La saga de los Drácula

15166797

Título original: La saga de los Drácula

Año: 1973 (España)

Director: Leon Klimovsky

Productores: Ricardo Muñoz Suay, José Antonio Pérez Giner. [Profilmes]

Guionistas: Emilio Martínez Lázaro [acreditado como Lazarus Kaplan], Juan Tébar

Fotografía y efectos de color: Francisco Sánchez Muñoz

Música: Juan Sebastián Bach, Daniel White, A. Ramírez Angel

Intérpretes: Tina Sainz (Berta), Tony Isbert (Hans), Narciso Ibáñez Menta (Conde Drácula), Helga Liné (Munia), Cristina Suriani (Irina), María Kosti (Xenia), J.J. Paladino (Gabor), Heinrich Starhemberg [acreditado como Henry Gregor] (Doctor Karl), Mimí Muñoz (Sra. Petrescu), Betsabé Ruiz (Stilla), Luis Ciges, Elsa Zabala (Sra. Gastrop), Javier de Rivera (Gert), Fernando Villena, Ramón Centenero, José Riesgo, Ingrid Rabel…

Sinopsis: Berta, una joven embarazada de pocos meses y su marido Hans, viajan hasta Transilvania para visitar a la familia de ésta. Tras unos macabros contratiempos podrán establecer el contacto con ellos, pero poco a poco Berta irá descubriendo el terrible secreto que se esconde tras las murallas del castillo del clan de los Drácula.

8950267

Dentro de la rica cosecha que proporcionó el cine de terror español de finales de la década de los sesenta y principios de los setenta encontramos esta cinta llevada a cabo por un realizador habitual dentro del género, Leon Klimovsky, director argentino que un año antes había estrenado la mítica La noche de Walpurgis, protagonizada por Paul Naschy. Sin embargo, para esta ocasión no contaría con Naschy, que sí rodaría un filme de tema vampírico ese mismo año a las órdenes de Javier Aguirre, El gran amor del conde Drácula aunque posteriormente, realizador y actor repetirían juntos en Dr. Jekyll y el hombre lobo (1972).

2814544

Esta vez el reparto se encabezó con rostros muy habituales en dicho tipo de cintas: el mítico Narciso Ibáñez Menta con un exceso de maquillaje interpretando al mismísimo Conde Drácula, y un trío de bellezas de la talla de Cristina Suriani, María Kosti y una Helga Liné cuya turbadora presencia se ve lastrada por una equivocado y artificioso doblaje. Asimismo, sorprende la presencia en otros papeles de un irreconocible Luis Ciges, un oxigenado Toni Isbert y sobre todo de Tina Sainz en uno de los pocos roles protagónicos de su carrera, dentro de una de sus escasas incursiones dentro del fantástico.

6514223

Con tal plantel de actores se presenta esta película que narra la llegada de un matrimonio a un castillo de Transilvania en el que vive la familia de la mujer. Una vez allí ésta irá descubriendo con horror que su clan está formado en su totalidad por vampiros que se alimentan de carne cruda y sangre, por lo que deberá asumir su condición de víctima o de verdugo.

captura-1

Bad Night

Pero no sólo encontramos nombres conocidos en el reparto, ya que en su banda sonora, además de incluirse temas clásicos de Bach, participa Daniel White, compositor de origen francés habitual en los filmes del prolífico Jesús Franco, mientras que en el guión nos encontramos con Lazarus Kaplan, pseudónimo adoptado por el realizador Emilio Martínez Lázaro, y Juan Tébar, responsable entre otros de la historia de uno de los clásicos españoles de terror por excelencia, La residencia (1969). Ambos son los responsables de un libreto que ironiza sobre el mito de Drácula partiendo de la hipótesis de que éste inmortal personaje tuviese una saga familiar con la que poder así perpetuar su especie.

captura-2

Visionando la cinta comprobamos que el realizador podría tener como referente los largometrajes producidos en la época por la Hammer: una colorida fotografía de Francisco Sánchez Muñoz, la ambientación de Gumersindo Andrés y el vestuario de Cornejo hacen que la calidad brille en el resultado final del filme y no tenga en absoluto nada que envidiar a las obras manufacturadas por la famosa productora inglesa, permitiéndose incluso la licencia de afrontar la historia a través de un notable tono satírico.

captura-3

¿El puro de después de?

No obstante, y partiendo de todos estos excelentes factores y su prometedor inicio – los originales créditos en el que unas gotas de sangre van cayendo lentamente sobre una superficie y la secuencia onírica de arranque que ya hace presagiar el futuro que le espera a nuestra protagonista -, la cinta peca de una narración algo pausada, que no retoma el pulso hasta el nudo del metraje donde entran en juego la galería de personajes vampíricos – cuya secuencia culmen será una inquietante cena familiar-, incluyendo al misterioso Valerio, elemento sorpresa del filme.

captura-4

No, no son los Brady si no los Drácula.

A partir de la segunda mitad, el peso recae totalmente en el rol de Berta, que es resuelto con eficacia  por Tina Sáinz – actriz que ha declarado que se le reconoce en el extranjero a raíz de dicha película, al ser considerada como obra de culto en muchos países, siendo editada incluso en Dvd en Estados Unidos, mientras en España permanece aún inédita en dicho formato-, haciendo frente a la transformación tanto física como psicológica de su embarazado personaje y que deparará un hemoglobínico desenlace.

captura-6

¡Colmillos, colmillos!

Por todo ello, La saga de los Drácula, debe considerarse como un claro exponente del buen estado de salud del que gozaba el cine de género realizado en la España de la época, una cinta que destila erotismo, comicidad y calidad y cuyo hilo narrativo es cerrado a través de un impactante plano fijo que ejerce como puntalada final a la historia de los Drácula, además de servir de nexo de unión con aquel ya referido plano inicial, para cerrar así de una forma redonda la estructura total del filme.

Jesús Palop

Published in: on octubre 29, 2009 at 12:54 pm  Comments (5)  
Tags: ,

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2009/10/29/la-saga-de-los-dracula/trackback/

RSS feed for comments on this post.

5 comentariosDeja un comentario

  1. Si mal no recuerdo, esta película era una de las favoritas de su filmografía para Klimovsky. Aunque coincido contigo con que el acabado es algo superior a lo acostumbrado en nuestro fantaterror, lo cierto es que el difuso recuerdo que tengo de ella es que me pareció algo fallida. En ningún momento llega a cristalizar las buenas sensaciones que arroja en su potente primer tercio. Un poco en la línea de lo que le ocurre a “La orgía nocturna de los vampiros”, también del propio Klimovsky.

  2. Estoy de acuerdo con usted, Don Cerebrin.
    El film no me pareció de lo mejorcito de Klimovsky, de quien creo que dice que esta película es su film más personal.
    No la tengo demasiado fresca, pero tenía algunas secuencias muy bien conseguidas y que daban algo de mal rollo. Aún así me pareció demasiado fría y lenta para mi gusto.

  3. Yo tampoco la recuerdo demasiado bien, debiera revisarla…

  4. […] también de otras producciones exitosas de aquella década dentro del cine de terror, tales, como La saga de los Drácula (1972), La maldición de la bestia (1975) o Exorcismo (1975), entre otras, estará representada en […]

  5. […] el Transiberiano (1972), El espanto surge de la tumba (1972), La venganza de la momia (1973), La saga de los Drácula (1973), Las garras de […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: