Le llamaban J.R.


Título original: Le llamaban J.R.

Año: 1982 (España)

Director: Francisco Lara Polop

Productores: Ramón Pérez-Molpeceres, Ricardo Pérez-Molpeceres

Guionista: Juan José Alonso Millán sobre un argumento de Ramón Pérez-Molpeceres

Fotografía: Tote Trenas

Música: Jesús Gluck

Intérpretes: Pepe Da Rosa (J.R.), Mary Santpere (Eli), Antonio Garisa (Jorge), María Salerno (Elena), Alfonso del Real (Javier Carnes), Guillermo Montesinos (Tobi), Mónica Cano (Canela), Ana Gracia (Luci), Pilar Alcón (Cristina), Ángel Quesada (Ray), Luis Barbero (Marques de Puerto Espiche), Miguel Rellán (Anacleto Carnes), José Riesgo (Director), Adrián Ortega (Notario), José A. Rodríguez Pipo (Cura), Cristina Higueras (Secretaria)…

Sinopsis: J.R. lleva una vida modélica; hombre de valores tradicionales, vive con sus padres en la casa de guardas de un gran cortijo andaluz, mientras estudia para seminarista. Pero un nuevo mundo aparece frente a él cuando recibe la noticia de que ha heredado la inmensa fortuna de un rico terrateniente, el marqués de Puerto Espiche. Negocios fraudulentos, estafas, sobornos y bellas mujeres entran en la vida de J.R. llevándole por un nuevo camino que choca totalmente con sus anteriores preceptos seminaristas.

A principios de los años ochenta España entera vivía pegada a la pequeña pantalla pendiente de tres teleseries norteamericanas centradas en las andanzas, amoríos y traiciones de otras tantas familias de ricos potentados: Dallas, Dinastía y Falcon Crest. El éxito de audiencia cosechado por estas series en nuestro país propiciaría que varios cineastas autóctonos no perdieran la oportunidad de intentar sacar provecho de la situación, manufacturando sus propias revisiones de dichos seriales. Así, el prolífico Jesús Franco se descolgó, por partida doble, con Falo Crest y Phollastía, sendas versiones en clave pornográfica de Falcon Crest y Dinastía respectivamente, en las que, según parece, el realizador madrileño contó con la colaboración en la dirección de su pareja sentimental y musa habitual, la actriz catalana Lina Romay, a la sazón intérprete en las dos películas.

No obstante, algunos años antes el primero en realizar semejante maniobra había sido Paco Lara Polop con Le llamaban J.R., escrita por Juan José Alonso Millán, según la idea de uno de los productores del film, Ramón Pérez-Molpeceres, y protagonizada por Pepe Da Rosa, humorista sevillano que por aquellos años había logrado cierta popularidad con un grupo de canciones basadas en algunas de las series televisivas más seguidas del momento, y que justamente en aquel momento había lanzado una tonadilla sobre el protagonista de la serie Dallas, el tal J.R., la cual, no por casualidad, sirve a su vez tanto de tema principal como de música incidental en el título que nos ocupa.

Como ya se puede suponer a tenor de su título, la película en cuestión es una parodia de la referida Dallas en las que son adaptados desde una óptica cómica y paródica sus principales rasgos, con sus envidias, celos, traiciones, complots, líos familiares y amorosos. Su principal novedad, así las cosas, reside en la idea de trasladar la acción a sendas explotaciones ubicadas en el agro andaluz, lo cual es aprovechado para caricaturizar ciertos rasgos del caciquismo; una idea que acaba por brindar los momentos más inspirados del film, como cierta línea de diálogo del personaje de Guillermo Montesinos – “Los señoritos me caen bien, nos tratan casi como a seres humanos” -, o la escena en la que Mary Santpere, en ese momento criada del marqués, dice a su familia que el señor les va a dejar cenar jamón, para acto seguido enseñarles un hueso mondo y lirondo. Por lo demás, el film sigue el tono habitual de las comedias de destape tan típicas de la época, aunque con la particularidad de carecer prácticamente de desnudos femeninos, pese a contar en su reparto con actrices tan habituadas a tales lides como María Salerno y Pilar Alcón.

Lo cierto es que en el momento de su estreno Le llamaban J.R. cosechó un éxito bastante considerable, como refrendan los más de ochocientos mil espectadores que pasaron por taquilla según la base de datos del Ministerio de Cultura, lo que animó a sus responsables a realizar una secuela, J.R. contraataca (1983), rodada prácticamente a continuación con similar equipo técnico y artístico, si bien también quepa la posibilidad que se filmara de forma conjunta con la presente, tal y como parece deducirse por el anuncio que se hace al final de ésta, aunque en realidad dicho desenlace presidido por una voz en off lo que pretende es imitar la conclusión de una de las temporadas de la serie emitida.

José Luis Salvador Estébenez

2 comentarios en “Le llamaban J.R.

  1. Retomamos el dossier dedicado a Paco Lara Palop con esta parodia de una famosa telenovela de la época, que goza de gran popularidad en según que círculos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s