Entrevista a Geoff Klein y Melissa Mira, directores de “Pinup Dolls On Ice”

IMG-20140602-WA003

Al igual que ocurriera en “Dark Visions” con Cruel & Inusual, el premio a la mejor película de “Madness”, la sección más gamberra de “Nocturna”, se marcharía hasta tierras canadienses. Dicho galardón recaería en Pinup Dolls on Ice, protagonista de la única sección golfa de esta edición y que en su visita madrileña estaría muy bien acompañada por sus dos co-directores, Geoff Klein y Melissa Mira. Gracias a su desparpajo y simpatía, ambos  se ganarían al público desde el primer momento, como quedaría demostrado en el improvisado concurso que sobre el escenario del Palafox organizaran como introducción a su película. Casualidades de la vida, minutos más tarde de conocerse el fallo del jurado mantuvimos la siguiente entrevista ya pactada en la que la guapísima Melissa, hija de inmigrantes chilenos, haría las veces de improvisada traductora, además de llevar la voz cantante.

Geoff, hace cinco años hacías tu debut como director con Bikini Girls on Ice a la que ahora se suma Pinup Dolls on Ice. ¿De dónde viene esta obsesión por las chicas bonitas en hielo?

Geoff: Todo empezó como una broma entre amigos. Un día, mientras estábamos en el vestuario del equipo de hockey, uno de mis amigos comentó que una de sus fantasías sexuales era contratar a una puta, llevársela a un hotel, llenar la bañera con hielo, congelarla hasta que se pusiera azul, y luego revivirla a pollazos. Aunque era algo bastante enfermizo, pensé que aquella idea daba para hacer un film. Y así nació Bikini Girls on Ice.

Melissa: Una vez terminada, la película participó en festivales, estuvo en Netflix, se vio en televisión… cuando en realidad no había sido realizada para que la gente la viera, sino que era un chiste entre Geoff y sus amigos. Las críticas casi pedían que Geoff dejara de hacer cine, comparando la película con el Halloween de Rob Zombie, Hatchet y otros grandes títulos. No era justo, porque, como decía, Bikini Girls on Ice no era otra cosa que una gran broma. Fue entonces cuando surgió la idea de hacer Pinup Dolls on Ice, como un fuck you a todas esas críticas. Es por eso que en la primera escena hay todo lo que la gente echaba a faltar en la primera: tetas, sangre…

¿Y como ha sido el proceso de financiación?

Melissa: Ha sido un proyecto completamente financiado por Geoff y yo, no hay nadie detrás de nosotros. Nos ha llevado tres años poder hacerlo. Durante este tiempo estuvimos viviendo en el sofá en casa de nuestros padres, alimentándonos de arroz hervido y simultaneando dos trabajos al mismo tiempo para poder invertir todo lo que ganábamos en la producción. Luego, en el rodaje hemos procurado hacerlo todos nosotros mismos, y lo que no hemos podido, como puede ser el sonido, lo ha hecho un amigo en su propia casa y no en un estudio. Es una película muy personal en todos lo sentidos.

¿Por qué elegisteis rodar precisamente una secuela, en lugar de algo que no tuviera nada que ver con  Bikini Girls on Ice?

Geoff: Desde el principio pensé en la serie “On Ice” como una trilogía. Entonces quería terminarla antes de pasar a otra cosa, porque todo lo que tenemos en la cabeza ahora mismo tiene que ver con “On Ice”. Tenemos que sacarlo de nuestro cuerpo antes de poder ponernos con otra cosa. Por otra parte, estaba esa intención que comentábamos antes de responder a aquellos que habían criticado a Bikini Girls On Ice.

¿Os decantasteis por pinups para protagonizar la película por alguna razón en particular?

Melissa: No. La idea de las pinups salió de forma espontánea. Podían haber sido bailarinas, chicas en patines o cualquier cosa. Salió así porque nos gustó la idea… La verdad es que no sé por qué las elegimos.

Geoff: Creo que poner en el título a un grupo de pinups suena mucho más real y sexy que cualquier otra estupidez que pudiese ocurrírsenos.

02 . Pinups Dolls on Ice

Al contrario que en su predecesora, esta vez la habéis codirigido entre ambos. ¿Cómo surgió esta colaboración?

Melissa: Fue una cosa muy natural. Un día Geoff me preguntó si quería rodar una película con él, y yo, como no sabía nada del mundo del cine, le dije que de acuerdo. Lo más seguro es que si llego a saber todo el dinero que habría que poner y lo mucho que tendríamos que trabajar no habría aceptado…

¿Os habéis repartido las funciones de algún modo especial?

Melissa: Cuando empezamos a filmar no teníamos ni idea de cómo íbamos a trabajar juntos. Pero poco a poco nos dimos cuenta de que él se desenvolvía mejor con los aspectos técnicos, la luz, las cámaras, y esas cosas, y yo por mi parte era más fuerte con la producción, el maquillaje y el trabajo con las actrices.  Por cuestión de dinero decidimos que yo también interpretara un papel de la película, ya que así nos ahorrábamos el sueldo de una actriz.

Aparte de codirectora, productora e intérprete, también te has encargado de los efectos especiales y del maquillaje, todo ello siendo una novata. Imagino que el rodaje habrá sido una locura para ti…

Melissa: (Risas) Sí, fue una locura, aunque Geoff estuvo conmigo apoyándome y me ayudó mucho. Pero sí, fue mucho, mucho trabajo para mí. Había escenas en las que aparecíamos juntos, que hasta el mismo momento que Geoff gritaba acción yo estaba retocando el pelo de William Jarand, el actor que da vida al psicópata. Agotador.

Según parece, parte de la película tuvo que volver a rodarse. ¿Cuál fue el motivo?

Geoff: El rodaje original duró como un mes. Pero debido a problemas con el primer director de fotografía tuvimos que volver a grabar de nuevo como veinticinco minutos al verano siguiente que contenían secuencias de asesinatos, escenas adicionales y todo lo que es la introducción. Como no contábamos con este gasto, tuvimos que volver a ahorrar de nuevo para poder afrontarlo.

Melissa: El director de fotografía original nos dio muchísimos problemas. No podemos hablar mucho sobre el tema, pero basta con decir que tuvimos que ponerlo en manos de abogados, ya que estuvimos a punto de perder la película por esta persona, que se suponía que era un amigo de Geoff. Nuestro miedo entonces era perder el dinero, el trabajo y el tiempo que habíamos invertido. Gracias a un miembro del equipo supimos que el chico que se encargaba de las luces, Jean-Claude Leblanc, era bueno con la cámara. Hablamos con él para que se encargara de la fotografía, dijo que sí y puede decirse que nos salvó la película. Si no llega a ser por él, Pinup Dolls on Ice no habría existido.

Geoff: Hizo un trabajo brillante y ha aportado muchísimas cosas a la película. Estamos muy satisfechos con él y esperamos seguir colaborando juntos en futuros proyectos.

IMG_8247

Argumentalmente, la propuesta de la película mira sin muchos disimulos al slasher de los años ochenta. ¿Cuáles han sido vuestros referentes en este sentido?

Melissa: No tratamos de hacer ninguna referencia específica. Hay elementos en los slasher films que tienes que respetar, pero no pretendíamos parecernos a una película en concreto por encima de otras. Lo que si procuramos mantener fueron esos detalles de dudosa verosimilitud en la conducta de los personajes sobre los que los aficionados siempre se suelen preguntar: “¿Por qué no hace esto o cómo se le ocurre hacer aquello?” Ese es el motivo por el que las chicas continúan huyendo del asesino en tacones y no se los quitan casi hasta el final, por ejemplo.

Geoff: En realidad, puede decirse que la película es una carta de amor al slasher.

Habitualmente, las películas slasher han sido acusadas de misóginas. Sin embargo, en Pinup Dolls on Ice impera el punto de vista femenino. Sin ir más lejos, en la escena de presentación se deja claro que el grupo de pinups son unas chicas fuertes, mientras que, por su parte, la práctica totalidad de los personajes masculinos no salen muy bien parados en el dibujo que hacéis de ellos. ¿Era vuestra intención narrar la película en clave feminista?

Melissa: No. Yo no me considero feminista ni entiendo este movimiento. A mí me gustan las mujeres fuertes y con carácter,  y por ello los personajes son así. También queríamos alejarnos de las típicas tontitas que pueblan los slashers. Por eso, la escena en la que las chicas acuden a pegar al dueño del bar que les ha timado era nuestra forma de avisar a la audiencia: estas niñas son duras y van a pelear por su vida. Personalmente, no me gustan los chicos en las películas. No me interesan y para mí son como un objeto. Si no son Brad Pitt en El club de la lucha no me interesan. (Risas)

En vuestra opinión, ¿qué es lo que habéis tratado de aportar de vuestra cosecha a la película?

Geoff: Queríamos filmar una película que se viera del 2014, pero que fuera muy de finales de los setenta y comienzos de los ochenta. Es decir, la idea era hacer un slasher típico de los ochenta pero con la tecnología del 2014. No queríamos emular ese grano tan característico del cine de los setenta, sino que su estética resultara actual.

Melissa: No hemos tratado de revolucionar o inventar algo nuevo. Solamente queríamos hacer una película que recordara a las que iniciaron este subgénero.

El guion ha corrido por  cuenta de Michael Penning, con el que Geoff ya había colaborado en su película The Legend of Sorrow Creek (2007). ¿Cómo entró en el proyecto? ¿Le distéis total libertad para que desarrollara la historia según él quisiera o le marcasteis unas pautas?

Melissa: Michael es amigo nuestro desde hace muchos años. Lo que le dijimos es que se leyera todas las críticas de Bikini Girls on Ice y que escribiera un guion en el que se corrigieran todos los defectos que en ellas se señalaban. Más allá de eso, le dimos carta blanca para que hiciera aquello que mejor le pareciera, aunque con condiciones. Tampoco queríamos que se comiera la cabeza escribiendo una historia super complicada. El planteamiento debía de ser el de un grupo de chicas que llegaban a un lugar aislado donde iban siendo asesinadas. Así de simple y así de sencillo: llegar de A a B. Si en el futuro hacemos más entregas de la saga, ya habrá tiempo de profundizar en el carácter del psicópata, pero la idea para Pinup Dolls on Ice era de una película sencilla, de fiesta, que la gente riera y saltara mientras la viera.

Geoff: Un aspecto importante para nosotros era que la relación de amistad entre las protagonistas se sintiera real. Para ello, Melissa y yo convenimos que las actrices tuvieran total libertad para adaptar sus diálogos a su forma de expresarse. Que pudieran improvisar espontáneamente a partir de la idea que les dábamos. Eso hizo que todas sus interacciones fueran naturales y verdaderas: son verdaderas las risas, son verdaderos los chistes, es verdad todo.

Melissa: Como mujer, siempre encuentro que cuando un hombre escribe diálogos de mujeres hay algo que denota que está escrito por un hombre.En realidad, las reuniones de chicas son como se muestran en la película, con bromas sobre pollas y tetas.

Para el reparto habéis contado con varios actores que participaron en la previa, caso de William Jarand o de Suzi Lorraine, a estas alturas todo un icono del cine de terror actual de bajo presupuesto. ¿Cómo fue el proceso de casting?

Melissa: A Geoff le gustó mucho trabajar con Suzi en Bikini Girls on Ice y por eso decidimos contar con ella de nuevo en un papel completamente distinto al que hacía en aquella. En cuanto a William, como es el intérprete de Moe, el asesino, tenía que estar tanto en esta como en las futuras películas de la saga que realicemos. Y el resto del reparto es gente de la calle. Hicimos el casting nosotros mismos a través de Internet, buscando en Facebook y en páginas especializadas. Las chicas nos enviaban sus pruebas por Skype, lo que nos permitía comprobar en tiempo real cómo eran trabajando. Al tener el elemento de la desnudez, necesitábamos actrices que estuvieran dispuestas a aparecer en pelotas en la película, y eso era algo que no todas estaban dispuestas a hacer. Por ejemplo, la chica que sale en la escena de la ducha no le importaba hacer topless, pero no estaba dispuesta a enseñar nada más. Sin embargo, una vez fuimos a rodar, con la adrenalina del momento, estaba tan contenta que ya no le importaba el aparecer completamente desnuda. Es más, incluso nos sugirió que nos detuviéramos a grabar su culo, porque lo tenía muy bonito.

05 - Pinups Dolls on Ice (Melissa Mira)

Actualmente, debido a la gran oferta existente, abrirse paso para una película independiente como la vuestra y llegar hasta el público es una tarea bastante complicada. ¿Cómo habéis enfocado este tema?

Melissa: Para dar a conocer la película lo que hacemos es participar en festivales. Es lo mejor para que la película esté accesible para el público. Muchos directores independientes piensan que cuando su film está en los cines es una cosa importante. Pero la realidad es que eso cuesta mucho dinero y no significa nada.

Geoff: Hoy en día, en el 2014, nadie va al cine. Y si la gente no te conoce tampoco va a ir a ver tu película, a no ser que tengas a Brad Pitt o Angelina Jolie en tu reparto. Entonces la cosa cambia.

¿Consideráis que los premios que ha ido cosechando Pinup Dolls on Ice en su paso por festivales, como el de la sección “Madness” que le acaba de otorgar “Nocturna”, son una ayuda a la hora de darse a conocer a los fans?

Melissa: Sí. Nos hace muy felices ganar un premio, pero lo estamos mucho más por el hecho de estar en el festival con toda la gente. No obstante, somos conscientes de que los slashers suelen ser muy criticados porque, en el fondo, son A, B y C. Así que le damos mucho mérito a los premios que hemos venido consiguiendo hasta ahora con una película de este estilo. Es algo muy grande para nosotros.

¿Qué planes tenéis para la vida comercial del film? ¿Lo vais a distribuir en DVD, V.O.D., vais a intentar estrenarlo en salas…?

Melissa: La distribución en salas no nos interesa. Nuestra vista está más puesta en V.O.D. El Blu-Ray y el DVD tampoco nos interesan. La gente ya no quiere estas cosas, solo los coleccionistas, y para ser un artículo de colección preferiría que la película saliera en VHS. ¡Sería fantástico un VHS de Pinup Dolls on Ice!

Geoff: Personalmente nosotros no compramos ni Blu-rays ni DVDs. Si nos apetece ver alguna película, acudimos a las plataformas de V.O.D., y lo que queremos es eso. No que la gente compre nuestra película, sino que sea accesible para todo el mundo.

Melissa: Aparte que tampoco nos interesa. Cualquier compañía que vaya a editar la película en DVD o Blu-ray va a decirnos que necesitan cincuenta mil dólares para marketing y al final no vamos a ver un centavo. Siempre van a inventar que han destinado dinero a esta u otra cosa y nosotros nunca vamos a saber si eso es verdad o no.

04 - Pinups Dolls on Ice (Geoff Klein)

Ya habéis comentado que estáis trabajando en la tercera entrega de la saga. ¿Qué nos podéis adelantar de ella?

Melissa: Aún no sabemos cuál va a ser su título aparte de la coletilla “On Ice”. Mucha gente nos ha enviado ideas para ello, algunas muy chistosas, pero todavía no nos hemos decidido por ninguna. Lo que sí sabemos es que va a ser la mejor de la serie. Bikini Girls… fue la broma, Pinup Dolls… la respuesta a lo que la gente dijo de esa broma, y ahora, con toda esta experiencia acumulada, después de saber cómo trabajamos juntos, estamos en disposición de sentarnos con Michael Penning para poder desarrollar los caracteres y encontrar una historia que el público quiera continuar seguir en futuras secuelas.

Geoff: Tanto Bikini Girls… como Pinup Dolls… han sido un proceso de aprendizaje para nosotros y ahora es el momento de volcar todos estos conocimientos en una película mucho más grande en todos los sentidos, en la que podamos explorar una historia quizás más profunda y con trasfondo. Tenemos muchas ideas y muchas sorpresas reservadas para ella.

Y aparte de la saga “On Ice”, ¿no tenéis otros proyectos?

Melissa: Por supuesto que queremos hacer otras cosas. Tenemos un bloc de notas en el que vamos escribiendo todas las ideas que nos van surgiendo y que no concuerdan con “On Ice”. Pero, como decía Geoff al principio, antes tenemos que sacarnos “On Ice” del sistema. Al menos, hacer la tercera parte antes de ponernos con otra película con un tempo más tranquilo, más atmosférico, quizás de fantasmas o espíritus, pero siempre, siempre, dentro del terror.

José Luis Salvador Estébenez

Fotografías: Roberto García-Ochoa Peces (Cabecera), Juan Mari Ripalda & Jesús Palop

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2014/07/04/entrevista-a-geoff-klein-y-melissa-mira-directores-de-pinup-dolls-on-ice/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: