Terror en el espacio

Título original: Terrore nello spazio / Terror en el espacio

Año: 1965 (Italia, España)

Director: Mario Bava

Productor: Fulvio Lucisano

Guionistas: Mario Bava, Alberto Bevilacqua, Callisto Cosulich, Antonio Román, Rafael J. Salvia, según el relato de Renato Pestriniero Una notte di 21 hore.

Fotografía: Antonio Pérez Olea [versión española], Antonio Rinaldi [versión italiana], Mario Bava [sin acreditar]

Música: Gino Marinuzzi Jr.

Intérpretes: Barry Sullivan (Capitán Mark Markary), Norma Bengell (Sanya), Ángel Aranda (Wess), Evi Marandi (Tiona), Stelio Candelli (Brad), Franco Andrei (Bert), Fernando Villena (Dr. Karan), Mario Morales (Eldon), Ivan Rassimov (Carter), Federico Boido (Keir), Alberto Cevenini (Toby Markary), Massimo Righi (Capitán Sallas)…

Sinopsis: Un expedición espacial compuesta por dos naves es enviada a investigar un extraño planeta llamado Aura, del que se ha recibido una transmisión de radio. Una vez en el planeta, la expedición se encuentra con que éste se halla dominado por una fuerza extraña que controla sus cuerpos, y los obliga a llevar a cabo actos en contra de sus voluntades. Sólo el capitán de una de las naves es capaz de oponerse…

De forma injusta, si por algo hoy es recordada Terror en el espacio / Terrore nello spazio (1965), es por ser una de las más claras inspiradoras de Alien, el octavo pasajero (Alien, 1979) de Ridley Scott, cinta de la que anticipó tanto ingredientes narrativos – la llamada de auxilio procedente de un misterioso planeta – como hallazgos visuales – el descubrimiento por parte de los protagonistas de un gigantesco fósil, antigua víctima de la(s) criatura(s) que ahora les amenazan -. Pero más allá de esta innegable realidad, la película en cuestión  atesora por sí mismo otras muchas birtudes derivadas del inigualable talento de su máximo responsable, el fallecido cineasta italiano Mario Bava.

esqueleto-gigante-terror-en-el-espacio

Para empezar, comparte no pocos puntos en común con una cinta anterior de su realizador, el péplum fantástico Ercole al centro della Terra / Hercules contre les vampires [dvd: Hércules en el centro de la Tierra, 1961] (1). Al igual que aquélla, supuso la primera incursión oficial de Bava en un género, en este caso la ciencia ficción, en el que el trasalpino ya tenía cierta experiencia previa, aunque fuera de forma no acreditada, con la dirección de Caltiki – il mostro inmortale [vd/tv: Caltiki, el monstruo inmortal, 1959] de Riccardo Freda. Del mismo modo, la cinta contó con un escaso presupuesto – el mismo Bava relataría que toda la escenografía con la que se había recreado la naturaleza del planeta consistía en dos rocas de plástico heredadas de una película mitológica -, aspecto este que, en lugar de ser un inconveniente, sirvió de acicate para que el director de La máscara del demonio extrajera lo mejor de sí mismo volviendo a demostrar que, con él, menos era más.

De esta forma, y partiendo de un guión sencillo y eficaz, repleto de ideas de lo más sugerentes e interesantes, Bava supo llevarse la película a su terreno y convertir lo que en un principio no era sino un relato de ciencia ficción de genuino regusto pulp, deudor a su vez en alguno de sus rasgos de clásicos como La invasión de los ladrones de cuerpos (Invasión of the Body Snatchers, 1956) de Don Siegel, en un atmosférico cuento gótico a mayor gloria de su prodigiosa inventiva visual y sentido cromático a través del uso de su particular paleta de tonalidades dominada por el rojo, verde y azul, creando así una de las mejores, tempranas y, como ya hemos visto, más influyentes mixturas cinematográficas entre ciencia ficción y terror.

teaser-terror-en-el-espacio

Dicho tratamiento de la historia se deja notar en el claustrofóbico empleo que del espacio fílmico se hace durante la misma, adquiriendo la nave de los protagonistas el papel habitual del castillo, morada de los personajes principales formada por innumerables y espaciosos habitáculos de distribución laberíntica, y quedando los brumosos exteriores con sus construcciones ruinosas y cementerios como hábitat natural en el que anida el mal que se cierne sobre éstos. Lo mismo se puede decir de la explotación a la que en análogo sentido son sometidos algunos de sus componentes argumentales, en especial la amenaza alienígena representada por unos seres de aspecto incorpóreo y naturaleza parasitaria que utilizan los cuerpos de los expedicionarios fallecidos como alojamiento, los cuales son representados como una especie de muertos vivientes que acaban por protagonizar los instantes más poderosos del conjunto, como es la ralentizada resurrección de los cadáveres de los astronautas envueltos en transparentes bolsas de plástico, plano de una fuerza que nada tiene que envidiar a una imagen tan icónica de la filmografía de su director, y por ende, del cine fantástico italiano, como la que abría su ópera prima.

astronautas-terror-en-el-espacio

Pero pese a lo que pudiera deducirse de todo lo expuesto con anterioridad, no por ello la cinta renuncia a algunas de las constantes del género en el que a priori se inscribe, siendo estos elementos especialmente detectables al principio y al final del film. Si bien es en esta parte donde se ubican los mayores defectos de la cinta, derivados a su vez de su paupérrimo presupuesto, como son sus, en ocasiones, pobres efectos especiales, o un exceso de verborrea seudo-técnica cuya única razón de ser solo es la de consumir minutos de metraje, no menos cierto que en ella también se encuentra la más brillante idea del libreto; un giro de guión de un pesimismo tal que solo podía venir del país de los fumetto neros: una vez que parezca que los únicos tres supervivientes de la expedición se encuentran a salvo, descubriremos que dos de ellos son, en realidad, dos alienígenas parasitarios que acabarán por dirigirse hacia nuestro planeta con el fin de colonizarlo.

José Luis Salvador Estébenez

barry-sullivan-y-norma-bengell

(1) A este respecto es de señalar el guiño (involuntario o no) que supone el que una de las naves de Terror en el espacio lleve el nombre de Argos, teniendo en cuenta que Ercole al centro della Terra era, a su manera, una reinterpretación de las Argonaúticas de Apolonio de Rodas.

Published in: on abril 6, 2009 at 11:28 am  Comments (14)  
Tags:

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2009/04/06/terror-en-el-espacio/trackback/

RSS feed for comments on this post.

14 comentariosDeja un comentario

  1. Ya que estamos a vueltas con Lamberto Bava, hoy en nuestro dossier dedicado a la ciencia ficción italiana aprovechamos para publicar la reseña en la que debuto en el mundo del cine, “Terror en el espacio”, excelente película dirigida por su padre, el gran Mario.

  2. Pues desconocía hasta el punto en que la peli andaba falta de medios. Sin ser de las que más me han gustado del Maestro , me parece una obra bastante interesante y con un final que engrandece el conjunto. la lastima es la falta de medios y algún que otro bajón en el ritmo.

  3. Esta la tengo pendiente de ver… Que grande era Mario!!

  4. Pues te la he destripado, Juan… 😛

    Canario, lo de los bajones de ritmo yo creo que son derivados de esa falta de medios. Si te fijas, muchos de esos momentos vienen cuando a Mario no le queda otra que hacer pasear a los astronautas por el planeta para hacer avanzar algo la trama… Por cierto, ¿qué te parecieron las actuaciones de los actores? En la mayoría de los sitios se suelen meter con este apartado, y a mi, una vez vista la peli en su conjunto, y pese a alguna pequeña incongruencia, me parece que está muy conseguida…

  5. Si, si vista tu reseña , si que la mayor parte de los momentos de bajón son de gente paseando. Pues la dirección de actores no me pareció demasiado mala, más bien tirando a bastante potable dado lo “teatral” del escenario y algún dialogo algo envarado ( sobre todo la parte de verborrea seudo-técnica que comentas)

  6. Me refería más a la inexpresividad… que luego está totalmente justificada, al menos para mi.

  7. Ah, vale. Lo cierto es que vi la peli hace un tiempo, pero creo recordar que dado el final me pareció correcto que algunas interpretaciones fueran algo frías. Pero sería que los actores estuviesen de los mas vivaces y luego saltase la liebre así en plan final trampa..

  8. Exacto. Pues por lo que se ve, hay gente por ahí que no lo ha debido pillar. Aunque así las cosas, la interpretación de Ángel Aranda hacia el final rechina un pelín…

  9. Recuerdo cuánto me indigné no hace mucho cuando, leyendo “Danza macabra” de Stephen King, encontré una referencia bastante despectiva a esta película, como si fuera lo peor de lo peor de la serie B.

    Sin embargo, ay, sólo pensar en lo macarra de esos trajes espaciales de cuero ya me emociona…

    Y, por cierto, tengo la impresión que, de todo Bava, esta es uno de los títulos que menos suerte han tenido en cuanto a la edición en DVD. Han sacado hasta “Quattro volte quella notte” o “Roy Colt y Winchester Jack”, y en cambio esta ni la localizo… Nunca la he visto en su formato original, y eso duele.

  10. ¡Hola Abuelo Igor!

    A mi también me gustan los trajes de cuero que llevan. Tienen un tufillo fetichista con esa mezcla de moteros y nazis (si te fijas, las insignias que llevan son muy parecidas a las de las SS)… Y pensar que hay gente por ahí que dice que son horteras…

    La peli está editada en Dvd en Zona 1 por la Metro y con subtítulos en castellano bajo el título de “Planet of the Vampires”, aunque no se si estará ya descatalogada. Yo la reseña la hice sobre esa copia, y se ve de maravilla, la única pega es que no es anamórfica. Ah, y han respetado la banda sonora y montaje original, que según leí en alguna review del Dvd hace tiempo, en las copias en Vhs yanki de la película habían cortado metraje y sustituido la banda sonora por otra moderna a base de sintetizadores…

  11. […] esta manera títulos del calibre de El sonido de la muerte (1964) de José Antonio Nieves Conde y Terror en el espacio/Terrore nello spazio (1965) de Mario Bava (si bien esta última se trataba de una coproducción con Italia), así como […]

  12. […] algo tan importante en tu etapa de formación. Recuerdo como si fuera ayer cuándo vi Diabolik, Terror en el espacio, El diablo se lleva los muertos y Un hacha para la luna de miel, en los inolvidables cines de […]

  13. […] / 6 Femmes pour l’assassin, 1964), sus estimables apreciaciones de Operazione paura (1966), Terror en el espacio / Terrore nello spazio (1965), Diabolik (Diabolik / Danger: Diabolik!, 1967) -algo más que una película para Aguilar -, […]

  14. Guapísimo nuestro Ángel Aranda y bellísima estética del maravilloso Bava. Él y Fisher son como el Visconti y el Buñuel del género del terror. No necesitan comparaciones, pero sí sirve como referencia a su valía y a que se les tenga en cuenta.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: