La culpa

Título original: Películas para no dormir: La culpa

Año: 2006 (España)

Director: Narciso Ibáñez Serrador

Productores: Julio Fernández, Álvaro Augustín

Guionista: Narciso Ibáñez Serrador [acreditado como Luis Peñafiel] sobre un relato de Luis Murillo

Fotografía: José Luis Alcaine

Música: Víctor Reyes

Intérpretes: Nieve de Medina (Ana), Montse Mostaza (Gloria), Alejandra Lorenzo (Vicky), Mariana Cordero (Teresa), Asunción Díaz (Consuelo), Lourdes Bartolomé (Monja), Rocío Calvo (Amparo), Elena de Frutos (Aurora), Paloma Ruiz de Alda (Marta), Sonia Jávaga (Paciente), Patricia García, Marta Nieto (Embarazadas), África Luca de Tena, María Martínez (Enfermeras), José María Rueda (Interno), Ana Burrell…

Sinopsis: Gloria, una enfermera, se traslada a vivir junto con su hija Vicky a casa de la doctora Ana a la que ayudará a llevar su consulta donde realiza abortos clandestinos.

La culpa es el último trabajo de ficción, hasta el momento, de Narciso Ibáñez Serrador, dentro del proyecto llevado a cabo por Filmax y el canal Tele 5 para recuperar la mítica y pionera serie Historias para no dormir, creada por el propio Serrador en los años sesenta- y que contaría con dos temporadas más -, por medio de seis películas dirigidas esta vez por distintos directores, que aportasen diferentes visiones del género; los otros cinco realizadores serían Alex de la Iglesia, Jaume Balagueró, Paco Plaza, Mateo Gil y Enrique Urbizu. Pero una vez concluida, la nueva serie sería maltratada por la cadena “amiga” y tan sólo emitiría los dos primeros capítulos, el de De la Iglesia, titulado La habitación del niño y el de Balagueró, de nombre Para entrar a vivir, y aún a pesar de la gran calidad de la propuesta, los demás capítulos se verían relegados a su estreno en Dvd, privando con ello del resto de episodios a la escasa audiencia que cosechó en su estreno.

Mateo Gil, Alex De la Iglesia, Narciso Ibáñez Serrador, Enrique Urbizu, Paco Plaza y Jaume Balagueró

Uno de los más esperados, si no el que más, era La culpa, en el que el creador de dos obras maestras de nuestro cine de terror como La Residencia (1969) y ¿Quién puede matar a un niño? (1976) retornaba a la ficción tras una larga etapa de concursos televisivos de éxito. Dicho telefilme, integrado por un reparto totalmente femenino, cuenta la relación entre dos mujeres en la década de los setenta, Ana, una doctora cuya vida está rodeada por un halo de misterio, y Gloria, enfermera que ejerce de madre soltera y que se traslada a casa de aquélla a cambio de ayudarle en su consulta casera. De esta forma Gloria se convertirá en ayudante de Ana en los abortos ilegales que practica la facultativa en su consulta privada. Pero este no es el único secreto que descubrirá la recién llegada; poco a poco irá percibiendo cómo la especialista siente algo más que una simple amistad hacia ella.

La muñeca Nancy, todo un clásico, nació en 1968

Sobre este planteamiento se sustenta la propuesta del proyecto del director de origen uruguayo: una cinta llena de misterio y condenada a la tragedia según nos adelanta su prólogo, en el que un cadáver de una mujer es arrastrado bajo la presencia de una inocente niña.

La muñeca es más grande que la niña

El filme, lleno de misterio e incógnitas que se van despejando a medida que avanza la trama, utiliza la narración clásica de unos hechos situados en una casa antigua, llena de habitaciones secretas y desvanes abandonados en el que la dueña, una lesbiana algo huraña, se dedica a la práctica de abortos en una de las dependencias. La llegada de Gloria supondrán nuevas ilusiones para Ana, hasta el punto de declararle abiertamente su amor, pero la relación se romperá cuando aquélla quede embarazada y se debata entre tener o no a la futura criatura.

Una familia ¿feliz?

El guión, escrito por el propio Serrador bajo su pseudónimo de Luis Peñafiel, está basado en una historia de Luis Murillo, y en él destaca la descripción de los personajes, llenos de humanidad, que llegan a ser de carne y hueso, gracias también en gran parte al trabajo de las actrices, tanto de su dúo protagonista, formado por Montse Mostaza y Nieve de Medina- inmensa en su recreación de la misteriosa doctora falta de escrúpulos a la que llegamos a odiar de veras-, como del resto de intérpretes de personajes femeninos tales como la niña,- encarnada por la pequeña promesa Alejandra Lorenzo-, la criada, la compañera enfermera, la embarazada primeriza o la vecina cotilla.

¿Heather O´Rourke en El Resplandor? No, es Alejandra Lorenzo en La culpa

Dentro de este contexto, también sobresale su atmósfera enrarecida- esa enfermiza casa llena de santos, el desván…- creada a través de una buena ambientación y una fotografía setentera, y los picos de tensión del guión, con secuencias harto desagradables, como la del aborto inicial. La trama avanza de forma segura, sin escatimar en homenajes propios – tiene muchos puntos en común con La Residencia: la buhardilla, el reparto femenino, o la educación férrea) o ajenos (El resplandor de Kubrick), hasta llegar al momento crucial donde la propia Gloria debe decidir si continuar o no con su propio e inesperado embarazo. A partir de aquí la obra cobra nuevos tintes, llevándola hacia el terreno fantástico, contando incluso con planos algo engañosos y con un precipitado desenlace que hace resentir el total del conjunto.

Más negro que la noche

A pesar de ello, el resultado es más que satisfactorio, teniendo además en cuenta su naturaleza de producto realizado para el medio catódico: una historia de terror en torno a la práctica del aborto, algo pocas veces reflejado en el cine, que no se sitúa ni mucho menos a favor ni en contra de éste, sino que ejerce de crítica a la sociedad conservadora, una sociedad que oprime e infunde el miedo a través de la educación religiosa, privando por ello al individuo de muchas de sus libertades.

Estos chupitos no me lo ponen ni en el chino

La culpa ha sido vilipendiada por la crítica y tachada injustamente de contener un mensaje antiguo y carca nada más lejos de la realidad, ya que, además de ofrecer un rico material que no queda en la mera anécdota, resultando además la entrega de terror más clásica y elegante de todas las que componen la serie.

Jesús Palop

Published in: on noviembre 26, 2009 at 2:25 pm  Comments (4)  
Tags: ,

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2009/11/26/la-culpa/trackback/

RSS feed for comments on this post.

4 comentariosDeja un comentario

  1. Muy de acuerdo con lo que dice Jesús.
    No llegué a ver todas las películas para no dormir, pero La habitación del niño y esta son las que más me gustaron.
    Por cierto, una reseña muy indiciada para hoy, que han aprovado la ley del aborto.

  2. Pues que conste que no está hecho a propósito… De todas formas, será ya cuestión de cada uno, pero yo a esta peli si la veo cierto mensaje retrógrado. Solo hay que ver el papel negativo del personaje homosexual o su propio argumento. No es que lleque a los niveles avergonzantes de “Aquella casa en las afueras”, con la que comparte muchísimos puntos en común (tantos, que antes de verla y por el argumento pensaba que era un remake), pero vamos, si que tiene cierto subtexto conservador. Algo que, por otra parte, no me extraña lo más mínimo basándose en una historia de Luis Murillo. En su guión de “Tres días de noviembre”, por ejemplo, ya arremetía contra los médicos abortistas…

    • Iba a escribir que no había visto ninguna de estas pelis… Pero por lo que dices de esta, me has quitado las ganas…

  3. No sabía que luis Murillo fuera un retrógrado y no he visto Aquella casa en las afueras, el caso es que yo viendo la película no pienso que el mensaje que quiso transmitir Chicho fuera el de que el aborto es malo y seréis castigados por ello, no. El personaje de la lesbiana cambia radicalmente en el desenlace y no se presenta de forma tan malévola como pensábamos que era- tampoco voy yo aquí a desvelar nada más para aquellos que no hayan visto la película-. Sólo creo que el sueño que tiene Montse Mostaza es premonitorio, ahí está la clave de todo, y despotrica contra la iglesia y demás, por tanto no creo que se sitúe en contra del aborto. De todos modos habrá que preguntarle a Chicho, pero para mí está más que claro, aunque ahí está la riqueza de las películas, las lecturas múltiples.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: