La miel del diablo

37627343

Título original: Il miele del diavolo / La miel del diablo

Año: 1986 (Italia, España)

Director: Lucio Fulci

Productores: Franco Casati, Sergio Martinelli, Vincenzo Salviani

Guionistas: Jaime Jesús Balcázar, Ludovica Marineo, Vincenzo Salviani, Sergio Partou, Lucio Fulci

Fotografía: Alejandro Ulloa

Música: Claudio Natili

Intérpretes: Blanca Marsillach (Jessica), Brett Halsey (Dr. Wendell Simpson), Corinne Cléry (Carol Simpson), Stefano Madia (Johnny), Bernard Seray (Nicky), Paula Molina (Sandra), Eulalia Ramón (Prostituta), Lucio Fulci…

Sinopsis: Jessica y Johnny son una pareja que vive sus relaciones sexuales al límite. Cuando Johnny tiene un accidente, es intervenido quirúrgicamente por el doctor Wendell, que está pasando por una crisis matrimonial, algo que le afectará gravemente en su trabajo.

$(KGrHqJ,!ogE8VbSV2hHBPQwTV,+V!~~60_12

La miel del diablo es una coproducción italo- española correspondiente a la última etapa de uno de los maestros del cine de terror como es Lucio Fulci, rodada entre la mediocre Murder Rock y la fantástica Aenigma. Aunque perteneciente al género erótico, Fulci, como no puede ser de otra manera, explora su lado enfermizo, ahondando en la venganza pasional que es llevada a cabo por una enamorada joven hacia el doctor al que culpabiliza de la muerte de su amado, víctima de un accidente de moto.

mielediavolo1

Fulci deja su morboso sello en este thriller erótico, participando además en su guión -cuya premisa parte del español Jaime Jesús Balcázar-, e incluso realiza una breve intervención en el papel de médico, junto al experimentado Brett Halsey, quien repetiría con el director años después en El espejo roto y Demonia. El resto de este curioso reparto incluye a la francesa Corinne Clery, en un papel secundario, Paula Molina en una brevísima intervención, o una irreconocible Eulalia Ramón en un rol de lo más atrevido. Aunque para atrevida la protagonista, una jovencísima Blanca Marsillach, que tras su trabajo junto a Paul Verhoeven en Los señores del acero en un anecdótico pero impactante papel, impulsó su carrera de forma mundial, y más concretamente en Italia, donde haría varios filmes, como La jaula, junto a Laura Antonelli y su hermana Cristina Marsillach.

mielediavolo5

Marsillach, de hecho, carga en solitario con todo el peso del filme, dando vida a una amante pasional trastornada por la muerte de su pareja, algo que transforma en sed de venganza, hasta el punto de mantener cautivo al que cree culpable de su desdicha. La pequeña de los Marsillach se luce completamente paseando su desnudez a lo largo del filme y explotando su vena sádica y salvaje, además de tener varias escenas de alto voltaje; sin ir más lejos al inicio de la cinta, en donde recibe las vibraciones de un saxofón tocado por su perverso novio en su sexo (1). Lástima que su actuación se vea notablemente mermada debido a un infame doblaje en su versión española, que probablemente acometería la propia actriz, echando por tierra toda su interpretación, algo, sin embargo, mejorado en su versión inglesa, idioma original en el que se desarrolló el rodaje, o incluso en la italiana, por más que en ambos casos estén presumiblemente doblados por otra actriz.

mielediavolo3

Como decimos, Fulci retuerce el erotismo del filme de modo insano, hasta transformarlo en masoquismo. El realizador muestra a través de flashbacks la relación destructiva de Jessica y Jhonny, que es truncada debido a un dichoso accidente. La heroína pretende hacer al que cree que es el causante de su desdicha, el cirujano que no ha logrado salvar la vida de su amor, el daño físico que éste le ha causado en lo más hondo de su persona, pero sus planes se verán truncados al ver que éste puede disfrutar de los maltratos y vejaciones a los que le tiene sometido, transformando la venganza en un deseo, correspondido o quizá no.

mielediavolo2

Es este un tema harto prometedor, pero queda bastante deslucido en su desarrollo, al dejarnos con un sabor agridulce, quedando todo a medias tintas debido un precipitado final. Todo un coitus interruptus para el espectador, que espera mucho más del maestro italiano.

Jesús Palop

8128996

(1) Igual de atrevida resulta Eulalia Ramón, en una secuencia en la que hace un uso muy atrevido de una laca de uñas, algo censurado en su versión española, ya que en la copia visionada esta escena es insertada conservando el idioma original italiano, aunque es más que probable que se trate de un doble de cuerpo en los comprometidos primeros planos.

Published in: on diciembre 3, 2014 at 6:46 am  Dejar un comentario  
Tags: ,

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2014/12/03/la-miel-del-diablo/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: