El retorno de Ringo

Título original: El retorno de Ringo / Il ritorno di Ringo

Año: 1965 (Italia, España)

Director: Duccio Tessari

Productores: Luciano Ercoli, Alberto Pugliese

Guionistas: Fernando di Leo, Alfonso Balcázar, Duccio Tessari

Fotografía: Francisco Marín

Música: Ennio Morricone

Intérpretes: Giuliano Gemma (Montgomery Brown), Lorella De Luca [acreditada como Hally Hammond] (Holly Brown), Fernando Sancho (Esteban Fuentes), Antonio Casas (Sheriff Carson), George Martin (Paco Fuentes), Nieves Navarro (Rosita), Manuel Muñiz Brandariz “Pajarito” (Miosotis), Víctor Bayo, Juan Torres, Mónica Sugranes, Tunet Vila, Juan Torres, José Halufi…

Sinopsis: Finalizada la guerra de Secesión, el capitán Montgomery Brown vuelve a su hogar en la ciudad de Mimbres. A su llegada descubre que dos hermanos mexicanos, Esteban y Paco Fuentes, han asesinado a su padre y se han apoderado de la mansión familiar. Por si fuera poco, Paco pretende casarse con su esposa, a la que los usurpadores mexicanos mantienen cautiva en el propio hogar conyugal. Mientras todo esto ocurre, el acobardado sheriff local, Carson, busca refugio en el alcohol.

El éxito cosechado por la película de Duccio Tessari Una pistola para Ringo / Una pistola per Ringo (1965), en especial en Italia, donde fue la cuarta cinta del país más taquillera de la temporada, propició que aquel mismo año similar elenco técnico-artístico llevara a cabo una secuela de esta, titulada El retorno de Ringo / Il ritorno di Ringo. Pero pese a lo dicho y a lo que se pudiera deducir de su ambiguo título, toda relación entre ambos films no pasa de la señalada coincidencia en cuanto a los nombres de sus responsables, y al hecho de que en las dos películas tanto su protagonista responda al nombre de Ringo, como sus oponentes mexicanos reciban idéntico apellido, Fuentes.

Así, el guión escrito por el propio Tessari en colaboración con los también realizadores Fernando Di Leo y Alfonso Balcázar – el cual contiene algunas de las líneas más brillantes del género (1)-, es una más que evidente traslación a ambientes westerns del clásico de la literatura griega La Odisea de Homero, tal vez en un guiño del director de Los titanes a sus antiguos tiempos como hombre para todo dentro del ya pARA AQUELLAS ALTURAS moribundo peplum, con un Ulises convertido en capitán del ejército nordista con la apariencia de Giuliano Gemma (2), que tras volver de la guerra de Secesión a su Ítaca particular, un pueblecito situado cerca de la frontera mexicana llamado Mimbres, se encuentra con que ha sido dado por muerto y su mujer se halla presa de los nuevos señores del lugar, un grupo de bandidos mexicanos comandados por dos hermanos, uno de los cuales pretende tomar a esta en matrimonio. Ante esta situación, el veterano se disfrazara de mendigo – mexicano, por supuesto – para poder infiltrarse en la población y poder así llevar a cabo su venganza.

Bajo este argumento, Tessari teje una obra acreedora de una narración más contenida que en su primer western, si bien sin abandonar del todo ese toque cómico tan característico suyo, presente a través de ciertos rasgos del personaje principal, caso de la coletilla que machaconamente repite de forma burlona (“Ya te explicaré…”), la cual incluso llegará a adoptar la hija de este al final de la cinta, o, sobre todo, por el impagable personaje de Miosotis, el extravagante florista local que dará trabajo y cobijo a nuestro protagonista, interpretado de forma más que oportuna por el iquiniano Manuel Muñiz “Pajarito”, cuyo rastro se dejaría sentir en futuras muestras del género como, por ejemplo, el inventor de Llega Sartana / Una nuvola di polvere… un grido di morte… arriva Sartana (1971) de Giuliano Carmineo.

Pero éste no es el único personaje que sobresale dentro de un muestrario de roles que, pese a lo estereotipado de alguno de ellos, no deja de estar bien definido. Sin ir más lejos, tal es el caso del tal Ringo, bien alejado del frío y seguro pistolero tan habitual del género. Tras un primer tramo en el que demuestra una determinación máxima en llevar a cabo su misión, una vez tenga conocimiento de la existencia de su hija comenzará a dar muestras de sus dudas, hasta el punto de que en un momento de cobardía llegará a proponer huir del lugar a su esposa, incorporada por Lorella de Luca, mujer de Tessari en la vida real y ex-niña prodigio del cine italiano, idea a la que ésta se opondrá convenciéndole de su responsabilidad tanto para con su familia como para con el resto de sus vecinos.

En otro orden de cosas, es también digno de destacar el trabajo de Tessari en la creación de atmósferas, patente en ese pueblo fantasmal donde se desarrolla la trama, cuyas calles solitarias son recorridas de forma insistente por un fuerte viento, en un rasgo que encuentra su punto culminante en la impactante escena de la espectral (re)aparición a contraluz de Ringo a las puertas de la Iglesia, sin menoscabo de algún que otro alarde en el que incurre la puesta en escena del realizador italiano, caso del soberbio plano secuencia que se sucede al compás de la canción que interpreta el personaje de la felina Nieves Navarro durante la fiesta de compromiso que llevan a cabo los Fuentes en la otrora mansión familiar del protagonista. Todo ello, además, sin olvidar la habitual carga de sadismo tan inherente al género en su vertiente europea, con momentos como aquel en que Ringo acaba con el hombre que quería arrebatarle a su amada, regodeándose en cada uno de los tiros que de forma pausada dispara contra el cuerpo de éste.

El resultado de la suma de todos estos ingredientes son los de un título en verdad apreciable, en cuyos logros no podemos dejar de mencionar la banda sonora compuesta por el maestro Ennio Morricone en un trabajo alejado de sus partituras creadas para los westerns de Leone, en el que destaca su tema principal, a su vez utilizado como tema incidental en varios pasajes de la cinta. Asimismo, es preciso señalar que este título supondría la despedida de Tessari del género, al menos momentáneamente, ya que no retornaría al mismo hasta cuatro años después con Vivos o preferiblemente muertos / Vivi o preferibilmente morti (1969), también protagonizada por Gemma, si bien volvería repetir poco tiempo después con gran parte del equipo de la presente en la cinta de euroespías Kiss, Kiss, Bang, Bang (1966).

José Luis Salvador Estébenez

(1) Baste como ejemplo la respuesta de Ringo a Miosotis cuando éste le comenta la familiaridad de su rostro: “Es lo que le pasa a quien no es nadie: se parece siempre a alguien y nadie se parece a él”; o cierta réplica de la prostituta/pitonisa Rosita al protagonista: “Un hombre que no tiene miedo es quien no espera nada.”

(2) Después de la popularidad que había alcanzado con sus primeros trabajos en el género, Gemma abandonaba con este título el seudónimo anglosajón de Montgomery Wood que había venido utilizando hasta entonces en sus incursiones en el western mediterráneo.

3 comentarios en “El retorno de Ringo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s