Hercules Reborn

Hercules-Reborn-2014-Movie-Poster1

Título original: Hercules Reborn

Año: 2014 (Estados Unidos)

Director: Nick Lyon

Productor: David Michael Latt

Guionistas: Jim Hemphill, Jose Montesinos

Fotografía: Eric Gustavo Petersen

Música: Chris Ridenhour

Intérpretes: John Hennigan (Hércules), Christian Oliver (Arius), Marcus Shirock (Cyrus), James Duval (Horace), Dylan Vox (Nikos), Christina Ulfsparre (Princesa Theodora), Alistair A. Duff (Bartender), Foued Mansour, Jeremy M. Inman (Tymek), Jennifer Marie Paul (Iona), Ben Chagra Khalid (Rey Demetrius), Aurelie Armelle Simone Chatellier (Reina Evenya), Rim Touassi (Megara), Yassine Amer (Abdera), Youness Lahlafi (Jacob), Youssef Marchouki (Dariun), Aziz Janah (Erasmus), Samir Oualid (Guarda real)…

Sinopsis: Al frente de una sublevación militar, el general Nikos asesina al rey Demetrius y su esposa, coronándose como nuevo monarca. Arius, uno de los pocos oficiales del ejército contrarios al nuevo régimen, parte junto a un grupo de leales en busca del mítico Hércules con el objeto de que les ayude a derrocar a Nikos y, de paso, a liberar a su amada, la princesa Theodora, presa en las mazmorras de palacio dónde ha sido conducida a la espera de que ceda a las pretensiones amorosas del tirano.

hercules-reborn-2014_99421405931389

Desde que coincidiendo con el cambio de milenio Ridley Scott estrenara su exitosa Gladiator, hemos sido testigos de un constante goteo de títulos ambientados en el mundo antiguo, equiparable en su número a los lejanos tiempos del kolossal. Troya, 300 o el remake de Furia de titanes son algunos de los ejemplos más populares de una corriente que también se ha extendido al medio catódico con series como Roma, Espartaco o, sin movernos de nuestro propio país, Hispania e Imperium. Como quiera que la mayoría de estas propuestas han contado con el beneplácito del público, los productores no han cejado en su empeño de buscar nuevas historias, personajes y acontecimientos propios de aquellos tiempos con los que seguir exprimiendo un filón que, a tenor de lo visto, no parece próximo a agotarse, al menos a corto plazo.

screenshot_00003

Fruto de este contexto ha sido la curiosa coincidencia vivida en este 2014, durante el cual está previsto el estreno de hasta tres títulos protagonizados por Hércules, en un interés de la industria por las andanzas del hijo del todopoderoso Zeus con una mortal que no se vivía desde hace justamente medio siglo, en plena fiebre por el “cine de romanos”. La primera en desembarcar en la gran pantalla ha sido la disfrutable Hércules: El origen de la leyenda de Renny Harlin, a la que seguirá durante el último tercio del año Hércules de Brett Ratner. Entre medias, y como viene siendo ya costumbre, la oportunista Asylum no ha dejado pasar la ocasión de sacar provecho de un panorama tan favorable para sus intereses y se ha apuntado al carro ofreciendo su propia visión del personaje con Hercules Reborn.

7zeH8Uf

Dirigido por el especialista en telefilms y direct-to-video Nick Lyon, el fruto resultante se erige, con todo merecimiento, en uno de los representantes más dignos surgidos de la popular factoría de mockbusters. A ello no es ajena una concepción productiva bastante más ambiciosa de lo que viene siendo habitual en dicha productora. Al contrario que en varias de sus anteriores respuestas a films de época, representadas en sus particulares versiones de “Los tres mosqueteros”, “Pompeya”, “Simbad” o “Hansel & Gretel”, esta vez sus responsables no han optado por el camino mucho más sencillo y económico de recurrir a una ambientación coetánea para desarrollar la historia, repartiendo la filmación entre localizaciones marroquíes y los míticos estudios de Cinecittà en Roma, lugar de rodaje de films tan emblemáticos dentro de la temática como Quo Vadis? (1951), Ben-Hur (1959) o Cleopatra (1963), lo que, con toda lógica, se ha dejado notar positivamente en el acabado final del producto.

h9hYk6g

Si bien no faltará quien recrimine su nulo rigor histórico, lo cual es puesto de relieve desde el propio inicio de la cinta con ese texto sobre impresionado que sitúa el grueso de la acción en los albores al nacimiento de Jesucristo, dicha circunstancia puede ser fácilmente justificable como una asimilación de esa fantasiosa antigüedad repleta de anacronismos que instauraran las teleseries sobre Xena y el propio Hércules producidas por Sam Raimi, y que desde entonces viene siendo moneda común en diferentes recreaciones históricas de marcado carácter de Serie B, como puede ser el caso de la saga de El rey Escorpión, por poner un ejemplo. Además, el hecho de que la trama se desarrolle tan cerca de la llegada de nuestra era y de que en ningún momento se aluda al origen divino de su protagonista, bien pudiera interpretarse como una referencia a un cambio de época: el momento en el que, motivados por la implantación del cristianismo como religión imperante en la civilización occidental, los habitantes del Olimpo y sus reformulaciones latinas dejaron de ser dioses para convertirse en mitos.

jnhPHlc

Lejos del héroe de una pieza visto en toda la pléyade de títulos aparecidos en Italia durante la primera mitad de los sesenta a raíz del éxito del Hércules de Pietro Francisci – y no en todos; cabe recordar que, precisamente, en aquella fundacional obra, el personaje interpretado por Steve Reeves era víctima de un conflicto interno al ver como su condición de semidios le hacía ser visto como un bicho raro a ojos de sus vecinos, motivo por el que acudía a una sibila para renegar de sus poderes y, por tanto, de su condición de inmortal-, el Hércules que se nos presenta es un ser atormentado por el asesinato de su esposa e hijo a sus propias manos, razón por la que vive autoexiliado de su tierra natal en una ciudad cercana sumido en el anonimato y consumido por el alcohol, lo que junto con el paso del tiempo ha convertido a su figura y sus proezas en poco menos que leyendas para la gran mayoría. No parece pues casual en este mismo sentido que, una vez que acepte la solicitud de ayuda para derrocar al tirano de turno, insistirá en diversas ocasiones a sus aliados en la necesidad de que sean ellos mismos quienes en primera persona luchen por su libertad, sin que deleguen todo el posible éxito de la empresa en su participación; o, dicho de otro modo, que abandonen su fe en él y en su sobrehumana fortaleza.

10201_3

Sin embargo, cualquier remota posibilidad de que semejante subtexto formara parte de las intenciones subyacentes de sus guionistas es finalmente desmentido al llegar el desenlace. Por el contrario, todo se revela parte de la dramaturgia pergeñada para justificar la actitud del personaje, dentro de una prototípica historia de redención que tiene su leitmotiv en la venganza de Hércules contra el hombre causante de todos sus males. Incluso, contradiciendo lo anteriormente expuesto, no faltará la arquetípica escena final en la que, tras haber realizado su trabajo, se muestre al héroe partiendo hacia el horizonte en busca de nuevas aventuras, como si de un caballero andante se tratara, en una imagen por otra parte de lo más característica de las epopeyas de forzudos que con tanto ahínco frecuentara la industria trasalpina durante su edad de oro.

60321349_AflamHQ.com

Sea como fuere, estos peros no quitan para que, como decíamos al principio, Hercules Rebound resulte uno de los ejemplares más defendibles perpetrados por la Asylum. Son varios los motivos que llevan a formular semejante aseveración, aunque podrían resumirse en la sencillez de sus planteamientos, su total falta de pretensiones y, muy especialmente, la (auto)consciencia con la que asume sus propias limitaciones – conceptuales y de todo tipo-, auténtico talón de Aquiles de la práctica totalidad de sus congéneres. Aparte de contar a su favor con un aceptable diseño de producción dentro de sus posibilidades, su historia está narrada con el suficiente oficio como para que su interés no decaiga en ningún momento por muy rutinaria y mil veces vista que esta sea, sin que en su recorrido se den momentos especialmente exagerados, forzados o ridículos – cosa bien distinta es su lógica interna, como ya se ha apuntado-, a lo que también contribuye la total ausencia de los defectuosos efectos digitales marca de la casa. Por otra parte, las interpretaciones cumplen con los mínimos exigibles tratándose de meros estereotipos, mientras que el factor de que el encargado de dar vida a Hércules, John Hennigan, sea un conocido atleta de lucha libre no influye para que sus enfrentamientos se conviertan en auténticos combates de pressing catch como podría temerse en un principio. Una suma de factores que se traducen en conjunto en un film intrascendente, liviano y poco respetuoso con las características propias de su mitológico protagonista, sin ninguna duda, pero que al menos puede visionarse sin tener que llevarse las manos a la cabeza constantemente debido a la torpeza que irradian sus imágenes. Escaso botín en cualquiera de los casos, pero que, viniendo de donde viene, encierra todo un logro en sí mismo.

José Luis Salvador Estébenez

Published in: on septiembre 8, 2014 at 6:37 am  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2014/09/08/hercules-reborn/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: