Spider Baby

be71f8c6-8bb0-4eef-8daa-60088eca6fff

Inédita hasta la fecha en España, la salida de Spider Baby dentro de la prestigiosa colección de Versus “Cinema Bis” ha supuesto la recuperación y difusión en nuestro país de un título de culto en los Estados Unidos que, aunque ha pasado inadvertida por diversos especialistas, se erige en una de las precursoras del cine de terror moderno. Así la considera nuestro colaborador Juan Pedro Rodríguez en la reseña crítica que encabeza el presente artículo y que, como es de rigor, se acompaña de un comentario acerca de las características técnicas de la referida edición en DVD.

LA PELÍCULA

vlcsnap-2013-10-25-23h19m57s26

Aunque no ha corrido la misma suerte que otros ilustres miembros de la factoría Corman, como es el caso de Francis Ford Coppola o el recién retirado Jack Nicholson, Jack Hill ha sido uno de los artistas más rentables surgidos de ella. Entre sus méritos se encuentra el haber sido el descubridor de Pam Grier, además de uno de los mayores y más conocidos cultivadores de subgéneros de la popularidad del wip o el blaxploitation, con títulos tan vitales como The Big Bird Cage o Foxy Brown. Sin embargo, en un principio la intención de Hill no era dirigir, sino la de componer bandas sonoras para películas[1], tarea que curiosamente no ha llegado a desempeñar a lo largo de su carrera. Quizás sea porque, tras realizar un primer corto en la universidad titulado The Host – en el que colaboraría con uno de sus actores fetiche, Sid Haig -, Hill se animó a seguir profundizando en el cine, entrando a trabajar para el ingenioso Roger Corman, con el que se inició rodando insertos para películas, editando o haciendo de director de fotografía, en muchos de los casos sin que ni siquiera llegara a acreditarse su trabajo. No sería hasta su encuentro a finales de los sesenta con Gil Lasky y Paul Monka, unos constructores que querían producir una cinta de terror, que Jack Hill tendría por fin la oportunidad de hacer su propia película.

vlcsnap-2013-10-25-23h20m15s235

Llegada la hora, Hill hizo gala de todo lo aprendido junto a Corman. Para su debut redujo el plan de rodaje a apenas doce días, no conformándose con colocarse únicamente detrás de las cámaras, sino que además se encargó tanto de las tareas de guion como del montaje de la película, obteniendo unos resultados que, vistos hoy día, resultan mucho más significativos de lo que cabría esperar en un principio. Spider Baby or, the Maddest Story Ever Told es una película de terror macabro llena de humor negro que, aunque no se suele utilizar como ejemplo, hizo tanto por modernizar el género como La semilla del diablo, El héroe anda suelto o La noche de los muertos vivientes películas que, tal y como apunta Jason Zinoman en su imprescindible libro Sesión sangrienta[2], fueron las precursoras del nuevo cine de terror. De hecho, no es fortuito sacar a colación las películas de Polanski, Bogdanovich y Romero, respectivamente, teniendo en cuenta que, al igual que la de Hill, datan su fecha de estreno en 1968[3]. De este modo, si en La semilla del diablo no sabíamos si el mal era real o fruto de la imaginación de su protagonista, en El héroe anda suelto quedaba patente que los miedos de fantasía habían quedado eclipsados por otro tipo de terror más real, y en La noche de los muertos vivientes se omitía el origen del horror además de hacerse una (involuntaria) crítica contra la América racista[4], Spider Baby, con su ambiente enfermizo, su erotismo, esas pinceladas gore y esa familia de locos caníbales, también fue un paso más allá de las típicas películas de terror que se estrenaban por aquellas fechas, no siendo muy difícil ver en ella la antesala de la posterior La matanza de Texas de Tobe Hooper, de la que adelanta detalles argumentales e incluso escenográficos.

vlcsnap-2013-10-25-23h20m30s135

Es indudable que a finales de los sesenta los Estados Unidos estaban cambiando. La guerra de Vietnam, el movimiento hippy, la lucha por los derechos civiles de los afroamericanos y de las mujeres, entre otros temas, causaban cierto temor en la sociedad norteamericana más tradicional, y toda esa paranoia quedó de algún modo reflejada en Spider Baby. Los cambios que promovía la juventud representaban un peligro, y Jack Hill no dudó en plasmar ese sentimiento en el desquiciado trío protagonista – encarnados magistralmente por Beverly Washburn, Jill Banner y Sid Haig -, al que no por casualidad, y utilizando un acertado sentido del humor muy negro, le concedió además el papel de víctimas. Pero tampoco es casual que quien les otorgue cierto indulto a estos pobres desgraciados sea el personaje al que interpreta el que fuera una de las principales estrellas del cine de terror de la Universal: Lon Chaney Jr. Si en la antes citada El héroe anda suelto, Boris Karloff[5] era esa vieja estrella de cine (en el que habitaban monstruos, vampiros y fantasmas) que se enfrentaba a una nueva forma de horror más real – y, por tanto, más sobrecogedor – que acompañaba a los nuevos tiempos, en Spider Baby Lon Chaney Jr. cobra una labor mucho más tolerante con el modernismo. No por menos ellos – la juventud americana -, son los que de algún modo mantienen viva la llama de esas viejas películas de terror en las que aparecía el actor, gracias a las reposiciones televisivas; y no olvidemos que es el mismo Chaney el que se encarga de entonar la canción que escuchamos durante los títulos animados y en la que se sugiere ese relevo de “monstruos” en el cine de terror al decir textualmente: “Frankenstein, Drácula y también la momia, seguro que acabarán en la barriga de alguno”.

vlcsnap-2013-10-25-23h22m05s54

Pero aunque la comparación resulta algo más o menos inevitable, las diferencias entre la cinta de Hill y Hooper son más que sustanciales. Y no sólo por el tono cómico que despide Spider Baby, sino por el enfoque tan distinto que Hooper otorga a sus víctimas y verdugos en su posterior obra de 1974. Si bien es verdad que en ambos casos estamos ante una familia caníbal endogámica cuya cordura  flaquea y que vive apartada del resto de la sociedad, la batalla entre la modernidad y el conservadurismo que en ambas se da es totalmente opuesta: mientras que en la de Hooper es la juventud la que se enfrenta al azote reaccionario y violento que representa la familia Sawyer (que de algún modo castiga sus pecados y su carácter impío), en la de Hill los Merrye son los que tienen que luchar contra el tradicionalismo representado por los veteranos personajes del abogado y una parienta lejana de la familia que reclama la propiedad junto a otro pariente más joven. Curiosamente, este personaje – simpático y amable para más señas – es, en unión a la también joven secretaria del abogado, el contrapunto a los verdaderos malos de la película: los “viejos”. De ese modo el tradicionalismo se topará de bruces con la estrambótica familia Merry – llamando especialmente la atención que el abogado insista en que los tres huérfanos no hayan sido escolarizados en su infancia, es decir, que no hayan sido incorporados al sistema -, mientras que la otra pareja no parece ver el peligro que representan, llegando a tolerarles a pesar de sus taras e, incluso, sentirse cómodos con ellos.

vlcsnap-2013-10-25-23h20m49s66

Una pista más del carácter reaccionario de estos personajes maduros la hallamos en la caracterización del personaje interpretado por Karl Schanzer y su minúsculo bigote a lo Hitler o en la naturaleza marcadamente reprimida de la solterona a la que encarna Carol Ohmart. Por otra parte, toda la fiebre caníbal que se desata en la película es justificada por una enfermedad llamada el “síndrome Merrye” – la cual, lógicamente, solo sufren los integrantes de esta familia -, cuyos efectos son la regresión mental de los afectados al llegar a la pubertad, hasta despertar en ellos un peligroso instinto homicida y caníbal[6]. Junto a ellos tenemos a Bruno, el cochero de la familia interpretado por Lon Chaney Jr., quien prometió en el lecho de muerte del patriarca de los Merrye que cuidaría de sus hijos, además de comprenderlos y, lo más llamativo de todo, a no odiarlos por su comportamiento, cosa que el fiel y bondadoso chófer cumple con creces, tal y como queda demostrado a lo largo del metraje.

vlcsnap-2013-10-25-23h22m56s50

Puede decirse que a raíz de Spider Baby los choques generacionales seguirían sucediéndose a lo largo de distintas películas del género, pero desde un punto de vista mucho más carca, sobre todo con el nacimiento del slasher (con títulos como Halloween o Viernes 13 y sus continúas secuelas), género al que, por otro lado, siempre se le ha buscado su origen (así a grandes rasgos) en el Psicosis de Hitchcock, el giallo o en cintas como la de Hooper o la muy reivindicable Navidades negras de Bob Clark; claro que, en vista de lo expuesto, habría que concederle a esta pequeña película (casi olvidada) la importancia y atención que se merece como precursora de esta corriente. Todos los que amamos el cine de terror somos de algún modo descendientes de los Merrye.

vlcsnap-2013-10-25-23h21m08s0

LA EDICIÓN

Aunque oficialmente el DVD de Spider Baby se puso a la venta el pasado 20 de febrero, con anterioridad había sido distribuida una tirada limitada como obsequio a los abonados a la vigésimo tercera Semana de Cine Fantástico y de Terror de San Sebastián, allá por el mes de noviembre del 2012. Nunca estrenada en nuestro país en ningún formato, la película se ofrece en versión original subtitulada al castellano e imagen panorámica respetando el a.r. de 1.66:1 con el que fue planificada. Por primera vez a nivel mundial, la edición de Versus recupera el montaje original tal cual fue concebido por su director, Jack Hill, restituyendo todo el metraje que había sido eliminado por decisión de los distribuidores en la versión estrenada en salas.

vlcsnap-2013-10-25-23h13m01s126

A pesar de tratarse de un film de bajo presupuesto del que durante años circularon copias piratas de un ínfimo nivel, la calidad de imagen es excelente, reproduciendo de un modo fidedigno la ya de por sí magnífica fotografía en blanco y negro de Alfred Taylor. Así las cosas, los únicos fallos detectados en este sentido no pasan de la aparición de pequeñas rayas e imperfecciones en unos pocos fotogramas que, por distribución y forma, parecen coincidir con los últimos metros de alguno de los rollos en los que se dividía la primigenia copia en 35 mm. de la que parte el máster empleado. Deficiencias de un nivel similar se dan también en la pista de sonido, en forma de leves distorsiones durante algunos fragmentos de diálogos, aunque sin que en ningún caso lleguen a molestar y mucho menos a entorpecer el visionado de la película, ni por duración ni por frecuencia.

vlcsnap-2013-10-25-23h13m17s63

Además de una secuencia de créditos alternativa, en la que en lugar de Spider Baby aparece acreditado como nombre del film Cannibal Orgy, título inicialmente previsto para el mismo, el grueso de los contenidos adicionales lo componen un par de documentales procedentes de la edición de Zona 1 de Dark Sky Films. Bajo el título de “La eclosión de Spider Baby”, el primero y más interesante se dedica a repasar a lo largo de aproximadamente media hora diversos aspectos relacionados con la película, que van desde su génesis a su repercusión, de la mano de varios de los miembros de su equipo, sin olvidar a otras personalidades que se encargan de aportar un punto de vista externo, entre las que destaca la comparecencia de Joe Dante. “Spider Stravinsky” es el otro documental, y en él se efectúa un breve repaso por la vida y obra del compositor de la banda sonora, Ronald Stein, prestando, como es lógico, una especial atención a su trabajo para Spider Baby y, muy especialmente, a la grabación del soberbio tema principal que interpreta Lon Chaney Jr. durante los títulos de crédito iniciales. Todo ello es presentado con imagen anamórfica y subtítulos en castellano. Por último, y como suele ser habitual en estos casos, el apartado se cierra con las típicas fichas técnicas y artísticas del film.

Juan Pedro Rodríguez Lazo

vlcsnap-2013-10-25-23h29m18s154

[1] Es como si en primera instancia Jack Hill pretendiera aunar el mundo del cine y la música, y de ese modo las profesiones de sus progenitores: su madre era profesora de música y su padre, Roland E. Hill, trabajó en el departamento de arte de películas como la versión Disney de 20.000 leguas de viaje submarino o la serie de televisión Crossroads.

[2] Sesión sangrienta (Editado por T&B, 2012).

[3] Aunque, a decir verdad, Spider Baby se rodó en 1964, no siendo distribuida  hasta cuatro años más tarde debido a problemas financieros de sus productores.

[4] Romero siempre ha declarado que la elección de Duane Jones para protagonizar el film no fue por su color de piel, sino porque era el actor más idóneo para desempeñar el papel.

[5] Como un apunte más, Jack Hill se encargó de filmar la que sería la última aparición de Boris Karloff en el cine, con un material que sería utilizado posteriormente para formar parte del metraje de las coproducciones mejicanas La isla de los muertos Invasión siniestra.

[6] Sin ir más lejos (SPOILER), el final de la cinta sugiere que el (recordemos, joven y simpático) pariente lejano de los Merrye también ha traspasado a su hija la enfermedad que arrastraban sus ancestros. Es como si el intento por parte de los “viejos” por perpetuar las tradiciones a través de estos jovencitos no hubiera surtido efecto, y ese “peligro” siguiera estando presente en las futuras generaciones. Por no hablar que dicha enfermedad se reproduzca precisamente en la pubertad, edad por antonomasia de la rebeldía.

FICHA TÉCNICA

Título original: Spider Baby or, the Maddest Story Ever Told

Año: 1964 (Estados Unidos)

Director: Jack Hill

Productores: Gil Lasky, Paul Monka

Guionista: Jack Hill

Fotografía: Alfred Taylor

Música: Ronald Stein

Intérpretes: Lon Chaney Jr. (Bruno), Carol Ohmart (Emily Howe), Quinn K. Redeker (Peter Howe), Beverly Washburn (Elizabeth Merrye), Jill Banner (Virginia Merrye), Sid Haig (Ralph Merrye), Mary Mitchel (Ann Morris), Karl Schanzer (Mr. Schlocker), Mantan Moreland (Mensajero), Carolyn Cooper (Tía Clara), Joan Keller Stern (Tía Martha)

Sinopsis: Tres huérfanos, Elizabeth, Virginia y Ralph Merrye, viven aislados en una decadente mansión, con la única atención del fiel Bruno, su chófer y tutor. Los tres adolescentes padecen una rara alteración genética, conocida como “síndrome Merrye”, por el cual al llegar a la pubertad sufren una regresión mental y física que les retrotrae a su infancia y aún más allá, hasta alcanzar una condición prehumana de brutalidad y canibalismo. Su aparente paz se verá alterada cuando unos parientes lejanos hagan acto de presencia en su hogar reclamando la propiedad, lo que desencadenará una feroz orgía carnívora.

* Todas las imágenes de la película que ilustran este artículo pertenecen a capturas de la edición comentada.

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2013/11/05/spider-baby/trackback/

RSS feed for comments on this post.

2 comentariosDeja un comentario

  1. Lon Chaney jr. en un hermoso papel de cochero y tutor de una familia que a nosotros nos provocaría pavor y que él cuida con todo el cariño del mundo. Su personaje me parece entrañable y le da un toque curioso al filme.

  2. Interesante reseña, enhorabuena. A mí me ha recordado más que a La Matanza… a las películas de la época dirigidas por William Castle, además de varias referencias muy explícitas a Psicosis, en cualquier caso una macabra comedia para recuperar, ideal para una tarde lluviosa o una sesión de Halloween.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: