Manos torpes

62479

20096230

Título original: Manos torpes / Quando Satana impugnò la colt

Año: 1969 (España, Italia)

Director: Rafael Romero Marchent

Productor: Ricardo Sanz

Guionistas: Joaquín L. Romero Marchent, Santiago Moncada

Fotografía: Miguel F. Mila

Música: Antón García Abril

Intérpretes: Peter Lee Lawrence [Karl Hirenbach] (Peter), Pilar Velázquez (Dorothy), Alberto de Mendoza (Latimore), Antonio Casas (Warren), Manuel de Blas (Johnny), Antonio Pica (Ted), Aldo Sambrell, Mariano Vidal Molina, Frank Braña (Bandidos perseguidos por Latimore), Antonio Molino Rojo, Dina Loy, Yelena Samarina (Mary), Luis Induni (Charly), Josefina Serratosa, Gene Reyes, Saturnino Cerra, Beni Deus, Lorenzo Robledo, Alfredo Ulecia, Enrique Vázquez…

Sinopsis: Un niño, Peter, ve morir a su padre por acción de un desconocido, y crece obsesionado por vengar tal crimen. De joven se emplea al servicio de un poderoso ranchero, Warren, y se enamora de la bella hija de éste, Dorothy. Ambos deciden casarse en secreto, pues el padre pretende para ella un matrimonio de conveniencia con un rico hacendado, Johnny, de quien depende económicamente. Al enterarse Warren, humilla y tortura a Peter, abandonándole para que muera en el desierto. Es salvado empero por un misterioso cazador de recompensas, Latimore, quien le ayudará en su afán vengador.

62479

A pesar de que a grandes rasgos su argumento no difiera del de decenas de cintas de similar estilo, Manos torpes / Quando Satana impugnò la colt, spaghetti-western hispano-italiano rodado en 1969 por Rafael Romero Marchent, se erige como una singular y estimulante representante de dicha corriente, merced a la variopinta mezcla de elementos que se dan cita en su desarrollo, ofreciendo un cóctel en el que melodrama, cine fantástico, filosofía oriental y western van unidos de la mano.

50889

Así, y tras una premisa narrativa tan manida dentro del género como es aquella del chico que, tras presenciar el asesinato de su padre, crecerá con la idea de vengarse de dicho crimen, la cual permite al alemán Peter Lee Lawrence interpretar un personaje análogo al que hubiera dado vida aquel mismo año en Garringo a las ordenes de idéntico director, la primera parte de la cinta discurre bajo un tono folletinesco en el que se narran los amores prohibidos entre su personaje principal, Peter, y la bella hija del ranchero para el que este trabaja, quien una vez enterado del idilio torturará y mandará abandonar a su suerte al moribundo muchacho en medio del desierto.

62478

Es tras esto, y coincidiendo con la irrupción en la historia del personaje de Latimore, cuando se dan cita en el metraje los rasgos provenientes del cine fantástico, a lo que a buen seguro no sería ajeno el hecho de que uno de los guionistas junto a Joaquín Romero Marchent, hermano mayor del realizador, fuera un autor habitual de aquel género como Santiago Moncada, empezando por el susodicho enlutado cazarrecompensas, interpretado por el magnífico actor argentino Alberto de Mendoza, una especie de ángel de la guarda para Peter, al que salvará la vida en un par de ocasiones, pero que en realidad no es sino una evidente personificación de la Muerte. A este respecto resultan bastante clarificadoras ciertas líneas de diálogo pertenecientes a la conversación que este mantiene con el agonizante joven nada más conocerse. A la pregunta de qué hace en tan desérticos parajes, Latimore responderá que está buscando a cuatro muertos, para que casi a continuación, y cuando Peter le inquiera si es un cazador de recompensas, aquel le responda con un ambiguo “Soy un cazador, solamente”.

65004

Los cuatro muertos a los que se refiere Latimore son, en realidad, cuatro bandidos buscados por la ley a los que éste sigue la pista. Durante su huida, los malhechores irán a parar a una fantasmagórica ciudad destruida por la peste en la que los pocos habitantes que aún sobreviven vagan de forma torpe y entre lamentos por sus solitarias calles, lo cual, unido a su deteriorado aspecto físico, hacen que recuerden, y mucho, a los zombies que diera vida un año antes George A. Romero en La noche de los muertos vivientes (The Night of the Living Dead, 1968). Una vez que el lúgubre pistolero haya dado cuenta de tres de los delincuentes, los cuales son aportados por algunos de los más emblemáticos secundarios españoles del western mediterráneo como fueron Frank Braña, Mariano Vidal Molina y Aldo Sambrell, Latimore ligará el cuerpo del único superviviente del grupo al cadáver de un apestado, en una escena que se repetiría un par de años más tarde de forma casi calcada en uno de los títulos más celebrados del cine de terror hispano, la naschyana El jorobado de la Morgue (1971) de Javier Aguirre.

manos-torpes-img-43472

Pasado este fantaterrorífico cuarto, Peter irá a parar a la casa de un viejo chino en la que aprenderá el manejo de las armas bajo unos peculiares métodos, adelantándose así la cinta en varios años a algunos de los momentos más populares de la famosa serie de televisión Kung Fu, la cual lanzara a la fama a su protagonista, David Carradine, para que en su último tramo la cinta se vuelva más rutinaria, centrándose en la cumplida venganza de Peter sobre todos aquellos que intentaron destruir tanto su vida como la de su amada.

114270

Junto con lo ya apuntado, también es de destacar el empleo que se hace de la partitura compuesta por Antón García Abril, utilizando una melodía alegre, y que en un principio puede parecer inapropiada dada la temática de la cinta, para enfatizar los instantes de felicidad del personaje principal (cf. en el “rodeo”, en el baile de Johnny, tras el duelo final…), en contraposición con los pasajes más típicos de la banda sonora que sirven para acompañar el particular viaje iniciático de éste, hallándose el resto de aspectos que conforman la cinta en sintonía con el acostumbrado buen nivel demostrado por el resto de la filmografía westerniana de su director.

José Luis Salvador Estébenez

Published in: on octubre 23, 2008 at 9:43 am  Comments (4)  

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2008/10/23/manos-torpes/trackback/

RSS feed for comments on this post.

4 comentariosDeja un comentario

  1. Una peli bastante curiosa, por cierto mas arriba veo
    la carátula de un dvd del film…¿ya salió en dvd?

  2. En España creo que aún no ha salido en DvD.
    Pese a que el final no termina de convencerme, es una buena peli, correcta cuanto menos.

  3. Si, el final es un poco abrupto, le falta algo de desarrollo…

    Echoes, esa carátula creo que es de una edición latinoamericana, porque en España que yo sepa no ha salido nunca. 😉

  4. […] de Mariano Ozores, Las Vegas 500 millones de Antonio Isasi-Isasmendi, Satanik de Piero Vivarelli o Manos torpes de Rafael Romero Marchent, director para el que trabajaría en hasta cuatro ocasiones. Otro […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: