King Kong contra Godzilla

Título original: Kingu Kongu tai Gojira

Año: 1962 (Japón)

Director: Ishirô Honda

Productor: Tomoyuki Tanaka

Guionista: Shinichi Sekizawa, según el guión de George Worthing Yates, basado en el argumento de Willis O’Brien para “King Kong Versus Prometheus”, según el personaje de Merian C. Cooper y el de Shigeru Kayama

Fotografía: Hajime Koizumi

Música: Akira Ifukube

Intérpretes: Tadao Takashima (Osamu Sakurai), Kenji Sahara (Kazuo Fujita), Yu Fujiki (Kinsaburo Furue), Ichirô Arishima (sr. Tako), Jun Tazaki (general Masami Shinzo), Akihiko Hirata (primer ministro Shigezawa), Mie Hama (Fumiko Sakurai), Akiko Wakabayashi (Tamiye), Akemi Negishi (madre de Chikiro), Haruo Nakajima (Gojira), Katsumi Tezuka (Gojira), Shoichi Hirose (Kingukongu), Somesho Matsumoto, Senkichi Omura, Sachio Sakai, Haruya Kato, Nadao Kirino, Kenzo Tabu, Shin Otomo, Yoshio Kosugi, Tatsuo Matsumura……

Sinopsis: En una isla es hallado King Kong, que es transportado a Tokio. Mientras, en un iceberg a la deriva es localizado Godzilla congelado. Pronto, el enfrentamiento entre ambos gigantes no se hará esperar.

En 1959 Willis O’Brien desarrolló un argumento en el cual el monstruo de Frankenstein se enfrentaba a King Kong, acompañado de una serie de atractivos bocetos. Este “King Kong Versus Frankenstein”, después cambiado a “King Kong Versus the Ginko”, ofrecía de nuevo a Carl Denham trasladando a King Kong a San Francisco, donde lo hace enfrentarse a un monstruo creado por el nieto del doctor Frankenstein, que ha construido mezclando partes de distintos animales, así, rinocerontes, elefantes y otros animales africanos. El clímax tenía lugar en el Golden Gate, a donde llegarán los dos monstruos tras dejar a su paso una estela de destrucción y muerte.

El productor John Beck, que trabajaba en la R.K.O., desvincula del proyecto a Obie y lo pasa al escritor George Worthing Yates, quien transforma la historia y, de paso, a Frankenstein, que acaba convertido en Prometeo; en este boceto, Yates elimina a Carl Denham de la historia y proporciona al monstruo de Frankenstein una mayor inteligencia. Así, el guión definitivo acaba titulándose “King Kong Versus Prometheus”, y el 2 de noviembre de 1960 se anuncia públicamente como el próximo proyecto de la R.K.O. sobre el simio gigante. Sin embargo, ciertos problemas, presupuestarios lo más seguro, hacen que los planes se congelen, hasta que surge la posibilidad de co-producción con Japón (tras un tímido y fallido contacto con productores italianos), en concreto los estudios Toho, cuya figura señera era el monstruo radiactivo Gojira, más conocido en Occidente como Godzilla. Allí, el guionista japonés Shinichi Sekizawa toma el trabajo de Yates y lo re-escribe en su totalidad, aunque aprovecha bastantes elementos de su trabajo.

Godzilla había debutado en pantalla en 1954 con Japón bajo el terror del monstruo (Gojira), de Ishirô Honda. Su enorme éxito mundial conduce a una inmediata secuela con El rey de los monstruos (Gojira no Gyokushu) en 1955, dirigida en esta ocasión por Motoyoshi Oda. Esta sería, pues, la tercera ocasión en que Godzilla aparecerá en pantalla, la primera en color, en pantalla panorámica y sonido estereofónico, y donde se le emparejará con otro monstruo mítico.

El mayor cambio con respecto al Kong original fue el de la altura. En la película de Schoedsack tenía quince metros, y aquí llega a los sesenta; así pues, la explicación es que éste no es aquél Kong, sino otro, casualmente llamado igual aunque sito en otra isla donde también los indígenas lo adoran; uno de los expedicionarios le llamará de pronto King Kong, sin saberse el motivo. Eiji Tusburaya era el maestro de los disfraces (suitmation sería denominada esta técnica), y en esta película no sería distinto. Chocó a muchos, con todo, el aspecto grotesco e infantil que se otorgó a nuestro simio, con un rostro cuasi-deforme y cuerpo depauperado y andrajoso. Por su parte, el disfraz de Godzilla evoluciona favorablemente con respecto a las primeras películas, confiriéndole una cola de lo más flexible y que usará con habilidad en la lucha. Eso induce a pensar a muchos que Tsuburaya buscaba mofarse del producto americano en beneficio del propio, máxime cuando en el mismo guión Kong aparece como un cobardica que huye o se esconde.

El gran Eiji Tsuburaya dando instrucciones durante el rodaje de la película.

El gran Eiji Tsuburaya dando instrucciones durante el rodaje de la película.

Así, King Kong contra Godzilla se estrena en Japón el 11 de agosto de 1962 (en España ese estreno no tendría lugar hasta el 25 de diciembre de 1978, y por parte de una distribuidora especializada en películas infantiles), consiguiendo un éxito espectacular, con once millones de entradas vendidas en Japón.

El resultado es una película simpática, pero lejos de lo que podría haber deparado. Es una lástima cómo, después del tono sobrio y lóbrego de las dos entregas previas de Godzilla ya citadas, aquí se optó por un tono más superficial, infantil y humorístico. En este sentido, los personajes graciosos de la trama resultan por completo insoportables –aún cuando en la versión occidental algunos de estos apuntes fueran eliminados-. De igual modo, y como una costumbre casi mayoritaria en estas producciones niponas, el argumento se ve salpicado con comentarios científicos de parvulario, y las fuerzas militares no tendrán un comportamiento mucho más maduro –“Yo soy el jefe y se hace lo que digo”, clama el general ante un consejo de no atacar-. Con todo, pese a que resulte un tanto difícil calibrar en su totalidad el film a partir de la desastrosa versión americana (1), se trata de un espectáculo simpático, dentro de sus limitaciones, y donde destacan momentos mágicos como el surrealista ataque del pulpo, y en general toda la secuencia que transcurre en la isla de Farou, donde se aúnan toques aventureros, fantásticos y cuasi-mágicos por medio de una fastuosa fotografía en color que se recrea en las policromías más arrebatadoras.

Existía el mito de que se rodaron dos finales, uno para el público japonés, con Godzilla como vencedor, y otro con King Kong como triunfador, con destino a los espectadores occidentales. Sin embargo, no es así, y tanto en la versión nipona como la que se montó especialmente en Estados Unidos el final es el mismo… que, sin embargo, no desvelaremos, por si algún espectador futuro desea esperar a averiguarlo.

Y ahora llegamos a la ardua cuestión de los remontajes. Como hemos dicho, John Beck era el productor americano, que distribuyó la película por medio de la Universal. Se escribieron nuevas escenas, dirigidas por un tal Thomas Montgomery, del que nada más se sabe, para explicar al público occidental las tomas que se eliminaron de la versión original, como numerosas secuencias de órdenes militares, que se ofrecen sin sonido, y con el presentador inicial narrando las decisiones. También hubo cambios en los diálogos, como unas fiebres selváticas que atacan a uno de los expedicionarios en el principio, transformadas en una alusión a un “dolor de callos” que se repite machaconamente sin parar. Por lo demás, también se levantará de la película la mayor parte de la excelente partitura compuesta por Akira Ifukube, habitual de la productora nipona, reemplazándola por música de archivo, en especial composiciones de Henry Mancini para La mujer y el monstruo (Creature from the Black Lagoon, 1953), de Jack Arnold.

Carlos Díaz Maroto

(1) Las sucesivas ediciones en vídeo y dvd que han aparecido de la película proceden del montaje americano; al parecer, ver la versión nipona, inclusive en el propio Japón, es dificilísimo.

Trailer de la versión japonesa:

Trailer del montaje norteamericano:

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2012/09/24/king-kong-contra-godzilla/trackback/

RSS feed for comments on this post.

2 comentariosDeja un comentario

  1. […] Kong se escapa, pese a lo que muchos piensan, no es una secuela de King Kong contra Godzilla (Kingu Kongu tai Gojira, 1962), también de Honda. En esta ocasión, los orígenes se hallan en […]

  2. […] e incluso reyertas”, esta décimo quinta edición reunirá títulos de films tan sonoros como King Kong contra Godzilla, Bruce Lee contra los halcones negro o Las amazonas contra los superman, junto a diversos […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: