El huerto del Francés

Título original: El huerto del Francés

Año: 1977 (España)

Director: Jacinto Molina

Productores: Juan José Daza, Juan José Porto

Guionistas: Jacinto Molina, Antonio Fos

Fotografía: Leopoldo Villaseñor

Música: Ángel Arteaga

Intérpretes: María José Cantudo (Andrea), Ágata Lys (Charo), Paul Naschy [Jacinto Molina] (Juan Andrés Aldije ‘El Francés’), José Calvo (José Muñoz Lopera), Silvia Tortosa (Amparo), Julia Saly (Elvira Orozco), José Nieto, Carlos Casaravilla, Yolanda Ríos, Nélida Quiroga, José Moreno, Luis Ciges (Verdugo)…

Sinopsis: Juan Andrés Aldije “El Francés”, hombre tan déspota como hábil para manipular a quienes lo rodean, y su socio José Muñoz Lopera regentan una posada que hace las veces de casino y club de alterne clandestino del pequeño pueblo donde residen. Fuera de las actividades del negocio ambos se dedicaban a ganarse un sobresueldo atrayendo a visitantes tan adinerados como deseosos de una buena sesión de juego clandestino. Aunque lo único que estos encontrarán será la muerte.

La historia negra de nuestro país o el terror que nace de nuestros condicionantes culturales más retrógrados no han sido cultivados con excesiva profusión por nuestro cine —no así en televisión, donde en los últimos tiempos están de moda las tv-movies basadas en sucesos reales—, pero sí con una calidad bastante apreciable. Sirvan como ejemplos El séptimo día (2004) de Carlos Saura para el primero de los casos, o Una vela para el diablo (1973) en el segundo. Dos películas que comparten también otra característica común: el haber tenido multitud de problemas en el momento de ser rodadas o incluso de su estreno debido a su temática. No obstante, si tuviésemos que rastrear la película maldita por excelencia del terror de raigambre ibérica, entendiendo este malditismo como la práctica imposibilidad de acceder a su visionado, esta sería probablemente la misma que centra estas líneas: El huerto del Francés (1977) de Jacinto Molina.

Centrándonos en esta obra, aclarar antes que nada que El huerto del Francés es, hasta cierto punto, una obra atípica dentro de la filmografía de su autor, al tratarse de una recreación de uno de los episodios más sórdidos de la crónica negra española: el protagonizado por Juan Andrés Aldije “El Francés” y su socio José Muñoz Lopera, regentes de una posada que hacía las veces de casino y club de alterne clandestino. Fuera de las actividades del negocio, ambos se dedicaban a ganarse un sobresueldo atrayendo a la posada a visitantes adinerados y deseosos de una buena sesión de juego clandestino; por la noche, los mataban para robarles el dinero y enterraban sus cuerpos en el huerto, bajo las tomateras. Al menos tal cosa fue así hasta que alguien les delató.

La película se articula como un largo flashback que se inicia en el último día de vida de ambos socios antes de ser ajusticiados a garrote vil. Ya en esta primera toma de contacto con ambos personajes, carente de diálogo alguno, Naschy nos muestra la psicología de ambos personajes; Muñoz Lopera angustiado, sin tocar la comida, temeroso de lo que va a ocurrir; “El Francés” despreocupado, comiendo y bebiendo copiosamente, chulesco incluso a la hora de pedir un cigarro. Estas dos personalidades marcarán no solo el tono de la relación entre ambos hombres, con Muñoz Lopera totalmente sumiso con respecto a Aldije, sino que serán claves tanto en el devenir de la historia como en el desafortunado fin de de esta. Y es que será la propia personalidad del Francés, ambicioso, déspota y egoísta, el principal detonante de lo que acontezca. Mente hasta cierto punto brillante, capaz de trazar un plan casi maestro para enriquecerse con rapidez, lo destrozará todo al dejarse llevar por sus impulsos más primarios, como la excesiva ambición que puede conducirle a tomar riesgos innecesarios o su afición a las mujeres mezclada con un trato despótico cuando se cansa de estas. Ambos factores serán el tendón de Aquiles de los criminales.

Naschy afronta la narración de un modo sobrio, desprovisto de los efectismos que muchas veces minaban el cine de género patrio; el único “artificio” que se permitirá será cierto juego de luces y sombras que se produce cuando alguno de los personajes parece intuir la negrura que se oculta bajo Aldije, un subrayado que acentúa la expresividad de la narración y la fuerza de esos momentos, aunque en ocasiones pueda resultar algo redundante e innecesario. No obstante, tal recurso no llega a hacerse nunca molesto.

Y es que la sobriedad narrativa es una de las grandes virtudes de la película, ya que de este modo se logra una combinación entre fondo y forma casi perfecta; la historia es sórdida, oscura, no requiere de aditamentos para hacerla más horrible, si acaso lo contrario, la desnuda presentación de los hechos logra que los veamos en toda su crueldad. El verismo también se ve remarcado por la decisión del director de rodar en los escenarios reales, incluso la cárcel, reconvertida en aquellos momentos en establos, logrando de este modo una ambientación muy lograda, remarcada además por una banda sonora perfectamente acorde con la historia y bien dosificada en la trama. Esta se ve sugerentemente acompañada en los títulos de crédito (iniciales y finales) por una canción compuesta e interpretada para la película por Rosa León que, realmente, podría pasar por una coplilla o romance popular compuesto en la época inmediatamente posterior a los crímenes. Un recurso que, posteriormente, sería repetido en cierta forma por Pilar Miró en su magistral El crimen de Cuenca (1979).

Fuera de los citados juegos de luces y sombras rompe un poco la sobriedad del conjunto (y, por qué no decirlo, la sólida labor interpretativa, aunque aquí estén hasta bastante aceptables) la presencia de algunas musas del destape, especialmente de Ágata Lys y María José Cantudo, que se erigen como cabezas de cartel (hasta el punto de que el nombre de Naschy como actor llegaría a desaparecer de los posters promocionales, detalle que la productora achacó a no querer dar una imagen errónea de la película a un público que ligaría Naschy con cine fantástico). De todas formas, dada la ambientación de la trama, es un mal menor que no resta calidad al conjunto. Lo que sí creó algún problema, según declaraciones del propio cineasta en el libro Paul Naschy, la máscara de Jacinto Molina[1], fue la rivalidad entre ambas actrices durante el rodaje, hasta el punto de que en una escena de la obra en la que llegaban a las manos se repartieron estopa realmente. Desde luego, en la película la disputa se ve bastante realista, pero tampoco es una prueba papable de nada.

Detalles menores a parte, El huerto del Francés se erige como una de las mejores películas de Naschy, tal vez incluso la mejor como director (Naschy la consideraba como tal), capaz de satisfacer tanto sus seguidores como a los detractores más acérrimos.

Ana Morán

[1] Paul Naschy, La máscara de Jacinto Molina. Ángel Agudo y Ángel Gómez. Editorial Scifiworld, 2009.

Published in: on febrero 25, 2011 at 6:15 am  Comments (25)  
Tags: , ,

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2011/02/25/el-huerto-del-frances/trackback/

RSS feed for comments on this post.

25 comentariosDeja un comentario

  1. Yo la vi en Sitges en el año, creo recordar, 2004 y me quedé alucinado. De verdad, me pareció una gran película. Me tiré mucho tiempo buscándola y finalmente me hice con una copia que, como es lógico, deja bastante que desear. Esperemos que algún día se pueda editar esta película como Dios manda…
    A mi que me perdonen pero me parece una obra maestra de cabo a rabo.

    • Opino lo mismo. Personalmente la considero la mejor película de Naschy por muchísimas razones. Por ejemplo, por lo contenido de su narración que, conociendo su obra previa, podía haber sido tratado de otra forma muy distinta. Y también, por ser su obra que quizás más ha influido en trabajos posteriores. A la ya comentada influencia en “El crimen de Cuenca” de Miró, habría también que añadirle sus irrefutables analogías con “La huella del crimen” y, en especial, con según que capítulos… Una pena que sea imposible verla en condiciones.

  2. Muy intersante la reseña. Tan solo un detalle con el que suelo discrepar. Paul Naschy en ningún momento me parece creible en el papel mas si se conoce un poco el caso criminal en cuestión. Tendrían q haber elegido a otro actor para dicho papel. Lastima por que la realización es muy cuidada.

    • Estoy de acuerdo con eso. Naschy como actor no da esta tipología unque çél se empeñara en que si. Pero es su gran obra como director. Un film seco, contundente, despiadado. España negra pura y un camino que, por desgracia, nuestro cine ha seguido poco pese ha tener cantides ingentes de material.

  3. Yo creo que todos están fantásticos en sus papeles, una pena lo del doblaje, aunque en la época era algo muy normal. El sonido directo hubiera sido aún más realista para un tipo de película como esta.

  4. ¿Sabe alguien si hay por ahí alguna copia decente y visible?

    • Yo me hice con una copía que me regaló un amigo. Lamentablemente, esa copia dejaba mucho que desear y entonces encontré esta página:
      http://www.zddvisualmedia.com/index.php?a=121&id=11732
      Me gasté los cuartos, me la enviaron pero la calidad sigue siendo la misma… En fin, es una manera de poder hacerse con ella, aunque no creo que merezca la pena… 😦

      • Creo que todos estamos en la misma situación. No conozco a nadie que tenga una copia decente de la película…

  5. A mí me pasaron una que es copia de copia de copia de una grabación televisiva. Pasé de verla. Mejor no verla a verla tan mal que no la puedes en realidad valorar, y la vas a ver a disgusto.

  6. […] crónica acerca de las actividades del Santo Oficio. Su siguiente título como realizador sería El huerto del francés (1978), muy valorada producción en la que recreaba un suceso real de la crónica negra española. […]

  7. […] de la negrura española por la cual antes había caminado con cierto aplomo en la reivindicable El huerto del francés, su mejor película, y en la discutible pero no desdeñable El caminante (e incluso en su opera […]

  8. […] y fue uno de los más activos defensores de este tipo de espectáculo de evasión. Crónica negra (El huerto del Francés, 1978), comedia social (Madrid al desnudo, 1979), melodrama infantil (Mi amigo el vagabundo, […]

  9. ¿alguien sabe donde vive actualmente julia saly ?

    • Olga, no te lo tomes a mal, pero llevas ya tres mensajes consecutivos preguntando lo mismo. No insistas más, por favor. Si nadie te responde es, probablemente, porque nadie sabe nada de la vida actual de Julia Saly, no porque no te hagan caso o no se hayan enterado de tu pregunta.

      • Le sugiero a Olga que vaya al blog “Españoladas y olé”, porque lo lleva un amigo personal de Julia.
        En la actualidad no quiere saber nada de aquella época, aviso.

  10. Muchas gracias a los dos. Se me nota mucho que es la primera vez que entro en un foro y sin querer duplico los comentarios. Mi interes es mas personal que profesional. Perdonar mi pesadez, no se volverá a repetir

    • Julia Salinero se fue a vivir a Santiago de la Ribera (Murcia)
      Tras arruinarse con Aconito Films (sus familiares más cercanos fallecieron por aquel tiempo) decidió marcharse de Madrid y abrió un restaurante en la población indicada. No quiere saber nada de su vida anterior.

  11. Vaya… Tengo un amigo que tiene un chalet allí… Pero si no quiere saber nada de aquello mejor no buscarla. Lástima.

  12. MUCHAS GRACIAS DE NUEVO, PERICO. ME HAS SERVIDO DE MUCHA AYUDA. SOY FAMILIAR DE JULI. PASE CON ELLA UN MES EN MADRID SIENDO YO MUY PEQUEÑA , ANTES DE QUE OCURRIESE TODO EL DESCALABRO ECONOMICO. LLEVO MUCHO TIEMPO INTENTANDO LOCALIZARLA. MI PADRE ES PRIMO CARNAL. SE QUE TODOS MURIERON. AHORA SEGURO QUE LA ENCONTRARE. OS INFORMARÉ

  13. Olga, si vas a este blog tal vez te den más detalles.
    http://condeestruch.blogspot.com/
    Está escrito por un amigo personal de Julia y tal vez sepa algo.

  14. Muchas gracías Perico. Ayer entré en un foro de Santiago de la Ribera. A ver si tengo suerte. He intentado buscarla a traves de guia de “restaurantes” pero hasta ahora no he conseguido nada. Ya he entrado en la página que me das, espero conseguirlo.
    Mil gracias de nuevo, creo que a Juli le haría mucha ilusión.

  15. […] se reconocerá su trayectoria. Además, otro título que formará parte del festival será será El huerto del Francés, una de las consideradas obras maestras de Paul Naschy que podrá disfrutarse en perfectas […]

  16. […] para uno de los escasos mitos legado por nuestro cine fantástico: Paul Naschy, de quien se pasó El huerto del Francés, uno de sus más singulares, personales y menos vistos trabajos, recuperado para la ocasión en una […]

  17. […] experiencia en este terreno (con títulos tan emblemáticos en su haber como La semana del asesino, El huerto del Francés o Una vela para el diablo), casi todos sus trabajos en el terror se habían centrado en la crónica […]

  18. […] español”. Si el año pasado María José Cantudo arropaba con su presencia el pase de El huerto del francés, en esta ocasión fue su propio director, Eugenio Martín, quien en compañía de su esposa, la […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: