piquer disponga de capacidad para otorgar de una continuidad cinematográfica, una progresión narrativa a todo el conjunto, como dijimos.

Así pues, lo mejor de esta película, pobre desde el punto de vista artístico aunque industrialmente bien resuelta, son los referidos dinosaurios, así como la incorporación como protagonista del excelente actor británico Kenneth More, cuya presencia en absoluto supone un descenso comparativo con respecto al anteriormente referido James Mason.

Comentario de Jesús Palop Ares (publicado originalmente en www.psychotronickultvideo.blogspot.com)

La primera y probablemente mejor película del valenciano Juan Piquer Simón fue ésta adaptación de una de las novelas más conocidas de Julio Verne, llevada ya anteriormente al cine en la producción hollywoodiense del mismo título dirigida por Henry Levin e interpretado por James Mason y Arlene Dhal en el año 1959- aunque la primera adaptación sería llevada a cabo en un cortometraje de Segundo de Chomón en 1910 inspirándose en la obra de Verne, y la última data del 2008; el telefilme realizado por T.J. Scott y protagonizado por Rick Schroder y Peter Fonda.

La versión de Piquer Simón es más fidedigna que la del 59 con respecto a la obra del escritor de origen francés. Aunque incluye varias novedades con respecto a los personajes; en la obra son tres los que emprenden el viaje al centro de la tierra, aquí hay hasta cinco: el personaje de Ivonne Sentís, ahijada en la obra original, aquí es la sobrina del profesor Lidenbrock cuando en el relato el sobrino es Axel y ésta no llega a emprender el viaje. Por otro lado tenemos el personaje de Jack Taylor, el científico Olsen, que si bien ni aparece en la obra original, aquí añade misterio a la trama en relación a una supuesta sociedad futurista y los viajes en el tiempo. Por tanto Piquer, opta acertadamente por desarrollar el personaje femenino de la obra de Verne, algo inusual para la época en que fue escrito el libro, desarrollado dentro de una sociedad bastante machista, y así proporcionar un toque de romanticismo con la historia de amor entre Glauben y Axel. Con la aparición del científico Olsen, el realizador enriquece la narración, proporcionándole dosis de misterio, aunque si bien es verdad, es un tema que termina quedando a medio desarrollar.

Con este filme, que data de 1976, Piquer debutaba en el largometraje con su propia productora Almena Films, gracias a ésta podría demostrar que con un poco de imaginación y voluntad, podía hacerse otro tipo de filmes en España, de hecho, tuvo una buena respuesta por parte del público. Viaje al centro de la tierra por tanto, ha quedado como un filme atípico dentro de la historia del cine español, y una de los escasas cintas de aventuras dentro de nuestra cinematografía.

La cinta se rodó en inglés para su venta internacional, en localizaciones que incluyeron las cuevas de Valporquero en León, Guadalajara y la isla de Lanzarote. Se utilizaron maquetas y trucos ópticos para conseguir unos artesanos efectos especiales con encanto a serie b. Todo ello para conseguir una muy digna adaptación cinematográfica que, aunque si bien es verdad prescinde del detallismo científico de Verne, lo emplea para incrementar su ritmo cinematográfico a base de ofrecer un gran espectáculo (donde en la obra la acción transcurre en meses, aquí parecen unos pocos días).

Dentro del reparto: la estrella importada Kenneth Moore, Ivonne Sentis, Pep Munné, especialistas en el cine de género como Jack Taylor y Lonne Fleming… y habituales de Piquer como Ricardo Palacios y Frank Braña, que encarna a Hans, el ayudante islandés y que tiene un gracioso guiño al final del filme con la que Piquer da muestras de una sutil comicidad.

Published in: on junio 3, 2008 at 11:26 am  Comments (16)  
Tags:

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2008/06/03/versus-viaje-al-centro-de-la-tierra-de-juan-piquer-simon/trackback/

RSS feed for comments on this post.

16 comentariosDeja un comentario

  1. Con esta reseña por partida doble de la opera prima de Piquer Simón estrenamos una nueva sección en la cual, en la medida de lo posible, intentaremos poner críticas opuestas escritas por nuestros colaboradores sobre algún título en concreto.

    En este caso, mi opinión esta bastante más en la línea de la de Jesús que de la de Carlos. Para mi esta es la mejor película de Piquer Simón, y en la cual podíamos resumir su cine, donde ya aparecen muchas de las que serían las constantes a lo largo de su carrera, como la confección de repartos internacionales, la inclusión de aunque modestos, entrañables efectos especiales, cierta desvergonzonería para copiar alguno de los éxitos del momento (en este caso la aparición de una especie de King Kong), e incluso en su versión primigenia, tal y como me comento Bela, tenía el típico humor bobalicón que suele tener Piquer Simón a través de un personaje interpretado por Blaki, que posteriormente fue eliminado del montaje definitivo.

  2. Según me comentó el propio Piquer, en la versión americana eliminaron ese episodio ( transcurría en una biblioteca, a los protas se les caía algo al suelo y durante un rato andaban a gatas por debajo de los pupitres, con Blaki como bedel, también andando por ahí y topándose con ellos cada dos por tres ) , episodio que pudo verse en el estreno oficial en cines en España.

    Piquer comprobó que, efectivamente, la eliminación de esa escena mejoraba el ritmo global y decidió eliminarla a su vez, desapareciendo de la copia que ahora suele circular.

  3. Qué sorpresa que hayas utilizado ésta crítica!
    Pues sí, a mí me parece de lo mejorcito de Piquer Simón, una película muy válida y con mucho encanto. Me gustaría verla en v.o., seguro que gana enteros.

  4. ¿No te dije que la iba a utilizar? Vaya, juraría que si, o al menos a Carlos si se lo dije para ver si estaba de acuerdo…

    A mi lo que me gustaría verla es en su montaje original, que por cierto, Carlos, ¿tu la llegaste a ver con la escena de Blaki?

  5. Creo que ha quedado claro con mi comentario anterior. Sí. Y era absolutamente atroz, de vergüenza ajena.

  6. Entonces como casi todos los pretendidos toques de humor del valenciano…

  7. ¿ Esperabas algo refinado en plan Lubitsch ?

    De todos modos, a ti te va lo chabacano…

  8. Si, chabacano si, pero infantiloide no. Si saliera una tetilla o algo, la cosa cambiaría. Peor es a los que les va el humor escatológico… 😛

  9. ¿Una tetilla de Blaki?

    Pervertidillo….

  10. Jajajajaja, que mamón.

  11. Por supuesto esta es la obra mas relevante de Piquer, nos gusto de niños y nos continua entusiasmando, sobre todo sus dialogos y decorados, igualandose a la version del 59, aunque con un presupuesto notablemente mas bajo. (no hay cine malo)

  12. Bienvenidos Raul y silvia. 🙂 La verdad es que tenéis bastante razón en la comparación con la versión norteamericana de los 50, aunque el presupuesto de la española sea mucho más inferior, no le tiene nada que envidiar en cuanto a encanto.

  13. […] notar en su futura carrera. No sería hasta 1977 que no llegaría su debut en la gran pantalla con Viaje al centro de la Tierra, adaptación del homónimo literario de Jules Verne. Producida por medio de su propia productora, […]

  14. […] sin ser acreditado –, Juan Piquer Simón volvía a las coordenadas vernianas tras su seminal Viaje al centro de la Tierra (1977) con Misterio en la isla de los monstruos / Mistery Monster Island (1981), traslación […]

  15. […] tal vez tachada injustamente de oportunista, encontramos películas tan emblemáticas como Viaje al centro de la tierra, adaptación del libro de Jules Verne, su inmersión en el cine de “súper-héroes […]

  16. Me encanta esta peli. Me da igual que no sea fiel a la obra original ¿no es al fin y al cabo una adaptación de la historia una historia nueva? ¿No son muchas de las historias actuales revisión de las historias clásicas? Hoy por hoy, no se ha hecho una adaptación fidedigna de la obra de Verne, así que esa parte no la criticaré. Con todo, he de decir que es mi película de “Viaje al centro de la tierra” favorita. No solo por el encanto cutre-casero de la misma, que para mí le da puntos, en lugar de quitarlos. Tampoco es el que metan a Graüben como personaje principal. Esto es quizás lo único que no me convence, pero no por falta de respeto a la obra, sino porque parece que no se pueden hacer películas sin que se cubra los huecos femeninos para agradar a las mujeres. Y no es ninguna tontería, no nos olvidemos que “La chaqueta metálica” fue muy criticada por la falta de mujeres en la misma. Una chorrada. Sin embargo aquí no está metido ni tan mal. Aunque no sea acorde a la época no es absurdo pensar que una chica sigue a su enamorado, especialmente si su enamorado es un pusilánime como lo era Axel al principio.

    Recuerdo que la primera vez que vi esta peli (en una cadena local) tenía 10 años y acababa de leerme el libro. Nada más terminarlo me sentí como cuando veía las peliculas “con títulos de relatos de Poe”. Una mezcla de “esto no es lo que leí” y “¡cómo mola!”, también recuerdo como me impresiono la escena de la erupción del volcán con Hans y la cabra por un lado y Axel y el niño pequeño por el otro. Quizás sea la nostalgia, o el amor por las películas hechas con más ingenio que recursos, o la mezcla entre naturalidad e inexperiencia de algunos actores…pero esta es una de las películas que llevo grabadas a fuego.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: