La grieta

Título original: La grieta / The Rift

Año: 1989 (España, Estados Unidos)

Director: Juan Piquer Simón

Productores: José Antonio Escrivá, Francesca DeLaurentiis, Juan Piquer Simón

Guionista: David Coleman según un argumento de Juan Piquer Simón y Mark Klein

Fotografía: Juan Mariné

Música: Joel Goldsmith

Intérpretes: Jack Scalia (Wick Hayes), R. Lee Ermey (Capitán Phillips), Ray Wise (Robbins), Deborah Adair (Teniente Nina Crowley), John Toles-Bey (Joe Kane), Ely Pouget (Ana Rivera), Emilio Linder (Philippe), Tony Isbert (Fleming), Álvaro Labra (Carlo), Luis Lorenzo (Francisco), Frank Braña (Muller), Pocholo Martínez-Bordiú (Sven), Edmund Purdom (Steensland), Garrick Hagon (Barton), James Aubrey (Contek 1), Derrick Vopelka (Contek 2), Jed Downey (Hombre de la grabación), Salvador Sáinz (Sailor OTAN)…

Sinopsis: Un experimento genético en una cueva del fondo del mar causa mutaciones en la fauna que allí habita. En la misma zona la desaparición de un submarino experimental obliga a la OTAN a enviar a otro sumergible en su busca. Lo que su tripulación no sospecha son los horrores a los que tendrá que enfrentarse…

Con permiso de Slugs, muerte viscosa / Slugs: the Movie (1988), La grieta / The Rift (1989) representa el punto culminante de la trayectoria profesional de Juan Piquer Simón, por cuanto supone el máximo apogeo de su obra a nivel popular como la consecución de ese look internacional que el valenciano había venido buscando durante sus inicios. Y es que, antes que al de una película española al uso, el acabado de La grieta remite en todo momento a los standars del cine norteamericano de género, más concretamente a los acostumbrados dentro de su denominada serie B, a los que alude por medio de la mimetización de sus mecanismos narrativos y sentido estético. De este modo, sus diálogos y construcción de personajes se muestran en total sintonía con lo acostumbrado en esta clase de cintas, incluso en detalles tales como la introducción del recurrente y cansino personaje chistoso de color, o el escaso desarrollo del que gozan sus roles no protagonistas, cuya toda razón para justificar su existencia solo parece obedecer al de servir de pasto para las monstruosas criaturas que pueblan el metraje.

grietabebe-full

Para dar mayor verosimilitud a esta propuesta, además de su equipo habitual de colaboradores, el valenciano se rodeó para la ocasión de un variado plantel de profesionales anglosajones tanto delante como detrás de las cámaras. Así, en el lado técnico contó con la participación de dos especialistas en el campo de los efectos especiales de la talla de Ron Cobb y Colin Arthur, quien había trabajado en títulos del calibre de La historia interminable, Conan el bárbaro, Furia de titanes o 2001, una odisea en el espacio, por solo citar los más importantes, o el músico Joel Goldsmith, hijo de Jerry y posteriormente compositor oficial de la saga Stargate en su vertiente catódica. En cuanto a su elenco interpretativo, éste se nutre de varios secundarios de la familiaridad del televisivo Jack Scalia, Ray Wise, Edmund Purdom – desempeñando, una vez más, un anecdótico papel de gerifalte -, o R. Lee Ermey, dando vida a un personaje clónico al que había encarnado apenas un par de años antes en La chaqueta metálica (Full Metal Jacket, 1987) de Stanley Kubrick.

Pero más allá del logro industrial que pueda hallarse en su factura formal de corte cosmopolita, uno de los puntos que arroja mayor interés en La grieta está en su condición de compendio y resumen de las diferentes constantes que se dan cita en la filmografía de su director; quizás por ello, el presente título sea considerado por éste como uno de sus trabajos predilectos. No en vano en él se combinan los tres estilos principales por los que ha discurrido la carrera del director de Mil gritos tiene la noche: la ciencia ficción, presente a través de la propia premisa de su historia; el género de aventuras, a través de una primera parte cuyo espíritu entronca directamente con las Veinte mil leguas de viaje submarino de su admirado Jules Verne; y el gore con el que son salpimentadas las diferentes muertes que se suceden en pantalla. Junto con esto, otro de los rasgos característicos más identificables del cine del valenciano que encontramos a lo largo del film es su marcada naturaleza exploit. En este caso, la cinta se encuadra dentro de la mini ola de terrores abisales que trajo consigo el estreno de Abyss (The Abyss, 1989) de James Cameron, película con la que guarda grandes semejanzas argumentales extensibles a los diferentes modelos que inspiraron a ésta, Alien, el octavo pasajero a la cabeza. No obstante, hay que recalcar que Piquer Simón siempre ha sostenido que su proyecto fue anterior al de la película norteamericana, algo que, por otra parte, resuta cuanto menos dudoso habida cuenta de sus antecedentes en productos de similar pelaje.

Pero dejando a un lado estas disquisiciones y centrándonos ya en valorar la película, ésta se antoja tremendamente irregular en sus resultados, por mucho que no pueda ser más honrada con los planteamientos con que fue proyectada. Así, como aspectos negativos tenemos tanto la asombrosa ingenuidad de ciertas incongruencias argumentales – cf. esa expedición a la grieta del título, que necesita ser guiada desde el submarino pero que una vez sea atacada logrará regresar a la embarcación sin ningún tipo de orientación exterior -, como la aséptica puesta en escena de Piquer Simón, que si bien efectiva para con sus intenciones, se muestra del todo incapaz de dotar de algo de personalidad e intensidad al conjunto, siendo digna de mención en este punto su inexistente dirección de actores. Por su parte, en el lado positivo es de resaltar su fluidez narrativa y unos efectos especiales que, si no perfectos, algo totalmente entendible dadas las restricciones presupuestarias, sí que resultan de lo más prácticos y entrañables, criaturas lovecraftianas incluidas.

El balance de todo ello hacen de La grieta un film mediocre, sin duda, pero no por ello carente de una tenue simpatía debido a lo voluntarioso del conjunto.

José Luis Salvador Estébenez

Published in: on noviembre 13, 2009 at 10:16 am  Comments (11)  
Tags:

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2009/11/13/la-grieta/trackback/

RSS feed for comments on this post.

11 comentariosDeja un comentario

  1. Aquí tenéis reseña de “La grieta”, de don Juan Piquer Simón. Con la presente damos por finalizado el dossier dedicado al recientemente desaparecido Edmund Purdom.

  2. Well the trailer does look good but they can trick you as we all know in thinking that is a good movie untill you see the final result.

  3. I liked it when I saw on tv. Deborah Adair plays on Dinasty series. I think is a nice B movie.

  4. http://espanoladasyole.blogspot.com/

    Acaban de publicar algo sobre la carrera de Piquer

  5. […] de Juan Piquer Simón: Supersonic Man (1979) y La grieta (1989) – reseña de La abadía: https://cerebrin.wordpress.com/2009/11/13/la-grieta/ – , todas ellas con únicamente audio en castellano y sin ningún tipo de extras. Por […]

  6. […] tan populares y entrañables como Mil gritos tiene la noche (1982), Slugs, muerte viscosa (1987) o La grieta (1989), fallecía el pasado viernes en su Valencia natal a los sesenta y cinco años de edad […]

  7. […] de cuerpos, La maldición del hombre lobo, La torre de Londres, Satanás, Slugs, muerte viscosa, La grieta y Los ojos siniestros del Doctor Orloff. Publicado […]

  8. […] valenciano, Juan Piquer. El libro presenta ejemplos como Supersonicman (inspirada en Superman); La grieta, basada en Abyss de James Cameron; o Los nuevos extraterrestres, una película que intentó […]

  9. […] Juan Piquer Simón, mago de la serie B, publicado hace escasos días promovido y editado por la Muestra de cine fantástico y de terror de Castellón – Fantcast, supone una grata sorpresa, pues es el primer libro que gira en torno a la figura del realizador valenciano desaparecido en enero del año pasado. Juan Piquer Simón, al igual que otras caras más reconocibles del género como Paul Naschy o Jesús Franco, ha sido un pilar indispensable para el fantaterror patrio, así como uno de los directores más comerciales de nuestro país. En su filmografía, tal vez tachada injustamente de oportunista, encontramos películas tan emblemáticas como Viaje al centro de la tierra, adaptación del libro de Jules Verne, su inmersión en el cine de “súper-héroes extraterrestres” con Supersonic Man (exploit de Superman), el slasher Mil gritos tiene la noche (film que tuvo una acogida comercial envidiable en el extranjero, especialmente en Estados Unidos) o el cine de ciencia ficción al más puro estilo James Cameron con La grieta. […]

  10. […] Otro de los títulos de los que hablas largo y tendido es La grieta, del desaparecido Juan Piquer Simón, por cuyo trabajo Colin lograría un Goya y en el que a sus […]

  11. […] viaje de Simbad), Colin Arthur (2001: una odisea en el espacio, Alien, el octavo pasajero, La grieta), así como los de los nacionales  Paco Plaza (REC), Jorge Grau (No profanar el sueño de los […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: