Condenados a vivir

Título original: Condenados a vivir

Año: 1971 (España)

Director: Joaquín L. Romero Marchent

Productor: Serafín García Trueba

Guionistas: Santiago Moncada, Joaquín Romero Hernández [Joaquín L. Romero Marchent]

Fotografía: Luis Cuadrado

Música: Carmelo Bernaola

Intérpretes: Robert Hundar [Carlo Undari] (Sargento Brown), Emma Cohen (Sarah Brown), Alberto Dalbés (Thomas Lawrence, el dandy), Manuel Tejada (Dim Marlowe), José Manuel Martín (John McFarlane), Antonio Iranzo (Ray Brawster), Ricardo Díaz (Joe Farrow, el comanchero), Carlos Romero Marchent (Slim), Rafael Hernández (Dick Patterson), Eduardo Calvo (Sargento Taylor), Lorenzo Robledo, Simón Arriaga (Soldados),  Emilio Rodríguez, Xan das Bolas (Buddy), Francisco Nieto, Antonio Padilla, Juan Antonio Elices, Mabel Karr (Sra. Brown), Dan van Husen (Hijo de Buddy)…

Sinopsis: Siete convictos condenados a trabajos forzados en una mina son trasladados bajo la atenta mirada de un sargento y su hija. En realidad, dicho traslado es una excusa para transportar el oro de la mina a salvo de los posibles asaltadores de caminos, ya que el botín se halla camuflado en las cadenas de los presos. Una vez la diligencia se estrella, la caravana proseguirá el camino a pie, mientras la convivencia entre el grupo se hace cada vez más difícil, entre otras cosas porque uno de los reclusos es el asesino de la mujer del sargento.

cutthroats9003

Condenados a vivir supone el legado cinematográfico en lo que al western se refiere del pionero Joaquín Luis Romero Marchent, sin lugar a dudas el mejor realizador dentro de este terreno con el que ha contado nuestro país. Para tal ocasión, el madrileño se descolgó con un título que, formalmente, se presenta totalmente alejado de los planteamientos que habían presidido sus anteriores incursiones en el género. Y es que si hasta entonces las propuestas del mayor de los Romero Marchent habían destacado por su clasicismo y sobriedad, más emparentadas pues con el western norteamericano que con el europeo, su despedida se produjo con un film seco, crudo, nihilista, sin concesiones y brutalmente violento; a tal punto que la truculencia de sus imágenes deja chica lo visto en anteriores (y posteriores) títulos encuadrados dentro del spaghetti-western, como, por poner un ejemplo,  Django (Django, 1966) de Sergio Corbucci, entrando de lleno, e incluso superando, los esquemas de dicho estilo.

cutthroats908

Debido a las coincidencias existentes entre el argumento de la presente y el de su anterior Antes llega la muerte (1964), no resulta aventurado el considerar que la pretensión del cineasta madrileño era el de hacer un remake  en clave spaghetti de su considerada obra maestra. De este modo, de nuevo nos encontramos ante una historia coral centrada en el viaje de un variado grupo de personas por un territorio hostil durante el que tendrán que hacer frente a mil y una adversidades, tratándose esta vez de una cuerda de presos acompañados de su guardián y la hija de este. Pero al contrario de lo que sucede en aquella gema del western español, donde, a pesar del pesimismo que preside su narración, hasta el mismo desenlace existe una puerta entreabierta a la esperanza, dejando bien clara la buena voluntad de alguno de sus personajes principales, en Condenados a vivir el cineasta lanza una sombría mirada hacia el género humano.

cutthroats905

Para ello convoca a un plantel de individuos a cada cual más despreciable e inhumano, de los que ni siquiera se salva el sargento que les comanda, el cual es interpretado por el actor fetiche del realizador, el italiano Robert Hundar, quien de nuevo vuelve a encarnar para él a un hombre movido por la venganza, en este caso sobre el grupo de convictos de entre los que sospechosa se encuentra el asesino de su esposa. Así las cosas, el único personaje que se salva de la quema es el de la hija del militar, si bien habrá de pagar muy cara su inocencia, sufriendo un auténtico vía crucis en el que, además de ser violada, verá como es torturado y quemado vivo su padre, para terminar enamorándose y llorando la muerte del asesino de su madre, sin que nunca llegue a conocer tal circunstancia. Este dato resulta bien indicativo acerca de la negra ironía con la que está servido el guión firmado junto a su realizador por el interesante aunque irregular Santiago Moncada, y que se deja notar en otros detalles como que los reos transporten oro en sus cadenas, lo que hará que pasen de querer liberarse de sus grilletes para que estos se conviertan en su más preciado tesoro una vez tengan noticia del material con el que están fabricados.

cutthroats904

Sin embargo, bien lejos quedan los resultados del título que nos ocupa de los de su ilustre antecesora. Y es que si Antes llega la muerte destaca tanto por su perfecta construcción dramática como por su cuidado diseño de personajes, Condenados a vivir desatiende tales aspectos para doblegarse al efectismo de sus imágenes, presentando a lo largo de su metraje todo un desfile de sádicas atrocidades que comprende amputaciones, puñaladas o degollamientos, momentos estos en los que Romero Marchent se regodea insertando sanguinolentos planos-detalle en los que incluso podemos ver asomar las vísceras de las víctimas. No obstante, varios de estos fotogramas fueron censurados en su estreno español, si bien se conservarían en el montaje norteamericano, donde para su lanzamiento en cines bajo el título de Cut Throats Nine se utilizó el gimmick de repartir entre los espectadores unas especies de máscaras que servían para no contemplar los horrores que aparecían en pantalla.

cutthroats907

Es debido a la truculencia de sus imágenes que Condenados a vivir ha alcanzado en muchos países un estatus de cinta de culto a pesar de no poseer la brillantez de otros títulos de su director. No solo eso, sino que incluso ha llegado a ser señalado como uno de los más claros precedentes europeos del slasher norteamericano tras la extraordinaria Bahía de sangre (L’Ecologia del Delito, 1971) del genial Mario Bava, cinta estrenada por idénticas fechas y con la que comparte un tono en su violencia gráfica tan similar que incluso podríamos intercambiar con ella alguna de sus imágenes. Sirva como ejemplo en este sentido aquella escena en la que uno de los presos apuñala a un hombre para, acto seguido, colgarle de un gancho agarrado a la espalda. Es por todo estos motivos que, a pesar de que en teoría se trate de un western, quizás vaya siendo hora de empezar a plantease el considerar a Condenados a vivir como otro integrante de pleno del coetáneo fantaterror español; aparte de por su multitud de secuencias gore, tal afirmación se sustenta en otros momentos totalmente propios del fantastique, caso de la escena de la ensoñación etílica de uno de sus personajes, durante la cual creerá ver, literalmente, resurgir de sus cenizas al difunto sargento y perseguirle por el bosque como si de un zombi se tratara.

José Luis Salvador Estébenez

17 comentarios en “Condenados a vivir

  1. Aquí tenéis esta interesante reseña de este suculento film, y que sirve como una entrega más de nuestro especial dedicado al actor Robert Hundar. Que lo disfrutéis…

  2. Apabullante. Joya. Culto.
    Impresionante.
    Muchos adjetivos se pueden usar, sin duda.
    Por cierto, yo creo que lo mejor seria considerarla que está a medio camino entre el western y el fantaterror, que no quiero que salga del genero que más me gusta completamente.

  3. Hombre, no es que no me guste Carlos, pero digamos que en mi ranking de Joaquín Romero Marchent no esta a la altura de “Antes llega la muerte”, “El sabor de la venganza” y “El hombre que viajaba despacito”.

    Por cierto, Diego López, el editor de “El buque maldito” me ha mandado un mensaje a propósito de esta entrada en el que dice:

    “El director Rodrigo Gudiño, el boss de la revista canadiense Rue Morgue y responsable de los excelentes cortometrajes “The Eyes of Edward James” y “The Demonology of Desire”, está en estos momentos trabajando en la preproducción del remake de “Condenados a vivir”.”

    A ver si hay suerte y ese proyecto se hace realidad, y, claro, tenemos la suerte de verlo…

  4. cerebrin Said:
    Hombre, no es que no me guste Carlos, pero digamos que en mi ranking de Joaquín Romero Marchent no esta a la altura de “Antes llega la muerte”, “El sabor de la venganza” y “El hombre que viajaba despacito”.

    Hombre, sí, te había entendido…

    Por cierto, nunca he visto “El hombre que viajaba despacito”.

  5. belakarloff Said:

    Por cierto, nunca he visto “El hombre que viajaba despacito”.

    Salió hace poquito en Dvd con el Marca, en una edición bastante justita, pero por el precio que costaba…

    freddyvoorhees Said:

    SI el propio Marchent dejaba pelin por los suelos a “El hombre que viajaba despacito”!

    Si, es cierto, pero creo en sus declaraciones le pesaban más las dificultades que tuvo para hacerlas, tal y como dice en el mismo texto, que los resultados en si mismo. Es una película muy maja, y bastante alejada de lo que cabría esperar, a priori, estando escrita y protagonizada por Gila…

  6. cerebrin Said:
    belakarloff Said:

    Por cierto, nunca he visto “El hombre que viajaba despacito”.

    Salió hace poquito en Dvd con el Marca, en una edición bastante justita, pero por el precio que costaba…

    Ya. Lllegué a verla. Pero me pusiste tan a parir otras ediciones de esa colección que decidí pasar de ellas en su totalidad…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s