El tesoro de las cuatro coronas

Título original: El tesoro de las cuatro coronas / Il tesoro delle 4 corone / Treasure of the Four Crowns

Año: 1982 (Italia, Estados Unidos, España)

Director: Ferdinando Baldi

Productores: Tony Anthony, Luis Méndez, Gene Quintano

Guionistas: Lloyd Battista, Jim Bryce, Jerry Lazarus sobre una argumento de Tony Anthony [acreditado como Tony Petitto] y Gene Quintano

Fotografía: Marcello Masciocchi, Giuseppe Ruzzolini

Música: Ennio Morricone

Intérpretes: Tony Anthony (J.T. Striker) , Ana Obregón (Liz), Gene Quintano (Edmond), Jerry Lazarus (Rick), Francisco Rabal (Sócrates), Emiliano Redondo (Hermano Thomas), Francisco Villena (Profesor Montgomery), Kate Levan (Mujer poseída), Lewis Gordon (Popo)…

Sinopsis: El aventurero J. T. Striker es contratado junto a un grupo de profesionales para recuperar las cuatro coronas visigodas. Éstas se hayan custodiadas bajo una compleja red de rayos láser en una fortaleza perteneciente al gurú de una peligrosa secta, que las utiliza para hacerse invencible.

El actualmente tan en auge cine en tres dimensiones ha vivido varias épocas de esplendor desde su invención allá por el año 1915 , si bien la técnica no fue (tú has añadido “fuera”, a mi juicio mal) totalmente perfeccionada hasta el primer boom del cine estereoscópico en los primeros años veinte . Durante la década de los cincuenta se produjo el segundo gran impacto de este truco ocular de las tres dimensiones gracias al filme de aventuras selváticas Bwana, el diablo de la selva (Bwana Devil, 1952), de Arch Oboler, en la que una gran variedad de fieras se abalanzaban sobre unos asustados espectadores en el patio de butacas. Esta supondría una de sus etapas más fructíferas, aunque nunca se dejarían de rodar filmes utilizando dicha técnica, incluso dentro del género pornográfico; Four Dimensions of Greta (1972) o Hard Candy (1976) son un claro ejemplo de ello.

Ya en la década de los ochenta se produciría una nueva fiebre, sobre todo en cintas de género como Viernes 13, 3ª parte (Friday the 13th part 3, 1982), Parásito (Parasite, 1982) o Yendo hacia ti / Comin at ya! (1981), un tardío spaghetti western rodado en Almería por Ferdinando Baldi con Tony Anthony y Victoria Abril de protagonistas. Una película que, por cierto, ha sido recientemente remontada y remasterizada digitalmente de cara a un posible próximo estreno aprovechando la nueva edad de oro que vive el cine en tres dimensiones.

Un par de años más tarde, Baldi rodaría también en España El tesoro de las cuatro coronas / Il tesoro delle 4 corone / Treasure of the Four Crowns, de nuevo protagonizada por su inseparable Tony Anthony en el que sería su último papel para el cine, si bien esta vez su propuesta se enmarcaría argumentalmente dentro de las coordenadas del género de aventuras fantásticas.

Tal y como podemos apreciar en los títulos de crédito, este debió tratarse de un proyecto pensado por el propio Anthony junto a Gene Quintano, ya que ambos firman la idea original, actúan y hasta producen el filme, claramente inspirado en la mítica En busca del arca perdida (Indiana Jones: Raiders of the Lost Ark, 1981), aunque aquí el argumento gire en torno a unas poderosas coronas visigodas que se hayan fuertemente guardadas en un castillo perteneciente al líder de una secta con poderes sobrenaturales.

El filme comienza con una introducción al estilo de La guerra de las galaxias (Star Wars, 1977), en el que un texto que se pierde en el espacio nos habla de que existen cosas que el ser humano no entiende a alcanzar, como el poder que poseen dichas coronas. Posteriormente se efectúa la presentación del héroe, que se dispone a conseguir él solito la llave que abra el tesoro, y que se esconde ni más ni menos que en el castillo de Belmonte de Cuenca – que Baldi hará estallar por los aires al final de la interminable secuencia-. Allí nuestro protagonista pasará veinte minutos de reloj de infinitos peligros sin articular una sola palabra, hasta llegar al susodicho objeto anhelado.

De forma seguida daremos un paseo turístico por el Madrid de los años ochenta, visitando localizaciones tan reconocibles como la fuente de la plaza de Colón, la plaza de España o la Cibeles, hasta llegar al refugio del doctor Montgomery, que será el encargado de convencer a nuestro protagonista para ir en la búsqueda del ansiado tesoro.

Tras esta presentación, el resto de la cinta se reduce a dicha misión: el robo de las joyas que será llevado a cabo por un grupo de cinco personas elegidas de forma minuciosa, entre las que se encuentran los personajes interpretados por Paco Rabal, cuya peso es más bien escaso aunque proporciona cierto nivel al reparto actoral, y una joven Ana Obregón, personaje indispensable para conseguir llegar al anhelado tesoro debido a su extrema agilidad física, pero cuyos diálogos a lo largo de la cinta posiblemente no superen las diez líneas de texto, limitándose casi exclusivamente la labor de Anita a gritar y poner caras de susto.

El tesoro de las cuatro coronas es, por tanto, una cinta de argumento bien simple, construido totalmente para lucir su tridimensional sistema de rodaje. Abundan pues aquellos planos en los que se juega con el espectador, acercando objetos hasta un primer término, como flechas que se disparan solas o peligrosos animales saltando hacia la pantalla, un truco este, por cierto, que no se ha llegado a explotar en las recientes películas rodadas con técnica similar, y que copan actualmente de las salas de cine.

Lo que prima pues en el filme es la espectacularidad, comenzando por su sector musical – una partitura compuesta ni más ni menos que por el prestigioso Ennio Morricone – , como técnicamente gracias a la cantidad de buenos efectos especiales creados para la ocasión por Germano Natali, habitual del cine de Dario Argento. Aquí reside, por tanto, el mayor interés de una cinta que no tiene otro objetivo que el de transmitir al espectador todo un cúmulo de nuevas sensaciones, involucrándolo así en la acción y en la historia, llevando todo ello un paso más allá de lo habitual en el género gracias a dicha técnica de rodaje. Esto es, en resumen, cine 3 D en estado puro, del que deberían aprender las nuevas generaciones.

Jesús Palop

1 Aunque a finales de la década de 1890 el pionero inglés William Friese-Greene registró una patente de un proceso de cine en 3-D. El 10 de junio de 1915, Edwin S. Porter y William E. Waddell presentaron ante un público pruebas de imágenes tridimensionales mediante el proceso anaglífico en rojo y verde.

2 Diversas pruebas se hicieron entre 1922 y 1923, si bien sólo se rodó una película por alguno de esos sistemas, el film de ciencia ficción Radio-Mania/The Man from M.A.R.S. (1922), de Roy William Neill. La primera película proyectada en 3-D ante un público de pago fue The Power of Love, de Nat G. Deverich y Harry K. Fairall, exhibida el 27 de septiembre de 1922.

Published in: on agosto 11, 2010 at 5:02 am  Comments (9)  
Tags: ,

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2010/08/11/el-tesoro-de-las-cuatro-coronas/trackback/

RSS feed for comments on this post.

9 comentariosDeja un comentario

  1. No te voy a negar que tengo cierta simpatía por la película y que su punto de partida argumental me parece sumamente sugerente, entre otras cosas por tocar un tema autóctono. Pero de ahí a ponerla de modelo a imitar para las nuevas producciones, como que no. Si un defecto tiene la película es precisamente su vacuidad de contenidos. Todo su posible desarrollo narrativo, además de estar construido a base de clichés (el personaje terminal que participa en la acción para asegurar el porvenir del ser querido, el borracho que de esta forma puede redimirse…), brilla por su ausencia. Y si no aclárame una duda, ¿el personaje de Anita Obregón que se supone que es del de Paco Rabal? ¿Su hija? ¿Su novia? ¿Su querida?
    No solo eso, sino que toda la propuesta de la cinta en cuestión reside en la cansina contatenación de escenas de acción con las que poder dar cobijo a planos con los que tratar de asombrar al público con sus efectos en 3-D. Nada más. Vamos, que antes que una película parece una atracción de feria…

  2. No sabía que hubieras visto la película, Cerebrín. Cuando digo modelo a imitar, me refiero a la película como espectáculo, obviamente el guión cae por su propio peso, seguramente no llegue a las 30 páginas, en el filme lo que prima es hacer pasar al público una experiencia en 3 dimensiones y creo que esto lo consigue de forma más eficaz que cualquiera de películas estrenadas recientemente en cartelera.
    Por tanto, chaupeau!

    • Que si la he visto dice… Que sepas que tengo un trozito de una especie de making-off del rodaje con Anita Obregón haciendo de intérprete de Tony Anthony, mientras que éste habla del sistema que se estaba utilizando para rodar la película. Que por cierto, que el que Anthony aparentara o saber ni una palabra de castellano me pareció una jugada comercial para hacer pasar al film como una producción eneramente yanki…

  3. Yo en la vi en su momento de estreno, en 3D, creo que en el cine Real Cinema. Apenas recuerdo nada, salvo Paco Rabal haciendo de Hulk y una sucesión de escenas que podrían asemejarse a los juegos de ordenador de ahora…

  4. Es que cuando te mencioné que la tenía me dijiste que te la pasara, por eso pensé que no la habías visto. Lo de las imágenes del rodaje, las vi en el hormigas blancas que le dedicaron a la Obregón, de hecho por eso me enteré de que existía esta peli.

  5. Te la pedí porque la que yo tengo esta en fullscreen y sin relieve… aunque tiene audio en castellano.

  6. yo la vi en su estreno y hay que reconocer que el efecto se disfruta.
    independientemente de que la historia sea buena o no. tambien la
    actuacion de todos sin excepcion es normalita. pero el film en 3d con-
    sigue casi un notable. hay que situarse en el año 82.
    las que si sirven para saborear como si formaras parte de la pelicula
    son sangre para dracula y carne para frankestein.practicamente no te tiran nada y eso hace del 3d un espectaculo.

  7. las dos peliculas que he citado son del año 73-74

  8. Una crónica muy acertada. En efecto, aquellos que pudimos visionar en el cine esta sencilla pelicula de aventuras en 3-D con escasos 15 años, disfrutamos bastante por su atmósfera y truculenta historia.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: