Casi humanos

Casi Humanos A4 poster

Título original: Almost Human

Año: 2013 (Estados Unidos)

Director: Joe Begos

Productores: Joe Begos, Josh Ethier, Anthony Ambrosino

Guionista: Joe Begos

Fotografía: Joe Begos [acreditado como Barry Norman]

Música: Andy Garfield

Intérpretes: Graham Skipper (Seth Hampton), Josh Ethier (Mark Fisher), Vanessa Leigh (Jen Craven), Susan T. Travers (Becky), Anthony Amaral III (Clyde Dutton), Michael A. LoCicero (Barry), Jami Tennille (Traci), Chuck Doherty (Clancy), John Palmer (Jimmy), Eric Berghman (Earle Harris), Marc O’Leary (Dale), Jeffrey Phillips (Dr. Lewis), Jeremy Furtado (Cliente gasolinera), Kristopher Avedisian, David Langill (Cazadores), Claire Berger (Receptionista), Caron Rae Casey (Linda Connors), Andre Boudreau, John Raso, Kaitlyn Menard, Lois Jenner, Anthony Ambrosino, Kevin Cahill, Jillian May, Courtney Fabrizio, Kyle Abrahamson, Marilyn Baker, Joe Begos, Jarret Blinkhorn, Deborah Condit, Harrison Condit, Jimmy Curtis, Nicholas Delmenico, Paul R. Durfee, Kathy Ethier, Mike Ethier, Adam Finelli, Brian Frazier, Erik Governo, Mark M. Greene, William Harper, Kasidy Hopkins, Anna-Lise Karapatakis, Jonathan Killoran, Kyle Lapinsky, Mike Lemek, Brandon Matola, Jenifer May, Christina Napier, Jordan Pacheco, Diana Porter, Jason Remick, Bill Rice, William Rice, Jon Robidoux, David Weindel, Kurt A. Wilcox…

Sinopsis: En la pequeña localidad de Patten (Maine), Mark Fisher desaparece de su casa en medio de un cegador haz de luz. Su amigo Seth fue la última persona en verlo vivo, y en él recayeron todas las sospechas acerca de la desaparición. Pero Seth fue absuelto por falta de pruebas. Dos años después, una serie de espantosos asesinatos vuelven a sacudir la tranquilidad del pueblo. Seth está convencido de que Mark ha vuelto, pero convertido en algo distinto, extraño, maligno. Sus peores sospechas se convierten en realidad, y Seth deberá luchar contra algo que está más allá de lo que haya visto cualquier ser humano.

almost

No es ningún secreto cómo de un tiempo a esta parte se viene produciendo un auténtico revival del cine realizado durante la década de los ochenta, dentro de la fiebre que desde amplios sectores socioculturales existe por todo lo que huela a “ochentero”. Películas datadas en aquellos años son recuperadas y veneradas como objetos de culto por parte de los aficionados, mientras que diversas webs y ensayos literarios se han encargado de reevaluar y, en la mayoría de los casos, encumbrar las cualidades artísticas de diversas manifestaciones cinematográficas asociadas a esta década que hasta ahora habían sido denostadas sistemáticamente por la crítica oficialista. Como no podía ser de otra forma, la industria no ha sido ajena a este contexto y se ha lanzado a la confección de secuelas, remakes y reboots de algunos de sus títulos emblemáticos, en un movimiento que ha tenido uno de sus ejemplos más ilustrativos en la exitosas saga Los mercenarios y su reunión de los principales action heroes de la época.

imagen-5

Lejos de ser una mera casualidad, tal circunstancia responde a unas causas fácilmente comprensibles y explicables: la ocupación, por una simple cuestión de relevo generacional, de la franja de edad comprendida entre los veinte a los cuarenta años de aquellos espectadores que entonces eran niños. Lógicamente, la cosa no ha quedado aquí, y la influencia de este cine también se ha dejado sentir con la irrupción de una nueva hornada de realizadores que han crecido ante sus imágenes. Algo que se ha hecho especialmente palpable dentro de los terrenos del fantástico, donde en los últimos años hemos sido testigos del desembarco de una serie de films hermanados por su nostálgica adopción de ciertos rasgos característicos de la producción genérica de los ochenta. De esta corriente han surgido incluso varias voces que han hecho de ello uno de sus principales rasgos estilísticos. Es el caso de Ti West, que se ha apropiado frecuentemente de algunas de sus más reconocidas fórmulas argumentales para construir personalísimos ejercicios de estilo, o Rob Zombie y su postmoderna tendencia a la proliferación de referencias al más puro estilo Tarantino, no faltando tampoco los que han optado por caminos más experimentales, como James Sizemore y su singular The Demon’s Rook.

MV5BNTkwMTk2OTM0MF5BMl5BanBnXkFtZTcwNDUzNTU1OA@@

A medio camino de todos ellos se sitúa Joe Begos, que con Casi humanos (Almost Human, 2013) ha hecho su debut en la gran pantalla. Escrita, dirigida, fotografiada y coproducida por este joven y versátil cineasta norteamericano, Casi humanos (Almost Human) tiene tanto de homenaje como de carta de amor y reivindicación de las bondades del cine fantástico realizado durante aquella edad dorada plagada de títulos fundamentales para el devenir del género, al que homenajea a muy diferentes niveles. Desde el diseño y la textura del logotipo inicial de Channel 83 Films, productora creada por Begos expresamente con tal fin, pasando por la idea de que el grueso de la trama se ambiente temporalmente en 1989[1], la factura formal de la cinta está encaminada a recrear la inconfundible estética de los films que toma de base, tal y como queda refrendado por una banda sonora que emula sin demasiados disimulos las partituras compuestas por John Carpenter para sus películas. De hecho, la obra del director neoyorkino centra no pocos de los de guiños y citas cinéfilas desperdigadas a lo largo del metraje y que abarcan desde La invasión de los ladrones de cuerpos a La matanza de Texas, pasando por Terminator, La noche de Halloween o Xtro, dentro de una coctelera argumental que combina con total desparpajo ciencia ficción, terror, gore y slasher.

almost-human-izle

La enumeración de tan variopinta colección de referentes bien podría llevar a pensar que nos encontramos ante una de aquellas coetáneas explotaciones fabricadas en serie por la imitativa industria italiana. Una intuición tan lógica como, en realidad, tremendamente equivocada. Y es que, al revés de lo que solía ocurrir en la mayoría de estos ejemplares, el concurso de dichos elementos en la ópera prima de Begos nunca se antoja algo impostado, fruto del más puro y duro mimetismo. Por el contrario, antes que una pose, su aparición surge en todo momento de un modo natural, lo que, más allá de cualquier otro tipo de consideraciones, habla bien a las claras, por un lado, de la asimilación de su novel realizador como propios de los códigos a los que alude su puesta en escena y, por otro, de la tremenda honestidad de los planteamientos sobre los que se apoya su propuesta.

almost-human-movie-pic-7

No obstante, y sin menoscabo de sus indudables méritos, el alcance de Casi humanos no se limita a su primigenia condición de nostálgico ejercicio de cinefilia. Todo lo expuesto hasta este punto no tendría ningún valor si no viniera acompañado por una envoltura que le otorgara una entidad cinematográfica a la altura de las circunstancias. Un apartado que vuelve a aprobar con creces gracias a la humildad y consciencia con las que asume las limitaciones inherentes a un proyecto de corte independiente de sus características. A pesar de contar con un pequeño presupuesto que algunas fuentes cifran en unos ridículos treinta mil dólares, si por algo destaca el fruto resultante es por la efectividad con la que están resueltos todos y cada uno de los apartados implicados, lo cual consigue a base de imaginación y oficio.

Almost Human 4

Lejos de andarse con rodeos, su trama argumental, funcional y sencilla, ajena a las dobles lecturas por más que en su interior anide una pesimista mirada hacia las relaciones humanas, va directa al grano desde el minuto uno con la abducción de un hombre por una extraña luz presumiblemente de origen extraterrestre, ante la atónita mirada de su novia y su mejor amigo. Planteada la situación inicial, el resto del relato se desarrolla dos años más tarde en una única jornada, alternando la situación actual de los dos testigos con los asesinatos perpetrados por el regresado abducido, que, al igual que el edulcorado ET de Spielberg, tiene como principal deseo el volver a casa. El empleo de este dinámico esquema  narrativo in crescendo, unido a una ajustada duración de poco menos de setenta y cinco minutos, títulos de crédito excluidos, se traduce en un ritmo constante, carente prácticamente de puntos muertos, lo que, consecuentemente, hace que en ningún momento se pierda el interés por lo que se narra. De ello también se encargan un buen puñado de escenas gore, servidas mediante unos entrañables efectos especiales de corte artesanal que, literalmente, llegan a salpicar de sangre la pantalla.

almost_human_still

Como puede apreciarse, objetivamente hablando Casi humanos dista mucho de ofrecer algo excepcional o siquiera minimamente original en su conjunto. Su acierto estriba en la plena convicción con que lo hace y que, en cierta medida, contrasta con la modestia de sus pretensiones. Quizás todos estos motivos hagan que sea un plato no apto para todos los gustos. Aquellos espectadores que busquen en ella una invasión extraterrestre a gran escala, sobresaturada de aparatosos efectos digitales, montaje epiléptico, un despampanante diseño de producción y un reparto encabezado por grandes superestrellas, es muy posible que se sientan decepcionados ante su visionado. Sin embargo, los que sean seguidores del cine al que tributa, a buen seguro que disfrutarán de esta sencilla y entretenidísima muestra de cine actual con regusto a Serie B de toda la vida, hecho por y para los aficionados, cuya toda ambición pasa, única y exclusivamente, por proporcionar un rato de sana e intrascendente diversión.

José Luis Salvador Estébenez

 

[1] En este sentido no puede pasarse por alto el papel protagonista que la televisión detenta en los primeros compases de la narración, suministrando información de lo más clarificadora para el correcto seguimiento de la historia. Si bien es bastante posible que semejante práctica esté motivada por razones de índole presupuestaria, tampoco puede descartarse que con ello su director trate de expresar la importancia que tuvo en su formación como espectador un medio en el que muy probablemente descubrió todo ese cine que ahora reivindica.

Published in: on septiembre 5, 2014 at 6:51 am  Comments (1)  

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2014/09/05/casi-humanos/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. Un pastiche de copy/homenajes que siendo atractivo por los títulos clásicos que reivindica de fondo, no dejará ni poso ni huella indeleble en el cine de género.

    Saludos fiera.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: