Bang Bang Kid


Título original: Bang Bang Kid / Bang, Bang

Año: 1967(Italia, España)

Directores: Giorgio Gentili, Luciano Lelli

Productores: Sidney W. Pink,  Mirko Purgatori

Guionistas: José Luis Navarro, José Luis Bayonas, Luciano Lelli

Fotografía: Antonio Macasoli

Música: Nico Fidenco

Intérpretes: Tom Bosley (Merriweather Newberry), Guy Madison (Bear Bullock), Riccardo Garrone (Kossock), Sandra Milo (Gwenda Skaggel), José María Caffarel (Alcalde Skaggel), Dyanik Zurakowska (Betsy Skaggel), Luciano Bonanni (Barbero), Giustino Durano (Hotchkiss), Ben Tatar  (Leech), Federico Boido (Seis dedos), Umberto Raho (Reverendo Garrett Emerson Langry), Ennio Antonelli, Renato Chiantoni, Mario Danieli, Pino Ferrara, Eugenio Galadini, Jeanine Nardell, Nazzareno Natale, Mimmo Poli, José María del Río (Narrador)…

Sinopsis: En un pueblo de Arizona dominado por un sádico terrateniente aparece un hombrecillo insignificante que asegura poder lograr aquello en lo que los más famosos mercenarios han fracasado: suprimir al villano. Su método consiste en la utilización de una especie de robot teledirigido de infalible puntería.

Sin lugar a dudas, Bang, Bang es uno de los títulos más singulares de todos los encuadrados dentro de un género ya de por si muy dado a los argumentos bizarros como es el spaghetti-western, tal vez con permiso de la alucinada Get Mean [vd: Get Mean, 1975] de Ferdinando Baldi, aquella película en la que Tony Anthony, en su característico papel de “El extranjero”, se las tenía que ver, entre otros peligros, con hordas de vikingos mientras acompañaba a una princesa española de vuelta al país natal de esta.

Y no será porque el argumento sobre el que se apoya el citado film sea demasiado novedoso. Una vez más nos encontramos ante la sempiterna historia del pueblo sometido bajo el yugo de un cacique local, hasta el que llega un misterioso forastero que acabará por enfrentarse al dominio y los abusos del tirano. Sin embargo, bajo este argumento tan manido, desarrollado de una forma simplona y predecible, cuyo leitmotiv final termina por ser una relación amorosa, se encuentran multitud de detalles de lo más pintorescos, principalmente centrados en la personalidad que se esconde tras el forastero pacificador. Y es que lejos  del típico pistolero al uso, se trata de un inventor que se valdrá de un robot creado por él mismo para acabar con los esbirros del tal Bear Bullock, que así se llama el villano de la función; un detalle que, junto a la ambientación temporal en la que se ubica la cinta, exactamente en 1899, en el pueblo más atrasado y el único sin pacificar de todos los Estados Unidos, tal y como se cuida de avisarnos el narrador, demuestran la clara influencia ejercida por la genial Jim West (The Wild Wild West, 1965-1969), popular teleserie norteamericana que por aquellas mismas fechas triunfaba en las pequeñas pantallas de medio mundo, y que años después serviría de base para la fallida Wild Wild West (Wild Wild West, 1999) de Barry Sonnenfeld, amén de a un par de apreciables telefilmes.

Junto con ello, el otro rasgo por el que llama la atención la película y, a la vez, el que la singulariza, es  la inclusión de ciertas escenas de metáfora visual, donde los pistoleros habituales del género son sustituidos por caballeros, reyes y princesas vestidos a la antigua usanza del Medioevo, lo que dota al conjunto de un look de lo más especial, potenciado por la ocurrencia de situar la guarida del villano en un castillo, que, como si extraído de un relato de Poe se tratara, ha sido llevado allí piedra a piedra desde Europa, y que en realidad no es otro que el castillo de los Mendoza de la madrileña localidad de Manzanares El Real, lugar de rodaje habitual de innumerables películas durante la época.

El responsable de tan descabellada propuesta sería Luciano Lelli, desconocido cineasta trasalpino cuya filmografía tan solo comprende el título que nos ocupa y una cinta de aventuras filmada con idéntico equipo técnico a la presente, si bien de un tono mucho más ortodoxo, Ragan (1967). A modo de curiosidad cabe señalar que en ambos casos se da  la curiosa circunstancia de que gran parte de las fuentes consultadas acreditan a un co-realizador, labor que en esta oportunidad recae en el habitual ayudante de dirección Giorgio Gentilli. En cuanto a su elenco interpretativo, este está encabezado por Tom Bosley, bastante popular en nuestro país merced a su encarnación del sheriff de la serie televisiva Se ha escrito un crimen (Murder She Wrote, 1984-1996) o el cura detective de la serie Los misterios del padre Dowling (Father Dowling Mysteries, 1987-1991), el habitual del género Guy Madison y  la bellísima Sandra Milo, presencia habitual del cine de autor italiano.

Pero ni el protagonismo de tan atractivo trío actoral, ni la de todos  los elementos peculiares que se dan cita en su metraje ya señalados, evitan que Bang, Bang resulte una película ciertamente insustancial y prescindible. No obstante, gracias al tono ligero de su narración, cercana en algunos momentos al espíritu del cartoon, como por ejemplo en el asedio a la fortaleza, hacen que se deje ver no sin cierta simpatía, si bien seguramente para los más puristas del género su visionado pueda producir poco menos que sarpullido…

José Luis Salvador Estébenez

Published in: on septiembre 12, 2008 at 7:13 am  Comments (10)  

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2008/09/12/bang-bang-kid/trackback/

RSS feed for comments on this post.

10 comentariosDeja un comentario

  1. Previsto estaba que este texto se publicase ayer. Mis disculpas a don Cerebrín por el despiste.

    Tengo grabado esto de un pase por Canal Digital, pero de momento no me he atrevido a ponerme a verlo. En todo caso, la mezcla de géneros despierta mi simpatía.

  2. ¿Sólo un sarpullido?

    A mí casi me causa un ataque epiléptico…

  3. Duke, ¿de verdad tu has visto esta peli? Me sorprendes. Osea, no te ves spaghettis más o menos corrientes, y te ves esto? Ay, señor, señor…

    Pero tranqui, que seguro que no eres el único que la tiene tan mal considerada, espera a que entre Julio Alberto, jajaja.

    belakarloff Said:

    Tengo grabado esto de un pase por Canal Digital, pero de momento no me he atrevido a ponerme a verlo. En todo caso, la mezcla de géneros despierta mi simpatía.

    A veces me asusta que tengamos criterios tan parecidos para unas cosas, y otros tan distintos para otros, porque lo que más me gusta de la película, es ese surrealismo que provoca la mezcla de géneros.

    Por cierto, ¿tienes los dos telefilmes de Jim West? Yo el que tengo es uno que ya aparecen los dos bastante maduros, que si no recuerdo mal se llama “Jim West cabalga de nuevo” (doblado al castellano, of course)?

  4. Cerebrin…¿como puedes sacar una reseña de este bodrio infumable?. jajajajaja.

    Bueno, en tu defensa alegaré que yo también le hice una en el 800, aunque no es tan agradecida como la tuya.

    Esta ¿peli? tiene el honor de está en el ultimo puesto de mi lista de SWs reseñados, con una nota de 0.6 sobre 10 ( y creo que de ahí no la saca nadie).
    Para cualquiera que no me conozca, ha de saber que por norma general suelo ver con cariño los SWs, pero lo de esta peli es insuperable.
    Como no me gusta decir palabrotas en casa ajena, solo resumiré mi opinión en dos frases:
    -Si te gusta el western, no la veas.
    -Si te gusta el cine,no la veas.

    PD: El peor Spaghetti western de la historia del genero. Insuperable.
    PD2: He recordado el visionado que tuve que sufrir cuando la vi, y mi ulcera a vuelto a abrirse…

  5. Empezé a verla una tarde que no tenía nada que hacer y la echaban por la tele. En cuanto salió el caballero medieval y poco después el robot, dejé de verla.

    No sé como gente como Guy Madison pudo llegar a caer tan bajo.

  6. Julio Alberto Said:

    PD: El peor Spaghetti western de la historia del genero. Insuperable.

    Que exagerado. Cuando veas “Al este del Oeste” de Zabalza, ve3rás lo que es un spaghetti malo, malo, malo. 😉

  7. jajajaja.
    Por lo menos sale Fernando Sancho.
    Pero que no me creo que sea tan malo como este.
    Estoy esperando a que rebajen el DvD a 1 euro para comprarmelo.

  8. cerebrin Said:
    Por cierto, ¿tienes los dos telefilmes de Jim West? Yo el que tengo es uno que ya aparecen los dos bastante maduros, que si no recuerdo mal se llama “Jim West cabalga de nuevo” (doblado al castellano, of course)?

    No. Ya me gustaría…

    Supongo que cuando vea la peli, sacaré yo también reseña en pasadizo…

    Jiji.

  9. Julio, me he confundido, me refería a “Al este de Río Grande” de Zabalza, no de la cachonda “Al este del oeste” de Mariano Ozores. Es casi imposible que me veas a mi meterme con una película de Mariano, y mucho menos si sale Esteso en ella. 😛

  10. Vi esta película hace poco y me pareció bastante graciosa y original.
    Para los de arriba: antes de decir que una película es basura, hay que verla entera…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: