La furia de los siete magníficos

21061128_20131126165252297

Título original: Guns of the Magnificent Seven

Año: 1969 (Estados Unidos)

Director: Paul Wendkos

Productor: Vincent M. Fennelly

Guionista: Herman Hoffman

Fotografía: Antonio Macasoli

Música: Elmer Bernstein

Intérpretes: George Kennedy (Chris), James Whitmore (Levi), Monte Markham (Keno), Reni Santoni (Maximiliano), Bernie Casey (Cassie), Scott Thomas (P.J.), Joe Don Baker (Slater), Tony Davis (Emiliano), Michael Ansara (Coronel Diego), Frank Silvera (Lobero), Wende Wagner (Tina), Sancho Gracia (Miguel), Luis Rivera (Teniente Prensa), George Rigaud (Gabriel), Fernando Rey (Quintero), Vicente Sangiovanni (Manuel), Ramón Serrano (César)…

Sinopsis: Los soldados del dictador mexicano Díaz han capturado a un apasionado líder revolucionario; su lugarteniente ofrece a un famoso forajido una recompensa por liberarlo y devolver la esperanza al pueblo. Pero antes, el mercenario tendrá que reunir a su cuadrilla de guerrilleros fronterizos. Una vez juntos, lo siete magníficos se embarcarán en la aventura más arriesgada de sus vidas, al tiempo que descubrirán que existen causas más dignas y con más valor que cualquier recompensa material.

guns_of_the_magnificent_seven_ver2

Tercera entrega de la franquicia que inaugurara en 1960 John Sturges con la mítica Los siete magníficos (The Magnificent Seven), traslación a ambientes westerns del clásico de Akira Kurosawa Los siete samuráis (Shichinin no samurai, 1954), La furia de los siete magníficos (Guns of the Magnificent Seven, 1969) guarda la particularidad de ser la primera entrega de la saga en el que el personaje principal de Chris no sería interpretado por Yul Brynner, siendo sustituido por George Kennedy. Este cambio, además de repercutir en la apariencia física del personaje, dado el nulo parecido entre ambos actores, también se dejaría notar en el propio perfil del mismo, en este caso singularizado por un tono más reflexivo, e incluso diríase dotado de cierto aire crepuscular, tal y como se deja entrever en la conversación que éste mantiene con otro de los magníficos acerca de su futuro la víspera antes del ataque final.

still-of-george-kennedy-and-reni-santoni-in-guns-of-the-magnificent-seven-(1969)

Más allá de este detalle, la película sigue a pies juntillas el esquema establecido por la cinta inaugural, con la llamada de auxilio a Chris, y la consiguiente formación del grupo de mercenarios que acompañaran a este en su próxima aventura, la cual, nuevamente, le llevara a viajar al otro lado de la frontera en auxilio de un grupo de campesinos, si bien no para deshacerse de una banda de forajidos como ocurría en anteriores ocasiones, sino para liberar de una cárcel militar al hombre que encabeza el movimiento revolucionario local en contra del dictador Porfirio Díaz.

22 Guns of the 7 still

Partiendo de esta premisa, y en paralelo al desarrollo de la acción, la cinta hilvana una crítica social que aboga a favor de la igualdad de los hombres por encima de razas, nacionalidades o estatus sociales, aprovechando para ello tanto el propio cariz de la historia relatada, presente en los desmanes a los que es sometida la población por parte del ejército mexicano, como la propia personalidad de algunos de los integrantes de esta nueva partida, como el experto en explosivos de color y el sudista lisiado de una mano y síquicamente torturado por su minusvalía, y la relación que entre ambos se establece, si bien tampoco falten dentro del grupo los personajes “vistos” con anterioridad en otros títulos de la serie, caso del lanzacuchillos interpretado por James Whitmore, que acabará apadrinando a un infante llamado Emiliano Zapata, que no es sino un clon del Bernardo O’Reilly al que diera vida Charles Bronson en la cinta de Sturges, siendo estos roles “repetidos”, tal vez de forma premeditada, los que pecan de un menor desarrollo durante el relato.

guns-of-the-magnificent-seven-(1969)-large-picture

Rodada en España al igual que la anterior El retorno de los siete magníficos (Return of the Seven, 1966), lo que explica el porqué de la aparición en papeles secundarios de actores de nuestra cinematografía como Fernando Rey, Sancho Gracia o Georges Rigaud, durante la cinta se puede apreciar la impronta ejercida en ella por algunos fenómenos cinematográficos coetáneos, caso de la blaxploitation, con la inclusión del referido personaje de color, y con él el conflicto racial, o del spaghetti-western, no tanto por la sobria realización del televisivo Paul Wendkos, como por la textura terrosa de las imágenes, obra del operador español Antonio Macasoli, o la aparición de otros elementos de genuino sabor mediterráneo, caso de la extrema violencia de las torturas ideadas por el sádico Coronel Diego, influencias estas que acabarían por alcanzar su punto culminante dentro de la saga en la posterior El desafío de los siete magníficos (The Magnificent Seven Ride!, 1972), cinta protagonizada para más inri por todo un icono de aquella corriente como Lee Van Cleef.

sanstitre3tq.th

Despachada de forma tradicional con suma displicencia, a buen seguro derivada de su nula originalidad para con el film en que se inspira y que le origina, La furia de los siete magníficos se antoja como una cinta digna y disfrutable, apoyada en excelentes intérpretes por lo general poco valorados, como Kennedy o el recientemente desaparecido Whitmore, y acreedora de un guión que, pese a algún momento forzado – la forma en que Maximiliano escapa de sus captores – o del todo incongruente – por mucho que nos empeñemos, un antiguo soldado sudista con aspecto de treintañero en el México de finales del siglo XIX resulta anacrónico -, es depositario de varias ideas interesantes que por desgracia no acaban de ser aprovechadas en su justa medida.

José Luis Salvador Estébenez

Published in: on febrero 24, 2009 at 12:26 pm  Comments (15)  

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2009/02/24/la-furia-de-los-siete-magnificos/trackback/

RSS feed for comments on this post.

15 comentariosDeja un comentario

  1. El pasado 6 de febrero a los 88 años de edad falleció en Malibú el estupendo actor James Whitmore, secundario en un sinfin de títulos y al cual muchos recoradarán por su papel en la magistral “Cadena perpetua” de Frank Darabont. Como homenaje, hoy publicamos la reseña de este western integrante de la franquicia de Los siete magníficos, en el que, a pesar de ser acreeditado como co-protagonista, su rol en la historia no deja de ser secundario.

  2. Merecido homenaje a este soberbio actor.

    A ver si te escribo eso que te prometí, leñe.

    Y cerebrin: tienes un privado en pasadizo.

  3. Pues si, y así ampliamos el homenaje a más jornadas.

    Ahora voy a ver lo otro. 😉

  4. ¿Se puede saber qué os lleváis entre manos? 😕

  5. Serás cotillo… Nada, hombre de Dios, nada.

    ¿Y de la pelí qué, no dices nada? Para una vez que meto una reseña de un western americano que no la has escrito tu… 😛

  6. Me gusta este film, me parece uno de los mas logrados
    de la saga de los 7 magnificos.

  7. A mí me parece que van en orden de calidad parejas a su orden de rodaje.

    Esta es simpatiquilla por momentos, con algunos personajes muy poco desarrollados.

  8. Si, es un poco lo que digo en la reseña. Tanto el personaje de Whitmore, como el del ladrón de caballos, que remiten a los de Bronson y McQueen en la primera parte, y a pesar del protagonismo que parecen que van a tener (sobre todo en el cado de Whitmore, que por algo esta acreeditado como co-protagonista), no son desarrollados más allá de su escena de presentación. Más sangrante me parece, de todos modos, el que va todo de negro, que además de que tose y de que se liga a una mexicana, no se sabe nada más de él. No se, probablemente todo responda a tijerazos en el montaje…

  9. El tuberculoso parece que está por completar el número de magníficos, más que nada.

    Y el personaje de Whitmore sería más una mezcla de Bronson y Coburn que del primero y McQueen, creo yo.

  10. ¿No sabes leer o qué, so cebollino? 😛

    No digo que el personaje de Whitmore sea una mezcla entre Bronson y McQueen, sino que el personaje del ladrón de caballos es un clon del de McQueen. Ains, que paciencia… 😉

  11. Ese personaje no lo recuerdo 😕

  12. Mon Dieu… Es el que salva de que le ahorquen Kennedy en la primera escena en la que sale.

  13. Ah, sí, uno que vestía de rojo, creo recordar…

  14. Ese, ese. En el primer fotocromo de la reseña, el que aparece entre Kennedy y Whitmore.

  15. […] el boom del spaghetti-western serían rodados en suelo español, caso de Los 100 rifles o La furia de los siete magníficos. A pesar de que su relevancia sería mínima en el conjunto global de la carrera del madrileño, […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: