Este viernes se estrena, al fin, “Empusa”

Si hay un largometraje reciente empañado de terribles fatalidades durante el rodaje y posterior post-producción ese es Empusa, la última película escrita y dirigida por el maestro del fantaterror español Paul Naschy. Por fin, tras casi siete años de penalidades y no pocos retrasos, Empusa tendrá por fin distribución comercial con su estreno simultáneo en salas cinematográficas, Dvd y V.O.D. a partir de este viernes 3 de octubre.

Empusa arranca en una playa. Dos amigos, Abel, un viejo actor ya retirado, y Víctor, un veterano marinero encuentran en la orilla del mar un brazo seccionado y con un extraño símbolo tatuado a la altura de la muñeca. En lugar de comunicarlo a la policía, Abel decide investigar su procedencia descubriendo que la marca que presenta es el símbolo de las empusas,  unos seres milenarios híbridos entre vampiros  y serpientes. Mientras tanto una serie de extrañas muertes llevan el caos a la ciudad.

Inicialmente dirigido por Carlos Aured y con guion y protagonismo a cargo de Paul Naschy, el film se fue impregnando de dramáticos sucesos que le han convertido en una de las últimas películas malditas del cine español. He aquí la sucesión de acontecimientos:

En abril del año 2007 se iniciaba el rodaje de la que por aquel entonces se conocía como “La gaviota”, escrita y protagonizada por Jacinto Molina (a.ka. Paul Naschy) y dirigida por Carlos Aured.  Naschy y Aured eran viejos amigos y habían cosechado varios éxitos de taquilla en los años 70 con films como El espanto surge de la tumba o La venganza de la momia, ambas producidas por la mítica Profilmes. Todo parecía  perfecto: unas estupendas localizaciones en la zona de Levante (Altea, Calpe, Denia, la Ciudad de la Luz en Alicante), dos bregados cineastas curtidos en mil batallas, secundarios de la talla de Antonio Mayans, Saturnino Garcia o Paco Racionero, jóvenes promesas como Laura de Pedro, Cristina Carrión y María Jesús Solina; efectos especiales de maquillaje de Carmina Garcia y Luis Colombo con amplísima experiencia como director de fotografía al frente del equipo técnico. Lo lógico era presagiar un plácido rodaje y un éxito posterior de taquilla. Nada más lejos de la realidad.

Una serie de terribles acontecimientos empezaron a convertir “La gaviota” (ya desde la segunda semana de rodaje con el título de Empusa) en un verdadero proyecto “maldito”. Todo empezó con el brusco cambio de comportamiento y actitud del director, Carlos Aured. Un señor afable, cariñoso y comunicativo se empezó a convertir en un personaje agrio, distante y déspota y sus continuas desavenencias con el director de fotografía, productor ejecutivo, equipo técnico e incluso actores, incluido su viejo amigo Naschy, llevaron a una situación límite. Reunidos de urgencia los productores, decidieron que el film fuera finalmente co-dirigido por Aured y Naschy, ya que el primero estaba creando un clima que ponía en peligro la continuidad del film. A regañadientes, Carlos Aured accedió. Sin embargo, el primer día de rodaje en ese nuevo sistema de co-dirección, abandona el rodaje; literalmente desaparece sin despedirse de ningún miembro del equipo ni dar explicación alguna. Ante el desconcierto general, el film pasa a ser dirigido únicamente por Naschy y del paradero de Aured no se tiene información alguna. Al poco tiempo una terrible noticia sacude el set de Empusa: Carlos Aured ha fallecido de un infarto.

El rodaje, pese a la desgracia que lo ha sacudido, continúa. Pero poco a poco es Paul Naschy el que empieza a sufrir síntomas de agotamiento. Su maltrecha rodilla le pasa factura, lo que motiva que tenga que hacer continuos cambios en el guion para simplificar varias secuencias, dado su precario estado de salud. Los actores tienen que aprenderse los nuevos diálogos minutos antes del rodaje de cada secuencia. Se cambian a última hora las localizaciones, se llega a utilizar un doble para determinadas secuencias ya que Naschy se muestra cada día más débil e, incluso, se ruedan varias secuencias sin su presencia, dirigidas por el ayudante de dirección mientras este descansa en el hotel. Poco después se conocería la terrible y fatal noticia que desencadeno en el más dramático final: Paul Naschy padece cáncer, y a pesar de su asombrosa fortaleza física y psíquica, el actor, guionista y director fallece sin concluir la post-producción del film.

Las tragedias siguen acompañando la película hasta su finalización: el director de fotografía sufre un accidente de tráfico y su vehículo queda siniestro total; el actor co-protagonista y jefe de producción es operado de urgencia de una grave dolencia; y el productor ejecutivo sufre otro accidente y le implantan una prótesis de cadera.

Sin duda alguna, esta serie de fatalidades en cadena convierten a Empusa en una amalgama extraña de película maldita, inconexa e inclasificable. Y es que siempre nos quedará la duda del film que pudiera haber sido de rodarse en plenas facultades por  Carlos Aured o el propio Paul Naschy.

Published in: on octubre 1, 2014 at 5:43 am  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2014/10/01/este-viernes-se-estrena-al-fin-empusa/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: