Los españoles del western; entrevista y reseña

Durante el pasado mes de diciembre aterrizaba en las librerías de todo el país Los españoles del western, el último trabajo en el campo editorial de Juan Gabriel García. Aprovechando la buena amistad que nos une con el autor mantuvimos con él la presente entrevista, en la que repasamos diferentes aspectos de su nuevo retoño. Tras ella, os ofrecemos una reseña del libro como complemento.

–          Teniendo en cuenta que tus anteriores trabajos habían sido de carácter biográfico, ¿cómo te surge la idea de escribir Los españoles del western?

–          Porque sentía la necesidad de rendir un homenaje a todos aquellos profesionales españoles; directores, intérpretes, técnicos… que hicieron posible el sueño del western en la anciana Europa. España jugó un papel fundamental en toda esta historia, no solo por los hombres y mujeres de cine que posibilitaron los rodajes en nuestro país, sino también por el paisaje, que se convirtió en el continente ideal del antes denostado y hoy añorado western europeo o spaghetti western.

–          Los españoles del western salió al mercado el pasado diciembre. ¿Qué tal está siendo recibido?

–          Muy bien. Ha resultado una experiencia muy gratificante y ha despertado el interés de un amplio número de aficionados al western y al cine en general, porque en esta obra no sólo se habla de western, sino que cada personaje entrevistado nos relata los acontecimientos más importantes de su trayectoria profesional, en todos los casos vidas dedicadas por completo al séptimo arte. También me consta que se han solicitado ejemplares en países como Estados Unidos, Francia o Reino Unido, donde el western europeo goza también de mucha popularidad.

–          Dada su propia concepción, el libro tiene un claro componente reivindicativo del papel jugado por nuestro país en el fenómeno del spaghetti western. ¿Cuáles son los motivos por los que, en tu opinión, la aportación patria a este género ha pasado habitualmente tan desapercibida? ¿Crees que ha tenido que ver nuestra tradicional falta de chauvinismo?

–          Creo que coinciden varios factores. Pienso que uno de los principales se debe al aspecto industrial y económico. Estoy totalmente convencido de que si cineastas españoles como Joaquín Romero Marchent, Julio Buchs o José Luis Merino, entre muchos más y que rodaron magníficos westerns, hubiesen disfrutado en sus películas de presupuestos más amplios como los que sí tuvieron cineastas italianos como Sergio Leone, Sergio Corbucci o Sergio Sollima, su reconocimiento en el género sería mucho más evidente. El cine italiano, principal propulsor de este tipo de cine, se caracterizaba en los sesenta y setenta por su astucia comercial, a años luz de la española, por lo que conseguían promocionar y difundir mucho mejor sus productos.

El director de producción José Salcedo y el actor Eduardo Fajardo, amEl director de producción José Salcedo y el actor Eduardo Fajardo, ambos entrevistados en el libro, durante la presentación de "Los españoles del western".bos entrevistados en el libro, durante la presentación del libro.
El director de producción José Salcedo y el actor Eduardo Fajardo, ambos entrevistados en el libro, durante la presentación de “Los españoles del western”.

–          En este sentido, resulta muy revelador el prólogo de Enzo G. Castellari, en el que el autor de Keoma repasa la importancia que varios de sus colaboradores españoles tuvieron en sus westerns…

–          Los recuerdos de un cineasta tan significativo como Enzo G. Castellari para el western europeo, y que plasma en el prólogo de esta obra, refleja la trascendencia y el alcance del trabajo de los profesionales españoles en esta hermosa aventura, que en su momento supuso una auténtica revolución cinematográfica.

–          El grueso del libro está compuesto por veintiún entrevistas a otras tantas personalidades que participaron directamente en el género. ¿Por qué te decantaste por esta estructura?

–          Considero que la entrevista a modo de conversación sosegada y reflexiva con los propios protagonistas que propiciaron la historia que sirve de nexo entre todos los personajes que aparecen en el libro, es decir, del western europeo, supone la forma más amena y eficaz de conocer la visión que ellos mismos tienen de esa realidad y contrastarla con lo que cada uno percibe y opina sobre el género que nos ocupa. Para mí ha sido una de las experiencias más gratas de mi trayectoria profesional. Comprobar de primera mano lo que supuso el spaghetti western a través de los testimonios y recuerdos  de los directores, intérpretes y técnicos que he admirado durante toda mi vida ha resultado una tarea profundamente satisfactoria. Espero que el lector también lo haya entendido así y consiga disfrutar tanto como yo con cada una de las entrevistas que componen Los españoles del western.

–          ¿Qué criterios has seguido a la hora de elegir  a los distintos profesionales que entrevistas a lo largo del libro?

–          En la introducción del libro lo explico y aprovecho tu pregunta para dejar claro que ha sido totalmente aleatorio, y por la disponibilidad de las diferentes personas a las que hemos recurrido. Como reza el refrán, “ni están todos los que son ni son todos los que están”, pero los que sí aparecen en el libro cuentan con una trayectoria lo suficientemente significativa como para quedar reflejados en esta obra. Ni qué decir tiene que son decenas los profesionales que deberían estar presentes en este trabajo, pero por motivos de espacio y la imposibilidad de haber mantenido un encuentro o incluso haber localizado a algunos de ellos, finalmente, muchos de los nombres que echamos en falta no aparecen. No descarto en absoluto, dentro un tiempo, escribir un segundo volumen que incluya a esos grandes profesionales que por los motivos que he explicado no aparecen en Los españoles del western. Cuando se acomete un resumen o se elabora un listado de nombres sobre cualquier materia, los españoles del western europeo en este caso, se cometen terribles injusticias porque siempre se quedan nombres en el tintero.

–          Uno de los aspectos que a primera vista destacan de Los españoles del western es su apartado gráfico, compuesto en su mayoría por fotografías de rodaje apenas vistas. Supongo que habrá sido bastante laborioso conseguir todo este material…

–          Sí, ha sido complicado, pero he contado con la complicidad de los entrevistados, ya que un porcentaje enorme de las imágenes que ilustran las entrevistas pertenecen al archivo personal de los protagonistas, por lo que además del carácter histórico poseen un atractivo especial.

–          Ya que estamos, ¿podrías explicar cual es el motivo por el que la portada de Los españoles del western esté protagonizada por Lee Van Cleef?

–          Fundamentalmente porque, independientemente de nacionalidades, creo que Lee van Cleef representa a la perfección la esencia del western europeo rodado en España, del que se erige como uno de sus rostros más representativos. También es un actor conocido internacionalmente y no nos pareció correcto destacar en la portada a alguno de los actores españoles o demás entrevistados, ya que todos no son actores, en detrimento de los demás que quedan reflejados. Por otro lado, si indagamos más allá de la propia imagen de Lee Van Cleef y, una vez que nos hayamos leído el libro, nos percataremos de que esa fotografía corresponde a un fotograma de El hombre de Río Malo, una coproducción española, rodada en España, dirigida por un español como Eugenio Martín, uno de los entrevistados, y que además se incluye en el libro. De todos modos respeto las opiniones de todos aquellos a los que les hubiese gustado que en la portada apareciese alguno de los ilustres intérpretes españoles del western que todos conocemos y que sin duda se lo merecen.

–          Centrándonos en la temática del libro, ¿consideras que el western dirigido por españoles o de mayoría española posee algún rasgo característico que le diferencie en cierta forma del spaghetti western al uso?

–          No te podría decir una característica en concreto que destaque sobre otras. Pienso que, a grandes rasgos, los westerns españoles se circunscriben a la oleada de westerns que se hicieron en aquel momento determinado, y la mayoría de ellos está en sintonía con el grueso de producciones europeas de ese género que se estrenaron en el periodo al que nos referimos. Lo que sí ocurre es que factores tan fundamentales para un western como la puesta en escena evidenciaban el menor presupuesto con el que los westerns españoles contaban en comparación a los italianos o procedentes de otras latitudes. Ahí sí encontramos una característica común, la ausencia de presupuestos boyantes. Se trata únicamente de una cuestión económica, no de falta de talento, que como han demostrado los profesionales españoles del cine, nunca ha faltado.

José Salcedo en un descanso del rodaje de 'La carga de la policía montada'.
José Salcedo en un descanso del rodaje de ‘La carga de la policía montada’.

–          Aunque la mayoría de nuestra producción no destaque por su calidad artística, ¿cuál sería para ti el mejor western español? ¿Por qué?

–          Esta es una de esas preguntas casi imposible de contestar. Te diría que El sabor de la venganza o Antes llega la muerte, ambas de Joaquín Romero Marchent. Tampoco me puedo olvidar de El precio de un hombre. Creo que supuso un punto de inflexión en el género por diferentes motivos: por la complejidad del personaje de Tomas Milian, un villano que cae bien, y su pasión al interpretarlo, lo cual además le abrió las puertas del western y pronto se convirtió en uno de los actores más carismáticos. La atmósfera claustrofóbica y absorbente que supo crear Martín, con una estética desgarradora, donde el desierto aporta dramatismo y veracidad a la historia, provoca que este título sobresalga como uno de los más originales del western europeo.

–          Con Los españoles del western ya son varios los trabajos que durante los últimos años han sido publicados en España en torno al eurowestern. A esta bibliografía hay que unirle la labor entusiasta desarrollada por blogs como “800 spaghetti westerns”. ¿Por fin nuestro país comienza a reconocer la importancia histórica del género?

–          Podemos decir que atraviesa por una especie de segunda juventud. El paso del tiempo nos ha permitido observar con más distancia y frialdad este fenómeno cinematográfico que hoy día reivindicamos. Parte de esa nueva visión, nostálgica y cinéfila del western europeo, se debe a muchos blogs y páginas webs y a la labor de numerosos estudiosos que han publicado ensayos en los que se describe porqué este género tuvo y tiene tanta repercusión. Ocurre en España y en otros países donde estas películas gozaron del favor del público, como Italia, Alemania, Estados Unidos o Francia. Para comprobar esto no tenemos nada más que fijarnos en la cantidad y calidad de los cineastas que muestran claras influencias del western europeo, entre los que sobresale Quentin Tarantino, que en más de una ocasión ha mostrado su pasión por el género y, en especial, por Sergio Leone. Blogs como el magnífico “800 spaghetti western” tienen mucha culpa de este nuevo interés.

–          Para terminar, ¿por donde pasan tus futuros proyectos?

–          Por suerte tengo muchos frentes abiertos. En breve os podré comunicar detalladamente de qué se trata, pero a los seguidores del spaghetti western les puedo asegurar que este género que nos hizo soñar en nuestra infancia y con el que nos seguimos quedando absortos tendrá un protagonismo especial.

Título: Los españoles del western

Autor: Juan Gabriel García. Prólogo de Enzo G. Castellari

Editorial: Editorial Círculo Rojo

Datos técnicos: 440 páginas (2010)

Durante años, el western originario del Viejo Continente fue tomado como el hermano pobre de su émulo norteamericano; un sucedáneo sin mayor atisbo de interés y/o valor cinematográfico. Esta consideración se dejaría notar incluso en el nombre con el que serían conocidas coloquialmente estas películas, spaghetti westerns, cuya evidente carga despectiva era remarcada por su utilización como adjetivo diferenciador de los genuinos ejemplos procedentes del otro lado del Atlántico. Aunque, afortunadamente, tan estúpidas connotaciones han ido poco a poco diluyéndose a medida que el subgénero era revalorizado por parte de crítica y público, lo cierto es que dicha definición ha terminado por perpetuar en el imaginario colectivo una idea bastante equivocada acerca de ciertas particularidades del fenómeno. De poco ha servido que el título que, de alguna manera, sirviera de precursor de toda esta corriente fuera una coproducción entre España y los Estados Unidos rodada en Almería, o que sin las primeras incursiones en el tema del pionero Joaquín Luis Romero Marchent, difícilmente Alberto Grimaldi hubiera producido la seminal Por un puñado de dólares de Sergio Leone. Para muchos espectadores el western en Europa fue, única y exclusivamente, cosa de italianos.

Rebatir esta máxima es uno de los leitmotivs que persigue Los españoles del western, el nuevo libro de Juan Gabriel García. Con este objetivo, el joven periodista y escritor almeriense evoca los recuerdos y vivencias de veintiún profesionales del medio – veintidós, si contamos a su prologuista, el cineasta trasalpino Enzo G. Castellari-, hermanados por su participación en alguno de los muchos westerns filmados en España. Voces, por tanto, de lo más autorizadas para calibrar la verdadera importancia que nuestro país pudo tener en la implantación y desarrollo del género en Europa, como así ocurre. A través de sus palabras se van desgranando numerosas claves para entender hasta qué punto el papel jugado por España y los españoles fue determinante en toda esta historia, al tiempo que también queda puesto de manifiesto cómo la realización de este tipo de cintas repercutiría en el periodo de máximo esplendor cualitativo, cuantitativo y técnico conocido por nuestro cine. Una favorable situación que la práctica totalidad de los convocados coinciden en señalar como desaprovechada por parte de los organismos oficiales, quienes no quisieron o no supieron facilitar los medios necesarios que posibilitaran la creación de una verdadera industria cinematográfica, lo que, unido a los cambios experimentados por los gustos del público y la actitud caciquera de determinados particulares, propiciarían el final de esta etapa de bonanza jamás igualada.

Al igual que ocurriera en los anteriores trabajos de su autor, uno de los mayores aciertos que encierra Los españoles del western y, a la vez, uno de sus principales atractivos, es el de ceder la palabra a aquellos que, debido a sus cometidos mal llamados menores, rara vez disponen de un altavoz con el que dar a conocer sus experiencias. Junto con la habitual presencia de actores y directores, a lo largo de las cuatrocientas páginas largas que componen la obra desfilan representantes de la mayoría de apartados intervinientes en la confección de una película. Especialistas, montadores, scripts o decoradores, que con su testimonio redundan en una mayor pluralidad y riqueza de contenidos, aportando, además, una visión muy aproximada de lo que debía ser el ambiente que rodeaba aquellos rodajes. Pero como suele pasar en estos casos, en los que el grueso del texto se articula por medio de entrevistas, su interés varía y fluctúa en función de los entrevistados; no tanto por su identidad en sí, sino por su grado de predisposición y, sobre todo, su capacidad para rememorar hechos acaecidos hace más de cuarenta años. De este modo, declaraciones tan sustanciosas, por muy diferentes motivos, como las de Eduardo Fajardo, José Frade o el mayor de los Romero Marchent, se contraponen con otras que apenas se limitan a corroborar lo ya apuntado, caso de Álvaro de Luna, si bien es preciso constatar que estas últimas son las menos. Puestos a destacar una por encima del resto, especialmente emotiva resulta, por motivos obvios, la intervención del icónico Aldo Sambrell, fallecido poco antes de la publicación del libro, y quien declara su deseo de morir “en Almería y en un caballo”.

Precisamente, y dejando a un lado puntuales errores de documentación sin mayor relevancia, quizás el aspecto más reprobable que arroja la labor de Juan Gabriel García sea el pecar de un enfoque demasiado localista, derivado del protagonismo que en sus preguntas adquiere su Almería natal frente a los otros tradicionales focos de producción de western en España, esto es, Madrid y Barcelona. Algo, por un lado, de lo más lógico, habida cuenta de sus antecedentes profesionales y de sus padrinos editoriales, y que, por otra parte, ni resulta molesto ni consigue empañar los resultados de un libro que cumple con creces las encomiables pretensiones con las que fue concebido: homenajear y reivindicar a los directores, intérpretes, técnicos y paisajes españoles que contribuyeron a que, durante más de dos décadas, España se convirtiera en el equivalente europeo del salvaje Oeste americano.

José Luis Salvador Estébenez

7 comentarios en “Los españoles del western; entrevista y reseña

    1. Me alegro de que te guste y, por supuesto, gracias a tí por el enlace. De todas formas, como si quieres coger la entrevista entera y publicarla. YA sabes que no hay ningún problema. 😉

  1. Es un libro que me atrajo desde el primer día y que seguramente compre. Realmente la parte española en este género es esencial. Ya era hora de que se reivindicara esta época, este cine y a esta gente. Muy emotiva la foto de Salcedo y Eduardo Fajardo. Enhorabuena

  2. Según me ha dicho el propio Juan Gabriel, “Los españoles del Western” ha sido nominado en la categoríoa de Mejor Libro de Cine para los Premios ASECAN 2012. que organiza la Asociación de Escritores Cinematográficos de Andalucía.

    1. Pues finalmente Juan Gabriel se ha llevado el premio de ASECAN, por delante de “La violencia machista en el cine” (Trinidad Núñez y Yolanda Troyano Coord.) y “Tod Browning” de José Manuel Serrano Cueto. Vaya desde aquí nuestra más sincera enhorabuena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s