El francotirador

Título original: El francotirador

Año: 1977 (España)

Director: Carlos Puerto

Productor ejecutivo: Juan José Porto

Guionistas: Juan José Porto, Jacinto Molina, Carlos Puerto, según la novela No he muerto todavía de este último

Fotografía:
Leopoldo Villaseñor

Música: Carlos Laporta

Intérpretes: Paul Naschy [Jacinto Molina] (Lucas), Blanca Estrada (Ángela), Pep Munné, Elisa Montés (Concha), Carmen de Lirio (Doña Flora), José Nieto, Carlos Casaravilla (D. Gonzalito), Ernesto Martín, Fernando Pérez, Eva León, Ángeles Lamuño, Ursula Grim…

Sinopsis: Lucas es un relojero viudo con una hija que vive en un pueblo del Norte de España. Un día la hija se despide para ir al colegio como cada mañana mientras él abre su tienda. Poco después, una vecina viene corriendo para avisarle que su hija acaba de morir víctima de un desgraciado atentado que un grupo terrorista ha perpetrado contra el coche de un ministro en visita oficial. Lucas queda destrozado. Lucas piensa que todo esto es debido a la grave tensión política que está viviendo esa zona del país; emocionalmente desequilibrado toma una terrible resolución: atentar a la vida del Jefe del Estado. Llega a Madrid para preparar el magnicidio, eligiendo fecha y lugar: la Demonstración Sindical del 1 de Mayo.

Con el régimen franquista ya dando sus últimos coletazos, la siempre errática industria cinematográfica nacional aprovechó oportunistamente las fisuras abiertas en el ámbito sociocultural para ofrecer una serie de productos impensables pocos años atrás, dando cabida a los lugares más perseguidos por la moralizante tradición cristiana del país como la recreación en una violencia recrudecida y en la sexualidad explícita, originando así fenómenos harto conocidos (y no siempre bien entendidos, tanto en su realización como en su recepción pública) como el del destape.

Inserta plenamente en esta época cambiante y una vez ya muerto el Caudillo, El francotirador nace, como ya hemos mentado, con intención de rapiñar -atención al juego de palabras de su título- en el todavía fresco cadáver del régimen para construir un thriller a partir de una novela anterior del propio director de la película Carlos Puerto llamada No he muerto todavía, autor también del guión junto a Juan José Porto y el protagonista Naschy, quien según las propias palabras del artífice de la película no colaboró realmente en su redacción. Aun con ello, sí puede entenderse cierta autoría en Molina al fagocitar el material para adaptarlo a su particular figura cinematográfica y características presentes en su cine.

En principio la novela contaba la historia de un joven que decidía, sin motivo aparente, matar al dictador, alojándose en la capital en un burdel de la capital hasta ser finalmente traicionado y muerto por sus camaradas. Adaptada a Naschy, el joven se convertirá en un padre torturado por la muerte accidental de su hija, atropellada por la comitiva de Franco al evitar un atentado contra este, por lo que planteará su venganza. Redimido posteriormente al encontrar el amor en una prostituta, será obligado, en una huida hacia delante al plantearse un nuevo rumbo a su vida, a cometer su plan por una organización con la que había trabado contacto.

Entrados ya a valorar el film en sí mismo, destaca especialmente el preferente tratamiento psicológico que Puerto da a la trama, con un tratamiento apropiadamente conseguido en lo referente al suspense creado cuando la historia avanza en su vertiente de thriller. A retener especialmente el acoso a Naschy desde el coche por las calles y pequeños detalles que marcan el tempo de la secuencia, como aquel del grifo averiado que pierde agua, con el protagonista encerrado claustrofóbicamente entre las cuatro paredes de su habitación en la pensión. Por el contrario, la segunda mitad del metraje detiene morosamente la acción para dar cabida a la trama romántica, con sus consiguientes concesiones a la moda del destape. También resultan francamente pobres las escenas de acción que dan inicio y final a la película, demasiado abruptas y chuscas en su resolución. Por su parte, los breves insertos del NO-DO mostrando a Franco, están medianamente bien entramados, no siendo unos pegotes demasiado molestos para el espectador.

En lo que a la labor actoral respecta, resulta estimulante encontrar a un Naschy bien entonado dentro de su alcance como intérprete, en una etapa de su carrera bastante arriesgada a todos los niveles –cf. Comando Txikia: Muerte de un presidente (1976), El transexual (1977), El huerto del francés (1978) -, y que al parecer le reportó varias amenazas de muerte –al igual que a otros miembros de la producción-. Blanca Estrada, es en esta ocasión la belleza encargada de mostrar generosamente sus encantos, desaprovechando así en parte una mayor caracterización y profundidad. Por último, no faltan varios de los impagables secundarios prototípicos del cine español como Carlos Casaravilla, José Nieto, Elisa Montés o Ernesto Martín, cuya sola presencia suele ser deleite para el aficionado y que en buena medida salvaban los trastos de muchos productos cuya su única presencia era su mayor virtud.

José María Miralles Aznar

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2011/01/21/el-francotirador/trackback/

RSS feed for comments on this post.

3 comentariosDeja un comentario

  1. A mi me recuerda un poco a Chacal de Fred Zinnemann, aunque logicamente aquí los resultados son más pobres. Yo creo la historia romántica destroza un poco la película, la verdad.

  2. ESTUPENDA RECOMENDACIÓN Y RECUERDO

  3. Recuerdo que algunos grupos de extrema derecha amenazaron a el director y actores porque en la película el protagonista quería matar a
    Franco.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: