Entrevista a Milan Todorovic, director de “Nymph”

DSC_0169

En su cuadragésimo séptima edición, el Sitges-Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya hizo entrega de su galardón denominado Màquina del Temps a Dick Miller y Franco Nero. En los dos casos, además de recoger el premio honorífico que el certamen les concedía como reconocimiento a su trayectoria, los veteranos actores aprovecharon su estancia en la localidad catalana para presentar diferentes trabajos en los que estaban involucrados. Mientras el norteamericano arroparía el pase de su documental biográfico That Guy Dick Miller, el italiano haría lo propio con un par de títulos: el también documental Electric Bogaloo. The Wild, Untold Story of Cannon Films y Nympha, una monster movie de nacionalidad serbia en la que el inolvidable intérprete de Django da vida a un personaje secundario, pero de vital importancia en el devenir de la trama.

También conocida con los títulos de Mamula y Killer Mermaid, el film en cuestión ha supuesto el debut en solitario como realizador de Milan Todorovic, quien en 2009 hiciera sus primeros pinitos tras las cámaras junto a Milan Konjevic en Zone of the Dead, incursión en la temática zombi con participación española de la que en estos momentos se encuentra preparando una secuela. Así nos lo hizo saber en la conversación que mantuvimos escasas horas después de que el cine Retiro acogiera la proyección de Nymph dentro de una maratón completada con el pase de Wolfcop, Knights of Badassdom, Premature y el cortometraje Nighsatan and the Loops of Doom.

Nymph-usa (1)

– Desde el estreno de la que fuera tu ópera prima, Zone of the Dead, hasta esta Nymph han transcurrido cinco años. ¿Por qué has tardado tanto tiempo en dirigir tu segunda película?

Lleva tiempo hacer una película, especialmente cuando eres de un país como Serbia, donde hacer una película de terror lleva aún más tiempo. Allí dependes mucho de la financiación del gobierno, y si no la tienes te toca buscar el dinero por otras vías. De hecho, estaba preparando dos películas más, pero una de ellas he debido posponerla de manera indefinida, mientras que la segunda, que será la secuela de Zone of the Dead, estamos actualmente buscando los medios que nos permitan rodarla para el año que viene. Espero que no tenga que esperar cinco años más, ya que mi intención es la de filmar una película por año.

– Es curioso, teniendo en cuenta las dificultades que comentas para hacer cine de terror en Serbia, que hace unos pocos años se produjera una especie de eclosión de este tipo de películas procedentes de tu país, con ejemplos como la propia Zone of the Dead, The Life and Death of a Porno Gang o la célebre y polémica A Serbian Film. ¿Fue coincidencia la aparición en un corto espacio de tiempo de todos estos films, o realmente se estaba formando una especie de escenario dedicado al cine fantástico y de terror?

De hecho tenía esperanzas de que, cuando rodamos Zone of the Dead, fuera de algún modo el pistoletazo de salida para la creación de un movimiento dedicado a este tipo de cine y, sobre todo, que esta iniciativa iba a estar apoyada por el estado. Creo que las películas de este género pueden tener un tirón mayor entre el público que, por ejemplo, los dramas. Personalmente, he estado promoviendo este cine en Serbia para que sea reconocido y que la gente entienda que las películas fantásticas y de terror pueden ser mucho más importantes que otras con un perfil, digamos, más artístico. Pero hasta ahora todo ello no ha ido más allá de las tres películas que citas, aunque parece que algo está cambiando. De momento, con Nymph hemos conseguido una subvención con dinero público para la producción, lo que supone un hito muy importante por cuanto de reconocimiento tiene a la calidad de la película. Eso, por un lado. Y por otro, porque viene a reconocer la importancia del cine fantástico. Esperemos que no se trate de un caso aislado, sino el inicio de una nueva tendencia.

– Comparadas con The Life and Death of a Porno Gang y A Serbian Film, los discursos de tus películas quizás sean menos personales, pero sus propuestas resultan mucho más universales. Debido a lo que comentas, parece claro que tienes más que asumido que tu obra no se debe centrar en el mercado serbio, sino que debe aspirar a abrirse paso internacionalmente…

Siempre he querido hacer películas que no fueran para mí, para verlas en mi casa con mis amigos. Por el contrario, mi intención siempre ha sido llegar al máximo público posible. Es por eso que intento hacer películas que entretengan y que lleguen así a esa audiencia. Este es uno de los motivos que me lleva cinco años para rodar un nuevo título; se lo enseño a todo el mundo para que me digan lo que les parece. Además, en mi opinión, parte del arte y del entretenimiento que supone el cine es la de llegar a un amplio espectro de espectadores. Es decir, mi objetivo principal es entretener a la audiencia y, a partir de ahí, añadir otros elementos que quizás no sean tan visibles a primera vista, como puede ser el comentario sobre la caída de Yugoslavia que he incluido en Nymph.

nymph

– Ya que lo comentas, en cierto sentido en Nymph vinculas la presencia de la criatura monstruosa con el pasado político vivido en la isla en la que transcurre la historia, lo que en cierto modo la hermana con otros títulos recientes, como puede ser el díptico Dead Snow, la española Panzer Chocolate o la saga Outpost, en la que el terror proviene de esa Europa de mediados del pasado siglo dominada por los totalitarismos de uno u otro signo político…

Bueno, a decir verdad el régimen comunista no fue demasiado duro, aunque, obviamente, sí que era un tipo de totalitarismo. Como comentaba antes, he intentado relacionar de alguna forma la película con la política, pero no de una manera directa. Inicialmente, en Nymph era un elemento que no estaba presente. Había un monstruo sirena y fue después cuando apareció esa metáfora política. El significado para mí era el que Yugoslavia aún existe como concepto en la memoria de las personas, lo que no deja de ser paradójico, en tanto una vez este concepto de nación fue aceptado por sus habitantes el país desapareció para siempre. Entonces, intentaba hablar sobre la carga que ello supone para toda esa gente, aunque también del totalitarismo. El lugar donde transcurre la acción tenía que ser una de las seis repúblicas yugoslavas, aunque finalmente no fuera así. Pero, si te fijas, en la película puedes ver tanto una cruz ortodoxa como una estrella comunista roja. Mi intención con ello era enfrentar dos símbolos opuestos. Desgraciadamente, como nos tocó rodar en muy poco espacio de tiempo, tuvimos que centrarnos en que el resultado fuera entretenido, dejando de lado un poco estos significados. Es por ello que dudo que alguien en su versión final sea capaz de considerar a Nymph una alegoría en contra de los totalitarismos.

– Otra idea que aparece muy presente en la película es el tema de la belleza, expuesta tanto en la dualidad que enfrenta la fragilidad de esas dos atractivas turistas con una sirena que, en realidad, esconde una horrible bestia sedienta de sangre, como por los fotogénicos parajes en los que discurre el relato. ¿Responde a la repetición de un arquetipo tan asentado en el género o, por el contrario, hay algo más?

Realmente, el argumento de Nymph es una historia muy arquetípica, como indicas. La primera vez que me hablaron de él no había monstruo ni sirena por ningún lado. Pero cuando apareció la idea de que el mal viniera de una bella sirena que hipnotiza a sus víctimas para después intentar matarlas fue un elemento que me atrajo. De hecho, siempre estuve fascinado por La Odisea de Homero, hasta el punto que el  personaje de Scylla, la sirena, está inspirado en esta obra. Por otra parte, quería filmar una película que estuviera ubicada en un emplazamiento realmente bello que sirviera de escenario a la historia. En el caso de la sirena, estuvimos desarrollando el concepto del monstruo durante mucho tiempo. Pensamos que lo más correcto sería mostrar su belleza externa y que en el momento en que atrajera a los hombres fuera cuando enseñara su verdadera cara. Quería que lo hiciera de una forma muy plástica, que acentuara ese contraste entre una mujer muy bella que en realidad es un monstruo.

Milan Todorovic y Franco Nero junto a otros miembros del reparto durante un descanso del rodaje.

Milan Todorovic y Franco Nero junto a otros miembros del reparto durante un descanso del rodaje.

– Sin lugar a dudas, uno de los principales atractivos que guarda el film es la presencia de Franco Nero. ¿Cómo conseguiste involucrarle en el proyecto y qué tal ha sido la experiencia de rodar con él?

El trabajar con Franco Nero seguramente sea uno de los puntos culminantes de mi carrera hasta el momento. Es un gran profesional que nos ha ayudado mucho a desarrollar su personaje e, incluso, se ha involucrado en parte del guion. Lo conocimos a raíz de coincidir en un festival de cine. Comenzamos a hablar, le caí muy bien y así empezó nuestra relación. No obstante, en honor a la verdad habrá que decir que fue un encuentro algo premeditado por mi parte. Este festival se celebraba en Eslovenia y todo el mundo estaba muy borracho durante todo el tiempo. Pero yo sabía que Franco Nero iba a asistir, y mi idea era conocerlo y convencerle de que participara en mi película. Con este fin no bebí nada y automáticamente me convertí casi en la única persona con la que podía hablar durante todo el festival. Cuando le dejé el guion no le gustó nada, pero me dejó su número de teléfono y me dijo que le llamara. Lo hice, y me comentó que no era solo que no le gustara el guion, sino que quería introducir algunos cambios en su personaje. Y lo convirtió  en algo totalmente diferente, con unos orígenes diferentes, aunque debo reconocer que sus ideas me gustaron mucho más que las originales. Así que acepté todas sus ideas y las incorporé, lo que él interpretó como una muestra de respeto hacia su persona.

Aparte de Nero, me gustaría que me comentaras algo más de un reparto en el que has vuelto a contar con la norteamericana Kristina Keble, quien ya fuera la protagonista de Zone of the Dead…

El proceso de casting fue bastante rápido, como la propia concepción de la película. Queríamos hacer el film durante el año pasado y nos propusimos tenerlo listo para el final del verano. Todo empezó con un par de ideas que nos envió un amigo nuestro. Como ya estaba en contacto con Kristina antes de que naciera el proyecto, decidí llamarla inmediatamente para preguntarle si quería formar parte de él. Ella me preguntó que de qué trataría, y le respondí que básicamente de una sirena asesina. “Perfecto”, me contestó. “Mándame el guion y lo vemos.” Le tuve que explicar que, de momento, no teníamos guion, y que lo único que había era la historia de una sirena asesina. Pese a ello aceptó, entre otras cosas porque decía tener muchas ganas de volver a trabajar conmigo. Tras ella vino el resto del elenco. En este sentido, he de decir que todos los personajes fueron escritos pensando en los actores que iban a interpretarlos. A Natalie Burn la había conocido anteriormente en Cannes y cuando estábamos discutiendo de quién sería la actriz idónea para dar vida al otro personaje protagonista pensé en ella, ya que era perfecta para la película. Había visto parte de su trabajo anterior y me pareció que haría un gran trabajo, como así ha sido.

– Al contrario que en Zone of the Dead, en la que compartiste labores con Milan Konjevic, esta vez has asumido la realización en solitario, si bien es cierto que Milan ha participado en el guion. ¿Ha cambiado mucho tu forma de trabajo?

Zone of the Dead era un proyecto mucho mayor que Nymph. Había muchos extras, muchas escenas de acción y, en fin, todo era más ambicioso. Aunque en un principio debía de haber sido su único director, dado que también era el productor resultaba mucho trabajo para mí solo. No me podía concentrar, y además se trataba de mi primera película, así que pedí a Milan, que era el guionista, que me ayudara a dirigir, puesto que él también es director. Pero cuando concebimos el proyecto de Nymph, enseguida vimos que no había necesidad de que hubiera dos directores, por más que algunos días durante el rodaje le echara muchísimo de menos al tener que estar haciendo demasiadas cosas a la vez. Pese a todo, me las apañé y creo que he hecho un buen trabajo. No obstante, nuestra idea para la secuela de Zone of the Dead es hacerla de nuevo juntos. Somos un poco como Jaume Balagueró y Paco Plaza, que tenemos proyectos independientes pero que de vez en cuando nos unimos para hacer algo en común.

Nymph-3

– Si no me equivoco, Nymph ya ha sido estrenada en Serbia. ¿Qué tal ha sido recibida por el público?

Por lo general la ha acogido bien en todos los sitios donde la hemos presentado, no solo en Serbia, porque es entretenida y, al fin y al cabo, se hace divertida de ver. Lo que sí es interesante es que, al ser una película local, si se proyecta en un pueblecito de Serbia ves que la gente está realmente aterrorizada viéndola, entre otras cosas porque no es lo que se esperan. Al ser serbia, piensan que van a ver un drama o una comedia, y se encuentran con algo totalmente distinto. En cada pase al que hemos asistido, siempre que llega la escena en la que cortan la cabeza a uno de los personajes hay gente que se va de la sala o que miran para otro lado porque es demasiado para ellos. Y es algo muy extraño, porque a mí la película no me parece muy aterradora; se trata de un terror muy light.

– Además de en Serbia, también ha sido distribuida en formato doméstico en mercados tan potentes como Alemania o los Estados Unidos, lo que en cierta medida respalda esa idea de realizar un cine con vistas al extranjero de la que hablábamos antes…

Normalmente, para el cine independiente es muy difícil acceder a las salas comerciales. Incluso en Serbia la mayoría de los títulos que llegan a los cines suelen ser grandes superproducciones estadounidenses del tipo de Transformers y similares. Aunque es cierto que el formato DVD está muriendo en estos momentos, el video bajo demanda lo está sustituyendo. Alemania es uno de los pocos sitios en el que el mercado del DVD continúa con fuerza, entre otras cosas porque las multas por piratería pueden alcanzar los dos mil euros si te pillan bajando una película. Alemania a un lado, la verdad es que Nymph se está vendiendo muy bien en países como Japón, China, Corea, el Reino Unido o el Benelux. Aparte, también ha sido estrenada en cines en Filipinas. Fue algo muy curioso ver en un multicine el cartel de nuestra película junto al de Sin City, sobre todo al saber que ponía que se basaba en una historia real (risas).

– Para terminar, hablemos de tus próximos proyectos. Ya has hablado de la secuela de Zone of the Dead que te encuentras preparando. Junto a ella, creo que también andas involucrado como productor en otra película llamada 6Dana66Godina, en cuyo reparto figura Geretta Geretta, actriz de color a la que los aficionados recordarán principalmente por su participación en Demons y en varias películas de Bruno Mattei, lo que junto a la presencia de Franco Nero en Nymph evidencia cierta influencia del cine de género italiano en tu trabajo. ¿La reconoces como propia?

Exactamente 6Dana66Godina no es una producción mía. Es un proyecto en el que ayudo como coproductor, pero en el que mi participación no va más allá. Es decir, ellos eligieron el reparto sin que yo interviniera para nada. Pero es verdad que crecí viendo mucho cine italiano, especialmente de terror, aunque la mayoría de las veces ignoraba que aquellas películas fueran italianas, bien porque estaban dobladas o subtituladas, o bien porque prácticamente la mayoría del reparto y el equipo técnico aparecía escondido tras seudónimos. Sin ir más lejos, uno de mis actores favoritos, Fred Williamson, apareció en muchos títulos de acción producidos en Italia. Por otra parte, uno de mis directores predilectos es Enzo G. Castellari; me gusta mucho su estilo de hacer películas a lo estadounidense sin moverse de Italia. Además, durante mi adolescencia leí muchos cómics italianos, como puede ser el caso de Dylan Dog o Mister No, así que, sí, puede decirse que estoy influenciado por la cultura italiana, especialmente la cinematográfica.

José Luis Salvador Estébenez

Published in: on diciembre 12, 2014 at 6:09 am  Dejar un comentario  
Tags:

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2014/12/12/entrevista-a-milan-todorovic-director-de-nymph/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: