Entrevista a Frank Muñoz y Pedro José Tena, responsables de “Cannon Films: la generación del videoclub vol.1”

la generacion del videoclub vol 1 cannon films
Puesto a la venta hace apenas un par de meses, Cannon Films: la generación del videoclub vol.1 ha demostrado con su promoción y venta mayoritaria a través de las redes sociales como pequeñas sociedades creadas para la ocasión pueden ser capaces de publicar y difundir con éxito estudios sobre determinados films que, aunque extremedamente populares, pareciera que las editoriales más importantes aún tienen miedo de tratar como es debido. Y es que el enorme y renovado interés demostrado por parte del aficionado hacia las cintas examinadas en el presente volumen (ya sea para recordar tiempos pasados o para descubrir títulos que le son desconocidos, según la edad de cada lector), pone de manifiesto hasta qué punto hay cabida para todo tipo de cine en el panorama bibliográfico patrio, inclusive para aquel protagonizado por figuras usualmente tan denostadas (cuando no directamente ignoradas) por la crítica más circunspecta como son las de Chuck Norris, Charles Bronson & cía. A continuación dejamos que los dos principales responsables del proyecto nos hablen de la génesis y el desarrollo de tan interesante iniciativa.

10472577_456319744512255_4898294049577844684_n

Con el presente volumen se inaugura la andadura de Applehead Team Creaciones en el mundo editorial, viéndoos de alguna manera “forzados” a crear sello propio para sacar adelante proyectos sobre los que os interesaba escribir. ¿Significa esto que ya habíais intentado mover previamente éste libro sobre la Cannon entre las editoriales más asentadas?

Frank Muñoz: No. Desde un principio se pensó así, ya que dentro de la aventura de crear estos libros estaba editarlos nosotros mismos. El germen estaba en el fanzine “El club de los monstruos”, cuyo primer número iba a ser dedicado a la Cannon, aunque finalmente se convirtió en un homenaje a Jess Franco. Cuando retomé la idea, pensé que habría material suficiente para hacer un libro, así que dejé a un lado la idea del fanzine y opté por algo más ambicioso, con la ayuda de Emilio y su equipo de Corazón Literario, que han sido los editores del libro junto con Nafra Colección, mi tienda de coleccionismo. En el momento en el que se estaba formando el equipo de colaboradores, apareció Pedro y lo de Applehead Team Creaciones surgió de manera casi espontánea, después de hablar sobre varios libros que nos gustaría hacer en el futuro. Para ello, sentimos la necesidad de crear un sello propio.

Pedro José Tena: Tal y como está el mercado editorial, nos podríamos haber tirado meses, si no años, enviando un manuscrito a unas y otras editoriales grandes sin recibir ninguna respuesta o, como mucho, teniendo que aceptar condiciones muy tristes. Y en cuanto a las editoriales más pequeñas, merecen nuestro máximo respeto y, de hecho, nos servían para creer que algo así se puede hacer desde la independencia y no tener que depender de nadie. Así que, ¿por qué no intentarlo? La impresión digital y el sistema de preventas permite correr menos riesgos y tener el máximo control sobre tus propios libros. Es verdad que existe el peligro de volverte invisible si no tienes una gran editorial detrás que te promocione, que te consiga presentaciones y coloque tu producto en librerías y grandes superficies. Pero también tiene su punto atractivo y aventurero, como dice Frank, lo de autoeditarse y luego buscarte la vida para que el libro llegue a la gente. Gracias a Internet esto resulta más fácil de lo que nunca ha sido.

¿Afrontasteis el proyecto con algún tipo de ánimo reivindicativo hacia estas películas, o simplemente os movió la nostalgia hacia una época totalmente diferente en lo que respecta a cómo se consume el cine hoy en día?

FM: Un poco de todo. Creo que nada sería igual en el mundo del cine sin estas películas, ya que marcaron mucho un estilo muy característico en su época de concebir el cine de entretenimiento. Y no se hace nada igual hoy en día, no de esa forma. Además, marcaron las vidas de millones de personas… si no, no se hablaría todavía hoy de una productora que hace más de veinte años que dejó de existir.

PJT: Obviamente, nos mueve mucho el factor nostálgico. De algún modo, muchos de los que participamos en el libro seguimos algo estancados en una época que ya pasó, en la que todavía éramos impresionables y todo parecía más sencillo. Supongo que les pasa a todas las generaciones, claro. Pero si hablamos de cine, nosotros fuimos los primeros en poder tenerlo en casa a través de los aparatos de vídeo. Ya no dependíamos de que nuestros padres nos llevaran al cine o que pusieran nuestras películas favoritas en la tele. A partir de la década de los 80 nosotros decidíamos qué películas queríamos ver y en qué momento, dentro de una amplia gama de títulos que iban de lo más selecto a lo más chapucero, pero en la que no podíamos hacer todavía demasiadas distinciones por falta de conocimiento y porque nos dejábamos arrastrar por unas carátulas engañosas pero que, a día de hoy, nos siguen pareciendo maravillosas. Y no sólo eso, sino que además podíamos repetir el visionado las veces que quisiéramos. Esto tuvo una consecuencia muy clara: que algunas películas se nos quedaran alojadas en el cerebro para siempre. Así que el elemento nostalgia está muy presente en el libro, porque no podemos evitarlo. Pero también, aparte de esto y de reivindicar algunos títulos que creemos que merecen una segunda (o tercera) oportunidad, hemos querido ser críticos con la producción de Golan y Globus. Es decir, no queríamos quedarnos sólo en el “cómo molaba esto” o “qué pasada poder ver ahora Fuerza vital en HD”, convertirnos en la versión VHS del Abuelo Cebolleta, sino también explorar esas películas desde una perspectiva analítica e intentar averiguar si, más allá de la nostalgia, realmente podrían aportar algo al espectador de hoy, que está de vuelta de todo o que no vivió aquella época y va a descubrir estas pelis por televisión o la Red.

Frank Muñoz oculta su rostro tras la portada de "Cannon Films".

Frank Muñoz oculta su rostro tras la portada de “Cannon Films”.

Desde su misma existencia, este libro lo que sí me parece es una reivindicación de cierto tipo de cine de acción, muy vilipendiado cuando no directamente ignorado por la mayoría de la crítica. ¿Por qué creéis que hay tan pocos estudios dedicados al tema en este país? Por falta de interés no creo que sea…

PJT: Sí que hay interés por parte del aficionado, pero no tanto por los que escriben libros de cine. Como todos sabemos, suele ocurrir que las manifestaciones artísticas más comerciales son atacadas por la crítica, con esa postura algo esnob según la cual todo lo que le guste a la masa es basura y no merece ningún análisis. Por suerte, esto cambió durante los 90, cuando sí que aparecieron libros como Made in Hong Kong de Domingo López, John Woo y el cine de acción de Hong Kong de Pedro Berruezo (John Tones) o Yo soy la ley: Videoguía de justicieros urbanos, de Jordi Sánchez Navarro, libros (y autores) que son referentes para mí. Pero con la proliferación de páginas webs y blogs y la consiguiente caída de ventas de estos libros tan específicos, se dejaron de publicar estudios sobre el cine de acción, apareciendo únicamente muy de vez en cuando trabajos como Las 100 mejores películas de artes marciales de Miguel Juan Payán o, muy especialmente, Los brazos fuertes del cine de acción de los 80 y 90, de Diego Arjona, en el que tuve el honor de colaborar. Creo que, hasta la llegada del nuestro sobre la Cannon, el libro de Arjona había sido el que mejor ha capturado esa pulsión entusiasta del fan que se crió entre el cine de barrio y el videoclub de la esquina, dejando a un lado reflexiones demasiado sesudas para llegar a todo tipo de lectores y público. Es un libro que funcionó bien, pero que debería haber tenido más repercusión y si no la tuvo fue porque, en este país, parece que a la gente no le gusta ver que alguien pueda dedicarse a varias cosas a la vez. Y creo que a Diego le perjudicó el hecho de ser conocido por su faceta de humorista y que muchos lectores potenciales no le dieron una oportunidad al libro debido a que pensaban que se trataba de una obra satírica o falta de criterio. Algo totalmente alejado de la realidad. En cualquier caso, ese libro no contó con el apoyo de la crítica, ya que apenas fue reseñado en revistas de cine o páginas web. Sin embargo, nosotros insistimos en la idea de que sí hay un mercado para los estudios sobre este género, aunque no pueda ser tan potente como el que hay para los ensayos sobre el cine de terror o fantástico, con una afición mucho más entregada al coleccionismo y al completismo y que, por tanto, compra más libros y fanzines (entre ellos el maravilloso y flamante “Cine-Bis”, de Javier G. Romero, que es de los pocos que sí trata al cine de acción con respeto). Supongo que la cuestión ahora es encontrar el equilibrio y hacer algo que pueda ser disfrutado tanto por los fans como por unos lectores menos afines al género, pero que quieran acercarse a él con curiosidad. Y para ello debemos rebajar un poco esa dosis de entusiasmo, o al menos no dejarnos arrastrar ciegamente por ella, y volvernos también críticos con aquello a lo que amamos, que es lo que hemos intentado con el libro de la Cannon.

FM: También pasa que incluso dentro de los fans del cine de acción, existe a veces cierta pereza (o no sé si llamarla directamente cobardía) a la hora de afrontar estudios más elaborados sobre el cine de acción. Normalmente no van más allá de una reseña breve en un blog o un foro, quizá porque ellos mismos no quieren reconocer que esto les gusta tanto como para dedicarle más tiempo y esfuerzo. Y por eso algunos mantienen la pose de que las pelis de hostias y explosiones les parecen chorraditas que no merecen mucho tiempo de análisis, cuando en realidad son las que ven una y otra vez. Luego están muchos otros aficionados que son verdaderos expertos, coleccionistas, que dedican horas y horas a buscar cintas que ya están descatalogadas y comparten sus montajes con los internautas. Pero a lo mejor no les gusta escribir y simplemente no se meten en berenjenales de estos, por mucho que sus conocimientos sobrepasen muchas veces a los de otros que van de gurús por la Red.

A pesar del predominio de los títulos de acción dentro de la productora, finalmente os ha quedado un tomo bastante variado en cuanto a contenidos. ¿Teníais claro ya de antemano con esta diversificación de temas cuál sería el target del posible comprador/lector del libro?

FM: No. Creo que cuando mejor salen las cosas es cuando tienes claro lo que quieres hacer, pero no cómo los vas a hacer, y dejas que todo salga natural. Así que no seguimos un plan demasiado estudiado, la verdad, no pensamos “tenemos que meter tantas reseñas de acción, tantas fantásticas, etc”. Simplemente consideramos qué títulos nos parecían más representativos de la Cannon y se repartieron entre los colaboradores. Estos, a su vez, tuvieron libertad para reseñar algunos títulos que les gustaran especialmente y que no habíamos contemplado en un principio.

PJT: De todos modos, somos conscientes de que hay una parte de la producción de la Cannon que hemos tocado un poco más de soslayo: sus películas más dramáticas, de las que hablo en el capítulo de la historia de la productora pero que luego tiene poco reflejo en la sección ce críticas. Esto se debe a algo tan sencillo como que los que hemos escrito esas reseñas nos hemos dejado llevar por nuestras filias y, por lo general, lo que más nos va es el fantástico y el cine de acción. Pero, afortunadamente, son pocos los lectores que se han quejado de ello, jajaja.

Pedro José Tena posando con un ejemplar del libro.

Pedro José Tena posando con un ejemplar del libro.

¿Qué criterio habéis seguido para seleccionar a los distintos colaboradores?

FM: Gente apasionada por el cine de esa época. Por muy bien que escribieran, necesitábamos a gente que tuviera esa pasión sobre el tema del que iba a hablar. No puede escribir igual sobre este cine alguien que sólo vea cintas actuales y de vez en cuando vea una película de los 80. Tenía que ser gente que llevara este cine en la sangre.

PJT: Estamos muy orgullosos del grupo de autores que hemos reunido. Tirando de amigos y contactos, Frank convocó a unos cuantos escritores y yo a otros tantos cuando me sumé al libro. Tenemos que agradecer que todos ellos hayan aceptado participar desinteresadamente, aportando su talento y su pasión a un proyecto que se debería haber hecho antes, a tenor de la buena recepción que ha tenido, pero que nadie se había tomado en serio hasta ahora. Ese es el lema de Applehead Team Creaciones: “Los libros que siempre has querido leer, pero nadie se ha atrevido a publicar”. Hasta que han llegado al panorama unos inconscientes como nosotros…

Debido al éxito de la pre-venta por correo se tuvo que ampliar la tirada prevista en un principio. ¿Cómo han ido las ventas a posteriori? ¿Habéis estudiado lanzar más ediciones?

FM: Tanto la pre-venta como la venta posterior han funcionado mejor de lo esperado. De hecho, tuvimos que sacar más copias de las inicialmente previstas. Pero sabemos que las ventas entran en letargo durante el verano, así que nos vamos a esperar hasta septiembre para sacar la segunda edición. Y no solo eso: también habrá segunda parte.

PJT: Eso es. Hay muchas películas que nos dejamos en el tintero, para no sobrecargar demasiado el libro. Así que vamos a publicar un segundo volumen con alrededor de cincuenta reseñas más, entre ellas algunas de géneros que no tratamos en la primera parte, como he dicho antes, con tal de ofrecer un estudio todavía más amplio sobre la productora. Además, habrá un capítulo en el que repasaremos las biografías de las figuras más representativas de la Cannon: Charles Bronson, Chuck Norris, Michael Dudikoff…. Sabemos que los títulos más conocidos ya fueron tratados en el anterior libro, así que es un poco arriesgado sacar una segunda parte que va a funcionar, sobre todo, como complemento. Pero también estamos seguros de que gustará a los que disfrutaron del primero, porque todavía queda mucha tela que cortar: completar la filmografía de Michael Dudikoff, de Bronson, las aventuras de Allan Quatermain, algunas más de artes marciales que nos dejamos fuera, etc.., y también algunos dramas, thrillers y musicales. Aparte, gracias al capítulo de las biografías y alguna que otra idea que todavía está en el aire, será un libro con entidad propia.

 1618663_398896980254532_1199167442_n

A la vista de vuestros próximos proyectos (un volumen dedicado a la Full Moon y otro al cine de ninjas de la Filmark), está claro que seguiréis insistiendo en esta línea ochentera y videoclubera, ¿tenéis en mente abordar otros temas o épocas?

FM: Todos y más. Como reza nuestro lema, la intención es editar todo lo que nos hubiera gustado leer pero que nadie editó, por lo menos en este país.

PJT: Ahí tenéis por ejemplo el caso del libro de Charles Band que han publicado hace poco en Reino Unido. Para evitar cualquier confusión, tenemos que aclarar que el nuestro no será una traducción, sino que se trata de textos totalmente originales escritos por el equipo del blog “Ultramundo” (aunque yo aportaré también una decena de reseñas). Además, llegaremos más lejos de lo que ha llegado ese libro: personalmente me parece una joya por la cantidad de material inédito que lleva y por las entrevistas que incluye, también porque sirve para aclarar muchos detalles sobre la filmografía de Charles Band que se me escapaban, pero es cierto que las reseñas que incluye no son ni la mitad de profundas que las que tendremos en nuestro trabajo. Y, por si eso fuera poco, lo dividiremos en dos volúmenes: uno sobre la etapa Empire y otro a partir de la creación de Full Moon. Pero, aparte de esa línea ochentera y videoclubera que dices, sí que tenemos en mente acercarnos a otras épocas y estilos de cine. De hecho, hay un libro que ya está en marcha sobre el que de momento no quiero hablar y que no puede estar más alejado de lo que hemos hecho hasta ahora. Pero que, sin duda, resultará de lo más atractivo para muchos lectores. Por otro lado, y aunque esto esté todavía verde, tenemos planes también para editar ficción. Así que, ya sabéis, chicos, ¡comprad nuestros libros, que tenemos mucho que aportar a vuestras bibliotecas personales!

José Manuel Romero Moreno

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2014/07/25/entrevista-a-frank-munoz-y-pedro-jose-tena-responsables-de-cannon-films-la-generacion-del-videoclub-vol-1/trackback/

RSS feed for comments on this post.

3 comentariosDeja un comentario

  1. Ha sido un placer responder a estas preguntas para vosotros.

    Un saludo desde Applehead Team Creaciones.

  2. Un placer 🙂

    Saludos desde Applehead Team Creaciones.

  3. Gracias a vosotros por vuestra amabilidad y por responder de forma tan detallada mis preguntas.

    Un saludo.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: