Um Lobisomem na Amazônia

Um-Lobisomem-na-Amazôniaposter-amazonia

Título original: Um Lobisomem na Amazônia

Año: 2005 (Brasil)

Director: Ivan Cardoso

Productor: Diler Trindade

Guionistas: Rubens Francisco Luchetti, Evandro Mesquita, Flávio de Souza, Jacinto Molina [sin acreditar], según la novela Amazonia misteriosa de Gastão Cruls

Fotografía: José Guerra

Música: Mu Carvalho

Intérpretes: Paul Naschy [Jacinto Molina] (Dr. Moreau / Hombre lobo), Guará Rodrigues (Zoltan), Joana Medeiros (Reina Pentesiléia), Daiana Amêndola (Alma), Karina Bacchi (Samantha), Tania Boscoli (Maria), Bruno de Luca (Raul), Orlando Drummond (Secretario de seguridad pública), Sidney Magal (Sacerdote Inca), Nuno Leal Maia (Profesor Scott Corman), Júlio Medaglia (Hartman), Evandro Mesquita (Jean Pierre / JP), Pedro Neschling (Bruno), Charles Paraventi (Borges), Caio Ramos (Julinho), Djin Sganzerla (Carol), Analu Silveira (Mary), Tony Tornado (Delegado Barreto), Danielle Winits (Natasha)…

Sinopsis: El Dr. Moreau se instala en la selva amazónica tras haber tenido que abandonar la isla en la que convivía y hacía experimentos mutando animales y hombres. Uno de estos mutantes es su ayudante, Zoltan, y con él y desde allí, el Dr. Moreau se dispone a dar un paso adelante en la evolución creando vida artificial,  utilizando parte de los secretos del doctor nazi Josef Mengele. Para todo ello necesita material humano. Asimismo ha creado una raza de amazonas, con cuya reina Pentesileia, se permite algún revolcón privado. Pero el Dr. Moreau también tiene una “enfermedad” adquirida durante un “accidente” en los Cárpatos que se manifiesta en las noches de plenilunio, transformándolo en una sanguinaria bestia.

um-lobisomem-na-amazonia 02

A partir de la segunda mitad de los ochenta y durante la última década del milenio pasado, la carrera de Paul Naschy languideció, atravesando el actor, tal y como los describí en un artículo[1], unos años de hierro. Después de una tan exótica como fructífera colaboración con Japón, el cine español parecía haberse olvidado de Naschy, que tras algunos proyectos fallidos, pequeñas intervenciones en films menores y colaboraciones en cortos dirigidos por nuevos cineastas, perdió la oportunidad de reverdecer laureles en 1996 con Licántropo. El asesino de la luna llena (Francisco Rodríguez Gordillo, 1996), un frustrado intento de volver a su personaje más emblemático, el licántropo Waldemar Daninsky.

Um_Lobisomem

Pero afortunadamente la llegada del nuevo milenio iría poniendo las cosas en su lugar. Tras su incursión en el slasher sobrenatural con School Killer (Carlos Gil, 2001) y su colaboración en varios cortos cuyos directores no hacían más que rendir homenaje al viejo actor, llegó Rojo sangre (Christian Molina, 2004), posiblemente la última gran película del actor, también con guión propio, y Rottweiler (Brian Yuzna, 2004), su única colaboración con Filmax, productora que estaba apostando por el cine de terror autóctono, pero realizado por nuevos talentos. Tras varios homenajes en diferentes países y dos rodajes en Estados Unidos[2], llegó lo que Paul Naschy describió como “una de las experiencias más curiosas de mi trayectoria profesional. Voy a Brasil para rodar a las órdenes del director Iván Cardoso Un Lobisomem na Amazônia (2006), en realidad una nueva adaptación de La isla del doctor Moreau… ¡En versión musical!”.[3] Y si bien no es ni mucho menos una película musical, si que queda, indudablemente, como una de las más extravagantes aventuras en las que se haya embarcado Paul Naschy a lo largo de su trayectoria, dando como resultado una película con la que, según su hijo Sergio Molina, su padre “se divirtió de lo lindo haciéndola”[4], cosa que no nos extraña con solo dar un vistazo a su trama:

El Dr. Moreau (Paul Naschy) se instala en la selva amazónica tras haber tenido que abandonar la isla en la que convivía y hacía experimentos mutando animales y hombres. Uno de estos mutantes es su ayudante, Zoltan (Guará Rodrigues), y con él y desde allí, el Dr. Moreau se dispone a dar un paso adelante en la evolución creando vida artificial, utilizando parte de los secretos del doctor nazi Josef Mengele. Para todo ello necesita material humano. Asimismo ha creado una raza de amazonas, con cuya reina Pentesileia (Joana Medeiros), se permite algún revolcón privado. Pero el Dr. Moreau también tiene una “enfermedad” adquirida durante un “accidente” en los Cárpatos que se manifiesta en las noches de plenilunio, transformándolo en una sanguinaria bestia.

lobi81

El argumento, con claras reminiscencias pulp, es una perfecta muestra del denominado ‘terrir’, término con el que el brasileño Iván Cardoso denomina este género de su invención consistente en combinar humor absurdo con terror y exuberantes muchachas ligeras de ropa. Quizás esta mezcla pueda parecerles familiar y nada original, pero les aseguramos que el “terrir” es algo diferente.  Para el gran especialista americano en Paul Naschy y Fantaterror, Mirek Lipinski, “No es Abbott y Costello contra los fantasmas y no es El jovencito Frankenstein. Puede ser ingenioso o sencillo y absurdo y bizarro. Algunas veces funciona y otras no. Pero todo va tan rápido que aunque una cosa no funcione, otra rápidamente sucede y lo anterior se olvida.”[5]

Iván Cardoso y Paul Naschy durante el rodaje del film.

Iván Cardoso y Paul Naschy durante el rodaje del film.

Veamos como nació el proyecto en voz de su  propio director, Iván Cardoso[6]:“Un amigo me recomendó el libro Amazonia Misteriosa de Gastón Cruls. Y varias cosas de él me llamaron la atención. Parecía una parodia de La isla de las almas perdidas(Island of Lost Souls, 1932 Erle C. Kenton) una de las películas que más me gustan, basada en un libro del gran H. G. Wells. (…) La historia de este libro con científicos locos, terribles mujeres guerreras, -las famosas y sensuales amazonas- y un monstruo desconocido me pareció fascinante para el tipo de cine que hago, e inmediatamente vi la posibilidad de transformarlo en una parodia tropical de la obra de Wells. No pensé este proyecto especialmente para Paul Naschy, pero pensé en poner un hombre lobo en el Amazonas  al conocerlo en el Fantasporto. Sabía que él era un gran especialista en este tipo de personajes, un auténtico hombre lobo sanguinario, como debe de ser, y así tendría como reclamo comercial  una estrella en el reparto. Y puedo garantizar que al menos por mi parte fue amor a primera vista. Yo nunca había pensado en hacer esa película con un ‘lobisomem brasileiro’, porque nosotros no tenemos ningún actor que conozca ese extraño personaje del que Naschy conocía todos sus secretos y que sabía interpretar como nadie”.

003

A Naschy le agradó la oportunidad de ampliar su galería de personajes con el Dr. Moreau, que había sido interpretado con anterioridad por tres ilustres actores: Charles Laughton (1932), Marlon Brando (1996) y Burt Lancaster (1977). También le gustó visitar Brasil a la esposa de Naschy, Elvira: “Paul bromeaba diciendo que él había ido a Brasil para trabajar y ella para ir de compras”. La pareja aterrizó en Brasil en febrero de 2005, y ese primer día se encontró Cardoso con un inesperado problema: “Cuando Paul y Elvira llegaron a Brasil, fui con mi asistenta portuguesa Luisa Arante a recogerlos en el aeropuerto con un coche de lujo que había alquilado. Habían tenido un buen viaje y era una linda tarde. Hicimos algunas fotos de Paul en el aeropuerto y salimos para el  hotel, donde el productor ejecutivo del filme ya nos esperaba con el 50% del salario de Paul, tal y como estaba previsto en el contrato. Durante su estancia les hospedamos, por apenas tres semanas, en el lujoso Hotel Sheraton, enfrente de la playa Barra Da Tijuca, próxima al estudio donde rodamos la película. Tras instalarse en una gran suite con la última revisión del guión de la película, quedamos al día siguiente para ir a cenar. Me despedí dejando a Luisa con ellos para resolver los últimos asuntos. A las 21 horas estaba tranquilo en casa, feliz de la llegada de Paul y a pocas horas de iniciar el rodaje cuando el teléfono sonó. Era Luisa desesperada avisándome de que a Paul no le gustaba nuestro último guión y amenazaba con volver a España. Me pedía que volviera inmediatamente al hotel. No entendía lo que pasaba, nadie atraviesa el Atlántico para decir que no va a hacer una película para la que ha sido contratado. Durante la negociación ya le habíamos enviado dos tratamientos diferentes del guión y Paul nunca se había quejado. Volví al hotel Sherathon y me encontré a la Armada Española dispuesta para atacar. Paul estaba hecho una fiera y me dijo que no había posibilidad de rodar ese guión y que en caso de insistir, él prefería devolver el dinero que había recibido y volver al día siguiente a España. Le dije que el rodaje comenzaba en tres días  y que ya le habíamos enviado anteriormente el guión sin que se hubiese quejado. Pero él estaba enfurecido con el guión y no había nada que le hiciera cambiar de idea. Tanto que la única solución sería organizar una reunión nosotros dos con el productor  de la película para intentar encontrar una solución que contentase a todas las partes. Naschy estaba irreductible y no quería hablar con el productor. Alegaba que su personaje estaba descaracterizado, que los hombres lobo eran monstruos especiales y que también faltaba la maldición del pentagrama en nuestra historia. Otra cosa que a Paul le molestó fue el hecho de hacer comedia de terror.

316792_2076731316857_2057480748_n

Poco a poco conseguí calmarlo y acordamos que él podría escribir un nuevo guión, que tuviese el mismo número de secuencias que el anterior, que no cortase escenas de los otros actores brasileños contratados y que no cambiase totalmente el sentido de nuestra historia. Yo pensaba que era una locura en apenas tres días descansar, preparar el rodaje y escribir un nuevo guión, pero es exactamente eso lo que mi amigo Paul hizo, alegando que ya había escrito muchos guiones y que le gustaba mucho hacerlo, principalmente si la película ganaba con ello. Así que el domingo por la noche Paul estaba exhausto, pero me entregó el nuevo guión, escrito totalmente a mano, que conservo hasta hoy con mucho cariño”.

Solucionado ese pequeño incidente, el rodaje marchó sobre ruedas: “Puedo garantizar que no hizo falta dirigir a Paul. Apenas llegaba al escenario hacíamos un ensayo y rodábamos.  Siempre estaba a punto e interpretaba siempre con gran eficacia las escenas. Era un auténtico hombre de cine: actor, director, guionista, productor… “

sideny-magal-como-sacerdote-inca

Resulta interesante indicar que, a pesar de estar todo el film hablado en brasileño, los diálogos de Naschy se conservaron en castellano, optando el director por subtitularlos, al igual que sucedió años antes con Countess Dracula’s Orgy of Blood (2004), film rodado en Estados Unidos por Donald F. Glut. Para Cardoso “No tenía sentido doblar a un gran actor como él cuya voz, entonación e idioma formaban parte de su brillante actuación. Um Lobisimem na Amazonia fue mi primera película con sonido directo y no tenía intención de doblar a Paul por otra persona. Luego, cuando terminó el rodaje, mi asistente tradujo todo el diálogo de Paul al portugués y él lo grabó en el estudio, pero a pesar de que el portugués de Paul mejoró bastante con el nuevo doblaje, su fuerte acento castellano impedía que el publico brasileño entendiera lo que estaba hablando, así que la única solución fue colocar subtítulos en portugués en sus diálogos”.

Um_Lobisomem-32

A pesar de la referencia en el título, la película ser rodó bastante lejos del Amazonas, aunque los resultados son harto convincentes: “No realizamos ninguna escena en el Amazonas. Todas las escenas fueron rodadas en Río de Janeiro. El productor estaba seguro de que si los americanos recreaban África en Río de Janeiro, nosotros podríamos transformar nuestra ciudad en la selva amazónica. También cuando se hace una película en tres semanas, como fue nuestro caso con 18 días de rodaje, cualquier lluvia puede ser desastrosa, y rodando en un estudio se pueden planear mejor las escenas, asegurándose de cumplir el calendario de rodaje”.

Una divertida foto tomada durante el rodaje.

Una divertida foto tomada durante el rodaje.

Naschy ha descrito en más de una ocasión Um Lobisimem na Amazonia como un film musical, y aunque en realidad no lo es, sí que contiene un número de lo más bizarro e inesperado interpretado por Sidney Magall, un cantante muy popular en su país que, ataviado como un sacerdote Inca, salta a cantar en el que es uno de los momentos más delirantes del film. Tanto que, según cuenta Iván Cardoso, hizo exclamar a John Landis que su secuencia favorita de la película era “aquella del sacerdote cantando rumba”.

lobisomen02

Si con todo lo narrado no hemos podido convencerles de las innegables virtudes de esta película, me permito añadir que además de resultar simpática, está correctamente realizada y los momentos de terror, especialmente las apariciones del hombre lobo, están rodados con gran tino bajo un plenilunio que inunda la pantalla de azules, solo rotos por la sangre de las víctimas de la bestia. Para Mirek Lipinski, el cóctel resultante de mezclar al Dr. Moreau de H. G. Wells con hombres lobo funciona. Y tanto  los demás actores como el maquillaje le resultan convincentes. Ángel Gómez Riveroconsidera que “A pesar de que la serie B se imponga, la partida sale adelante con singular desparpajo y encanto”[7].  Y es que el film, además de los alicientes apuntados, contiene una banda sonora nada desdeñable; unas actrices muy atractivas, en especial Karina Bacchi, Daiana Amêndola y Danielle Winnits; un argumento pulp hasta decir basta en el que cabe de todo; humor (en sus manos dejo el juzgar si voluntario o involuntario); y sobre todo la imponente presencia de Paul Naschy recitando frases semejantes a las que escribió Ed Wood para  el Dr. Eric Vornoff que  inmortalizó Bela Lugosi en Bride of the Monster (1955). Sin olvidarnos del propio Lobisomem: un desatado hombre lobo con un artesanal pero efectivo maquillaje y, naturalmente con la maldición del  pentagrama impresa en su pecho.

cJPWj5ed1XdhTBp2izKTO00Ukdt

En conclusión, la experiencia brasileña resultó enriquecedora para todos. Para Cardoso porque “Paul Naschy fue, sin duda, el mayor astro cinematográfico con el que tuve el placer de trabajar”, y para Naschy porque “fue un rodaje muy divertido, me lo pasé realmente bien en Brasil”, quedándole al veterano actor la opinión de que “Cardoso es un cineasta por descubrir, sinceramente creo que es mucho mejor que Mojica Marins. Hace poco le hicimos un homenaje en Estepona y la gente se volvía loca con sus películas[8]” Entusiasmo por el cineasta brasileño del que da fe el elogioso artículo que sobre él escribió el escritor Juan Manuel de Prada[9].

Um Lobisomem na Amazonia Novo 1

A su vuelta Paul Naschy rodó varios cortometrajes y se embarcó en sus últimos proyectos, todos muy diferentes entre sí: Empusa (Jacinto Molina, 2010), La herencia Valdemar / La sombra prohibida (José Luis Alemán, 2010), O apóstolo (Fernando Cortizo, 2012) y Las imágenes perdidas, la otra mirada (Juan Pinzás, 2010), pasando a convertirse en leyenda del cine de terror el 30 de noviembre de 2009. En cuanto a Ivan Cardoso, por fin sus películas van a ser editadas de forma oficial en Estados Unidos, el mayor mercado cinematográfico del mundo de la mano de Fangoria, con un total de seis títulos que se comercializarán tanto en formato pack como de forma individual. Uno de esos títulos será, naturalmente, Um Lobisomem na Amazonia[10].

Carlos Benítez (Proyecto Naschy)

[1] http://proyectonaschy.wordpress.com/2012/07/09/paul-naschy-los-anos-de-hierro

[2]Viaje y rodajes que traté con cierto detalle en este artículo:     http://proyectonaschy.wordpress.com/2010/06/01/naschy-la-conexion-usa

[3] Cuando las luces se apagan (T&B Editores, Madrid 2008) de Paul Naschy, pág. 148

[4] http://proyectonaschy.wordpress.com/2010/11/30/entrevista-con-sergio-molina/

[5]Mirek Lipinski en Latarnia Fantastique International Number 1 (2010).

[6]Todas las declaraciones de Iván Cardoso están extraídas de: http://proyectonaschy.wordpress.com/2014/02/26/ivan-cardoso-nos-habla-de-um-lobisomem-na-amazonia-la-pelicula-brasilena-de-paul-naschy/

[7] Paul Naschy. la máscara de Jacinto Molina (ScifiWorld, Pontevedra, 2009) de Ángel Agudo, pág. 421

[8]Íbidem. Pág. 313

[9] http://www.abc.es/hemeroteca/historico-10-09-2005/abc/Opinion/el-descubrimiento-de-un-genio_61750910236.html

[10] El resto de títulos son: Nosferatu in Brazil (1970), O Segredo da Múmia [vd: El secreto de la momia, 1982], As Sete Vampiras (1986), O Escorpiao Escarlate (1990) y O Sarcófago Macabro (2005).

el-dr-moreau-paul-naschy-y-zoltan-guarc3a1-rodrigues

Published in: on septiembre 26, 2014 at 6:43 am  Comments (1)  
Tags: , ,

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2014/09/26/um-lobisomem-na-amazonia/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. Hoy tenemos el honor y el lujo de contar en la abadía con la colaboración de Carlos Benítex, especialista en cine fantástico y coleccionismo, aparte de ser una de las dos cabezas pensantes del blog de referencia “Serendipia – Proyecto Naschy”.

    Desde aquí aprovecho para agradecerle esta colaboración qu e espero no sea la última… 😉


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: