Llegaron los marcianos

llegaron-los-marcianos

Título original: I marziani hanno dodici mani / Llegaron los marcianos

Año: 1964 (Italia, España)

Director: [Franco] Castellano & Pippo [Giuseppe Moccia]

Productor: Dario Sabatello

Guionistas: [Franco] Castellano, Pippo [Giuseppe Moccia], Leonardo Martín (solo en la versión española)

Fotografía: Alfio Contini

Música: Ennio Morricone

Intérpretes: Paolo Panelli (X1), Carlo Croccolo (X2), Enzo Garinei (X3), Alfredo Landa (X4), Magali Nöel (Matilde Bernabei), Ciccio Ingrassia, Franco Franchi (Escritores de novelas de ciencia-ficción), Pietro De Vico, Valeria Fabrizi (Camareros del hotel), Riccardo Billi, José María Tasso (Hinchas del Lazio), Nando Martellini (Narrador partido de fútbol), Umberto D’Orsi (Editor), Margaret Lee (Secretaria del editor), Francesco Mulé (Embajador), Lando Buzzanca (Esposo), Aldo Giuffeè (Proxeneta), José Calvo, Elena María Tejeiro (Matrimonio), Ángel Ter…

Sinopsis: Una expedición compuesta por los marcianos X1, X2, X3 y X4, aterriza en la Tierra, más concretamente en Roma, con el objeto de llevar a cabo la misión que les ha encomendado la Gran Mente: comenzar los preparativos para invadir el planeta.

Llegaron los marcianos / I marziani hanno dodici mani (1964) es una típica comedia mediterránea de los años 60 formada por distintos sketchs en torno a un hilo conductor común. En este caso, dicho hilo conductor es el aterrizaje en Roma de una expedición procedente de Marte compuesta por cuatro integrantes, cuya misión es comenzar los preparativos para una inminente invasión de la Tierra. Bajo este argumento, y tomando como base las distintas reacciones de los cuatro extraterrestres ante un mundo muy diferente al suyo – modelo muy parecido al que por aquellas mismas fechas utilizaría Mariano Ozores en otro contexto en su película Hoy como ayer (1965) -, el film ofrece una visión satírica de la sociedad italiana de la época, en la que no falta cierta crítica hacia varios aspectos de la misma, en especial a lo concerniente a la economía, a través del alienígena interpretado por nuestro Alfredo Landa, quien tras ser encargado de buscar unos terrenos en donde construir la base marciana, acabara convertido en un especulador inmobiliario.

marcianos3

Debido a este deliberado carácter localista, es sorpresivo que en realidad se tratara de una coproducción con España, por mucho que la participación de nuestro país se antoje ciertamente modesta. No en vano, ésta se limita al coprotagonismo del referido Landa en uno de sus primeros papeles para la gran pantalla y la participación de varios actores de reparto en roles episódicos, así como de técnicos en tareas secundarias. Claro que lo más chocante del tema está tanto en sus ligeras pinceladas de erotismo como la burla que se hace de los dos tradicionales aliados de Franco hasta la caída de éstos, el régimen fascista italiano de Mussolini y el nacionalsocialista alemán de Hitler, a través de dos secuencias con una nada disimulada mala baba; nada más aterrizar en la capital de Italia, los extraterrestres se vestirán como Camisas Negras para poder pasar desapercibidos entre la población, siendo recibidos de forma violenta por los ciudadanos; más adelante, cuando uno de ellos asista a una fiesta que se celebra en casa de un embajador extranjero – de un país imaginario en la versión española, de Austria(!) en la italiana, según parece -, descubrirá en el despacho de éste un cuadro con dos caras, una de ellas dedicada a un retrato del Führer.

marcianos2

Dentro de este contexto cómico, tampoco falta la parodia al género que toma como referencia en su argumento aprovechando para ello elementos arquetípicos del mismo, como, por ejemplo, las usuales dobles lecturas en clave política de este tipo de películas, presente en la escena en que nuestros marcianos protagonistas son tomados por soviéticos dado el carácter idílico que achacan a su lugar de procedencia “donde no hay esclavos ni ricos”; el diseño de su nave, que junto a la puesta en escena del accidentado aterrizaje de la nave, diríase un homenaje a The Earth Vs. Flying Saucers [dvd: La Tierra contra los platillos volantes, 1956] de Fred F. Sears; o incluso, con la anticipación de algún rasgo identificativo asociado de forma indeleble a uno de los personajes más característicos surgidos de la ciencia-ficción, como ese peinado a lo Dr. Spock que lucen los alienígenas y que hace que sean confundidos con The Beatles por los camareros del hotel en el que se alojan.

marcianos4

Por lo demás, se trata de una simpática cinta que supuso el debut tras las cámaras de los habituales guionistas Castellano & Pippo, cuya asociación se alargaría hasta el final de sus días,  y en la que no falta la inevitable presencia en un año especialmente fecundo para sus carreras del dúo humorístico (es un decir) formado por Ciccio Ingrassia y Franco Franchi, interpretando a una pareja de escritores de novelas pulp de ciencia ficción que ha dado de forma inconsciente con la formula de una peligrosa arma.

José Luis Salvador Estébenez

Published in: on diciembre 1, 2008 at 12:28 pm  Comments (4)  
Tags:

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2008/12/01/llegaron-los-marcianos/trackback/

RSS feed for comments on this post.

4 comentariosDeja un comentario

  1. Tras una semana de descanso motivada por nuestro repaso a la última edición de la Semana de Cine Fantástico y de Terror de San Sebastián, retomamos nuestro dossier dedicado al cine de ciencia ficción italiana con esta comedia en la que encontramos en uno de los papeles principales al últimamente polémico Alfredo Landa.

  2. Vaya rarezon que te has sacado de la manga Jose Luis, pero yo esto no lo veo ni harto a vino…Buffff…

  3. Vaya, pues no creía que fuera tal rareza, la verdad. Yo la he grabado dos veces ya de la tele, primero en Telemadrid, y luego en el Digital para que no tuviera simbolito…

    Y si puedes, dala un vistazo, se sobrelleva bastante bien y tiene momentos muy buenos. Aparte, hay cada mujeron italiano por ahí suelto… Ánimo, que Ciccio y Franco solo salen en la escena que esta puesta en el video. 😛

  4. Sí, es simpatiquilla y grata.

    Por cierto, cerebrin, ¿te vas a comprar el libro de Alfredo Landa?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: