30 días de oscuridad: Tinieblas

22071

Título original: 30 Days of Night: Dark Days

Año: 2010 (Estados Unidos)

Director: Ben Ketai

Productor: Robert G. Tapert

Guionistas: Steve Niles, Ben Ketai, basado en el cómic creado por Steve Niles y Ben Templesmith
Fotografía: Eric Maddison

Música: Andres Boulton

Intérpretes: Kiele Sanchez (Stella), Rhys Coiro (Paul), Diora Baird (Amber), Harold Perrineau (Todd), Mia Kirshner (Lilith), Troy Ruptash (agente Norris), Ben Cotton (Dane), Katie Keating (Jennifer), Katharine Isabelle (Stacey), James Pizzinato (Clyde), Peter Hall (capitán del barco), Stephen Huszar (Eben), Marco Soriano, Jackson Berlin, John DeSantis, Evguenia Ivanova, Stacey Roy, Jody Thompson, Aaron Harrison, Sarah-Jane Redmond, Richard Stroh, Donovan Cerminara, Scott Patey, Karen Elizabeth Austin…

Sinopsis: Tras lo acontecido en el film anterior, Stella se dedica a vagar por Estados Unidos dando conferencias para advertir a la gente del peligro de los vampiros. Eso llama la atención de un grupo de tres personas que sufrió un percance similar, y que ahora se dedica a cazar vampiros. También llama la atención de los propios vampiros…

thGDTQ8BTR

30 días de oscuridad (30 Days of Night, 2007) fue una grata sorpresa para los aficionados al cine de terror. Basada en un cómic de Steve Niles y Ben Templesmith, ofrecía una aproximación al mito vampírico lejos de la visión edulcorada para seguidoras de Candy Candy que últimamente se había puesto de moda, y ofrecía a unos no muertos salvajes, nada atractivos y convertidos, en fin, en crueles depredadores que veían al ser humano como una mera pieza de caza. La puesta en escena de David Slade, después, irónicamente, responsable de La saga Crepúsculo: Eclipse (The Twilight Saga: Eclipse, 2010), además, otorgaba al conjunto una atmósfera opresiva, feroz, incómoda e inquietante.

100214094358

A la hora de realizar una secuela, ¿qué opción se podía tomar? Si se seguía titulando “30 días de oscuridad”, había que partir de idéntica premisa, y se haría repetitiva; si se cambiaba la óptica para otorgar variedad, traicionaría el concepto del propio título. Al final, se ha hecho esta continuación que recupera el personaje de Stella (esposa de Eben, y protagonistas ambos en el anterior film), se la ofrece en el prólogo ante la tumba de su marido, y luego se sigue su vida por Estados Unidos. Al menos, podrían haber hecho una pequeña mención a su cuñado…

gtuHhqL

Como típica secuela de un producto cinematográfico, y ahora destinada directamente al mercado del DVD doméstico, esta 30 días de oscuridad 2: Tinieblas (30 Days of Night: Dark Days, 2010) ofrece una factura técnica algo superior a lo habitual en este tipo de producciones. Además, la comparecencia en el guion de Steve Niles, creador del cómic original, hacía esperar un resultado sólido. Sin embargo, el film falla en aquello que su predecesor logró superar: la rutina.

30-days-of-night-dark-days-review-3

En efecto, todo es convencional, formulario y repetitivo en la presente cinta. Si bien en un inicio resulta simpática la idea de ese grupo de cazadores de vampiros, todo se precipita por el perfil tópico y convencional de los personajes que lo integran, vacíos de una psicología que permita apreciarlos como entidades complejas, en especial el personaje de la chica, que es una borde y una tonta simplemente porque sí. Otros personajes, como el agente del FBI  o Dane (un vampiro “a medio hacer”) ofrecían mayor interés apriorístico; sin embargo, la mediocridad del guion una vez más impide sacarles las posibilidades que mostraban.

80214094429

Así, el mayor “hallazgo” del film es el personaje de Lilith. El Alfabeto de ben Sirach es un escrito talmúdico que se supone se escribió entre el siglo VIII y X, en el cual se plantea que Lilith fue la primera esposa de Adán, anterior a Eva; la leyenda de este personaje prosiguió en otros textos, y así se presupone que Lilith no quiso someterse como inferior a Adán, abandonándolo y después tomando como pareja al arcángel Samael. Hoy en día, Lilith es un icono del feminismo, pero también ha sido empleada en la literatura sobrenatural, a partir de su condición de demonio mesopotámico femenino: ya en el Fausto (Faust, 1808) de Goethe tiene aparición, y destaca también Lilith (Lilith, 1895), de George MacDonald. Ha sido equiparada a una lamia, a un súcubo y también se la ha identificado como el ser primigenio que dio origen a todos los vampiros.

30-days-of-night-dark-days-review-6

Nada de ello se refiere en la película, y como único elemento “exótico” se nos muestra tomando un baño de sangre humana (¿de virgen?), evidente alusión a la condesa Elizabeth Báthory de Ecsed (1560-1614), de infausta fama. Poco más se nos desvela de ella, salvo que le gusta la música de los años veinte del pasado siglo. Aquí es la líder de todos los vampiros, que “no hacen nada sin que ella lo ordene”. Se la define como la “abeja reina”, y semeja una copia de la reina borg de Star Trek. Es una lástima que se desarrolle tan poco el personaje, aunado a lo cual tenemos la mediocridad de la actriz que la encarna, Mia Kirsher -Isobel en The Vampire Diaries-, que la hace aparentar una insulsa gótica sin más.

90214094408

Amén de todo eso, tenemos como director a Ben Ketai, responsable también de unos ignotos websodios de la franquicia, 30 Days of Night: Blood Trails (2007) y 30 Days of Night: Dust to Dust (2008) (la primera sólo como guionista); también ha trabajado como guionista en las series Devil’s Trade (2007) y en Chosen (2013), y actualmente prepara el libreto de The Lost World, que no parece ser una adaptación de la novela de Arthur Conan Doyle. Viendo sus modales profesionales en el presente film, la mejor palabra que lo define es “rutinario”, y la atmósfera inquietante del original aquí está ausente por completo; además, el aura extraño y animal que tenían los vampiros en aquélla aquí ha desaparecido también. Por tanto, todo es soso, convencional, previsible y torpe. Si en el arranque puede acaparar cierto interés ver cómo se las apañan los cazadores de vampiros, a mitad del film, cuando el grupo se interna en los túneles, el desinterés ya se apropia del espectador, y cuando surge la premisa del barco ya parece una improvisación de última hora para otorgar de variedad escenográfica a la película.

A todo ello se suman unas interpretaciones muy propias de una serie de televisión. Al menos, la actriz que encarna a Stella, Kiele Sanchez, tiene un parecido aceptable con Melissa George. Algo es algo.

Carlos Díaz Maroto

Published in: on agosto 25, 2014 at 6:07 am  Dejar un comentario  
Tags: ,

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2014/08/25/30-dias-de-oscuridad-tinieblas/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: