Sexy Sisters. Aberraciones sexuales de una rubia caliente

81YWCV8PdiL__SL1500_

Continuamos con el prometido repaso por parte de diferentes colaboradores de los títulos que conforman la colección “Inéditos de Jesús Franco”, la cual de la mano de Tema Distribuciones y Cameo recupera para nuestro país algunos de los títulos que el tío Jess rodara junto al productor suizo Erwin C. Dietrich a mediados de los setenta. En esta ocasión es Ángel Chatarra quien se encarga de desgranar Sexy Sisters, película estrenada originalmente en España con el inequívoco título de Aberraciones sexuales de una rubia caliente.

LA PELÍCULA

Sexy sisters o hermana, ¿por qué me haces esto si yo te quiero?

vlcsnap-2014-12-08-21h28m53s129

Sexy Sisters se presenta como un clásico soft core; una de esas cintas clasificadas como “S” en España y que tan comúnmente inundaron primero cines y luego videoclubs a partir de la segunda mitad de los años setenta en Europa y que muchos de nuestros compatriotas fueron a ver a Perpiñán cuando aquí quedaban fuera de la cartelera por aquello del decoro ultraconservador propio de la moralidad católica y castrense imperante hasta el 20 de noviembre de 1975.

vlcsnap-2014-12-08-21h32m41s100

Ineludiblemente influenciada, como todas las de la época, por el blockbuster erótico por excelencia, Emmanuelle –algo que se certifica cuando no se enfatiza con ciertas secuencias de mar y arena, ciertos arreglos musicales, el corte a lo garçon de Millie, los largos collares de cuentas de Edna, sus tacones o su bata de seda floreada siempre bien abierta y, como no, el icónico sillón de mimbre de la cinta francesa que aparece en esta pieza de Jess Franco por duplicado– , la película cuenta con lo que, en un primer vistazo, podría ser el argumento típico de una típica película S. Argumento que también podría pasar por el típico argumento de película pornográfica típica si contara con los planos anatómicos de detalle necesarios para tal catalogación –la única diferencia entre muchas de las S y las X de entonces, antes de que la cámara al hombro y la ausencia absoluta de postproducción inundaran la escena porno–, es decir, un cúmulo de situaciones, mejor o peor hiladas, en las que chicas pérfidas e hipersexuales aunque, en el fondo, algo ingenuas son montadas sin descanso por hombres superdotados física y/o intelectualmente –en función de lo que pudiera mostrarse en pantalla–, viriles, muy viriles, claramente superiores a ellas en todos los sentidos, incluido el moral, y que se someten a los requerimientos eróticos de las hermosas féminas más por hacerles el favor que por iniciativa propia. Tan características con éstas, son las situaciones espejo en las que, en ausencia del macho alfa, siempre ocupado en otra cosa, la que sea, de mayor trascendencia que el burdo acto carnal, son las hermosas féminas las que juguetean jocosas más que intiman entre ellas, más para el deleite del espectador que para el propio. Si a esto le añadimos un trío, algún sometimiento físico no carente de violencia o un ejercicio circense de algún tipo tenemos todos los elementos necesarios para una cinta eróticofestiva al uso. Si a todo esto le sumamos un happy ending sin necesidad de fluidos corporales –obligatorios en las X– la cinta S estará completa.

vlcsnap-2014-12-08-21h33m27s56

Al fin y al cabo, el público masivamente masculino consumidor de este tipo de género nunca ha sido demasiado exigente a este respecto y, tanto en las cintas S como en las cintas X de esa época, lo que siempre contó fue la belleza, la sensualidad y el morbo que fuera capaz de generar la actriz protagonista o, si el talento del guionista o el director lo permitían, la situación en sí, así como el número total de metros cuadrados de piel desnuda que se pudieran contabilizar. Si a eso se le añadían unas gotitas de autoafirmación varonil con cierto buqué misógino, la pieza resultaba un éxito seguro.

vlcsnap-2014-12-08-21h32m06s7

Y, sí, desde luego, no hay duda de que si alguien hace inventario –por poco versado que esté en el género– de estos elementos con Sexy Sisters, listado en mano, le salen las cuentas. Pero, además de una película de porno blando setentera, Sexy Sisters es una cinta de Jess Franco y ahí encontramos la principal diferencia con el resto de las de su género al que sin duda pertenece sin ambages ni artificios. Porque, en esta ocasión, no estamos ante una cinta de experimentación artística o expresiva, ante un ejercicio de ahondamiento en las obsesiones de su creador o ante una película de género que se niegue a sí misma, como ocurre en tantas cintas de Jesús Franco. Más bien al contrario, Sexy Sisters se muestra orgullosa de ser lo que es y es sólo la personalidad de su director la que le da ese plus diferenciador.

vlcsnap-2014-12-08-21h36m16s202

Como decíamos, no hay nada desde el punto de vista técnico que resulte reseñable, no hay nada desde el punto de vista argumental que sea destacable, no hay ningún hallazgo especialmente significativo en las actuaciones, ni nada en el total de la cinta que resulte especialmente novedoso ni siquiera dentro de la propia filmografía de su creador. Sin embargo, desde el minuto uno, que comienza con la muy habitual performance de apertura de las cintas del tito Jessie, hasta el amable último minuto la película, el espectador verá a Jesús Franco en estado puro. Un Jesús Franco en forma, más comercial que de costumbre, con sus arreglos musicales habituales de la época, su estética mezcla entre el pop art y el funky urbano, más accesible, más cómodo de ver pero que en ningún momento se traiciona a sí mismo.

vlcsnap-2014-12-08-21h38m54s253

Y no se traiciona porque, más allá del argumento en sí, de la aparente trivialidad de la pieza, la cinta contiene muchas de las constantes que hacen del cine del tito Jess una marca registrada, un sello único, desde la reiterativa dicotomía entre la bondad y la maldad humanas, encarnadas, esta vez, de manera alterna por una y otra hermana –como las máscaras teatrales del happening de apertura– según va avanzando el metraje y por el resto de personajes, cada uno en su rol benéfico o maligno; pasando por las luces proyectadas por la imagen pública de sus protagonistas y las sombras que genera la parcela privada de los mismos; el mensaje social típico de Jesús Franco en el que irremediablemente se retrata a los herederos de ascendencia aristocrática como personajes de insaciable codicia, libertinos y decadentes, rodeados muy a menudo de merodeadores de lo ajeno, de extracto social más bajo pero embriagados por la ambición de medrar socialmente, aprovechándose del dinero, el poder y la mezquindad que comparten con esos herederos moralmente lisiados; hasta una amplia retahíla de otras referencias fijas en muchas de las obras de Jesús Franco como lo son el castillo de rancio abolengo, la isla, la mansión apartada y solariega, el testamento frente al notario, el psiquiatra firmando diagnósticos incapacitantes falsos, el juego entre lo onírico y lo real, la alucinación y lo racional, el agua estancada –en forma de lago, de estanque o de piscina como es el caso– frente a la libertad del mar de espumosas olas, el sol radiante y la sombra tenebrosa, el bosque salvaje y la naturaleza domada, etc. Y, como no, aunque en cantidades esta vez mucho más digeribles su gusto por mostrar la perversión, lo tabú, lo excesivo, la identificación entre lo femenino y lo felino –con los cuadros repartidos por la casa, la jaula dorada y las cadenas de la ‘tigresa’-, lo canino y lo masculino –también mediante un cuadro de la casa donde se sienta el falso médico en un momento dado–, la excitación que (le) generan unos tacones negros y un par de medias negras en el cuerpo desnudo de la mujer, una vez más retratada como origen de todo placer y todo pecado, aunque en este caso también origen de redención para los bondadosos, para los puros de corazón, para los amantes que son capaces de amar con ese amor puro que consigue liberar a la hermosa, dulce e inocente Millie de las cadenas, literales y mentales, de su hipersexualidad, inoculada y acrecentada por su pérfida hermanastra.

vlcsnap-2014-12-08-21h37m44s58

A las referencias a otras cintas ya señaladas, cabe añadir las autorreferencias tan comunes en el cine de Jesús Franco y que forman parte de su genuino sello. En Sexy Sisters hay guiños a cintas suyas tan celebradas como Las vampiras, Venus in Furs o Succubus / Necronomicon tanto en lo argumental como en lo formal e incluso recordando en su esbozo general, en la forma de armar la historia, a Los ojos de la noche. Así mismo, es curioso prestar atención a como vuelve a hacer uso de elementos eminentemente aristocráticos para mostrarnos la oscuridad del alma de sus personajes de alta cuna, siendo capaz de presentarnos el Rolls Royce negro usado por Edna para reclutar amantes para su hermana Millie como una evolución lógica de la no menos siniestra calesa con la que el doctor Orloff cometía sus fechorías en la mítica Gritos en la noche, apellido de doctor que acababa de desempolvar hacía apenas un año para bautizar al asesino de su particular versión de Jack, the Ripper. También están presentes elementos y localizaciones similares a las que después utilizará en películas como Las diosas del porno, Bahía blanca, El hundimiento de la casa Usher o, de manera más obvia, en Las orgías inconfesables de Emmanuelle, menos emmanuelliana bien es cierto de lo que cabría pensar e, incluso, que esta misma. Como vemos, una innumerable lista de lugares comunes del tito Jess tan amables en esta ocasión como reconocibles.

vlcsnap-2014-12-08-21h33m58s111

En conclusión, una película de Jesús Franco que se deja ver sin presentar batalla quizá por el happy end del que hablamos –a buen seguro debido más a Erwin C. Dietrich que al tito Jess, conocido productor suizo del género con el que llegaría a firmar una docena de películas y a la sazón firmante del libreto de la presente, más que autor propiamente dicho–, quizá por su erotismo franco y, por momentos, incluso romántico, por el personaje de caballero salvador y la que a la postre será princesa cautiva y rescatada, que le confiere a la película ese aire de cuento clásico –con la correspondiente tentación de caer en la moralina fácil, lo que sí constituiría una verdadera antítesis del cine de Jess Franco– o por la linealidad formal de la historia en sí. O quizá por el callo del que les escribe, verbigracia, pero en cualquier caso me reitero, si me preguntan Sexy Sisters es la cinta perfecta para recomendársela al no iniciado en el cine de Jesús Franco, púber y virginal espectador intrigado por el aura del gran maestro que no se ha atrevido aún a abrir su caja de pandora y que no sabe lo que le espera cuando promocione de curso. Y para aquellos que ya le tienen cogida la medida al genio, ¿qué mejor acicate que decirles, si aún no la han visto, que es una película de Jess Franco en la que salen el mítico Jack Taylor y las hermosas Karine Gambier y Pamela Stanford en todo su esplendor?

Ángel Chatarra

LA EDICIÓN

vlcsnap-2014-12-08-21h27m57s175

Como viene siendo norma en los lanzamientos que integran la “Inéditos de Jesús Franco”, la edición de Sexy Sisters. Aberraciones sexuales de una rubia caliente comercializada por Tema Distribuciones posee una calidad más que contrastada. Tal y como se anuncia en la carátula con el diseño característico de la colección, el máster de imagen utilizado procede de una copia restaurada a partir del negativo original de 35 mm., siendo análogo al Blu-ray de la película aparecido dentro de la “Jess Franco Golden Goya Collection” por parte del sello centroeuropeo “Ascot Elite Home Entertainment”, propiedad del propio Dietrich. La imagen pues posee una apreciable nitidez que se refleja en la forma en que es reproducida la fotografía de Peter Baumgartner, ofreciéndose en formato anamórfico con un aspect ratio de 1.78:1.

vlcsnap-2014-12-08-21h28m26s191

Además de la consabida pista en alemán, codificada en Dolby digital 5.1, aprovechando su comentado estreno en nuestro país en esta ocasión se incluye también una pista en steréo con el doblaje español. No obstante, ello no es óbice para la comparecencia de los perceptivos subtítulos en castellano destinados a todos aquellos espectadores que quieran visionar el film en su versión original. Como extras, se incluye el tráiler del título en cuestión, así como el del resto de sus compañeros de colección, o en teoría, ya que, como ya comentamos a propósito de la edición de Mujeres en el campo de concentración del amorLove Camp, en lugar del de esta película aparece el de Frauen für Zellenblock 9 (1978), otra película de temática wip rodada por aquellas mismas fechas por Jesús Franco bajo el paraguas financiero de Dietrich. Sea como fuere, todos ellos corresponden a su versión alemana, en algunos casos con subtítulos en francés quemados en la imagen, formato 16:9 y una calidad de imagen variable, aunque aceptable en líneas generales. El apartado de materiales extras se completa con una galería compuesta por fotocromos y material promocional del estreno de Sexy Sisters. Aberraciones sexuales de una rubia caliente en países de habla germana.

vlcsnap-2014-12-08-21h39m18s235

FICHA TÉCNICA

Título original: Die teuflischen Schwestern

Año: 1977 (Suiza)

Director: Jesús Franco

Productor: Erwin C. Dietrich

Guionista: Erwin C. Dietrich (acreditado como Manfred Gregor)

Fotografía: Peter Baumgartner

Música: Walter Baumgartner

Intérpretes: Pamela Stanford (Edna von Stein), Karine Gambier (Millie von Stein), Jack Taylor (Dr. Barnes), Esther Moser (Sarah), Kurt Meinicke (Joe), Marianne Graf (Maria), Eric Falk (Tom), Walter Baumgartner (Prof. Sebesky), Mike Montana (Giglio)…

Sinopsis: Un doctor sin escrúpulos y una ambiciosa señorita traman un maquiavélico plan para adueñarse de una copiosa herencia: estimularán hasta límites insospechados la ninfomanía que padece la hermana de ella, con el objetivo de conducirla a la locura.

*Todas las imágenes de la película que ilustran este artículo pertenecen a capturas de la edición comentada.

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2014/12/10/sexy-sisters-aberraciones-sexuales-de-una-rubia-caliente/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: