Entrevista a Diego López y David Pizarro, autores de “Silencios de pánico. Historia del cine fantástico y de terror español, 1897-2010”

Presentación del libro en Sitges

Hace poco menos de un año veía la luz en librerías Silencios de pánico, un extenso y completo recorrido por la historia del cine fantástico y de terror español orquestado por dos buenos amigos de esta abadía: Diego López y David Pizarro. A pesar del tiempo transcurrido desde su aparición, escaso en cualquiera de los casos, Silencios de pánico se encuentra en estos días de plena actualidad. Al lanzamiento en fechas recientes de una segunda edición corregida y ampliada, y a su próxima edición en tierras italianas, se le une su candidatura dentro de la categoría de “Ensayo” a los prestigiosos premios Ignotus que organiza la Asociación Española de Fantasía, Ciencia Ficción y Terror y que este año entregará en la próxima “Hispacón”, a celebrar entre el 6 y8 de diciembre en la localidad catalana de Montcada i Reixac. Momento pues de lo más oportuno para que sus dos autores nos comenten con mayor detalle tan fantástica creación.

Silencios de pánico supone vuestra segunda obra conjunta tras el documental Los perversos rostros de Víctor Israel, recientemente aparecido en DVD de la mano de “Vial of Delicatessen”. ¿Cómo surge vuestra colaboración?

Diego: David y yo nos conocíamos con anterioridad al documental Los perversos rostros de Víctor Israel; sin ir más lejos, él ya había colaborado en El Buque Maldito. Debido a nuestra amistad, fue una de las primeras personas que vio en mi casa un previo que había confeccionado a modo de video homenaje al actor Víctor Israel a finales del año 2009 destinado a su proyección en el festival catalán Horrorvision. Una pieza de unos diez minutos de duración donde se intercalaban declaraciones de realizadores que habían trabajado con Víctor junto a secuencias de algunas de sus películas dentro del cine fantástico y de terror. David, tras ver aquel video, me comentó la idea de llevar a cabo un documental donde mostrar su trabajo en el cine tocando todos los géneros donde intervino: terror, comedia, erótico, western… Y así nació el documental.

Aunque aparecido en España editado por Tyranosaurus Books, lo cierto es que el libro nace por sugerencia directa de Luigi Cozzi con vistas a publicarlo bajo su sello Profondo Rosso. Contadme un poco cómo fue toda la historia de su gestación y si se ha llegado a publicar ya en Italia.

David: Durante la edición del Festival de Sitges del 2011 Luigi Cozzi, quien asistió al mismo, hizo buenas migas con Diego y le planteó la posibilidad de escribir un libro sobre la historia del cine fantástico español, pues en Italia apenas existían trabajos dedicados a la temática, con excepción de uno dedicado a Jesús Franco y otro a Paul Naschy. A nosotros nos pareció una idea estupenda, pues queríamos proseguir nuestra colaboración tras el documental Los perversos rostros de Víctor Israel que tan buenos resultados nos había dado. A partir de ahí, decidimos plantearnos un trabajo que se diferenciara de los ya existentes hasta la fecha; queríamos profundizar en el fantástico como tal, pero a la vez proponer “nuevas” directrices o caminos a los que pudiera derivar el género que no estuvieran tan trillados. Asimismo, pensamos que un punto diferencial sería la inclusión de entrevistas a distintos realizadores que sintetizaran con sus propias palabras la historia del fantástico español. Este planteamiento le encantó a Luigi, quien tras leer los primeros capítulos se mostró entusiasmado con el trabajo y, tras una ardua traducción, finalmente verá la luz en Italia en septiembre.

¿Y cómo entra en escena Tyranosaurus Books, y con ello la posibilidad de publicar vuestro trabajo en España?

Diego: Con Marc Gras y José Rodríguez tengo amistad desde hace algunos años. Además, con Marc había trabajado en el verano del 2009 en la confección de los extras del DVD de La orgía de los muertos (José Luis Merino, 1973) para su edición en EE.UU. A José, para ser exactos, le había hablado en alguna ocasión del libro que David y yo estábamos escribiendo y desde aquella primera conversación siempre se mostró interesado en nuestro trabajo. Llegado marzo del 2013 y, con el libro ya muy avanzado, mantuvimos una reunión con ellos y empezamos a cerrar los flecos para su edición en España en octubre del año pasado.

Diego entrevistando a Antonio Mayans en un momento del rodaje de

Diego entrevistando a Antonio Mayans en un momento del rodaje de “Los perversos rostros de Víctor Israel”.

El contenido de Silencios de pánico se enmarca dentro de una corriente bastante transitada durante los últimos años en nuestra bibliografía como es aquella dedicada a estudiar el cine fantástico español. Personalmente, ¿qué consideráis que aporta vuestra obra a lo ya escrito?

David: En primer lugar, consideramos el trabajo muy distanciado de la gran mayoría de las obras similares, las cuales afrontaban la materia desde puntos de vista equidistantes. El nuestro, en cambio, es una obra triple; o sea, tres libros condensados en uno solo, en cuya primera parte se disecciona cronológicamente la historia del cine fantástico español, añadiendo datos hasta ahora ninguneados o desconocidos en otros trabajos y, sobre todo, apostando por títulos olvidados o extremadamente extraños –cf. Novelas sangrientas, El espectro de Justine, Alguien mató su inocencia o Los escondites-, los cuales casi siempre se han descartado de las filmografías dedicadas al género. En la segunda quisimos entrevistar a una serie de realizadores esenciales de nuestra cinematografía, para que ellos mismos, con sus propias palabras, nos esbozaran su propia realidad de la temática, confrontando cinco realizadores contemporáneos –cf. Álex de la Iglesia, Alejandro Amenábar, Jaume Balagueró, Paco Plaza y Nacho Cerdà- con otros cinco incunables –en este caso: Carlos Aured, Juan Piquer Simón, Jacinto Molina, Jordi Grau y Eugenio Martín-, para que así pudiéramos entender mejor el desarrollo de nuestra industria, anécdotas de rodaje y múltiples dificultades a las que se vieron abocados antes de realizar sus indispensables y, en algunos casos, legendarias películas. Y, por último, en la tercera parte encontramos una serie de artículos dedicados a unas tendencias cinematográficas colindantes con el fantástico pero que nunca (o casi nunca) se habían incorporado como tales. Es evidente que para los más puristas una película como El fugitivo de Amberes, tangencialmente enmarcada dentro del policíaco barcelonés pueda parecer una auténtica aberración que la incluyamos en el libro, pero a la hora de analizarla fríamente encontramos ciertos aromas fantasmáticos en su atmósfera irreal e ilusoria que hacen que las distancias entre ambos géneros se estrechen. Por otro lado, otro de los puntos más interesantes del libro es que aborda el fantástico desde sus orígenes, en el cine silente, y recorriendo el trayecto hasta nuestros días, poniendo especial énfasis en décadas hasta ahora ninguneadas.

Con respecto a estos antecedentes, puede decirse que vuestra obra sigue la senda de Profanando el sueño de los muertos de Ángel Sala, quien no en vano firma el prólogo, al moverse en un espectro de títulos bastante amplio en el que hay cabida tanto a los ejemplares más puros como a aquellos otros cuya relación con el género no es tan evidente, o al menos a primera vista, tal y como habéis comentado…

David: Sinceramente, no creo que nuestro trabajo siga ninguna senda concreta ya escrita. El libro de Ángel Sala es un maravilloso estudio sobre el género y bien es cierto que lo hemos utilizado a modo de consulta, del mismo modo que otra serie de trabajos de otros tantos críticos y escritores, como Ramón Freixas, Carlos Aguilar, Javier G. Romero, Esteve Riambau, Antonio Busquets, David García… Aunque lo que sí nos llamaba la atención de Profanando el sueño de los muertos es la diversidad de títulos analizados. Muchos de ellos fronterizos y en algunos casos discutibles, pero resultaba interesante ese tono diferenciador que proponía Ángel. Por eso nosotros quisimos abordarlos de una forma diferente, encuadrándolos en un apartado concreto llamado Anotaciones en las fronteras del terror.

Este ánimo completista os ha llevado a añadir a modo de apéndices sendos capítulos dedicados a desgranar corrientes y estilos poco o nada estudiados hasta el momento, y en cualquier caso siempre de forma tangencial, como puede ser el “Spanish Gothic”, el giallo a la española, el cine de animación o, incluso, el porno…

David: Efectivamente, en este apartado quisimos tratar corrientes poco estudiadas pero que nos parecían imprescindibles incorporar dentro del concepto del libro. Hoy en día ya está aceptado por la gran mayoría de aficionados hablar del Spanish Gothic o del giallo español como tendencias colindantes con el fantástico. Por eso nos seducía la idea de profundizar en otras vertientes menos contrastadas, como la animación, el porno o el policíaco que en otras cinematografías sí que se aceptan como afines al género. Un caso evidente es M, el vampiro de Düsseldorf, en esencia un policíaco al uso pero de cuya atmósfera se intuye un acérrimo acercamiento al horror más profundo.

Todo lo expuesto responde a vuestro objetivo confeso de sacar del olvido directores y películas afines al género fantástico desconocidas no ya para el gran público, sino también para el común de los aficionados, lo que en cierto modo continúa la labor que personalmente tú, Diego, vienes haciendo a través de las diferentes encarnaciones de El buque maldito

 Diego: En general todo responde a nuestra afición por el cine fantástico y de terror español, no olvidemos que David, al margen de ser también un gran aficionado, fue el editor del extinto fanzine Diabolik. En mi caso, desde el inicio del fanzine y las proyecciones, hace ya unos cuantos años, y más recientemente las ediciones en DVD de films como Terror caníbal o Morbus (o bon profit), siempre he intentado reivindicar un cine vapuleado en su país de origen y donde fuera de nuestras fronteras ha gozado de mayor respeto y admiración. Tener la oportunidad de escribir dicho libro junto a David y poner toda nuestra pasión y conocimiento en esas páginas, ha sido una especie de catarsis final sobre un cine que llevo admirando desde que era un crío y tuve oportunidad de conocerlo gracias a una enciclopedia de cine llamada Salvat y publicada a finales de los años setenta. En aquel primer libro de la colección había un extenso apartado dedicado al cine de terror español repleto de fotos de los films ¿Quién puede matar a un niño?, El buque maldito, La semana del asesino o El jorobado de la morgue. Todo aquello despertó una pasión que, a día de hoy, continúa…

En contra de lo que se pudiera deducir a tenor de lo expuesto, vuestro recorrido se muestra más atento a los nombres que a los títulos, articulándose, en cierto modo, a través de la evolución de la carrera de sus principales artífices, léase Jesús Franco, Paul Naschy o Juan Piquer Simón, por citar algunos de los más ilustres, tratadas en paralelo y en capítulo aparte al desarrollo del grueso de la filmografía fantástica patria…

Diego: Gracias a esos nombres se construye la historia del cine fantástico y de terror español. De ahí que sirvan de guía en cada capítulo del libro; en cada década donde su trabajo es la base del género. Aunque no acabo de estar de acuerdo en tu apreciación, creo que los títulos tienen también mucha importancia y nos adentramos en cada uno de ellos al igual que en la figura de sus realizadores, incluso de los actores y actrices que van dando forma a nuestro cine.

En este sentido no puede pasarse por alto el que no nos encontremos con un ensayo al uso, sino que el análisis crítico e historiográfico es acompañado por anécdotas, declaraciones y, como ya adelantabais, hasta entrevistas completas en las que algunos de los principales protagonistas del fenómeno desgranan su relación con el género…

David: Por supuesto, ese es otro de los alicientes del trabajo. Desde mi punto de vista el mejor libro sobre cine de la historia es el que escribió Truffaut sobre Hitchcock y nos divertía la idea de jugar a ser por momentos el director francés sacando del tintero entrevistas y declaraciones a distintas personalidades soterradas o arrinconadas durante años. Ofrecer testimonios orales en forma de declaraciones en primera persona de los protagonistas de nuestro fantastique es algo que vitamina la esencia fundamental del conjunto. Asimismo, las anécdotas de rodaje constituyen por sí mismas curiosidades imprescindibles que todo buen aficionado desea conocer y, por lo tanto, las considerábamos necesarias para poner la guinda al pastel. 

Presentación de "Silencios de pánico" en Barcelona. De izda. a dcha.: Diego López, Jaume Balagueró, Ángel Sala, David Pizarro y Marc Carreté.

Presentación de “Silencios de pánico” en Barcelona. De izda. a dcha.: Diego López, Jaume Balagueró, Ángel Sala, David Pizarro y Marc Carreté.

A lo largo de las páginas del libro queda puesta en evidencia la labor titánica que ha supuesto todo el proceso de documentación, en especial por la circunstancia inherente al fantástico español de que muchos de los títulos comentados son de difícil acceso, ya sea por carecer de ediciones en formatos domésticos o ni siquiera haber sido estrenadas comercialmente, caso de El espectro de Justine de Jordi Gigó. ¿Ha sido este el apartado más laborioso de todo el conjunto?

Diego: Ha sido un apartado laborioso, sí. Llegar a ciertos títulos supuso una labor titánica debido a su nula distribución; y en el caso de la película de Gigó, que nunca tuvo estreno en salas comerciales ni distribución en video, imagínate… Y aquí ha residido un trabajo enorme pero a la vez placentero: la búsqueda, su visionado, y posterior escrito, era un cierre de círculos y, a la vez, un nuevo descubrimiento.

David: Esa serie de piezas prácticamente desconocidas para el aficionado ha resultado una tarea compleja. Ten en cuenta que gran parte de estas películas (no sólo la de Gigó) no se habían comercializado y en algunos casos las referencias que teníamos eran mínimas. Gracias a algunos coleccionistas particulares –cf. José A. Diego y el resto de componentes de Exhumed Movies– y diversos directores, actores y productores, quienes desinteresadamente nos facilitaron parte del material para visionarlo. Sin embargo, otro apartado bastante complejo fue el de los orígenes del cine fantástico, sobre todo el apartado a obras silentes y seriales barceloneses. Apenas se conservan obras de este periodo y resulta muy complejo hacerse una idea de cómo era la cinematografía de esta época objetivamente por evaluaciones de terceros realizadas hace ochenta o noventa años.

Diego: Otro apartado largo y complicado fue poder aportar más información de realizadores, actores y actrices ya desaparecidos donde los datos que había a veces eran confusos o falsos. Tanto David como yo nos obligamos a poner definitivamente un poco de orden, contactando incluso con familiares para tener la información de primera mano o bien tirando de archivos. Un trabajo también muy enriquecedor.

¿Ha habido alguna película que por motivos de imposibilidad material hayáis dejado en el tintero?

David: Sí, ha habido algunas (muy pocas) que hemos descartado por no poder verlas a tiempo, cf. El hombre de neón, la cual he visionado recientemente y me hubiera gustado incorporar por su atmósfera futurista en la línea de Blade Runner, o títulos fronterizos como El misterioso señor Van Eyck, Cara quemada o Cuatro balazos, los cuales quedaban suspendidos en la cuerda floja.

Ya que hablamos de la confección del libro, ¿cómo ha sido el proceso de escritura? ¿Os habéis repartido las funciones de algún modo especial?

Diego: Algunas partes sí que nos las hemos repartido, como pueden ser las entrevistas o los artículos que cierran el libro. Pero el grueso, donde abarcamos la historia del cine fantástico y de terror español, ha estado confeccionado por ambos. Un proceso largo donde David y yo hemos escrito, corregido, añadido, quitado… hasta llegar al texto exacto y adecuado.

Llama la atención que no hayáis optado por aplicar un estilo homogéneo al conjunto, sino que para cualquiera que haya seguido mínimamente vuestra trayectoria es fácil identificar qué partes ha escrito cada uno. ¿Ha sido algo premeditado?

David: Sí, más o menos. Cada uno tiene su estilo diferenciador y su criterio, aunque a veces este no coincida. Son los pequeños inconvenientes que uno debe sortear cuando escribe una obra conjunta.

Una vez terminado, ¿ha cambiado mucho el libro resultante del concepto que teníais en un principio?

Diego: Yo creo que no. Sí que es cierto que sobre la marcha íbamos aportando ideas que algunas están ahí y otras quedaron fuera. Pero la base inicial nunca cambió.

David: A mí, sobre todo, me apetecía apostar por la parte final del libro, donde se sugerían una serie de títulos fronterizos, pues hasta la fecha apenas había estudios dedicados a estas vertientes.

Hace escasas semanas se ha lanzado una segunda edición ampliada del libro. ¿En qué han consistido estos nuevos añadidos?

David: La segunda edición salió principalmente debido al éxito de la primera. En apenas una semana el editor se quedó sin ejemplares y, a partir de entonces, se nos planteó la posibilidad de sacar la segunda edición intentando mejorar los pequeños errores u omisiones que tenía por falta de tiempo, pues debimos terminar el trabajo rápidamente para presentarlo en el Festival de Sitges del 2013. En realidad, los principales cambios entre ambas ediciones son la inclusión de una bibliografía y un índice de películas que resulta muy práctico debido a la magnitud de títulos citados, sobre el millar; aparte, se han sustituido algunas fotografías por otras que considerábamos más acordes y se ha corregido una nota, donde citábamos dos títulos de cine porno erróneos. Espero que con el tiempo y si siguen como van las ventas podamos hacer una nueva edición incluyendo esas películas dejadas en el tintero y ampliando el artículo principal hasta nuestro días.

Tras Silencios de pánico ¿ya tenéis en mente algún nuevo proyecto conjunto?

Diego: Antes de introducirnos en la escritura del libro, David y yo estábamos valorando ideas para un nuevo documental. Quizás el año que viene abordemos alguna de ellas y volvamos a trabajar juntos en una nueva pieza.

Si queréis añadir algo más, este es el momento…

David: Pues nada. Ha sido un enorme placer hacer esta entrevista y queríamos darte las gracias por la atención recibida y también a todos nuestros lectores a quienes esperamos hayan disfrutado devorando Silencios de pánico tal y como nosotros lo hicimos escribiéndolo, y que no se tomen a mal si destripamos algún film concreto, pues son meras opiniones y en la variedad de criterios está el gusto.

Diego: Ha sido un placer contestar la entrevista y espero que los lectores del libro disfruten tanto como nosotros hemos disfrutado con su escritura.

José Luis Salvador Estébenez

 

Published in: on agosto 14, 2014 at 5:24 am  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2014/08/14/entrevista-a-diego-lopez-y-david-pizarro-autores-de-silencios-de-panico-historia-del-cine-fantastico-y-de-terror-espanol-1897-2010/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: