El corsario negro

corsario4corsario negro, el

Título original: El corsario negro / Il corsaro nero

Año: 1971 (España, Italia)

Director: Lorenzo Gicca Palli [acreditado como Vincent Thomas]

Productor: Gabriele Silvestri

Guionistas: Lorenzo Gicca Palli, George Martin

Fotografía: Jaime Deu Casas

Música: Gino Peguri

Intérpretes: Terence Hill (Blackie), Silvia Monti (Isabel de Mendoza y Laguna), George Martin (Don Pedro), Diana Lorys (Manuela), Mónica Randall (Carmen), Sal Borgese (Martín), Bud Spencer (Skull), Edmund Purdom (Virrey), Pasquale Basile [acreditado como Pat Basil] (Stiller), Fernando Bilbao (Moko), Aldo Cecconi, Paolo Magalotti, Gustavo Re, Luciano Pigozzi [acreditado como Alan Collins] (Mombrat), Carlo Reali (De Lussac), Giuliano Dell’Ovo [acreditado como Giuliano Doler], Luciano Lorcas (Gei), Peter Boul, Carlo Reali…

Sinopsis: El nuevo virrey de las colonias de América, gracias a sus crueles métodos, fleta un galeón rumbo a España con el más inmenso botín jamás imaginado por corsario alguno. Tan atractivo es el cargamento que una serie de piratas intentan hacerse con él: Skull, que, aunque prefiere hacerlo solo, propone una alianza a Blackie, el Corsario Negro. Blackie no aceptará y estará dispuesto a conseguir el tesoro sin colaboración alguna. Por su parte, los jefes piratas Montrat y De Lussac trabajan en su propio plan para capturar el galeón.

corsario5corsario6

Dejando a un lado la trilogía de Giuseppe Colizzi que por primera vez les emparejara, El corsario negro / Il corsaro nero (1971) es, sin ningún lugar a dudas, el más atípico de todos los títulos interpretados de forma conjunta por Bud Spencer y Terence Hill. Dicha consideración responde a que, en realidad, no se trata de una película de la pareja al uso; estilísticamente es una cinta de aventuras de tono ligero en lugar de la acostumbrada comedia a base de mamporros por la que discurriría su filmografía conjunta, en tanto que su protagonismo recae en solitario en Hill, siendo el personaje desempeñado por Spencer meramente secundario. A buen seguro que a esto contribuiría mucho el hecho de que fuera el primer film en que ambos intervenían tras la película que les lanzara al estrellato, Le llamaban Trinidad (Lo chiamano Trinitá, 1970) de Enzo Barboni, siendo más que posible que las noticias sobre el éxito de ésta sorprendiera a los dos actores y al resto del equipo mientras se encontraban en el rodaje del film que nos ocupa.

corsario2

Así, ciertos momentos dispersos a lo largo del metraje que en un primer momento pudieran identificarse como posibles influencias del film de Barboni, como las tumultuosas peleas hiperbólicas que se suceden en la cantina, debemos descartarlas como tales. Más al contrario, para quien esto suscribe no le cabe la menor duda de que la autoría de dichas secuencias es obra de George Martin, coguionista, coprotagonista y principal impulsor del proyecto, quien de esta forma trataba de proporcionar a la cinta de un tono similar al de la saga de los Tres superhombres en la que, por aquellas fechas, había intervenido como actor en un par de entregas. Por si quedara alguna duda, esta idea es corroborada por la presencia en su reparto del italiano Sal Borgese, auténtico nexo de unión dentro de tan trotamundista franquicia.

corsario1

Por lo demás, esta El corsario negro, sin relación alguna con una de las más celebres creaciones de Emilio Salgari pese a lo que se pudiera deducir a tenor de su título, es un prototípico ejemplo de cine de piratas en el que no faltan abordajes, tramas palaciegas ni relaciones amorosas entre bellas damiselas de alta alcurnia y caballerosos bucaneros. A la vista pues de lo rutinario del conjunto, es de destacar las detectables reminiscencias que su puesta en escena arroja para con el spaghetti western, bien sea por medio de primerísimos planos faciales típicamente leonianos, o por el corte de la melodía que acompaña al duelo final entre Hill y Edmund Purdom, el cual incorpora al maquiavélico virrey español de turno. Del mismo modo, dentro del ya aludido tono ligero por el que discurre su narración, sorprende la desconcertante aparición de ciertos subrayados pretendidamente dramáticos, como es el caso de la muerte del personaje de Bud Spencer, un capitán pirata que decidirá de forma voluntaria irse al fondo del mar junto a su embarcación en lugar de salvarse.

1684925

Sea como fuere, sus resultados son los de un efectivo y modesto entretenimiento que se sigue con más o menos indulgencia gracias a una trama que no da respiro ni un solo instante. Claro que eso será siempre y cuando seamos capaces de pasar por alto tanto lo desaliñado de su aspecto, en especial por la multitud de material de stock que puebla sus escenas navales, como por la tramposa realización de Lorenzo Gicca Palli que, entre otras lindezas tales como el que un personaje mudo en ocasiones hable o el que las pistolas de la época puedan disparar varias veces sin tener que ser recargadas según la conveniencia, plasma a la perfección el porqué de aquella frase de ser más lento que el caballo del malo.

José Luis Salvador Estébenez

9 comentarios en “El corsario negro

  1. Como viene siendo habitual, finalizamos la semana con una nueva entrega de nuestro dossier dedicado a Edmund Purdom. En este caso el título escogido es «El corsario negro», una de las primeras colaboraciones entre la pareja formada por Bud Spencer y Terence Hill, y en la que el finado actor británico desempeña el rol de villano de la función a través de su papel de abyecto virrey español en las Antillas.

  2. La primera vez que vi esta peli de mis adorados Spencer & Hill fue un sabado de tarde del verano del 89. Y ver muerto a Bud Spencer me hizo odiar la peli, porque ni siquiera en Turin negro moria o hacia comedia…no la veia como una del duo. Con el tiempo he llegado a querer esta peli…aunque prefiero la del Corsario Negro de Sollima con el Kabir Bedi.

  3. Para mi también, aunque en este caso, o al menos para mi, no estuvo a la altura de lo que sería esperable de él. Eso no quita para que la peli sea bastante superior a ésta, aunque por otra parte no tengan nada que ver. He aquí la reseña que publiqué en su momento:

    https://cerebrin.wordpress.com/2008/12/10/el-juramento-del-corsario-negro/

    Por cierto, Nico, por lo que me comentó un amigo, no eres el único que tenía manía a esta peli…

  4. La de Sollima, me gustó mucho ( y me sigue gustando) porque la veia como mas como una peli de la serie Sandokan pero sin Sandokan…es decir, cambiando vestuarios y ambientación pocas diferencias encontré con la serie de Sollima argumentalmente hablando.
    Y la serie Sandokan vista con los ojos de un niño de la epoca es de las que no se olvidan ( como la de Shogun o aquellas series rodadas en 35mm de TVE). Ahora ya en la mitad de la treintena y me siguen emocionando por igual ( por eso de la nostalgia) y por esos doblajes sublimes de la epoca.

    Me paso a leer la reseña de la del juramento del Corsario negro!!!!…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s