Phantom from Space

Título original: Phantom from Space

Año: 1953 (Estados Unidos)

Director: W. Lee Wilder

Productor: W. Lee Wilder

Guionistas: William Raynor, Myles Wilder, según argumento de este último

Fotografía: William H. Clothier

Música: William Lava

Intérpretes: Ted Cooper (Hazen), Tom Daly (Charlie), Steve Acton (operador), Burt Wenland (Joe), Lela Nelson (Betty Evans), Harry Landers (teniente Bowers), Bert Arnold (Darrow), Sandy Sanders, Harry Strang, Jim Bannon, Jack Daly, Michael Mark, Rudolph Anders, James Seay, Noreen Nash, Steven Clark, Dick Sands…

Sinopsis: Un objeto volante no identificado es detectado en Alaska y seguido por los radares rumbo sur, hasta estrellarse en el valle de San Fernando. Pronto, por la zona comienzan a surgir informes de la aparición de un misterioso individuo, disfrazado como un submarinista o algo parecido, y que ataca a las personas…

Hermano del gran Billy Wilder, W. Lee Wilder (1904-1982) desarrolló una carrera más bien gris, comenzando como productor con la interesante The Great Flamarion [tv/dvd: El gran Flamarion, 1945], de Anthony Mann, y pasando rápidamente a la faceta de director (y productor de sus propios filmes) con el policial The Glass Alibi (1946). Su adscripción a la ciencia ficción provendría precisamente con la presente, a la que seguiría la muy similar Killers from Space (1954), y The Snow Creature (1954), la primera película de la historia en presentar en su trama a un yeti, a las cuales cabe añadir Manfish (1956), una fusión de los relatos de Edgar Allan Poe “El escarabajo de oro” y “El corazón delator”, Fright (1956), sobre reencarnaciones, la mezcla de ci-fi y horror The Man Without a Body (1957), co-dirigida con Charles Saunders, sobre la cabeza de Nostradamus, El asesino de mujeres (Bluebeard’s Ten Honeymoons, 1960), su film quizás más ambicioso, protagonizado por George Sanders en el papel de Landrú, y la postrera The Omegans (1968), que aúna adulterio, jungla y radiactividad.

Amén de un amplio ciclo de dieciséis cortos musicales, el género que más tocó fue el thriller, y la presente película podría adscribirse a esa tónica, salvo que en esta ocasión el asesino a descubrir, en lugar de ser un criminal cualquiera es un extraterrestre que, cuando se despoja de su traje espacial, se vuelve invisible. El guión es obra (en unión a William Raynor, ocasional socio suyo en esas labores) de Myles Wilder, su joven hijo, que debutaba en la labor precisamente con la presente, y quien tras trabajar con papá en casi todos los títulos citados se refugiaría en la televisión, donde escribiría para series como Bonanza, Caravana, Barco a la vista, Superagente 86, Disneylandia, El show de Doris Day, La tribu de los Brady, La familia Addams/Los locos Addams y El sheriff chiflado, con la que abandonó el medio.

Phantom from Space (1953) es una ultra-barata producción perpetrada con el fin de arrimarse al éxito que disfrutaba el género en la época, con un planteamiento argumental propio de un relatito de segunda que podría publicarse en cualquier revista especializada del momento, bastante ingenuo pero que resulta entretenido en su sencillez y falta de pretensiones, en el cual destaca una primera parte moderadamente efectiva siguiendo los moldes del thriller, como se dijo, para ofrecer luego una segunda parte de carácter digamos claustrofóbico, pese a que esa sensación no se logra aportar en absoluto, protagonizada por un reparto coral, donde el supuesto idilio que se veía venir desaparece (la muchacha protagonista parece felizmente casada con un individuo que semeja un Clark Kent anémico, aunque en ningún momento se les ve en actitud cariñosa), y en la que el alienígena adopta una apariencia bastante curiosa, desde su primer estadio, con un traje espacial de muy simpático diseño, pasando por el segundo estadio de invisibilidad, para terminar en un tercer estadio, cuando se esfuma la capacidad invisible y se le vislumbra en su apariencia, un cuerpo desnudo sin un ápice de pilosidad, con la cabeza provista de un casquito que pretende mostrarle calvo, orejas que son un mero orificio, y un slip color carne que, se supone, pretende hacerle pasar por desnudo (en los planos medios el slip se vislumbra más oscuro). Incluso la muerte final de la criatura es bastante singular, semejando más bien un vampiro que un ser venido de otros mundos.

Aceptando, pues, sus muchas limitaciones, es un serie C simpático e intrascendente, que tan fácil como se ve se olvida.

Carlos Díaz Maroto

Published in: on noviembre 14, 2011 at 7:45 am  Comments (1)  
Tags: ,

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2011/11/14/phantom-from-space/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. De acuerdo con la crítica…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: