Dr. Goldfoot and the Girl Bombs / Le spie vengono dal semifreddo

dr_goldfoot_and_the_girl_bombs_poster_01goldfoot_dvd1

Título original: Dr. Goldfoot and the Girl Bombs / Le spie vengono dal semifreddo

Año: 1966 (Italia, Estados Unidos)

Director: Mario Bava

Productores: Louis M. Heyward, Fulvio Lucisano

Guionistas: Louis M. Heyward, Robert Kaufman, [Franco] Castellano, Pipolo [Giuseppe Moccia]

Fotografía: Antonio Rinaldi, Mario Bava [sin acreditar]

Música: Les Baxter [en el montaje americano], Coriolano Gori [en el montaje italiano]

Intérpretes: Vincent Price (Dr. Goldfoot / General Willis), Fabian (Bill Dexter), Franco Franchi (Franco), Ciccio Ingrassia (Ciccio), Francesco Mulé (Coronel Doug Benson), Laura Antonelli (Rosanna), Moa Tahi (Ayudante femenina del Dr. Goldfoot), George Wang (Fong), Ennio Antonelli, Mario Bava, Louis M. Heyward (General americano)…

Sinopsis: El Dr. Goldfoot, a quien se daba por muerto, trabaja ahora para el gobierno chino intentando provocar una guerra nuclear entre Estados Unidos y la U.R.S.S., sirviéndose para ello de sus explosivas chicas. Un ex agente del CIS y dos aspirantes a espías serán los encargados de desbaratar sus planes.

En 1965, la AIP de Samuel Z. Arkoff y James H. Nicholson puso en marcha Doctor G y su máquina de bikinis (Dr. Goldfoot and the Bikini Machine) de Norman Taurog, una parodia de decidido espíritu camp del cine de espías que tan de moda estaba por aquella época . En ella, un loco mad doctor interpretado por Vincent Price en una caricatura del tipo de personaje que había venido desempeñando dentro del ciclo Poe de Roger Corman, utilizaba unos atractivos androides femeninos como método para hacerse con las fortunas de varios millonarios, hasta que un agente de los servicios secretos, encarnado por el cantante Frankie Avalon, se cruzaba en su camino echando por tierra todos sus planes.

Tan solo unos meses después del estreno de esta cinta, la AIP puso en marcha una secuela cuya existencia, más que responder al posible éxito que aquella hubiera podido haber obtenido, era fruto de los habituales tejemanejes de tan mítica productora. Así, para dar forma a la nueva película, Arkoff y Nicholson se asociaron con el productor italiano Fulvio Lucisano, quien planteó el proyecto como un vehículo para el lucimiento del insoportable dúo cómico formado por Franco y Ciccio, de incomprensible popularidad en su país de origen, y quienes ya contaban en su haber con sendas cintas de similar temática como Operación relámpago / Due mafiosi contro Goldginger (1965) de Giorgio Simonelli o 002 agenti segretissimi (1964) de Lucio Fulci.

De este modo, se concretó la confección de dos versiones según el país coproductor, desarrollándose el rodaje en Roma y recayendo la dirección en Mario Bava, quien, pese a no estar muy conforme con el proyecto, acabó aceptándolo obligado por el contrato laboral que le unía a Lucisano. En cuanto al reparto, y aparte de los citados Franco y Ciccio, este estaría encabezado por Vincent Price, repitiendo así el rol que había desempeñado en el film de Taurog, siendo acompañado en esta oportunidad por el actor y cantante Fabian en sustitución de su colega Frankie Avalon, y una jovencísima Laura Antonelli en uno de sus primeros papeles para la gran pantalla, antes de convertirse en una de las más importantes sex-symbols del cine italiano.

Según parece, la principal diferencia existente entre el montaje italiano y el norteamericano estriba en el distinto grado de protagonismo que adquieren los actores según coincida su nacionalidad con la del país destinatario de la copia. Así, la versión estadounidense, que es a la que hemos tenido acceso, se abre, como si de un serial se tratara, con un resumen de la anterior entrega narrado en off por el personaje de Price, siendo su argumento una repetición punto por punto del del título precedente. En esta ocasión, el Dr. Goldfoot, aliado con el gobierno chino, mandará a sus chicas bomba a que acaben con unos generales desplazados hasta Italia para participar en unos juegos de guerra organizados por la OTAN; pero de nuevo sus planes serán frustrados por un ex-agente del CIS apartado del cuerpo debido a su afición a las mujeres, quien contará con la ayuda de dos patosos porteros de hotel aspirantes a espías internacionales.

Si partiendo de premisas tan poco halagüeñas y con una escueta trama que no es sino una excusa como otra cualquiera para el sucesivo encadenamiento de gags y persecuciones, el producto resultante acaba por ser una cinta simpática y agradable, es gracias a la participación y aportación de los dos más ilustres nombres implicados en ella, Mario Bava y Vincent Price, en la que, por desgracia, sería su única colaboración conjunta. Por el lado del norteamericano, al soportar todo el peso del film con su sobresaliente actuación, en la que, echando mano de su enorme versatilidad, da rienda suelta a su gran vis cómica apoyándose en sus muchas tablas escénicas, como demuestra la naturalidad con que en medio de la acción derriba «la cuarta pared» para dirigerse al respetable, hasta el punto que llega a eclipsar el trabajo del resto de los actores protagonistas, algo no muy difícil para alguien de su talento debido a la mediocridad de los mismos.

En cuanto a lo que respecta al cineasta trasalpino, quien, dicho sea de paso, hace un pequeño cameo como un ángel celestial, si bien su labor se antoje muy por debajo de lo que cabría de esperar, con una realización del todo impersonal salvo por detalles aislados, como su querencia por los artesanales y efectivos trucajes ópticos, sí que al menos deja apuntes interesantes para los estudiosos y aficionados a su obra, caso del tono narrativo empleado, de claro estilo comiquero, e incluso, en el tercio final, digno de un cartoon animado, efectos sonoros incluidos, con el que adelanta ciertos elementos que meses más tarde utilizaría con mejor fortuna en la deliciosa Diabolik (Diabolik, 1968). Claro que esto no quita para que Dr. Goldfoot and the Girl Bombs / Le spie vengono dal semifreddo se erija, con todo merecimiento, en uno de los títulos más prescindibles de la apreciable filmografía del maestro italiano.

José Luis Salvador Estébenez

5 comentarios en “Dr. Goldfoot and the Girl Bombs / Le spie vengono dal semifreddo

  1. Si bien un título menor, nada menos que un Bava protagonizado por Vincent Price es el protagonista de nuestra entrega semanal del dossier de ciencia ficción italiana. Espero que os guste.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s