El humanoide

Título original: L’umanoide

Año: 1979 (Italia)

Director: Aldo Lado [acreditado como George B. Lewis]

Productor: Giorgio Venturini

Guionistas: Adriano Bolzoni, Aldo Lado

Fotografía: Silvano Ippoliti

Música: Ennio Morricone

Intérpretes: Richard Kiel (Golob), Corinne Clery (Barbara Gibson), Leonard Mann (Nick), Barbara Bach (Lady Agatha), Arthur Kennedy (Dr. Kraspin), Ivan Rassimov (Lord Graal), Marco Yeh (Tom Tom), Massimo Serato (Gran Hermano), Venantino Venantini, Vito Fornari, José Quaglio, Attilio Duse…

Sinopsis: En el planeta Metrópolis se viven momentos inciertos. Un malvado científico ha inventado un producto químico capaz de convertir a los hombres en humanoides superdotados para la guerra. Sólo unos pocos valerosos se enfrentarán al malvado científico y sus secuaces para evitar un holocausto galáctico.

Junto con Star Crash, choque de galaxias (Starcrash / Star Crash, 1978) de Luigi Cozzi, El humanoide (L’umanoide, 1979) es la más conocida de las cintas italianas surgidas al calor de La guerra de las galaxias (Star Wars / Star Wars Episode IV: A New Hope, 1977) de George Lucas. Pero si en la mayoría de estos casos las referencias a la revolucionaria cinta de Lucas no pasaban de la presencia de ciertos caracteres que evocaban a algunos de sus rasgos más reconocibles, el film que nos ocupa bordea peligrosamente la línea entre la explotation y el plagio puro y duro.

De este modo, no son pocos los elementos reconocibles expoliados directamente del título que la cinta toma como referente que se dan cita a lo largo de su metraje, empezando por los títulos de crédito, con prólogo incluido, centrados y ascendentes (aunque eso ya lo había tomado Lucas de lo seriales de Flash Gordon: quien roba a un ladrón…), y siguiendo con el villano de la función, cuyos ropajes, nombre -Lord Graal- y comportamientos son sospechosamente similares a los de Lord Vader, parecidos que podemos hacer extensibles tanto a los diferentes personajes que pueblan la trama como a los diseños de naves, uniformes o escenarios, llegando la caradura de sus responsables, incluso, hasta el punto de calcar planos, literalmente.

En lo que respecta a su historia, esta no es más que un torpe remedo del argumento de cualquier cinta de euroespías producida veinte años atrás, con robos de revolucionarios inventos científicos, doctores locos, y planes descabellados de dominación mundial –con los que, irónicamente, el film se adelanta en cierto modo a la nueva trilogía de Star Wars, ya que estos consisten en la formación de un ejército de autómatas humanos con los que conquistar la Tierra, ahora rebautizada como Metrópolis (sic)-, salpimentada por un batiburrillo de influencias que van desde la filosofía budista al 1984 de George Orwell, pasando por algunas de las figuras más destacadas del género terrorífico, con ese humanoide del título, que no es sino un émulo del monstruo de Frankenstein que llevará a cabo el sueño de Nietszche, o la fémina de la pareja de villanos de la cinta, una prima lejana de la condesa Bathory de peinado imposible, que se sirve de una futurista dama de hierro para extraer de sus pobres víctimas el liquido vital con el que se alimenta.

Los principales actores protagonistas de «El humanoide» posan junto a su director, Aldo Lado (en el centro), durante una pausa de rodaje

Todo este pastiche carente de cualquier tipo de originalidad es puesto en escena por su director, Aldo Lado, acreditado como George B. Lewis –nótese el parecido entre el seudónimo utilizado y el nombre del creador de Luke Skywalker y cía.- por medio de una desangelada puesta en escena y farragosa narración, incapaz de despertar en el espectador cualquier estímulo que no sea el más profundo aburrimiento, fruto de la utilización de un esqueleto argumental cuya única lógica interna reside en la máxima acumulación posible de momentos vistos en la entrega inicial de la popular saga galáctica.

Y el caso es que, a tenor del elenco reunido, lo menos que habría que esperar es un producto medianamente digno, ya que por el lado técnico, y aparte del citado Aldo Lado, responsable de cintas de la valía de Violación en el último tren de la noche (L’ultimo treno della notte, 1975), encontramos a varios nombres distinguidos del cine de género europeo, empezando por Antonio Margheriti, entre otras cosas, el realizador que más y mejor cultivó la ciencia ficción trasalpina, quien aparece parapetado bajo su habitual alias de Anthony M. Dawson como supervisor de los efectos especiales, de cuyas maquetas se encargó nuestro Emilio Ruiz, Enzo G. Castellari a los mandos de la segunda unidad, y Ennio Morricone como autor de una horrorosa banda sonora a base de sintetizadores que, tal vez buscando la sintonía con el resto del conjunto, copia de forma descarada los primeros compases de “El himno de la alegría” de Beethoven.

En cuanto al reparto, este se halla encabezado por Richard Kiel, Barbara Bach y Corinne Clery, actores provenientes de la saga del agente secreto más famoso del mundo(1), a quienes acompañan algunos habituales del cinema bis italiano como Leonard Mann, Ivan Rassimov o Massimo Serato, además del veterano Arthur Kennedy. Empero, ni tan siquiera el concurso de tan ilustres nombres sirven para inyectar algún atractivo a este soporífero pestiño que en su día fuera distribuido en nuestro país por la todopoderosa Columbia, y cuyo interés se limita en servir de prueba fehaciente de hasta dónde era capaz de llegar la sinvergonzonería de algunos en su afán de lograr un puñado de liras.

José Luis Salvador Estébenez

(1) A este respecto, hay que llamar la atención sobre la posible obsesión de Aldo Lado por la referida franquicia, pues ya con anterioridad había tenido como protagonista de su film ¿Quién la ha visto morir? (Chi l’ha vista morire, 1973) a George Lazenby, quizás el más desconocido de los intérpretes que han dado vida en la gran pantalla a la creación de Ian Fleming.

10 comentarios en “El humanoide

  1. Esta semana en nuestro dossier de ciencia-ficción italiana, es el turno de «El humanoide», bodrio sin igual que copia con total descaro «La guerra de las galaxas». Opiniones…

  2. Una cosa, y lo digo en serio, de verdad creeis que este tipo de basuras merecen siquiera la perdida de tiempo de las 2 horas que le habeis dedicado a verla?

  3. ECHOES Said:
    Otra mas que he visto y no he vuelto a ver hace años… recuerdo que salía un niño chino con super-poderes, ¿no?

    Algo así, sí….

    ,)

  4. Si, si que sale, Echoes, va vestido como Luke Skywalker y su papel en la historia es una mezcla de Obi Wan y Yoda, pero predicando filosofía budista…

    Y Pedrero, a mi si que me compensa dedicarle dos horas o las que sean a estas películas. Primero para formarme mi opinión por mi mismo, y segundo, por que de tanto en cuanto, salta la sorpresa y aparecen joyitas la mar de suculentas…

  5. Ya, Cerebrin, lo que suele sucederme a mi, es que a los 15 minutos estoy tan aburrido que no puedo continuar, el tiempo es precioso como para perderlo en algo que te está aburriendo. Por supuesto, si uno no se aburre merece la pena, pero no suele ser el caso.

  6. Yo la vi hace ya muchos años y la recuerdo como una de esas películas que me hicieron soñar con el espacio, los planetas y las naves espaciales. Quizá sea un verdadero bodrio, pero me ayudó a conocer el que hoy es ni género cinematográfico favorito, la ciencia ficción.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s