Exorcismo

Título original: Exorcismo

Año: 1974 (España)

Director: Juan Bosch

Productora: Profilmes

Guionistas: Jacinto Molina, Jordi Gigó, Juan Bosch, según una historia del primero

Fotografía: Francisco Sánchez

Música: Alberto Argudo

Intérpretes: Paul Naschy [Jacinto Molina] (Padre Adrian Dunning), Maria Perschy (Patricia), María Kosti (Deborah), Grace Mills (Leila), Jorge Torras, Luis Induni (Udo), Roger Leveder (Richard), Juan Llaneras, Marta Avilés, Juan Velilla, Florencio Calpe, Dora Santacreu…

Sinopsis: Una joven aristócrata inglesa cae en una aguda crisis con efectos extraños, inexplicables para la medicina. Paralelamente al curso de su enfermedad una serie de crímenes se van sucediendo sin que la policía pueda resolverlos. La hermana de la enferma empieza a pensar en un caso de posesión diabólica ante el escepticismo de familiares y siquiatras. Siguiendo al chofer de la familia la policía descubre una reunión de adoradores de Satán tras la que el chofer confiesa ser el autor de los crímenes.

Si hubo una tendencia exitosa dentro del cine de terror de los años setenta, que marcó y ofreció grandes clásicos, ésa es la corriente satánica. Posesiones diabólicas, sectas satánicas, el nacimiento de Satanás, la llegada del mal y derivados estuvieron presentes, durante dicha década, en un buen número de títulos convertidos, hoy en día, en su mayoría, en joyas del cine de terror.

Sin embargo, tendríamos que remontarnos a finales de los sesenta y, más concretamente, a 1968, para ver una de esas primeras joyas: La semilla del diablo de Roman Polanski. Sería a partir de 1970 que las producciones de ese tipo de filmes se dispararían a nivel mundial. El exorcista (1973) de William Friedkin, Trágica ceremonia en Villa Alexander (1973) de Riccardo Freda, El anticristo (1974) de Alberto De Martino y La profecía (1976) de Richard Donner son sólo algunos ejemplos de una corriente cinematográfica que ocuparía también parte de los ochenta y que seguiría dejándonos otros títulos clave, como El príncipe de las tinieblas (1987) de John Carpenter.

España, lógicamente, no se iba a quedar fuera de juego en ese ámbito y también nos ofreció una serie de películas relacionadas con la figura del mal en sus diferentes vertientes: Exorcismo (1975) de Juan Bosch, La endemoniada (1974) de Amando de Ossorio, Escalofrío (1977) de Carlos Puerto y, ya en 1982, el film de José Ramón Larraz Los ritos sexuales del diablo.

Exorcismo, film en el que nos vamos a centrar a continuación, nace —según Paul Naschy— tres años antes que El exorcista. Producida por la catalana Profilmes en su época de esplendor y dirigida por el catalán Juan Bosch (quien colaboró también en la escritura del guión junto a Jacinto Molina), constituye  una nueva visión de una posesión diabólica. En ella, la joven actriz catalana Grace Mills (en su primera interpretación cinematográfica) dará vida, magníficamente, a Leila, una pobre muchacha poseída por un espíritu demoníaco capaz de pasar, en el tramo final de la película, por los diferentes protagonistas del film ya fallecidos a esas alturas del metraje.

Con Paul Naschy (en aquel momento, actor fetiche de la productora catalana) en el papel del padre Adrián Dunning y Maria Perschy como Patricia, la madre de Leila, se inicia esta interesante propuesta, en la que una juventud desenfrenada se involucra en fiestas, drogas, orgías y sectas satánicas, que finalizarán en una posesión diabólica.

Leila, conducida por su pareja Richard (Roger Leveder), se verá envuelta, prácticamente desde el inicio, en un grupo de adoradores de Satanás, un círculo que la llevará por un mal camino, del que solamente logrará salir con la ayuda de su hermana Deborah (la guapísima María Kosti) y del padre Adrián. Ambos, unidos por la fe (ya sabemos aquel dicho de que la fe mueve montañas…), intentarán ayudar y extraer del frágil cuerpo de Leila el espíritu maligno que la ha poseído.

Pero no sólo de posesiones diabólicas y exorcismos vive este interesante film de terror, ya que una serie de asesinatos cometidos por el chofer Udo (Luis Induni) y con cierto aire, en su planteamiento, a los perpetrados en los gialli(1) se dejarán ver en la película, proporcionando, de esta manera, cierto misterio al filme además de un buen número de desnudos (no en la edición española en DVD de Tripictures/Victory Films sino en la estadounidense de Deimos Entertainment)(2), alguna escena pseudolésbica y otras de índole heterosexual. Eso sí, en ninguna de las dos versiones veremos el giro de cabeza de Grace Mills, que sí podemos ver en algunos fotocromos o lobby cards españoles.

Juan Bosch, que se introduciría por primera y última vez en una cinta de terror, rodeado de un reparto ya cercano al género (Paul Naschy, Maria Perschy y María Kosti), lograba —y muy bien— realizar una película notable, que se adelantaba, a su estreno en España, al clásico de William Friedkin (astucia y rapidez la de Profilmes) y lograba una buena crítica y una mejor recaudación en taquilla.

Seguir hablando de Exorcismo y no mencionar su maquillaje sería injusto, ya que sus responsables Adolfo Ponte y Manolita G. de Ponte —ambos extraordinarios a la hora de caracterizar a Grace Mills dejaron su trabajo en un buen lugar dentro del panorama del fantaterror, pues la foto de Mills como poseída puede verse en cualquier libro relacionado con el cine de terror español.

No cabe duda de que la cinta, sin ser original, funciona muy bien. Un ritmo notable, debido también a los asesinatos que se van perpetrando, el misterio que, lógicamente, los rodea y la larga sombra del mal logran momentos de verdadero terror. Esto sucede sobre todo en la fase final, en pleno exorcismo del padre Adrián, donde Paul Naschy se encuentra sumido por completo en su papel de exorcista moviendo muy bien todos los hilos y acompañado de una muy buena fotografía.

La música de la película también es de mención, ya que se mueve entre hipnótica y festiva independientemente del momento en que se usa (algo que su realizador debería haber cuidado un poco más).

Como curiosidad y para todos aquellos que han visto Exorcismo, ¿quién creéis que asesina a Sandra, el ama de llaves de la película? Todo un enigma que sigo sin resolver…

Diego López

(1) Con anterioridad, Juan Bosch había realizado dos películas que bien podrían catalogarse de gialli debido a varias similitudes con dicho género y su condición de coproducción con Italia: Los mil ojos del asesino (1973) y La muerte llama a las diez (1973). ¿Quizás una influencia en Exorcismo a la hora de mostrar ciertos asesinatos?

(2) La edición española en DVD, editada conjuntamente por Tripictures y Victory Films, es a día de hoy la menos aconsejable de comprar. La duración (85minutos), los diferentes cortes en todos los desnudos y la falta de remasterización la dejan en un mal lugar al lado de la edición estadounidense de Deimos Entertainment: 89 minutos de duración, sin cortes y masterizada en alta definición a partir del negativo original (cabe mencionar también su estupenda portada y un pequeño libreto con una serie de notas acerca de la película, el director, Paul Naschy, las actrices, etc.).

Published in: on noviembre 19, 2010 at 8:25 am  Comments (6)  
Tags: , ,

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2010/11/19/exorcismo/trackback/

RSS feed for comments on this post.

6 comentariosDeja un comentario

  1. Pues esta la tengo pendiente de ver. Y por lo que veo cuenta con suficientes alicientes. Afortunadamente cuento con la versión de 89 minutos (gracias a emule, of course). Una vez más son las propias distribuidoras las que invitan a los aficionados a que nos nutramos de internet…

  2. A mí no me gusta tanto como a Diego, aunque he de reconocer que su reciente visionado mejoró la opinión que guardaba de ella. Naschy está muy bien, los maquillajes son excelentes y entre líneas se deja caer una intrahistoria familiar muy jugosa…

  3. A mí me gusta bastante. Naschy está muy sobrio como actor y el propio Bosch, en alguna ocasión reconoció que aportó diálogos adicionales al libreto original lo cual, desde mi punto de vista, le da a la película un equilibrio superior al de otros productos 100 % Naschy.

  4. […] en esta insólita propuesta, el actor se deja ver en un par de simpáticos films de terror (Exorcismo, La maldición de la bestia), una incursión en el bande dessinée de aventuras (Ambición […]

  5. […] sería la primera vez que esto se planteaba en la historia del cine; sin ir más lejos la española Exorcismo (1975) de Juan Bosch ya introducía este elemento en su argumento. Publicado […]

  6. […] Sitges 2008 proyectaron Exorcismo en 35 milímetros, y tras el pase de la película hubo un coloquio bastante entretenido con la […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: