Latidos de pánico


Título original: Latidos de pánico

Año: 1983 (España)

Director: Jacinto Molina

Productor ejecutivo: Augusto Boué

Guionista: Jacinto Molina

Fotografía: Julio Burgos

Música: Moncho Alpuente, Servando Carballar

Intérpretes: Paul Naschy [Jacinto Molina] (Paul / Alaric de Marnac), Julia Saly (Geneviève), Lola Gaos (Mabile) Silvia Miró ( Mireille), Pat Ondiviela (Julie), Manuel Zarzo (Dr. Lacombe), José Vivó (Dr. Rigaud), Charly Bravo, José Sacristán Hernández (Alain), Salvador Sáinz (Sacerdote), Carole Kirkhman…

Sinopsis: Paul de Marnac, un importante arquitecto, está casado con una millonaria enferma del corazón. Para facilitar la vida de su mujer deciden trasladarse a vivir a la casa que la familia del arquitecto posee desde hace siglos en el campo. Sin embargo, sobre esta se cuentan horribles historias referentes a Alaric de Marnac, un ancestro de Paul con quien este guarda un notable parecido físico. Estas historias y otros infortunados avatares del viaje redundarán negativamente en la paz de la pareja.

Latidos de pánico (1983) es una obra circunscrita, dentro de la filmografía de Paul Naschy, al ciclo de Alaric de Marnac, iniciado con la sugerente El espanto surge de la tumba (1972) de Carlos Aured y en el que se puede incluir también El mariscal del infierno (1974), pese al cambio de nombre del personaje, dado que tanto Marnac como De Lancre no son otra cosa que trasuntos del personaje histórico de Gilles de Rais. Cabe señalar en este punto que la “serie” de Marnac/ De Lancré sigue la misma filosofía que la de su personaje más emblemático, Waldemar Daninsky. Es decir, no es una serie propiamente dicha, sino un conjunto de películas protagonizadas por un personaje de rasgos idénticos pero de idiosincrasia diferente en cada entrega.

Así, mientras en la película de Aured el personaje de Marnac era un temible brujo, ajusticiado y enterrado junto a su consorte, en el presente film es un noble que, tras descubrir a su esposa en la cama con otro hombre, la asesina e inicia una espiral de destrucción que le termina conduciendo al satanismo. Tras ser ejecutado se dice que su fantasma retornará cada cien años para matar a cualquiera que ocupe el cargo de señora Marnac, trasladándose desde ese momento la acción al tiempo presente. Se convierte de este modo Marnac en una presencia etérea, en una leyenda a la que los protagonistas de la historia se refieren en ocasiones, con fines no siempre claros ni aún menos honrados. Y es que, en su desarrollo, Latidos de pánico no se decanta por el terror en el sentido estricto, sino por el suspense. Deviene así la película en un thriller rocambolesco con tintes de culebrón, que comete el error de tomarse demasiado en serio a sí misma. La trama está plagada de giros de guion, pasiones ocultas y manipulaciones y sus dosis de hemoglobina, pero también de personajes poco o nada perfilados que protagonizan alguna que otra escena involuntariamente esperpéntica.

Es por eso, tal vez, que la propuesta funciona a medias. Si bien la idea de usar la leyenda de Marnac como trasfondo de una trama más terrenal es interesante y hasta pertinente, la ejecución de la idea resulta fallida. No solo por lo arquetípico de los personajes, como ya se enunció, sino porque el guion tampoco termina de estar bien trabajado; le falta un repaso y tal vez la intervención de algún guionista con experiencia en cine de suspense que hiciese fluir la historia con mayor sutileza y estableciese un verdadero juego de engaños con el espectador.

Y es que, concretando un poco más y sin destripar ningún elemento clave de la trama, la referida falta total de sutileza es el principal fallo de la presente película. Pese a que se nos intenten presentar como maquiavélicos, a algunos personajes se les ve desde un primer momento sus verdaderas intenciones, restando así tensión y suspense a la trama. O más bien haciendo que ambos tiendan a cero. Y suspense y tensión son, no nos engañemos, los pilares que sustentan este tipo de historias, y que redundan positiva o negativamente en el ritmo de la película. Si la historia fluye bien y los responsables del film saben engañarnos sin que lo notemos, nos engancharemos a la historia y obviaremos, incluso, posibles trampas más o menos evidentes que veremos solo a posteriori. Si no nos atrapan, si la historia fluye errática, iremos detectando cada trampa y, peor aún, adelantándonos a los sucesos con los que deberían sorprendernos. Tal cosa sucede en la presente obra; el ritmo se resiente en algunos momentos a causa de esa falta de verdadero suspense y el espectador va siempre, o casi siempre, por delante de la trama, llegando a aburrirse incluso. Tampoco ayuda a suplir esta desconexión el que, al cabo de una hora aproximadamente, se cierre la que parece ser la historia principal de la película para adentrarse en nuevas subtramas tal vez rebuscadas, pero que quedan tan deslavazadas y apelotonadas que no terminan de epatar con el espectador, ni aún menos de sumergirlo en la cinta.

Si a todos estos condicionantes añadimos una música que, como era común en este tipo de producciones, resulta bastante machacona y anticlimática, tenemos una obra que, sin ser rematadamente mala, sí que precisa de la buena disposición de quien la visiona para ser disfrutada.

Pese a su irregularidad, el film tiene también elementos positivos. El inicio, con un corto pero competente prólogo, situado en tiempos de Alaric de Marnac, y los primeros días de estancia en la casa, y el hasta cierto punto sorpresivo final, por su tono más que por su contenido, gozan de una atmósfera inquietante y conseguida.

Ana Morán Infiesta

Published in: on abril 15, 2011 at 8:55 am  Comments (4)  
Tags: , ,

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2011/04/15/latidos-de-panico/trackback/

RSS feed for comments on this post.

4 comentariosDeja un comentario

  1. ¡Me encantó el final de esta peli!

  2. Una de mis pendientes para ver de Naschy.
    Muy buena reseña al respecto aunque -reportajes hagiográficos aparte- me da la sensación de que todos terminamos diciendo las mismas cosas de las peliculas de Naschy.

  3. […] de Angel Agudo, al que seguirá una  charla posterior. Ya por la tarde, será el turno de Latidos de pánico  (1983) de Jacinto Molina, última de las cintas protagonizadas por Alaric de Marnac que será […]

  4. Yo hice mis anotaciones sobre la película en http://delouredo.blogspot.com.es/2015/11/vista-el-aullido-del-diablo.html


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: