I tre volti del terrore

Título original: I tre volti del terrore

Año: 2004 (Italia)

Director: Sergio Stivaletti

Productores: Sergio Stivaletti, Lorenzo Von Lorch

Guionistas: Sergio Stivaletti, Antonio Tentori

Fotografía: Fabrizio Bracci

Música: Mauricio Abeni

Intérpretes: John Phillip Law (Peter Price / Monti / Dr. Fisher / Guardián del lago), Riccardo Serventi Longhi (Marco), Elisabetta Rocchetti (Barbara), Emiliano Reggente (Carlo), Ambre Even (Sandra), Andrea Bruschi (Fabio), Roberta Terregna (Anna), Simona Taddei (Alex), Shanti Firenze, Claudio Simonetti (Pareja de la piscina), Michelangelo Stivaletti (Niño), Lamberto Bava, Sergio Stivaletti…

Sinopsis: Tres personas que viajan en un tren, sin relación entre sí, conocen a un extraño personaje que dice llamarse Dr. Peter Price, quien, acompañado de una esfera dorada, asegura poder hipnotizarlos.

Segundo, y hasta el momento, último trabajo tras las cámaras del especialista italiano de efectos especiales Sergio Stivaletti, quien firmara su opera prima en 1998 con La máscara de cera (M.D.C. Maschera di cera), cinta producida por Dario Argento y que debiera de haber servido para la reentré de Lucio Fulci tras varios años apartado de labores de dirección. El repentino fallecimiento de éste durante la pre-producción de la cinta obligó a que fuera sustituido por el referido Stivaletti, quien en un principio solo debía de haberse ocupado de los trucajes del film (aunque, según ciertas fuentes, Argento se hizo cargo casi en su totalidad de la dirección).

Para este su segundo largometraje, Stivaletti nos propone una cinta de sketches cuya razón de ser es el homenaje al cine de terror, tanto por las distintas corrientes genéricas elegidas para protagonizar cada capítulo, como por los diferentes guiños al aficionado. Una voluntad que es puesta de manifiesto desde el propio título elegido, I tre volti del terrore, es decir, Las tres caras del terror en castellano, el cual no es sino una variación del de la magistral Las tres caras del miedo (I tre volti della paura, 1963), la cinta de capítulos dirigida por Mario Bava. Sin embargo, y a pesar de esta similitud entre los títulos de ambas cintas, el esqueleto argumental que toma el film, desenlace incluido, es un calco del de la estupenda Doctor Terror (Dr. Terror House of Horrors, 1965) de Freddie Francis, primero de un sinfín de ejemplares que bajo idéntico patrón narrativo emprendería en las décadas de los 60 y 70 la Amicus británica, productora señera de este tipo de productos.

De este modo, la cinta se inicia en un tren donde unos viajeros conocen a un extraño personaje que dice poseer dotes adivinatorias, con la diferencia de que si en el film de Francis el rol encarnado por Peter Cushing llevaba a cabo tales tareas por medio de una baraja de Tarot, en esta es una especie de esfera dorada la que emplea el personaje al interpreta John Phillip Law, mítico actor que diera vida, entre otros, a Diabolik, y que responde al nombre de Peter Price, en otro homenaje, en este caso al citado Peter Cushing y al norteamericano Vincent Price, dos de los grandes actores que del cine de terror han sido. Así, se va dando paso a los tres diferentes sketches que conforman la película, aparte, claro está, del que sirve de armazón a la historia, todos ellos interconectados por el nexo de unión que supone la aparición en distintos cometidos de Law en todos ellos.

El primero, de nombre L’anello della luna (El anillo de la luna), gira en torno a la licantropía, tema poco tocado dentro del fantástico italiano, y en el que se aporta una novedad en la mitología del personaje, ya que la forma de transmisión de la maldición que se da en el capítulo es por medio de un anillo que el protagonista roba de una antigua tumba. En la irremediable transformación de aspecto de hombre a criatura del personaje principal se rinde tributo a la cinta norteamericana Un hombre lobo americano en Londres (An American Werewolf in London, 1981) de John Landis.

Un viso perfecto – Dr. Lifting (Un rostro perfecto – Dr. Lifting) es el segundo y aborda a otro arquetipo del género como es el mad doctor, en un sketch en el que el realizador italiano carga con un negro sentido del humor contra la imperante cultura del cuerpo perfecto, y más en concreto contra las operaciones estéticas. Tampoco faltan en este capítulo los homenajes, empezando por la aparición de Lamberto Bava y el mismo Stivaletti rodando una inexistente (al menos de forma oficial) Demons 7, siguiendo por el cirujano estético interpretado por Law, el cual responde al nombre de Doctor Fisher, en una clara alusión al realizador inglés Terence Fisher y a la saga que este realizara sobre otro hombre de medicina con querencia por las operaciones, el Barón Frankenstein, y terminando por ciertos momentos cuya colorista iluminación y los largos pasillos que presiden su escenografía parecen querer traernos a la memoria el estilismo de un género tan típicamente trasalpino como el giallo.

El tercer capítulo en discordia, Il guardiano del lago (El guardián del lago), nos pone tras los pasos de unos campistas que se encontrarán lo que no esperan por desatender los letreros que prohíben adentrarse en un lago que en el pasado fue zona de experimentos militares, topándose con una monstruosa criatura, cuya recreación por medio de stop-motion le sirve a Stivaletti para mostrar su admiración al maestro de esta disciplina, el inigualable Ray Harryhausen, con el que, por cierto, John Phillip Law tuvo oportunidad de trabajar en la deliciosa El viaje fantástico de Simbad (The Golden Voyage of Sinbad, 1974) de Gordon Hessler.

Pese a sus más que discretos resultados cinematográficos, los cuales se resienten tanto por una estética propia de un telefilme como por la realización de un Stivaletti que parece más preocupado en demostrar sus habilidades como técnico de efectos especiales que sus capacidades como narrador, lo que queda es un simpático entretenimiento para el aficionado al género, aparte de por el reto que supone encontrar los muchos guiños que para él se esconden en su metraje, por la facilidad que su visionado demuestra a la hora de despertar en el mismo cierto sentimiento de nostalgia por el encanto de aquel tipo de cine, tan difícil de encontrar en producciones de hoy en día.

José Luis Salvador Estébenez

Published in: on septiembre 12, 2008 at 10:43 am  Comments (7)  
Tags:

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2008/09/12/i-tre-volti-del-terrore/trackback/

RSS feed for comments on this post.

7 comentariosDeja un comentario

  1. Con la reseña de hoy de esta película italiana, prácticamente invisible en nuestro país, damos también por terminado el dossier dedicado a John Phillip Law, que esperamos que hayáis disfrutado tanto como nosotros escribiéndolo.

    La semana que viene iniciaremos un especial sobre las películas rodadas en el continente americano por uno de las leyendas del género fantástico en España…

  2. Juan Piquer Simón, tal vez?
    chavaaal…

  3. Pues no. El protagonista del dossier, aunque también hiciera sus pinitos como director, es más conocido por su facetade actor…

  4. Merdé… a esperar como toca pues
    Auuuuu!!

  5. Jejeje, ya queda menos, pero vamos, el cerco esta muy cerrado. Que yo caiga, solo hay dos actores que respondan a esos datos… 😉

  6. […] Años después el círculo se cerraría con I tre volti del terrore, otro film de episodios de nacionalidad italiana cuya trama central homenajeaba abiertamente el […]

  7. […] la que seguiría siete años después la que hasta la fecha es su último trabajo en este apartado, I tre volti del terrore, cinta de sketches que tenía su razón de ser en el homenaje al género, aunque en cualquiera de […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: