La batalla del porro

Título original: La batalla del porro

Año: 1981 (España)

Director: Joan Minguell

Productor ejecutivo: Lluís Ferrando

Guionistas: Joan Minguell, Francesc Bellmunt, Juanjo Puigcorbé, Miguel Sanz
Fotografía: Tomàs Pladevall

Música: José María Durán

Intérpretes: Victoria Abril (Violeta), Paul Naschy [Jacinto Molina] (Capitán Matarraña), Joan Borràs (Vicente), Joan Armengol (Juan), Carlos Tristancho (Kinki), Pepe Rubianes (‘Comando’), Jaume Sorribas (Alférez Llopis), José María Cañete (Teniente), Antonio Chamorro (Cabo González), Francesc Albiol, Oscar Rodríguez (Minifurrys), Josep Basora (Comandante), Ricard Borràs (Reporter), Jordi Brossa (Capitán), Pep Fortuny (Paco), Manolo García (Veterano Médico), Amy Gore (Nudista guitarrista), Joan Gibert (Payés), Félix Moix (Coronel), Manuel Muntaner (Capitán Médico), Jesús Ramos (Carrasco), Luis Vidal (Brian), Jaume Villanueva (Soldado barbero), Juan Viñallonga (Sacerdote), Antoni Ribas (Teniente Coronel), Fernando Rubio (Manuel), Enrique Montforte, Pep Armengol, José Luis Arrebola, Pep Corominas, Abel Folk, Evaristo Granado, Jordi Olivar, Migui Rañe, Josep Roses, Jaume Valls (Soldados), Jordi Boixaderas, Bruno Bruch, Manuel Cortines, Juan José González, Julia Juanola, Genis Loren, Manel Maña, Felix Riera, Conrad Torrelles, Pere Yter (Reclutas), Juli Garcia, Daniel Gimenez, Daniel Muntaner, Marcel Muntaner, Rafael Ortet, Manuel Owono, Andrea Piñero…

Sinopsis: Un grupo de quintos que reivindican la mili voluntaria llegan finalmente al campamento de Caganillas de la Reina. Una vez allí, los mandos militares deciden poner al grupo bajo las órdenes del oficial más duro del campamento, el capitán Matarraña, para que les convierta en verdaderos soldados. Esa misma noche, Matarraña moviliza al grupo hacia un destino desconocido…

En 1980 el cineasta sabadellense Francesc Bellmunt estrenaba el que probablemente sea el mayor éxito comercial de toda su carrera con la comedia La quinta del porro. Protagonizada por un reparto coral formado en su mayoría por jóvenes actores encabezados por el veterano Álvaro de Luna, la película narraba el encierro de un grupo de nuevos reclutas en el furgón de mercancías del convoy militar que trasladaba a su reemplazo al campamento donde debían prestar su servicio a la patria. Frente al tono mitificador que del hecho había venido dando nuestro cine en títulos como Quince bajo la lona, Recluta con niño, o el remake de esta, Cateto a babor, La quinta del porro se hacía eco del cada vez mayor grado de descontento de la sociedad española, en especial de sus nuevas generaciones, hacia esa forma de secuestro legal por parte del estado que era el servicio militar obligatorio. Quizás por ello, su propuesta fue tan bien recibida por el público de la época, que acudió en masa a los cines hasta congregar a más de un millón doscientos mil espectadores, la mayoría de los cuales procedían de Cataluña, donde el film fue distribuido en su versión original en lengua vernácula.

La pela es la pela, y a la vista de los más de doscientos cincuenta millones de pesetas de aquel entonces que la película originó en taquilla, sus responsables decidieron seguir exprimiendo un poco más a su particular gallina de los huevos de oro. Con tal objetivo proyectarían la realización de dos secuelas bajo los nombres de La batalla del porro y El porro contraataca, de las que finalmente solo se llevaría a cabo la primera de ellas. En esta nueva oportunidad Bellmunt cedería la batuta al debutante Joan Minguell, operador de fotografía de la previa y, según sus propias declaraciones, ideólogo original de la misma[1], pasando el director de La orgía a ocuparse de labores de productor y coguionista. En comparación, un cambio poco significativo con el resto de novedades que la cinta en cuestión presentaría con respecto a su predecesora y que, en buena medida, reflejarían la mayor búsqueda de comercialidad con la que fue afrontado el proyecto.

A pesar de que su trama se inicia justo en el momento en el que finalizaba su primera parte y que, por lo tanto, recupera a la práctica totalidad de sus personajes principales, las sustituciones en su plantel de actores estarían a la orden del día[2]. Dejando a un lado aquellas que pudieran estar provocadas debido a causas de fuerza mayor, resulta especialmente relevante en este sentido la contratación de Victoria Abril para dar vida a Violeta, la novia de uno de los reclutas que en la anterior cinta había sido interpretada por Carmen Pérez y que en esta ocasión se erige en protagonista (casi) absoluta de la función. Lo mismo puede decirse de la presencia de Paul Naschy[3], quien presta su musculoso físico al capitán Matarraña, un rol bastante alejado de las habituales coordenadas del icono por antonomasia del cine de terror patrio, pero en el que no se libra de verse una vez más relacionado con el tema de la licantropía a través del cariñoso guiño que supone hacia su persona el que el nombre en clave del comando que él dirige sea, precisamente, hombre lobo.

Otra consecuencia directa de dicho planteamiento está en el distinto tratamiento al que son sometidos los que habían sido los dos ingredientes principales de La quinta del porro. Así, todo su discurso panfletario es relegado a un discreto y agradecido segundo plano en favor de la potenciación de los rasgos humorísticos, cuyas referencias a varios aspectos de la actualidad sociopolítica de la época así como la proliferación de desnudos femeninos la emparentan, en cierta medida, con la corriente que por aquellos mismos años encabezara el cine de Mariano Ozores. No obstante, mucho más acusadas se antojan las reminiscencias que su contenido guarda con la comedia norteamericana de ambientes juveniles de finales de los setenta y principios de los ochenta y, más concretamente, con el modelo establecido por la canadiense Los incorregibles albóndigas (Meatballs, 1979), de Ivan Reitman. Tanto es así que su esqueleto narrativo se aproxima con escasas variaciones al que sería habitual en la larga lista de títulos surgidos a raíz de este, si bien convenientemente adaptado al mundo castrense, tal y como el propio Reitman llevaría a cabo en la coetánea El pelotón chiflado (Stripes, 1981). Incluso, aún a sabiendas de que su concurso está heredado de La quinta del porro, no es difícil de ver en el personaje del tal “Comando” a un remedo del usual miembro extravagante de los grupos protagonistas de este tipo de propuestas.

Pero ya que hablamos de posibles influencias, tampoco podemos pasar por alto las que a su vez La batalla del porro pudiera haber ejercido sobre otras creaciones. Sin ir más lejos, tal podría ser el caso de las célebres Historias de la puta mili que el historietista Ramón Tosas “Ivá” comenzará a publicar en 1986 en las páginas de El Jueves y que posteriormente fueran llevadas a teatro, cine y televisión. No solo porque ambas coincidan en articular una denuncia en contra del servicio militar obligatorio en clave satírica, parodiando para ello algunos de sus aspectos más reconocibles; también la forma en que tal pretensión es servida resulta muy semejante. Y es que, a grandes rasgos, la historia de base que plantea La batalla del porro no deja de ser la misma idea sobre la que se apoyarían las Historias de la puta mili, en especial en sus reencarnaciones audiovisuales: los intentos de un militar de carrera por inculcar los valores castrenses a un grupo de indisciplinados soldados de reemplazo cuya configuración, dicho sea de paso, responde a asumidos estereotipos, acentuando de este modo los diferentes significados que la vida militar supone para unos y otro.

Sin embargo, bien lejos queda el nivel exhibido por La batalla del porro de la brillantez y acidez humorística de la obra original de Ivá. Por el contrario, si algún valor esconde tan insípido y poco recomendable entretenimiento es el de ser, visto hoy en día, bastante más digerible que la trasnochada propuesta de La quinta del porro, lo cual, a decir verdad, tampoco es que sea decir mucho.

José Luis Salvador Estébenez

[1] “La idea de la ‘Quinta’ ya era mía. Un día al salir de un cine pensé cuál era el tema menos tocado por el cine español. Y vi que las cosas militares no habían sido demasiado tratadas, y en clave de comedia, menos. Hablamos con Bellmunt, le interesó y la dirigió. Dio mucho dinero”. Declaraciones de Joan Minguell extraídas del artículo Los del porro, nueva batalla (La Vanguardia, 22 de noviembre de 1981).

[2] A modo de curiosidad, dentro del reparto de La batalla del porro encontramos al cantante Manolo García en el papel del cabecilla del grupo de veteranos que recibe a los reclutas protagonistas con una novatada.

[3] Al parecer, la participación de Naschy estaría propiciada por su amistad con José Antonio Pérez Giner, director de producción de la película y con quien Paul había rodado alguno de sus títulos más emblemáticos dentro de la mítica Profilmes.

12 comentarios en “La batalla del porro

    1. No me jodas, Campeche, que bien sabes tú que no van por ahí los tiros. Pero vamos, la próxima vez ya me andaré con pies de plomo a la vista de las sensibilidades tan susceptibles que tenéis algunos… 😉

    1. Sí. Tanto esta como en la anterior hace de teniente del ejército. Además, debe de ser uno de los pocos actores que conservan su voz auténtica en el doblaje al castellano.

    1. No creo. Al menos, según una entrevista que encontré de la época, decía que en la versión en catalán la doblarían. Me imagino que harían algo parecido a como se rodaban las coproducciones, que rodarían sin sonido en directo y cada actor hablaría en su lengua materna.

  1. … no veo a Carmen Pérez, de la primer película, en el reparto de esta secuela… es una lástima… la acabo de descubrir y me cuesta seguirle la pista…

  2. El reparto incluye como soldado a Jordi Boixaderas, el actor de doblaje que suele prestar su magnifica voz grave a Russell Crowe en peliculas como Gladiator.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s