La furia del hombre lobo

Título original: La furia del hombre lobo

Año: 1971 (España)

Director: José María Zabalza

Productor: Maximiliano Pérez-Flores

Guionista: Jacinto Molina

Fotografía: Leopoldo Villaseñor

Música: Ángel Arteaga, Ana Satrova

Intérpretes: Paul Naschy [Jacinto Molina] (Waldemar Daninsky), Perla Cristal (Lola), Verónica Luján, Mark Stevens, Francisco Amorós, Fabián Conde, Ramón Lillo, Javier Rivera, Michael Rivers, Pilar Zorrilla…

Sinopsis: Waldemar Daninsky es un científico que da clases en una Universidad. Una científica loca, colega de Daninsky y enamorada repudiada por él, desarrolla un método de control mental por medio de “quimiótodos” y crea una raza de hippies mutantes en los sótanos del castillo, mitad humanos y mitad plantas; en medio de todo ello, Daninsky será víctima de la pérfida mujer…

Tras la experiencia internacional de Los monstruos del terror (1970), Jacinto Molina volvió a la elaboración patria con este trabajo que hasta él mismo repudia. De nuevo para Maximiliano Pérez-Flores, productor de La marca del hombre lobo, éste debió organizar un intento de ahorrar el máximo presupuesto. La música supone un repicado de la ratonera composición de Arteaga para la previa, con unos nuevos compases debidos a Ana Satrova absolutamente atroces; de igual modo, se repiten planos del anterior film, así, tras la primera transformación se muestran los hermosos contraluces del hombre lobo atravesando unas ruinas y, durante la segunda conversión, se aprecia de nuevo el ataque a los campesinos en su cabaña (surgiendo el fallo de continuidad en la vestimenta del licántropo).

Pese al talante absolutamente depauperado de la producción, más errores se acumulan a lo largo de la cinta. Según relata Jacinto Molina en sus memorias, la película la inició Eguiluz, responsable de la primera aventura de Daninsky, pero al poco de iniciada la filmación, y sin quedar claro el motivo, lo reemplazó José María Zabalza, quien, según el actor, se pasó todo el rodaje borracho. Con semejantes elementos es evidente que los resultados no podían aparecer excesivamente óptimos.

La trama plantea lo que yo llamo “el mito de las multi-Tierras licantrópicas”, así, una vez más, se nos narra un nuevo inicio para la maldición de Waldemar Daninsky: ahora es un científico que da clases en una Universidad y que al Tíbet se traslada, donde una ventisca acaba con todos sus compañeros de expedición, y a él lo muerde un licántropo, elemento que retrotrae a El lobo humano; todo ello es narrado en unas pocas palabras por Daninsky y su esposa nada más iniciado el film, y después por medio de un confuso y repetitivo flash-back, donde un monje tibetano atiende al herido y le da una caja que contiene algo que curaría su mal -factor después olvidado-. La trama, a continuación, se centra en los ardides de una científica loca, colega de Daninsky y enamorada repudiada por él, que desarrolla un método de control mental por medio de “quimiótodos” y crea una raza de hippies mutantes en los sótanos del castillo, mitad humanos y mitad plantas -pese a que no se perciba con claridad qué son-; en medio de todo ello, Daninsky es víctima de la pérfida mujer, quien con sus aparatos de control mental provoca el adulterio de su esposa, el dominio del propio Daninsky y un enfrentamiento final entre éste y la adúltera, también convertida en mujer lobo, mostrada ésta por medio de un pésimo maquillaje, que la muestra apenas con barba, colmillos y guantes peludos, exhibiendo unas piernas impecablemente depiladas; con todo, cabe apuntar que los planos de stop-motion están resueltos de un modo más que aceptable.

La divertida trama desarrollada por Molina, que congrega de forma enloquecida todo tipo de elementos, es plasmada a trompicones: a lo caótico del rodaje se suma un montaje incoherente que trata de hilvanar lo rodado por Zabalza con escenas del film previo, y la cinta se muestra salpicada de saltos de eje, planos sin su contraplano, permutas de vestuario a cada cambio de encuadre… El caos es total, y los actores se muestran envarados, impertérritos ante la cámara y recitando de un tirón los excesivamente literarios diálogos. El desastre es total, y el resultado supone, quizá, la peor película de Waldemar Daninsky en toda su historia. Sólo cabe añadir un par de detalles: la científica loca responde al nombre de Wolfstein, apelativo ya presente en el primer film, y una escena rodada para la exportación, donde el hombre lobo se acuesta con una señorita, y todo hace suponer que consuma una violación -¿cómo se desabrochará la bragueta con esas uñas?-.

Carlos Díaz Maroto

Published in: on julio 23, 2010 at 4:57 am  Comments (8)  
Tags: , ,

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2010/07/23/la-furia-del-hombre-lobo/trackback/

RSS feed for comments on this post.

8 comentariosDeja un comentario

  1. El domingo, va a ser entrevistada Perla Cristal, en “España en la memoria”, Intereconomía TV.

    • Muchas gracias por la info. A ver si me acuerdo y lo grabo.

      En cuanto a la peli, muy mala. Esa forma de meter la voz en off machaconamente, las escenas sin pies ni cabeza, los monstruosos jipis que más que miedo dan risa… Lo único bueno que tiene es, por un lado, que quizás sea en el título en el que más claro queda planteado un tema muy recurrente a lo largo de la saga como es la confrontación entre la ciencia y la maldición de Daninsky y, por otro, que sabiendo a lo que te enfrentas, la diversión está garantizada. Solo con la conversación telefónica en la que el periodista relata al inspector de policía las conclusiones de su “concienzuda” investigación y éste la coteja con lo suya, merece la pena… y nunca mejor dicho.

  2. Esta no la he visto y al parecer tampoco me pierdo nada. Genial es aportación de un posible multiverso licantrópico, por cierto.

  3. Psicotronía por un tubo!
    Yo he tenido la (buena o mala) suerte de poder ver la versión UNCUT de La Furia. En la escena de la violación, el hombre lobo se mete en la cama con la mujer en pelota picada. Luego no sé exactamente que pasa, pero el hombre lobo (que no es Naschy) sale de la casa con unos andares de chulo que te hace pensar que allí dentro se han cometido auténticas diabluras, ya me entienden…
    Aquí os dejo un enlace por si queréis ver algunas de las fotografías de esa versión (aunque eso si, la reseña da bastante pena :P): http://despertarenplenilunio.blogspot.com/2010/03/la-furia-del-hombre-lobo-1970.html

  4. Yo la tengo mucho cariño. Fue la primera que vi de Valdemar Daninsky y en fin, aunque sea mala eso marca…. snif.

  5. Pues qué quereis que os diga pero a mi me gustó y mucho.

  6. […] director más conocido por todos por su incursión en la saga Waldemar Daninsky, y su psicotrópica La furia del hombre lobo (1972), se caracterizó por su estrambótica manera de rodar las películas, realizadas mediante el […]

  7. […] suele ser recordada su carrera, caso de Homicidios en Chicago (1968), Plomo sobre Dallas (1969) o La furia del hombre lobo […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: